Antes que nada quiero darles la bienvenida, muchas gracias por visitarme y leer esta historia, la que tanto disfruté escribiendo.

Nada podría hacer para agradecérselo,

Pablo Sanz.


Disclaimer

Los Personajes de esta historia no me pertenecen. Son propiedad de la señora Stephenie Meyer, autora de la Saga Crepúsculo, y por lo tanto, esta novela es solamente un Fan Fiction de mi autoría, que no guarda relación alguna con ella o cualquier otra cosa referente a su persona.
Aclaro esto, para evitar malos entendidos.

Seguidores

viernes, 6 de mayo de 2011

Epilogo I: Raphael Blancquarts


Buenos Días una vez más chicos! Aca les dejo el primer epilogo, debo confesar que me gusta mucho como quedó, creo que capté la personalidad de Raph muy bien...!

Espero que lo disfruten,

Pabli

Epilogo I:

Raphael Blancquarts.

Terapia de Shock

Renesmee…

Ese era el primer nombre que venía a mi cabeza luego de que mi mente vagara en la estratosfera, en esos momentos en los que intentaba despegarme de la realidad. También era el último en el que pensaba antes de hundirme en la oscuridad… dominaba por completo mi ser.

Hacía todo cuando podía para no pensar en ella, pero me era inevitable, por completo inevitable. Mi mente, esta mente de cazador, podía hacer varias cosas al mismo tiempo, y así como fijaba su atención en que no nos siguieran, en que mi hermana estuviera bien, en que Michelle estuviera tranquila, también estaba, cada segundo del día, cavilando sobre esa niña tan hermosa… tan perfecta.

¿Existía realmente una salida para todo aquello? Tal vez quería creer que sí, que la había, porque su recuerdo estaba tan grabado en mi memoria y en mi cuerpo, que casi podía decir que la sentía a mi lado… oliendo el perfume de su piel. Esa esencia tan deliciosa, tan atractiva.

Pero, en todo caso, ¿Quería que eso pasara? ¿Quería olvidarla? No, claro que no… por más que su recuerdo generara este dolor tan profundo, no deseaba hacerlo. Pero no era masoquista, no. Quería tenerla presente en mi mente, porque al mismo tiempo que me lastimaba, me hacía sentir vivo, me daba un motivo o algo para seguir adelante.

Quizás soñar que algún día sea mía… pero me reprendía a mi mismo cada vez que eso pasaba. Ella era feliz con él. Con Jacob… y lo peor de todo, era que ni siquiera podía odiarlo por ello, porque si él la hacía feliz, entonces yo no podría aborrecerlo como sí me gustaría. Al menos hubiese podido distraerme odiándolo a él, en vez de meditar sobre lo mucho que la amaba a ella. Pero eso hubiese sido tonto, infantil, y luego de doscientos años sobre esta tierra, no estaba para esas cosas. No necesitaba más motivos para complicarme la existencia, pero lo cierto, es que aparecían solos, sin que yo hiciera nada…

Como este amor, que nació no sabía de donde, porque cuando la vi… sí, simplemente cuando la vi, no pude hacer otra cosa más que maravillarme. Y todo lo que había estado reprimiendo, las ganas de amar, de sentir algo diferente al dolor y la soledad, salieron de mi cuerpo, y luego de tantos años caminando en la vereda de las sombras, crucé la calle y corrí bajo el sol… tendría que haberme dado cuenta que anochecería pronto, o que tal vez, al estar acostumbrado a las tinieblas, que el calor del astro me quemaría, me llevaría al limite de la destrucción...

Este amor era diferente, porque a pesar de ser tan imposible, al menos me daba una salida. Lo que hubiese pagado, incluso mi vida, para que fuera a mí a quien eligiera… no me importaba morir cien veces, arden mil veces en una pira, si ella me hubiese dicho que me amaba tanto como yo lo hago… las palabras más simples, proviniendo de esos labios, los más bellos del mundo, pueden sonar a gloria.

Pero eso era algo utópico… casi imposible, porque en ese momento la tenía lejos, y ella se encontraba protegida por otros brazos, besada por otros labios.

