Antes que nada quiero darles la bienvenida, muchas gracias por visitarme y leer esta historia, la que tanto disfruté escribiendo.

Nada podría hacer para agradecérselo,

Pablo Sanz.


Disclaimer

Los Personajes de esta historia no me pertenecen. Son propiedad de la señora Stephenie Meyer, autora de la Saga Crepúsculo, y por lo tanto, esta novela es solamente un Fan Fiction de mi autoría, que no guarda relación alguna con ella o cualquier otra cosa referente a su persona.
Aclaro esto, para evitar malos entendidos.

Seguidores

viernes, 10 de diciembre de 2010

Capítulo Veintidós: Sin Rastro.


Les dejo un nuevo capítulo de éste libro.
Gracias por seguir aquí,
nunca podré pagarselos de la manera correcta...

Yor, éste capítulo va dedicado para vos, porque me haces reír demasiado!

Pabli.

Sin Rastro

El viaje a Juneau fue de lo más estresante.

Muchas cosas invadían mi mente y todo me resultaba confuso.

Si no fuera porque sabía que soñar era algo imposible para mí, al menos de una forma literal, dado que no era capaz de dormir, hubiera pensado que todo formaba parte de una pesadilla horrible, la más realista de todas, en las cuales confundes ese reino imaginario con la realidad. Esas pesadillas que dan giros insospechados de repente, sumergiéndote de lleno en emociones violetas y exasperantes. Nada tiene sentido en ellas, y lo único que puedes hacer es gritar, aunque el miedo se había llevado esas reacciones reflejas de mi cuerpo, incapacitándome para hacerlo.

Pero tenía que asumir que esa no era una pesadilla, todo lo que estaba pasando era verdad, y lo tenía que enfrentar.

Lo único que podía hacer, era desear que estuviéramos actuando con el tiempo suficiente para que todo terminara bien. La cabeza no dejaba de darme vueltas, imaginando todas esas cosas que no quería traer a mi mente de un modo consciente. Imágenes que destruían la poca calma que había ido construyendo a lo largo del día, basándome en la esperanza que tanto Edward como Alice intentaban infundirme.

¿Pero como confiar en sus palabras, cuando ellos mismos las expresaban con escasa seguridad? ¿Cómo permitirme a mi misma no tener miedo si todo lo que ellos decían estaba teñido con la nota del pánico que intentaban disimular?

A pesar de que en un primer momento me había parecido una buena idea dejar a toda nuestra familia atrás, ahora estaba dudando de mi resolución...

¿Y si todo resultaba ser una treta? ¿Y que tal si en realidad la visión de Alice no había sido más que un señuelo para que nos arrastráramos corriendo por Renesmee? Claramente eso es lo que haríamos, porque preferiría arder mil veces en una pira antes de que alguien le tocara un solo cabello a mi hija...

No podíamos llegar tarde, esa no era una opción.

Porque Renesmee tenía que estar bien, esa era la única posibilidad que podía darse, nada la lastimaría, y si alguien lo intentaba, tendría que vérselas con Edward y conmigo.

El escenario en el que me encontraba, la primera clase del avión, resultaba turbio y fuera de foco. No porque algo anduviera mal con mi visión, para nada. Sólo que no podía prestarle mayor atención a nada. De vez en cuando, emergía a la realidad, solo porque la incertidumbre me daba una breve tregua, en la cual la esperanza intentaba dominar mi cuerpo. Fracasaba, desde luego. Estábamos sentados los tres en una sola fila. Yo estaba en el medio, y Edward a mi izquierda, enfrentando al pasillo.

En las ocasiones en la que no volaba a la deriva, pude ver como la aeromoza no podía parar de mirarlo, e incluso podría decir que intentó coquetearle, pero eso era algo que no me preocupaba en lo más mínimo, dado los otros acontecimientos. Si hubiera sido otra la situación, tal vez me habría molestado, incluso me hubiera puesto de pie para decirle que no sea tan evidente, pero no tenía tiempo para esas estupideces...

Toda mi mente, demasiado amplia, estaba concentrada en Juneau, en que el maldito avión se moviera lo suficientemente rápido para poder llegar y abrazar a mi niña hermosa, a la mas poderosas de las razones de mi existir, tenerla entre mis brazos y protegerla de aquellos que osaran hacerle daño.

Ante lo difícil que me resultaba mantenerme callada, decidí entablar una conversación con mi cuñada, sentada a mi lado, y quien justo en ese momento, intentaba ver el porvenir. No era mucho lo que podía hacer, sus visiones no nos ayudarían en nada sustancial de ahora en adelante, solo podría captar lo suficiente como para no dar pasos en falso, pero nada que pudiéramos usar para asegurarnos de manera irrevocable que mi hija estaría bien.

Al verla tan tiesa, tan concentrada e inmóvil, una sensación de Deja vu azotó mi mente. La escena que me hacía creer que esa situación ya la había vivido, había pasado muchos años atrás, también en un avión.

Sucedió cuando nos lanzamos a lo desconocidos con Alice. Dispuestas a llegar a Volterra con el tiempo suficiente. Esa era exactamente la misma situación que ahora. La pena era la misma, el dolor se presentaba de la misma forma, cerniéndose sobre algo que amaba demasiado, y que si desaparecía, también yo debía hacerlo. Porque si algo malo le pasaba a mi pequeña, solo un camino podría seguir, morir justo después de ella.

Aunque el recuerdo que tenía en ese momento estaba envuelto por esa capa molesta que rodeaba toda mi memoria humana, pude asociar la misma sensación de pánico, el mismo dolor, plasmado en esa situación, y también en la que estaba viviendo en ese preciso momento.

Por eso, y por los misterios que envolvían todas las cosas que estaban ocurriendo, no pude evitar preguntarme algo.

¿Tenían los Vulturis algo que ver con esto?

Ese no parecía su estilo. Aunque hacía mucho que había aprendido que ellos tenían un doble discurso. Se jactaban de protectores de las reglas, pero su forma de actuar demostraba lo contrario. Si había algo que Aro codiciaba era el poder, el poder del clan Cullen.

Les temía tanto, que era mucho más fácil verlos plasmados en todas esas cosas que me daban miedo. Después de todo, ¿Quién otro más intentaría desafiar a los Cullen?

El aquelarre que en todos esos años se había convertido en una leyenda entre los inmortales. Las palabras viajan más rápido que el viento.

Evidentemente.