Mi mente, la parte que esta cansada de sufrir, de arrastrarse, me reprochaba…

No puedes perder algo que nunca fue tuyo… ¿Por qué tanto dolor?

Y tenía razón, claro que la tenía. Porque nunca fue mía, ni por un segundo. Incluso aunque la besé, incluso aunque probé esos labios hermosos. No fue mía nunca, por más que mi cuerpo tembló desde su maldito centro mientras recorría ese rostro con mis labios, su cuello, mientras acariciaba su espalda o tocaba su cintura. A pesar de todo, jamás me había pertenecido.

Suspiré, frustrado conmigo mismo.

Había caído de nuevo en la trampa que mi dolor siempre me hacía. Había vuelto a pensar en ese momento, cuando la encontré en las montañas, cuando Michelle jugaba a hacerse la malvada. Y reviví el beso a través de mi asquerosa y exacta memoria… la sensación embriagadora de su aliento candente en mi boca, la textura de sus labios, las caricias de sus manos hermosas, la perfección absoluta.

No había nada que hacer para cambiar el destino. Las cartas estaban echadas desde antes de que ella se cruzara en mi camino. Incluso antes de conocerla, ya era obvio que jamás sería para mí. Porque alguien como yo no la merece, alguien que fue tan egoísta, tan mezquino, no merecía ni siquiera una mirada de ese ángel, ni un desaire. Quizás las circunstancias, o algún ente superior, la pusieron ante mis ojos como otro castigo, tal vez, en ese momento en el que dolor de Julia se estaba yendo lentamente, Dios, o alguien, que creía que todavía no había sufrido suficiente, la envió para que reviviera un calvario similar al que ya estaba superando, pero se equivocaron, este es mucho peor, infinitamente peor.

Pero yo no era la victima, claro que no. Era el estúpido que había cometido tan sólo errores a lo largo de su vida.

Me hundí en la espesura de esos recuerdos tan antiguos… algunos tan alegres y dolorosos al mismo tiempo. Otros que sólo me hacían recordar lo tonto que siempre había sido. Muchos inmortales decían que los recuerdos se desvanecen con el tiempo, pero yo creía que simplemente preferían olvidarlos. Fingir que se van, cuando en realidad ellos no querían tenerlos en sus mentes. Ya sea porque no quieren sufrir recordando su humanidad, o porque la vida de vampiro le es tan perfecta que tan sólo quieren olvidar su faceta de mortal.

Lo que sea cierto o no, no sabía. Lo único de lo que tenía certeza, era que podía recordar muchas cosas de ese tiempo pasado…

– ¡Raphael! – Gritaba mi padre con la soberbia que tanto lo caracterizaba. – ¡Harás lo que yo diga! ¡Esta es mi casa, y recuerda que vives y eres lo que eres gracias a mi!

– ¡Tu no eres nadie para mandarme! – Contesté con la misma fuerza. – ¡Ya soy un adulto!

– ¡Mientras sigas viviendo bajo este techo y comiendo de mi comida, no me importa lo adulto que te consideres! ¡Irás a Londres y estudiarás lo que yo diga! ¿Entendido?

– ¡Soy tu hijo, no tu títere! No iré a ningún lado, ni estudiaré lo que tú quieras. – Respondí con calma y haciendo una duplica de su mirada arrogante, algo que sabía que odiaba.

Me observó colérico.

Se acercó con decisión, y sin decir una palabra, me golpeó con todas sus fuerzas en el rostro.

– Cuanto más rápido entiendas que yo mando en esta casa, menos golpes tendrás que soportar. – Musitó mientras yo hacía lo posible para cubrirme la cara con las manos, evitando que toda la sangre que emanaba de mi nariz manchara la alfombra de su magnifico despacho…

Ahora, tanto tiempo después, entendía muchas cosas que no había podido comprender en ese momento. A pesar de que sus métodos no eran los más acertados, él intentaba guiarme hacia un mejor futuro, lastima que ni sus golpes ni su avasallamiento, pudieron salvarme de las manos del destino.

Otro recuerdo asomó, tan nítido, que hasta me parecía haberlo vivido siendo vampiro.

– Debes dejar de pelear con tu padre, Raphael. – Decía mi madre, acariciando mi cabello y limpiando la sangre de mi rostro. Era una mujer tan compasiva, tan perfecta en todos los sentidos que una madre puede serlo. Nos cuidaba, velaba por nosotros a cada momento, su recuerdo estaba tan grabado en mi mente, como muchos otros, tan desgarradores.

– No puedo, madre. – Contesté. – Él quiere dominar mi vida. ¿Es tan difícil de entender que no quiero seguir su mismo camino…?

– Sólo quiere lo mejor para ti. – Contestaba. Se encontraba en una gran disyuntiva, ella que amaba a su esposo con locura, y me amaba a mí, a su hijo, con la misma intensidad, quedando estancada en el medio de nuestras discusiones.

– Prometo no discutir más con él – Había dicho, y tal vez en ese momento lo hacía con convicción, porque no me gustaba, no deseaba discutir con él, pero luego, cuando otra vez intentaba manejar mi vida, decirme siempre lo que debía y no debía hacer, o cuestionar absolutamente todas mis acciones, explotaba, y a pesar de que había prometido no pelear, a ella, a mi sagrada madre, no podía evitarlo.

Como un camino que sólo se dirige hacía una única ruta posible, recordé la última pelea, la que me había llevado a todo ese desastre.

Malenne lloraba en su cuna. Tenía mucha fiebre, y que fuera verano, con ese calor insoportable, no ayudaba a que la pobre pequeña sobrellevara el síntoma.

Estaba en mi cuarto, leyendo los libros que me habían asignado para iniciar mis estudios, en la carrera que mi padre había elegido por mí…

No me sentía bien escuchándola llorar, y fui hasta su cuarto, que estaba al lado del de mis padres. Entré y la encontré de pie sobre su pequeña cama. Era una niña tan hermosa… blanca como la nieve, con el cabello rubio y los ojos verdes. Era como un pequeño ángel, y lo extraño, era que si de repente le salieran alas, no hubiese sido sorprendente, tal era su belleza. En ese momento tenía las mejillas encendidas, y me acerqué para cuidarla.

¿Cómo te sientes, hermoso bebé? – Dije, ella era muy inteligente, y nos entendía a todos. – No te preocupes, te cuidaré toda la noche.

A pesar de la fiebre, sonrió.

Me senté al lado de su cuna, en el suelo, y comencé a cantarle una canción para que durmiera. Busqué un paño y lo mojé en agua fría, poniéndolo en su pequeña frente, para intentar que la fiebre le bajara. Mis padres no estaban, habían ido a una caridad política con Filippe y Virgine, y mi progenitor había insistido en que me quedara estudiando. Calculaba que no tardarían mucho en llegar.

Eso era algo que no podía evitar que me molestara de mis padres. Sabía que ellos nos amaban, pero el amor entre ellos era incluso mayor, y a veces, esos sentimientos impedían que actuaran con una completa responsabilidad… pero claro, yo no era nadie para decirles esas cosas, esta era su casa, por lo tanto, los que mandaban eran ellos.

Me quedé dormido antes de que volvieran, al lado de la cuna de mi pequeña hermana, y lo siguiente de lo que fui consciente fue que alguien gritaba mi nombre.

– Raphael… ¿Qué haces aquí, durmiendo? – Interrogó, como si estuviera hablando con un acusado, con un sentenciado a la horca, y no con su hijo.

Aturdido, sobre todo porque no veía una razón certera para eso tono de voz, me puse de pie rápidamente. A pesar de que no me había perdido una sola oportunidad de desafiarlo en toda mi vida, le temía, como era costumbre en esa época. El padre inspiraba respeto, e incluso miedo, y la madre ternura y cobijo.

– Estaba cuidando a Malenne. – Respondí todavía confundido. No entendía por qué reaccionaba de esa manera. – Vine a su cuarto porque estaba llorando... tiene fiebre.

– ¡Tú tenías que estudiar! ¿Por qué no nos mandaste a llamar con la sirvienta? ¡Cualquier excusa es buena para no cumplir tus obligaciones!

No podía explicar mi indignación. Me reclamaba haber cuidado a mi hermana.

– ¡Estaba cuidando a tu hija, maldito bastardo! – Contesté casi en grito, por puro impulso, por pura ira, a pesar de que no sentía las palabras que estaba diciendo.