Muchas versiones con respecto a nosotros circulaban por ahí, unas más inverosímiles que otras, pero todas concordaban en que éramos los únicos que habíamos sobrevivido a una condena de los Vulturis. No había en todo el mundo, vampiro o aquelarre que haya sobrevivido una vez que los vampiros italianos se dispusieron a destruirlo.

Pero ellos tenían excusas para todo. No actuaban a la ligera. Cada uno de sus pasos estaban completamente justificados con una razón, valedera o no.

No se iban a andar con vueltas si lo que querían era a Renesmee.

A pesar de que muchas sensaciones humanas habían desaparecido, en ese momento sentí como si estuviera a punto de vomitar, el estomago me daba vueltas, podría jurar que sentía un hormigueo en la garganta, que nada tenía que ver con la sed. Estaba demasiado nerviosa como para poder hacer otra cosa que pensar en todas las posibilidades que podrían ocurrir.

Las imágenes se sucedían una a la otra, con demasiada rapidez y violencia. En esos instantes, en los que sentía que la agonía consumía mi cuerpo, solo pude pensar en mi hija...

Mi hermosa bebé...

Siete años había estado a mi lado. Había procurado protegerla, mimarla en todos los sentidos, velando porque nada le pasara... amándola como solo una madre puede amar, resguardándola de la maldad del mundo.

¡Era demasiado buena y frágil para resistir a las amenazas! ¿En que estaba pensado cuando la dejé marcharse de mi lado? Eso es lo que ella deseaba.

Deseaba probarse a si misma algo. ¿Cómo no concederle ese deseo, cuando habíamos pasado toda su vida dándole lo que quería?

Si mis ojos hubieran estado capacitados para llorar, seguramente habría estado haciéndolo a lágrima viva, porque toda la pena y el dolor que sentía en ese momento, estaban instalados en mi pecho, prácticamente apuñalándolo.

¿Cómo podía suceder esto ahora...?

El avión avanzaba kilómetro a kilómetro, pero no me parecía que fuera lo suficientemente rápido.

Tras esa evaluación, solo pude ponerme más nerviosa, por lo que distraje a Alice, a pesar de que sabía que estaba haciendo algo importante.

– Alice... – Pregunté. – ¿Cómo hiciste para engañar a Jasper? – El tema todavía estaba rondando en mi cabeza. Porque Emmett era demasiado relajado, y al final de cuentas, creería lo que Rosalie creyera. Él no había sido una amenaza. Esme, que siempre era la más optimista e intentaba no alarmarse en vano fue, desde luego, con la que más fácil fue hacerlo. Su predisposición a confiar en cada una de las palabras de Edward actuó como una gran ventaja para nosotros.

Sin embargo, Jasper era un desafío...

De seguro había sentido mi desesperación mientras Edward y Alice montaban toda la puesta en escena. Ellos eran buenos en eso, pero yo no, desde luego que no.

Se giró hacía mí y sonrió con suavidad.

– Bueno, tiene más que ver con el hecho de que Jazz confía mucho más de lo que debería en su don. – Dijo, para mi sorpresa.

Lo sopesé un segundo, pero no encontré lógica en sus palabras.

– No te sigo. – Contesté perpleja.

– Veras, Bella. Tanto Jasper como Edward, – Dijo, a lo que mi esposo respondió mirándola. – Confían demasiado en lo extra sensorial de sus dones. No se detienen a pesar en que las emociones o los pensamientos que pueden estar percibiendo puedan ser falsos.

Pude comenzar a hacerme una idea de cómo había logrado engañarlo.

– Quizás esto se aplique más a Jasper, que no percibe palabras o pensamientos, sino solo emociones. – Continuó. – Ustedes se han dado cuentas las muchas veces en las que testea el clima emocional. – Señaló. – Bueno, él cree que al hacer eso, recibe una buena visión de la cosas, pero lo cierto es que es vulnerable en ese sentido. Si tienes la suficiente convicción, es fácil fingir cualquier emoción, desde el miedo, hasta la paz interior. – Se escogió de hombros. – Él cree que no es posible, que no se pueden ocultar emociones, pues estas se manifiestan inconscientemente en nuestro fuero interno. Ese es su error. En más fácil de lo que se puede llegar a imaginar. – Finalizó.

– Entonces ¿Quieres decir que fingiste un estado de jovialidad mientras hablabas con él, para que no creyera que estaremos en peligro? – Susurró Edward.

– Básicamente. En realidad, simplemente fingí naturalidad. El me ama, y confía en lo que le digo. No me recriminó nada porque le prometí que todo estaría bien... – Asistió su hermana.

– Eres la criatura más peligrosa de todo el planeta. – Señaló mi esposo, aunque no había la mínima pizca de gracia en su hermoso rostro.

– Sin embargo, tú fuiste un problema, Bella. – Dijo mi cuñada. – Jasper sintió tu miedo y tu desesperación, eso casi nos cuesta el éxito del plan. No te culpo. – Prosiguió. – Pero por suerte, todo el mundo sabe lo fatalista que eres... Y no me resultó tan difícil convencerlo de que era otro de tus ataques exagerados de preocupación. Al fin de cuentas eres una madre, no importaba lo delicada que fuera la situación, es de imaginar que estuvieras preocupada...

– ¿Pero como eres capaz de esconder el miedo y las dudas? – Le pregunté, ignorando casi por completo su acusación hacía mí. No iba a comenzar una discusión con Alice por eso.

– Es fácil cuando no tienes otra alternativa. – Contestó en un susurro. – ¿Recuerdan cuando me fui al tener la visión de los Vulturis?

Edward y yo asistimos una vez secamente. A ninguno de los dos le apetecía recordar esas épocas.

– Bueno, ahora es lo mismo, Edward. – Dijo la vampira mirando a su hermano. – Tú viste en mi mente la visión en la que me veía dando tumbos por la selva amazónica. – Mi esposo asistió. – Eso quería decir que en el momento en el que decidí que tenía que encontrar una solución, las visiones vienen solas. Veras...visto desde ese punto de vista puede resultar algo lógico, pero si te pones a analizar las cosas, es como un círculo sin principio ni fin. ¿Solemos esperar a que las visiones se originen por las acciones? ¿O actuamos de acuerdo a lo que vemos por mis visiones? Por eso, en ese momento era necesario que ustedes no tuvieran consigo conocimientos del futuro, no más que los necesarios. – Se detuvo un segundo a pensar. – Y aquí es lo mismo. Oculté todo lo que sabía en un intento de salvarnos. Pero esta vez lo oculte de ellos, y no de ustedes.