– ¿Cómo se te ocurre contestarme en ese tono, mocoso insolente? – Se adelantó, y por primera vez en mi vida, no me quedé quieto esperando sus golpes. Me adelanté, como él, esperando que intentara golpearme para detenerlo y tener una excusa para hacerlo yo.

Se quedó petrificado. Me di cuenta, a pesar de la furia que recorría mis venas y me hacía temblar de puro coraje, que no lo hubiese podido esperar ni por un segundo.

Tal vez fue pura suerte que en ese momento nuestros gritos despertaran a Malenne, que inició un llanto agudo y triste, no era como los que había emitido antes. Como si fuera perfectamente consciente de que su padre y su hermano estaban discutiendo. A partir de ahí, la escena se tornó menos tensa, y miré a mi padre a los ojos con enojo, y él también hizo lo mismo.

A pesar de todo, sabía que lo amaba, y cuando no se empecinaba en controlar mi vida, era bueno conmigo. Tal vez, todo habría sido diferente si esa noche, el hubiese sido más comprensivo o yo menos intolerante.

Pero no lo sabía, y jamás lo haría…

– Miren lo que han hecho… – Dijo mi madre acercándose a la cuna de su hija y tomándola en sus brazos. – No llores mi bebé, no llores. – Le susurró. – Mamá esta aquí… todo estará bien.

Me dedicó una mirada de ruego. Como si me estuviera diciendo que no discutiera más. Salí de la habitación de mi pequeña hermana, a tiempo que Filippe y Virgine me observaban. Era extraño, pero a ellos apenas podía recordarlos. Ni siquiera podía visualizar sus rostros.

Y corrí hacía la calle… hacía la taberna a emborracharme de puro rencor…

Corrí hacía el final de mi vida, y hacia el inicio de mi calvario…

Volví a la realidad.

Había prometido cambiar eso, evitar el pasado. Cuando vagaba solo en las montañas, cuando me di cuenta de que no tenía sentido estar enojado con Malenne por haber ocultado esas cosas. En el momento en el que me di cuenta de que Renesmee no tenía nada que ver en ese asunto. No podía sentir rencor o cualquier otro sentimiento hostil hacía ellas, si eran las mujeres que más amaba en el mundo… lo único que tenía.

Cerré los ojos, estaba atardeciendo, y ese era el momento en cuanto más la recordaba. Me dejé inundar por el brillo mortecino del sol, con ese tinte rojizo, mientras estaba sentado al pie de un árbol en un alto acantilado. Intentaba estar solo a esas horas, no quería que Malenne entristeciera conmigo, porque también la extrañaba. Tal vez no con la misma desesperación que yo, o con el mismo deseo. Sólo Dios era testigo de la agonía que surcaba mi pecho de simplemente pensar en algún detalle de su perfección. Su cabello, sus ojos de sueño, su piel color del marfil, su cuerpo glorioso, su sonrisa de ángel, su risa de soprano, o su resonante personalidad… era como un puñal, como quedarse sin aire, como morir lentamente, sin la mínima esperanza… sin nada.

Los días pasaban como en cámara lenta. Como si alguien estuviera disfrutando con mi desesperación. Nos movíamos con frecuencia. No permanecíamos más de dos semanas en la misma cuidad. Malenne intentaba fingir que lo hacíamos como si estuviéramos de vacaciones. No lo hacía por inmadurez, sino como una forma de que el ambiente entre nosotros se distendiera un poco.

Me hubiese gustado decirle que ya éramos adultos, que no hacía falta que hiciera esas cosas. Como cuando un mayor engaña a un niño, bromeando y sonriendo cuando todo en realidad esta terriblemente mal. Quise pensar, que tal vez, lo hacía por Michelle, pero sabía que no se llevaban así de bien.

No me lo había dicho, quizás porque yo había prometido que la cuidaría y ella no quería ir en contra de mi palabra, pero algo me decía que en verdad, no deseaba la presencia de nuestra nueva compañía.

Me puse de pie una vez que el sol ya había desaparecido en el horizonte. Corrí ladera abajo, acercándome al pequeño pueblo donde nos encontrábamos. No era un lugar nublado, por lo que me había alejado de la vista de los humanos. Que alguien me hubiese visto brillar en las montañas no era exactamente la idea de pasar inadvertidos.

Intenté no pensar en la expresión que tendría mi hermana cuando me viera. Ya estaba de suficiente mal humor por el precario hotel que habíamos conseguido, era difícil hacerle entender que localidades tan pequeñas, contaran con un lugar cinco estrellas, y el hecho de que tuviera que compartir habitación con Michelle ya le había causado una irritación extra.

Debía decir a su favor, que lo estaba intentando. Mich no estaba entre sus personas favoritas, ni mucho menos, pero al menos tenía alguien con quien hablar cuando me sumía en el mutismo. Y eso ya era mucho más de lo que habíamos tenido hasta entonces.

Michelle era una buena chica, y sólo podía decir cosas buenas de ella, eso sin indagar en lo que había hecho en el pasado, algo que ella no quería recordar, y por la cual no la juzgaba. Todos cometemos errores, y nadie se salva de ello.

Caminé con decisión hacía la puerta de la posada, y entré con tranquilidad, esperando que la esposa del posadero no se encontrara en la recepción. La mujer no había parado de enviar mensajes en doble sentido desde que habíamos llegado, y no quería tener que hacerle otro desplante. No es que estuviéramos mucho tiempo más en ese lugar, pero quería evitar minar su auto estima. No era para nada necesario hacerlo.

– Hasta que te dignaste a aparecer... – Fue lo primero que dijo Malenne una vez que me vio. – Hemos estado solas toda la tarde.

Michelle me observó a los ojos, pero no había reproche en su mirada, sólo algo de tristeza.

– Lo siento mucho. Casi no fui consciente de la hora. – Me excusé. Era verdad, cuando pensaba en todas esas cosas, en Renesmee, en el pasado, y en cada uno de los detalles de esta existencia, no me daba cuenta del paso del tiempo.

– Entonces, la próxima vez haz el favor de llevarte reloj, porque encima que no tengo una sola tienda decente para salir de compras, no puedo soportar estar todo el día encerrada. Si por lo menos dejaras que fuéramos contigo, sería diferente.

– Puedes salir si así lo quieres, nunca te pedí que te quedaras aquí. – Contesté con bastante menos amabilidad. No estaba de humor para sus desplantes.

No dijo más nada, pero su mirada envenenada fue por completo una respuesta del todo descortés.

– ¿Qué les parece si tomamos el auto y nos vamos de aquí? – Propuse entonces, para descomprimir el estado de ánimo de las dos.

– ¡Perfecto! – Musitó Michelle, quien no tardó en ponerse en campaña, levantándose del sofá de segunda mano donde estaba reposada con mi hermana y yendo hacía el closet, para comenzar a armar las maletas.

– Puedo hacer su equipaje, mientras ustedes hacen todo lo demás. – Propuso.

– De acuerdo. – Aceptó Malenne. – Nosotros iremos a pagar la cuenta del hotel y a ver a la nueva amiga de Raph. – Dijo mi hermana, ya del todo sonriente. Que fácil que se le pasaba el mal humor a esa chica.

Bajamos de nuevo, y nos topamos en el camino con otros inquilinos del hotel.

– Señor y señorita Delacour. – Saludó una de ellas. – ¿Ya se están yendo?

– Nos espera un largo camino hasta Ámsterdam. – Contestó Malenne.

Bueno, al parecer ella ya había elegido el nuevo lugar de destino.

– ¿Por qué no vamos a Londres? – Propuse cuando la mujer se alejó. – Allí por lo menos podremos salir de día alguna vez.

– Podemos ir de camino... – Convino.

– Estamos en sur de España. – Musité. – No necesitamos pasar por Inglaterra para ir a Holanda, hermana.

– Haremos una pequeña escala... – Dijo como si nada.

¿Tenía realmente sentido discutir con ella?

– Como tú quieras. – Me rendí.

Continuamos caminando por ese exiguo lugar, que en partes era oscuro, y en otras luminoso, todo dependía de si las ventanas estuvieran o no cerradas, ya que algunas no tenían vidrios. Contaba con dos plantas, y era más bien una casa antigua que un hotel. No obstante, era lo mejor que ese lugar podía ofrecer, y no se me ocurría otra forma de hacer las cosas.