Amaba a Alice, con toda mi alma, y estaba tan próxima en mi corazón como lo estaban Edward, Renesmee y mis padres, pero en ese momento me dio miedo.

Su poder me daba pánico. Todo lo que ella era capaz de hacer no tenía comparación con respecto a nosotros. Lo que hacíamos Edward, Jasper, Renesmee o incluso yo, eran trucos infantiles comparándonos con ella. Su don podía ser codiciado por cualquiera, no solo por Aro. Cualquiera en el mundo de los inmortales estaría deseoso de tener en sus manos la llave a los acontecimientos futuros.

Tal vez se dio cuenta de que el miedo inundó mis ojos, porque sonrió tiernamente del modo en que solo ella era capaz.

– No importa lo que pase, siempre estaré con ustedes. Tal vez piensas que seré capaz de abandonarte de nuevo, si veo que esta vez no haya posibilidad alguna de salvarnos. – Susurró, apenada. – Pero se cual es mi lugar en el mundo, Bella. Está con ustedes.

Me sentí mal al hacerla creer que no confiaba en ella. No era cierto, confiaba en Alice con toda mi alma, pero tenía miedo, que en uno de sus designios secretos, nos estuviera ocultando algo de sustancial importancia.

– Solo cuéntanos todo esta vez... – Susurré también, en el murmullo constante del avión.

– No hay más nada que decir. – Contestó.

El resto del viaje estuvimos en silencio, y hasta que el aeroplano no aterrizó firmemente en la pista del aeropuerto, no volvimos a dirigirnos la palabra.

De repente, nos dimos cuenta de que ninguno de nosotros había pensado en que llegados a Juneau, no tendríamos ningún tipo de movilidad.

– Podemos correr, no me importa. – Afirmé, frustrada. – Son solo diez kilómetros.

Era cierto. No era mucho lo que separaba el aeropuerto de la cuidad.

– Vayamos hacía el departamento de Renesmee, después veremos como podemos movilizarnos. – Afirmó mi esposo.

– Robemos un coche. – Propuso Alice. – No tenemos tiempo.

– Me parece bien, hagámoslo. – Convine.

En ese momento, no me interesaba el modo en el que pudiéramos llegar. Solo era importante que estuviera cerca de mi hija dentro de los próximos minutos, sino enloquecería.

La gente no paraba de mirarnos. Por lo que se dificultó nuestro intento de robo.

Cada vez que Alice y Edward se acercaban lo suficiente a un coche, había alguien que observaba sus semblantes divinos. Eso solo logró irritarme.

¿Acaso la gente no podía simplemente meterse en sus asuntos?

En diez minutos, Alice, Edward y yo estábamos a bordo de un viejo Chevrolet, camino a la cuidad.

Manejamos a toda la velocidad a la que el viejo automóvil nos lo permitía.

– Alice, concéntrate de verdad... – Dijo Edward mientras conducía. – Necesito que me digas que es lo que tenemos que hacer.

Su hermana contemplaba el futuro, inmiscuida en él con total atención.

– Hay decisiones que están cambiado, Edward. – Murmuró con los ojos cerrados. – Las cosas no están tan claras como hace un par de horas.

– ¿Qué demonios significa eso? – Pregunté, agobiada. – ¿Qué es lo que ves?

– No podemos perder tiempo, Alice. – Musitó mi esposo.

Aceleró aún más, y el motor se quejó estrepitosamente.

Recordaba con total claridad la dirección en que Renesmee tenía su departamento.

Edward dio un par de vueltas más sobre la calle, y rápidamente localizamos el edificio.

Por suerte, Carlisle había guardado un juego de llaves del que nos hicimos dueños antes de partir de Forks.

Bajamos por la rampa que nos conducía al garaje.

Sin ni siquiera esperar un segundo, bajé del auto. No había nadie en el lugar, no tenía nada que aparentar. Me deslicé a gran velocidad hacia la puerta del ascensor.

Mi corazón, a pesar de no latir, estaba lleno de miedo e incluso frenético, aunque de hecho eso era imposible.

Edward y Alice se colocaron a mis espaldas solo un segundo después.

Sabía que ellos estaban igual de nerviosos que yo, solo que intentaban mantener la calma, para que mis niveles de histeria no aumentaran más de lo necesario...

– Tranquila, Bella. – Susurró Edward, sujetando mi cintura. – Seguro ella esta bien. Debe estar en la universidad ahora. Hemos llegado a tiempo, nada malo le pasará.

El ascensor abrió sus puertas, y solo pude entrar con mayor rapidez en él, sin contestar a la afirmación de mi esposo.

Alice marcó el tercer piso con rapidez.

Las puertas se cerraron, y el artefacto comenzó a elevarse.

Para nuestra mala suerte, alguien lo detuvo en el segundo piso.

Una mujer de unos cuarenta años se encontraba en el palier de su apartamento. Nos observó con un gran interés, especialmente a mi marido y a mí.

– Disculpe, estamos apurados, necesitamos subir al tercer piso. – Dijo Edward con tu habitual tono cortés.

Ella realizó un análisis mas intenso de Edward, lo observaba atentamente. Aunque no había en su mirada el habitual interés que casi todas las mujeres sentían, su evaluación respondía a otra cosa.

– Lamento entrometerme, pero si buscan a Renesmee, ella no ha estado aquí por varios días. – Contestó aquella mujer.

Claro, era el increíble parecido con Nessie lo que estaba mirando en Edward.

– ¿Conoce a Renesmee? – Preguntó Alice.

– Sí, yo vivo en este piso, y somos vecinas, una niña adorable. Muy buena y compasiva. – Contestó ella.

– Nosotros somos sus primos. – Comentó Edward rápidamente.

Había estado bien que inventara algo, el parecido entre mi hija y su padre era demasiado grande como para negar que fueran parientes. La mujer asistió una vez, como mostrándose de acuerdo con las palabras de Edward.

– Mi nombre es Elizabeth, mucho gusto. – Se presentó.

– Edward es mi nombre, y ellas son Alice y Bella. – Contestó mi marido con la educación que siempre empleaba. – ¿Sabe donde podemos encontrarla? ¿Cómo es que no ha dormido aquí en varios días?

Elizabeth dudó un segundo. Al parecer, sentía haber sido indiscreta con respecto a la información que nos dio.

El miedo que había conseguido atenuar levemente tras la afirmación de Edward en el garaje, se liberó nuevamente, sumiéndome en la oscuridad.

¿Por qué no se encontraba en su departamento? ¿Qué era eso de que no ha dormido en él por varios días?