Huir del destino por toda la eternidad viviendo en hoteles de cinco estrellas era una idea que sólo a Malenne podría ocurrírsele. No era el dinero la preocupación, las cuentas bancarias seguían alborotadas de efectivo y títulos de propiedad, creciendo cada día con la misma firmeza de siempre, sino el hecho de llamar la atención, de ser descubiertos.

Malenne no temía, y en cierta forma yo tampoco. Había visto como terminaron Jane y Alec, y con eso sabía que nadie podría contra mi hermana… pero ese no era mi temor, sino su poder. Ese talento tan codiciado, tan deseado por aquellos que desean conquistar sobre todos los demás vampiros.

Ella lo había dicho, me lo había contado. Tiempo atrás, cuando no conocía por completo la verdad, había supuesto que había pasado esos diez años vagando por el mundo, pero no, había formado parte de un grupo compuesto por salvajes vampiros que deseaba tener el poder que ahora los Vulturis estaban perdiendo.

Cancelamos la deuda que habíamos adquirido por estar en ese lugar poco más de tres días, y tomamos el auto rentado, camino al aeropuerto más cercano. No queríamos comprar nada, apenas si nos registrábamos con nombres falsos en todos los lugares que teníamos a mano.

– ¿Entonces Londres? – Preguntó Malenne cuando nos encontrábamos sacando los boletos.

– Hace mucho que no voy a Inglaterra... – Musitó Michelle a mi espalda.

– Bueno, en poco tiempo estaremos allí. – Convine.

Llegar no costó nada. Poco tiempo arriba del avión.

Huir constantemente se estaba volviendo estresante. No sólo para mí, sino también para mi hermana y para Mich, que intentaba disimularlo lo mejor que podía, pero en el poco tiempo que llevábamos juntos, me daba cuenta de que cada nuevo lugar que dejábamos a nuestras espaldas, para ella significaba otro paso lejos de todo su pasado, de su humanidad, y sobre todo de su familia.

Intentaba no ser paranoico con la forma en la que nos movíamos, pero no quería arriesgarlas, a ninguna de las dos. A diferencia de Malenne, ya me había acostumbrado a la presencia de nuestra nueva compañía, y debía aceptar, si no quería mentirme a mi mismo, que su presencia era como una conexión tenue con ella, con Renesmee. A través de Michelle podía ver los recuerdos de Renesmee con una precisión mayor, y sí, eso era masoquismo.

– ¿Dónde nos hospedaremos? – Preguntó Malenne una vez que salimos hacía la cuidad. Se sentía bien caminar por las calles a la luz de día, pero también era incomoda la atención que, sobre todo ellas, despertaban en la concurrencia que se deslizaba por las calles londinenses. Era realmente fácil acostumbrarse al aislamiento, pero mis acompañantes tenían otros planes.

– ¿Vamos de compras? – Propuso mi hermana.

Me hubiese gustado creer que estaba bromeando. Pero no, no estaba haciéndolo.

– Sí. – Contestó Michelle, siguiéndole la corriente, cosa que hacía más para entrar en su gracia que por cualquier otra cosa. – Hace mucho que no nos compramos nada.

Mucho, era dos semanas.

Evité el suspiro que pondría en evidencia mi mal genio.

Se salieron con la suya, obviamente. No entendía el porqué de esa conducta. Supuse, que Malenne lo veía como una especie de terapia, como una válvula de escape a todas las emociones que la acechaban. Era mi hermana, y creía conocerla mejor que nadie, al menos eso pensaba. Sabía que se encontraba mal, pero sobre todo culpable por todo esto.

Caminamos por el centro comercial unas horas, mientras ellas se probaban todo aquello que era de su talle. Compraron algunas cosas, prendas que luego de partir dejaríamos atrás, porque viajábamos sin nada encima.

En un momento, Malenne pidió a Michelle que nos dejara unos momentos a solas. En realidad no pidió eso, sino que fue mucho más delicada y disimulada. La curiosidad me invadió, porque lo cierto era que en todo ese tiempo, habíamos estado poco tiempo sin ella...