– Hace ya dos semanas que no vive aquí. – Confesó entonces la mujer. – Al parecer le afectó mucho la desaparición de su amiga. Creo que se encuentra en la casa de unos amigos.

¿Desaparición? Entonces recordé algo que había pasado por alto. Hacía unas semanas algo había salido en CNN. La desaparición de una chica en Juneau. Recordaba el artículo, el nombre era... Michelle White.

¿Esa chica era su amiga? ¿En la casa de quien estaba durmiendo ahora?

Edward se mantenía imperturbable, su rostro estaba completamente inexpresivo, y Alice intentaba hacer lo mismo.

Era la única de los tres a la que le estaba costando un esfuerzo muy grande controlarse.

– ¿Conoce usted el lugar donde mi prima está ahora viviendo? – Preguntó entonces mi esposo, casi en un susurro.

– No podría decirle la dirección exacta, solo sé que la casa de sus amigos se encuentra en Douglas. – Informó.

El ascensor continuaba parado en el segundo piso, con la mano de Edward apoyada sobre la puerta para que esta no se cerrara.

– Si nos disculpa, igual subiremos al apartamento. – Dijo Alice.

– Sí la ven díganle que la espero en cualquier momento para que podamos tomar algo.

– Sí, se lo diremos... – Susurró Alice, tan bajo y con el gesto tan frío, que tuve mis serias dudas de si sus palabras había sido audibles para la humana.

Elizabeth no dijo nada más, y simplemente se limitó a asentir una vez con la cabeza.

Nos acomodamos de nuevo en el cubículo para poder subir hacía el tercer piso.

Cuando las puertas se abrieron, algo no estaba bien. Algo no encajaba en ese ambiente, y desde luego, eso significaba que había problemas

Miré a mi esposo y a mi cuñada, y vi en sus ojos la misma duda que seguramente estaba en los míos.

El efluvio de mi hija era nítido, tan dulce y suave como la miel. Se encontraba presente en casi todo esa ante sala que precedía al departamento. Dominaba entro todos los aromas que había en ese lugar, pero no era el único. Había otros, tan desconocidos como obviamente pertenecientes a vampiros...

¿Vampiros? ¿En el departamento de mi hija?

Una profunda cuchillada de dolor se incrustó en mi pecho.

– ¿Qué son esos efluvios? – Pregunté, con la voz prácticamente tomada por el terror.

– No los conozco, no pertenecen a ninguno de nuestros amigos... ni a ninguno de los Vulturis. – Murmuró Edward, que ahora estaba demasiado asustado como para simular algo de compostura.

Respiré profundo, intentado reconocerlos yo también, pero tampoco se parecían al que había aparecido cerca de la casa. Estos eran completamente diferentes a cualquiera que hubiera olido antes. Ninguno de los dos era el que había estado tan cerca de Forks. Ese no tenía ningún parecido a estos.

Me sentí inútil al no encontrar una respuesta a todo aquello. ¿Cómo podía ser que no estuviera en el apartamento hace ya dos semanas? Nos había llamado casi a diario y contado que todo marchaba bien, que deseaba volver a casa para pasar unos días porque nos extrañaba...

¿Cómo era que de repente las cosas estaban así de mal?

¿Por qué nos había mentido?

¿Sería prisionera de alguien desde ese tiempo? ¿La estaban obligando a mentirnos para que creyéramos que todo estaría bien? ¿Si no fuera por la visión de Alice, no nos hubiéramos enterado jamás de nada?

Mi mente era demasiado amplia, y si bien una parte le decía a mi cuerpo que se calmara, la gran mayoría de ella estaba consumida por el pánico.

– Edward... – Conseguí susurrar a pesar de todo.

– Lo sé... – Dijo. – Esto es raro.

Avanzamos por la antesala, y Alice introdujo la llave en la cerradura. Estaba muy concentrada, atenta seguramente a las posibilidades que nos esperaban en esa excursión. Al entrar al apartamento, vimos que todo estaba apagado. Las persianas bajas, las cortillas corridas, los muebles cubiertos

.

La mujer, Elizabeth, tenía razón.

La pista más certera de todo eso, era que los efluvios, tanto en el recibidor como dentro de la casa, tenían varios días de antigüedad. El lugar no estaba siendo habitado, ni por Renesmee, ni por nadie.

Caminamos un poco más, atentos ante cualquier cosa que pudiera aparecer repentinamente en ese escenario.

Entramos a la cocina, la revisamos, todo en busca de alguna pista o señal en todo ese embrollo, Edward registró la sala, y Alice el estudio. Al final, nos dirigimos juntos a la habitación.

El closet estaba prácticamente vacío. Se había llevado casi toda su ropa.

– ¿Por qué se ha ido de aquí? – Preguntó Alice.

– La desaparición que mencionó aquella mujer... – Dijo Edward, pensando. – Salió en las noticias...

– Sí, eso mismo pensé yo. – Respondí. – ¿Por qué no nos contó que una de sus amigas había desaparecido?

Eso era algo muy grave. Peligroso. El caso todavía era seguido por los noticieros, y no habían encontrado ni la mínima pista que condujera a la policía a la solución de caso, y mucho menos a localizarla.

Alice y Edward se miraron el uno al otro, conjeturando acerca de esa información que Renesmee había preferido ocultar.

En un segundo comprendí la idea que se estaba formando en su mente.

¿Creían que Nessie tenía algo que ver en ella?

– No. – Respondí secamente, enfadada con ellos. – Ella no tiene nada que ver con la desaparición. Seguramente no nos dijo nada para que no nos alarmemos y la hagamos volver a Forks. – Conjeturé yo también.

Evaluaron un segundo mi postura.

– Tienes razón, cariño. Fuimos unos tontos al desconfiar de ella... ¿Pero porque no esta aquí? – Admitió Edward. – Solo que estoy demasiado preocupado...

Se acercó a mí y me abrazó estrechamente, pegándome a su cuerpo con amor y ternura.

Eso no bastó para que todas las sombras que se cernían sobre nosotros disminuyeran su poder sobre mí.

– ¿Y que hay de eso que dijo esa tal Elizabeth? ¿Habrá ido realmente a la casa de sus amigos? – Preguntó Alice.

– Hemos hablado con ella hace dos días, y todo marchaba bien... – Dijo Edward. – ¿En que otro sitio puede estar si la visión que tuviste se desencadenó recién ayer?

– Sí eso es verdad. – Contestó su hermana. – Pero sigue sin tener mucho sentido... Sigue sin explicar por qué dejó el departamento. Algo ha pasado, Edward. Algo no anda bien...

Pensamos los tres un segundo la respuesta a esa pregunta.

– ¿Qué haremos ahora? – Inquirí. – ¿Dónde la buscamos?

– ¿Qué otro lugar tenemos donde ir más que la universidad? – Dijo Alice.

– Entonces vayamos, no perdamos el tiempo... – Convino Edward.

Revisamos un poco más el departamento, a la espera de encontrar alguna otra cosa que nos guiara hacia una conclusión concreta en ese caos. No había mucho más por descubrir, en él solo estaban esos efluvios pertenecientes a desconocidos, y lo único que podíamos afirmar, era que los vampiros extraños y Renesmee se encontraban todos al mismo tiempo, porque los rastros tenían la misma intensidad, y se disminuían en el ambiente al mismo tiempo.

¿La habían obligado a marcharse con ellos?

Nos deslizamos a gran velocidad por las escaleras, dispuestos a llegar al auto lo más rápido posible.

Lo abordamos, y salimos a la fría calle nuevamente. La universidad se encontraba en el centro de la cuidad, y Edward condujo lo más rápido que pudo hacía ella. Ciertamente, el auto que habíamos conseguido no era muy veloz, pero tampoco hubiera servido de mucho estando la calle tan concurrida. Por primera vez en toda mi existencia, me lamentaba por no poder conducir con mayor velocidad.

La preocupación y el miedo gobernaban cada una de las células de mi cuerpo. Me era imposible pensar con claridad. Todos los espectros presente en mi mente gritaban en señal de preocupación. Una preocupación que parecía veneno, más ardiente que la ponzoña que corrió por mis venas hacía tantos años. Incluso ese dolor, insoportable y también inolvidable, pues lo tenía grabado en mi mente como si en realidad hubiera soldado el recuerdo a mi cabeza, resultaba leve al compararse con el sufrimiento lacerante que era saber que quizás podría perder a mi Renesmee...

¡No! Ni siquiera debía pensar en eso.

La recuperaría, la tendría en mis manos, y la abrazaría por horas, recuperando así todo el tiempo que no estuvo conmigo. Mi hija, mi tesoro más preciado, mi princesa...

Los tres estábamos demasiado nerviosos como para hablar, hundido en nuestras propias conjeturas.

Si no pasaba algo que nos hiciera descubrir todo lo que estaba pasando, enloqueceríamos.

– Alice, intenta ver... – Musitó Edward, apretando con excesiva fuerza el volante del coche, que comenzaba a quejarse por la gran presión que estaba recibiendo. – Inténtalo, a nosotros, a donde nos llevarán nuestras decisiones...

– Solo puedo ver la universidad. – Contestó rápidamente cerrando los ojos. – Y oscuridad...

¿Era una buena señal? Seguramente... y era todo lo que teníamos para no estar tan perturbados.

Las calles, los árboles que flanqueaban las aceras, las tiendas abiertas en esa hermosa cuidad, las personas que caminabas por ella, todo estaba desdibujado, convirtiéndose en borrones casi imperceptibles, porque mis pensamientos no estaban atentos a nada más.

Llegamos al campus, que se encontraba relativamente cerca del departamento de mi hija.

No había nadie en la cabina que se encontraba al costado de la verja que tenía como entrada, por lo que la traspasamos sin ningún problema. El lugar era muy bello, pero no tenía ni el tiempo ni las ganas de observarlo, todos mis sentidos estaba orientados a encontrar a mi bebé.

El primer edificio que vimos fue la oficina principal, y no sé porqué, me recordó a mi primer día en el instituto de Forks. Desde ese día habían pasado muchas cosas, y todo había cambiado demasiado.

– Creo que deberíamos entrar aquí a preguntar por ella... – Dije entonces, casi susurrando.

– Sí, eso es lo mejor. – Convino Edward. Pude ver en la cara de mi esposo una preocupación desmedida. No era el mismo de siempre, el que mantenía la calma, el que confiaba en sí mismo y en sus palabras, ahora estaba tan o más asustado que yo.

No perdimos más tiempo y prácticamente corrimos hacia adentro del edificio. Un joven nos atendió inmediatamente. Era poco agraciado, de tez ligeramente oscura y cabello ralo y negro, al verlos entrar en la sala, su mirada se fue dilatando más y más.

No fue de gran ayuda el modo en el que nos observaba. Casi se quedó perplejo al ver que avanzábamos hacía él.

Por primera vez en años, estaba descontenta con el aspecto que había adquirido tras la transformación. Era molesto que el hombre se quedara mirándonos como idiota, observando nuestra belleza, y sobre todo, haciéndonos perder un tiempo precioso en el cual nos podía decir donde estaba Renesmee.

Edward se aclaró ruidosamente la garganta antes de hablar.

– Disculpe, estoy buscando a mí... hermana. – Mintió. – Su nombre es Renesmee Cullen, y quisiera saber en que clase podría encontrarla.

No respondió, solo siguió observándonos unos segundos más, antes de girarse hacia el monitor del ordenador que tenía a unos metros de él.

– Lo siento mucho, pero no puedo suministrarles esa información...

– Es que usted no entiende... – Dijo Edward efusivamente. – Hemos venido a verla desde muy lejos, y necesitamos hablar con ella.

Su voz sonaba muy convincente.

– De verdad, no estoy autorizado para dar información acerca de los estudiantes, y eso incluye datos como horarios de clase, domicilios y todo lo demás.

– Es que venimos de la casa de mi hermana, podría darle la dirección para que la verifique y vea que no soy ningún farsante. – Contestó rápidamente mi marido.

– Sepan disculparme, pero en este momento es el horario de almuerzo, por lo tanto, es lo mismo que les diga cual es la clase a la que le corresponde ir, pueden buscarla en el campus, si eso es lo que desean, pero no estoy autorizado a darles ninguna otra cosa más.

– De acuerdo, la buscaremos por el campus. – Concluí. – Muchas gracias por todo. – No pude evitar la nota acida de mi voz.

Maldito humano. No entendía la desesperación en la que nos estábamos hundiendo.

Caminamos un poco por ese lugar.

Dejamos el auto en la puerta de la oficina, y de todos modos, no podíamos conducirlo mucho más, seguramente ya lo habían denunciado como robado, y lo ultimo que necesitábamos eran problemas con la ley.

El olor a humanos era muy fuerte, y la garganta que ardía tenuemente. Habría sido peor si no hubiera ido de caza, pero por suerte podía manejar la tentación.

La sed estaba prácticamente en el último escalón de mis preocupaciones.

Todos los adolescentes se deslizaban camino al sur, caminando tranquilamente hacía allí.

Lo único que podíamos hacer era seguirlos, caminando a su ritmo, luchando con las ganas casi insoportables de registrar todo el lugar en un segundo, correr a toda la velocidad de la que era capaz para que ningún rincón en todo ese enorme campus quedara sin ser vigilado.

En ese momento, mis sentidos agudos me permitieron percibir algo que pudo hacerme concebir algo de esperanzas.

El efluvio dulce y refrescante de Renesmee. Estaba fresco, demasiado reciente.

Pero no fue todo lo que descubrimos.

Observé a Edward de costado, que también se había percatado, al igual que Alice y yo, del rastro de nuestra hija.

No estaba sola.

Esos efluvios estaba presentes otra vez. Los mismos que habíamos sentido en el apartamento. Uno era muy dulce, la mezcla equilibrada entre las orquídeas y los narcisos. El otro era más difícil de identificar, como a flores silvestres y lluvia de primavera. Ambos efluvios estaban unidos al de Renesmee, como si los tres hubieran caminado uno al lado del otro.

Varias ideas comenzaron a formarse en mi cabeza, pero ninguna tomó una forma concisa, porque mientras nos deslizábamos prácticamente corriendo por aquel patio, el corazón de madre me decía que la encontraría, tenía que hacerlo.

– Esta cerca, su rastro es demasiado reciente. – Confirmó Edward a mi lado.

Aceleramos el paso, y sobrepasamos a la mayoría de los estudiantes, que caminaban perezosamente hacía el sitio que supuse que sería cafetería.

Llegamos entonces hacía un patio muy grande, lleno de sitios donde sentarse, y provisto de una fuente en el mismo centro.

El rastro de mi hija era más intenso con cada paso que dábamos, las piernas me temblaban, una sensación que pensé que había desaparecido con mi humanidad, pero lo cierto es que cada segundo estaba más nerviosa.

Fue entonces cuando la vi.

Un flujo de felicidad inundó todo mi cuerpo, antes de que esta desapareciera al ver las dos personas que la acompañaban.

Dos vampiros. Dos de los nuestros se encontraban sentados a su lado, en una postura que denotaba claramente que se conocían hacía tiempo. Ella estaba completamente relajada, e incluso la veía sonreír.

La muchacha a su lado era rubia, pequeña y hermosa. El chico era muy pálido y con un rostro perfecto. Ambos eran magníficamente bellos.

No pude salir de mi asombro al percatarme de otro detalle. Sus ojos eran dorados.

Observé a mi esposo, que miraba la escena con la misma cara de incredulidad que yo.

Al momento de acercarnos, el chico, de cabello castaño y rasgos perfectos, se agazapó levemente, y fijo su mirada en nosotros.

La chica también nos miró, para luego enfocar sus ojos nuevamente en Renesmee, que nos observaba atónita, mientras avanzábamos hacía ella.


IR A CAPITULO VEINTITRES

51 comentarios:

Aruca the Star dijo...

Que bueno, que al fin fui la primera en escribir mi comentario, todavia no lo lei pero queria ser la primera en escribir, de seguro el capitulo debe estar genial, ahora lo leo.

Aruca the Star dijo...

Ya lo lei esta genial, me pregunto que pensaran Raphael y Malenne respecto a los Cullen, de seguro se habran dado cuenta de que Nessi los conocia, me muero de curiosidad por saber que paso.
No entendi mucho la parte de la historia en que Alice explicaba como engaño tan facilmente a Jassper, pero igual me encanto, segui asi escribis de maravilla.

Luisa dijo...

ayyy...muy buenooo ya lo leii...y ahora esperare con ansiass el proximo capituloo..no se que hare sin leer toda esta semana que vienee.. :(
que desesperacionn..¡¡¡
pd: escribes super...me ha fascinadoo...felicitaciones..

Anónimo dijo...

me matas como cortas ai el capitulo...me mata la curiosidad q pasara???
la verdad escribis muy bien sos un genio!:D

Mickytaa dijo...

Sinceramente, ¿que queres que te diga?
Estuvo espectacular. Cada parte me encantó, contestaste a mi comentario del capitulo anterior y me dejaste completamente contenta con la explicacion.
No creo necesitar mas a mis contactos de los lpb, asi qe mejor los voy borrando ;)

Anónimo dijo...

Demasiado Bueh.. Me imagino la cara de nessi cuando vio a sus padres y a su tia en la uni.. La descubrieron jeje! Pero me tiene preocupada la vision de Alice. Ojala no sea nah muy grave ;)

Stephanie dijo...

Dem bueno!!!!!!!!!!!!!!!! Publica el otro antes!!!! Quedo dem bueno!! No puedo esperar a la otra parte

Anónimo dijo...

muy bueno pero nos dejaste igual que al principio quiero saber que pasa y tener que esperar una semana no megusta publicalo antes porfa saludos

Anónimo dijo...

Buenísimooooo, por fa mas mas mas jajajjajajajaja eres un genio te agradezco por compartirlo con nosotros

Anónimo dijo...

la verdad eres mui malo por ke nos dejas con semejante dudaaaaaaaa
estuvo exelente :) no puedo creer que me aya atrapado asi tus lineas wouuu

rochy15_17 dijo...

No vale,no nos podes dejara asi!!! K buen capitulo,como todos,espero con muchas ansias en proximo viernes para saber k sucede
besos

Elmi dijo...

Lamento decirte esto, pero creo que este capitulo otra vez no tiene... nada...
Pienso que no es ni una aclaracion de dudas ni de preguntas de los libros de SM, llevas 4 capitulos de los mismos sentimientos y cosas... y sinceramente me imagino que el siguiente capitulo es de los pensamientos de Edward de los mismos acontecimientos que conto Bella y ya despues de este si seria el encuentro...
Demasiada vuelta en muchos capitulos...
De igual forma eres un excelente redactor, te dedicas a perfeccionar hasta el mas minimo de los detalles en los capitulos; pero me gustaria que ya se pudiera por lo menos encontrar ellos y ver de verdad reacciones de las dos partes.

Anónimo dijo...

Esta mil veces mejor que el anterior.
no entendi muy bien la explicacion de alice sobre supòder, pero entendi algo.
esta muy bueno, pero nose que voy hacer sali de vacaciones y no tengo el colegio para distraerme asi que la espera se me va hacer eterna.
Te quedo genial!!!

Anónimo dijo...

Este capitulo me gusto mas que los dos ultimos porque es el encuentro de las dos verciones y el proximo espero que se la continuacion del acontecimiento, me facina la forma como manejas la intriga porque resuelves un cuestionamiento pero tambien dejas cientos mas y eso nos atropa mas en la historia, sigue asi,y sigo pensando que los dos vampiros trabajan para los vulturis.

Ely dijo...

hola, buen capítulo, mejor q los anteriores; sin embargo, en mi opinión le das muchas vueltas a lo mismo...los sentimientos de bella los mencionas infinidad de veces y no es bueno ser tan repetitivo. también me agrada más q escribas los capítulos desde el punto de vista de edward y bella xq desde el punto de vista de nessie son más tediosos...bueno es mi punto de vista...aún así te sigo xq redactas muy bien y me agrada el rumbo de la historia.=)

belu dijo...

la verdad increible puede ser cm dicen algunos comentarios q da muchas vueltas pero tienes el mismo estilo de SM cm dejas las intrigas para q cada uno pueda sacar conclusiones... est muy bueno me dejaste cm qde con los libros de la saga.... YA KIERO EL OTRO CAPITULO NO PUEDO ESPERAR A VER Q OCURRE!!!!!!!!!!!

Anónimo dijo...

esta geneal ya quiero saber que va a pasar en el otro capitulo siento que no puedo esperar mas quiero saber como van ha tomar esto edward y bella que van a decir y que va a decir renesmee cuando los vea

Anónimo dijo...

la verdad,este capitulo y el anterior se me han hecho laaaaaaaarquisimos,estamos igual que el viernes pasado, en realidad no ha habido nada de acción,espero que en el próximo ya se aclare todo pues desde "predicción inconclusa" no ha pasado nada de nada.
Se me esta haciendo un poco cuesta arriba tanta paja en el libro 2 ya que el libro 1 te puedo decir leí los 17 primeros capítulos el mismo día y necesitaba leer el siguiente enseguida pues estaban muy emocionantes,creo que estos dos capitulos (especialmente este ) se podrían resumir en un par de estrofas e ir a lo que realmente importa:QUE VA A PASAR AHORA CON RENESMEE!!! QUE EDWARD Y BELLA PARTICIPEN EN LA TRAMA!!! QUE PAPEL HARAN RALPH Y MADELEINE!!!Por favor los que estamos enganchados a tu historia necesitamos saber como continua,eres cruel si sigues dandonos largas con los sentimientos de Bella....¡¡¡QUEREMOS ACCION;HECHOS Y PELEAS!!!sigue con la linea del libro 1 y todo irá mejor.Amo a Edward y le quiero en esta historia pero ultimamente estoy un poco decepcionada.
Espero con impaciencia la proxima semana para ver que pasa finalmente (creo que deberias darnos un adelanto pues nos has dejado con la miel en la boca demasiado tiempo)España

Anónimo dijo...

me encanta tu blog lo lei en solo cuatro dias es q no esta muy bueno esta excelente como me encantaria escribir como vos es impresionante sige asi q espero nuevos capitulos o libros. como desearia q tu blog fuera un libro q se venda en mi pais... una vez mas te felicito a veces siento como si fuera yo misma renesmee, bella o edward es q me meto mucho en los personajes... si no tienes inconveniente ESCRIBE MAS RAPIDO muchisimas personas qieren seguir leyendo y finalmente :D besos
PD: a pesar d q no te conosco personalmente (realmente me gustaria) ya te qiero mucho jeje
.::micaa::.

armi2555 dijo...

ayyyy Pabliiii!!! BUENISIMOOO!!!! casi me meto dentro de la pantalla con cada linea q leia!!! QUIERO MAAASS!!!! es una tortura esperar cada viernes... pero aparte de eso, muy bueno el capitulo, es tan emocionante leer Ocaso, definitivamente en mi lista de favoritos junto con la saga... MIl felicidades por hacerlo TAN BIEN!! Te adoro!!!!

JessCullen dijo...

hahahahahahaa
Muy Bueno....!!
Ossshhh PorQe Lo Dejan A uno Con Esa Intriga.....Huhuhuhuh..No Puedo Esperar Para El Proximo.......muy Buena Imaginacion....=D

tanya dijo...

waaaaa dioooox no mu utoo..
me encantoo me fascinoo lo amee demasiadoo leia y leia y me emocionaba maas ni cuenta me dii cuando lo termineeee aaww graaxx pabliii x la dedicatoriaa yo tambien me rio bastantee cntigooo ajajjaja XD ¬¬ ti adorooo graxx graaxx graaxx... =D...kieroo leer el otroooo yaaaaa aaww ♥ ♥.!! ^^

tanya dijo...

y yoo keria ser la primera en comentar =( pero bueeehh jaja XD

yorge..!!

Alecsia Cullen dijo...

Sublime!!!

La gracia de un escritor es lograr que un texto en el que nada sucede, sea tan emocionante y con tanta espectación.

Un beso, Pablo, te felicito y realmente espero el próximo, porque al fin sabremos cómo reaccionan las partes...

Anónimo dijo...

me encanto me facino no aganto tanta intriga pero me facino el capitlo espero con ancias el otro

NANDA dijo...

WENO SI ES VERDAD LO K DICEN K LE DAS MUCHAS VUELTAS A LA HISTORIA................PERO A MI ME HUBIERA GUSTADO K SIGA NARRANDO EDWARD EN VES DE BELLA........... ASH PERO = ME ENCANTA YA KIERO L PROXIMO............

valente dijo...

Estuvo increible
el cap.
escribes increible
pablo eres sopredente!!

Anónimo dijo...

muy bueno el capitulo... pero siendo que cada vez son muy cortos... no se si me comen las ansias o no se que... pero siento que son mas cortos los capitulos cada vez

Eliana Jurado dijo...

sinceramente no creo que pueeda esperar hasta el viernes que viene para leer el proximo capitulo estas loco ,me parece que con los anteriores no nos dices mucho lo que va a pasar solo son pensamientos , sentimientos y sensaciones , pero verdaderamente me encanto pero das muchas vueltas pero a la vez me encanta que nos dejes con la intriga , segui asi que vas a llegar muy lejos , si puedes publicar el proximo capitulo antes creo que todos te lo agreceriamos muchoo

Anónimo dijo...

ME ENCANTA LO QUE ESCRIBES pero tienen razón por fa no te tardes mucho con el otro y si ya deja aun lado los sentimientos de bella y a lo que sigue que es la acción, las reacciones etc. Me emociona y me desespera tener q esperar tanto.

amelia dijo...

Sublime,se que necesitas tu tiempo para escribir y dar la mejor calidad,pero por el bien de nuestra ansiedad(de todos tus seguidores),publica mas seguido.Amelia

Anónimo dijo...

hola soy mili!!!lo acabo de terminar de leer y me encantoooo!!!!me encanta lo que hacesss!!!sos muy buenoo!!espero que publiques el otro capitulo!!!!!avisamee!!:)

Taty dijo...

bueno que te puedo decir,,, me gusto, esta bn, avanzo un poco mas... pero hey ya van 4 capitulos y no llegas a nada, por fa deja de hablar de los sentimientos de bella y pon accion que estoy segura todos nos morimos por saber que paso, ya no seas tan cruel y dinos!!! te lo digo, eres muy bueno escribiendo, eres genial, un genio pero ya no mas!!! queremos saber que pasa!!! espero con ansias el proximo cap... cuidate y sigue asi!!
por cierto por fis por fis por fis por fis por fis te lo suplico cuanta el proximo capitulo desde la perspectiva de edward!!! es que la verdad me encanto como lo hiciste en el primer capitulo del segundo libro...
bueno no es mas solo te repito que me encanta como escribes y que sigas asi...
cuidate, besos.
con cariño
Taty

Anónimo dijo...

hola, estoy decepcionada porq nos tienes en ascuas y dandole vuelta a lo mismo desd el capitulo 19 y asi no se vale.... jejejjee
por fa concluya ese encuentro en la brevedad posible por fis, q angustia jejeje
besos muy bueno cuidate

Anónimo dijo...

uyyyyyyy esta bueno pero sii he nos has dejado como hace ya capitulos atras ... y mas el anteruir se suponia que ya tenian aver que hablado con renesme y no sigue igualque como termino e ibro 1 y esta bueno que expliques y todo eso pero tampoco te enganches tanto okas de ahi en fuera todo genial espero y e den un buen jaon de orejas a nessi por no decir as cosas tal como eran y probocar toda esta angustia y como reaccionaran malenne y raph al saber que nessi los ocuto de sus pDRES al; no decir que eran vampiros jajaja bueno esperare al otro capitulo pero esta vez ya no le des tantas vuetas okas muxacho jejej pero genia genial todo bye valee mexico

Sary Madera dijo...

Waooo...!!
Esta super bueno este capitulo, estaba tan ansiosa como Bella cuando estaba cerca de encontrar a Ness...
Kiero ya el proximo capitulo...!!
Besos cuidate!

Cullen and Black dijo...

De verdad me encanta tu forma de escribir, lo haces tambien!!!!!!!
siempre que leo me dejas muy ansiosa, espereo el otro capitulo.
cuidate..........

Anónimo dijo...

ya está bien de no decir nada!!quiero que continue la historia ya,no puedo esperar al próximo viernes,al final si sigues así,me la voy a tener que inventar yo,je,je...es broma,Por favor a ver que pasa ya con Nessie y quién la amenaza,y si puedes,¡¡¡que lo cuente EDWARD!!!!

paolita dijo...

Me agrado el capitulo, pero con tanta vueltas, empiezo a perderle el gusto. Espero que en el próximo llegues al grano y sea un capitulo más dinámico y con más acción. Y por favor publicalo antes del viernes,plissssssss!!!!

Anónimo dijo...

nOoOoOOooOoOOo.....YA
El OtrO capitulO....hOlly

Anónimo dijo...

me encantó!
ya quiero el otro capituloo....
voto por reencuentro entre jake y renesmee
;D

la verdad es para felicitarte todo lo q has creado.

Marr

SEÑORITTA dijo...

por favor
necesitamos el siguite capi
nos tienes sufriendo
pabli amo este libro
no se creo q lo lei en menos de 2 dias todo
hacernos sufrir es malo
porfa el proximo cap
ps: todos lo dias reviso la pagina
para ver si se te dio poor no hacernoos sufrir
ps de la ps: dinos por favor lo q pasa despues de q encuentran a reneesme.. no es justo necesito saber q pasa estoi obsesionada
ps de ls ps de la ps: AMO A LOS VAMPIROS ... LOS DE CUALQUIER SERIE O LIBRO .. POR ELLO NO ME HAGAS SUFRIR MAS
Y PS DE LA PS DE LA PS DE LA PS:
PARA LOS Q CREAN Q NO PUEDEN HABER TANTOS PPOSGATAS ASI ESCRITO IGNORANTES POR Q SI SE PUEDE JIJIJI :D
BESOS


ATT: YO !!! [:D

Anónimo dijo...

porfaaa pabli publica el otro capituloo ya muero no quiero seguir en esta agonia de saber q mas pasara....graziasss

yan cortes

Anónimo dijo...

AHHH SOS TAN GENIO!ME ATRAPA TANTO ESTA HISTORIA QUE NI PUEDO ESCRIBIRLO!SOS UN EXCELENTE ESCRITOR!SEGUI ADELANTA QUEESTO ES LO TUYO!!!!!!!!!!BESOS NAY

Gabii Uckeer dijo...

me encanta lo que leeo en esta pagina!!! me captura como si estubiera viendo una pelicula!! me encante!!
me esta matando la espera del proximmo capitulo!!
besos igue aasi =) Gabii

Anónimo dijo...

no se salio con la suya nessy.lyon

Isabel Ng Wu dijo...

Ohhh dios!!
:o
El proximo capiitulo va a ser emocionante!!!
Me desesperooo!!
AaaaahhhhhhH!!

lisy dijo...

Descifraste de forma perfecta los sentimientos de Bella como una madre que presiente que su hija se encuentra ante un grave peligro, el dolor por no saber que es lo que le esta pasando o le puede pasar y la desesperacion de no poder hacer nada por el momento.
De ninguna manera se puede eliminar eso en la historia ni tratar de escribirlo con pocas palabras. la explicacion debe ser extensa y completa para no restar el sentimiento del personaje y poder trasmitirlo de forma clara al lector.
PABLI vas bien ,sigue asi.

Besos con cariño,

LISY

vivi denali dijo...

simplemente emocionante :D

Anónimo dijo...

Excelente, excelente, voy en el capitulo 22, pronto me pondre al corriente, felicitaciones Pauli.

Anónimo dijo...

weeeeeeeeee la encontraron jejejeje. esta grandioso.... kt