Nos sentamos en la fuente que había en el medio del gran lugar, la gente no paraba de mirarnos.

– ¿Hasta cuando estarás así? – Preguntó sin rodeos.

– No te sigo. – Musité, aunque de hecho sabía a que se refería.

– Como un ente... como algo sin vida. – Respondió con una mueca de dolor.

– No puedo evitarlo. – Era todo lo que podía decir.

Ella rió con amargura. Esas eran palabras que conocía muy bien, sobre todo si venían de mí.

– ¿Te das cuenta de que llevas doscientos años poniendo la misma excusa? – Interrogó. – Honestamente, Raphael. – Mencionó mi nombre con cansancio. – Hay veces en las que me pregunto hasta que punto eres una persona inteligente.

Me sorprendió. Ella era dura con todo el mundo, mas no conmigo. Esa no era nuestra forma de tratarnos.

– No la veo hace casi dos años... – Utilicé como excusa. – Podrías ser un poco más comprensiva.

– ¿Más comprensiva? – Inquirió, ya enfadada. – ¿Más comprensiva? – Repitió. – No tienes idea de la paciencia que te he tenido en todo este tiempo. Yo también estoy mal con todo esto... ¿Pero me ves corriendo cada vez que tengo la oportunidad? ¿Me ves arrastrándome como un gusano? No, no lo haces...

La observé a los ojos, desconociéndola por primera vez en mucho tiempo. ¿Ella era Malenne? ¿Mi hermana?

Pero no era eso lo peor, sino lo cierto de sus palabras. Lo asquerosamente verídico. Había creído que lo estaba disimulando lo mejor que podía, pero no era verdad, se notaba más que nunca.

Hablábamos despacio, pero la gente no podía ignorar nuestros rostros. El de ella estaba surcado por una impotencia impresionante, y de seguro el mío por el shock.

– ¿Tienes idea de lo frustrante que es ver a una persona como tú? ¿De lo que duele observar como la persona que más valoras en el mundo sufre, y no poder hacer nada para evitarlo?

– ¿Y que quieres que haga? – Pregunté como el tonto que era. – ¿Qué finja que no la amo, que no fue nada en mi vida...? ¿Quieres que me olvide de todo? – Suspiré con enojo. – No puedo hacerlo...

– No te he pedido que la olvides... – Se detuvo a observar a la gente un segundo. – Eso es imposible. Ella es mi mejor amiga, y tampoco quiero sacarla de mi mente, pero en serio, hermano. ¿No has aprendido nada? No es la primera vez que te pasa... Ya has vivido la misma situación dos veces.

Sí, eso era cierto. Pero habían sido tan diferentes, que ni siquiera podía compararlas.

– Mira a la gente que nos rodea. – Susurró. – Muchos de ellos se creen desdichados, infelices... no tienen idea de lo que es la infelicidad. Piensan que sus problemas son los más grandes del mundo, y que siempre son las victimas... ¿Pero sabes que tienen ellos de bueno, a pesar de todo? – Preguntó mirándome a los ojos. – Que no obstante, aún así, tienen esperanza. ¿No puedes intentar pensar en que tal vez, una cosa mala sea acompañada por otra buena? Con tu pesimismo nunca atraerás eso bueno que yo sé que te espera.

No contesté. No sabía que decirle.

Comprendió que esa charla iba a ser un monologo.

– Michelle se desvive por ti. – Musitó. – Hace todo cuanto tú dices, y ni siquiera le das una oportunidad. Tal vez ella pueda hacerte feliz, si se lo permites.

Sus palabras me dejaron petrificado, jamás pensé que ella tocaría ese tema. Era algo que había evitado pensar, que había intentado creer que era todo una confusión de mi mente. Que en realidad, Michelle sólo sentía camaradería conmigo, y no otra cosa. Que el brillo de sus ojos al mirarme era sólo agradecimiento, y no... ¿Amor?

– Eso sería jugar con ella. – Respondí por fin. – Y no quiero, nadie merece que jueguen con sus sentimientos.

Mi hermana volvió a reír. ¿Se había vuelto loca?

– ¿Y que fue lo que te hicieron a ti? ¿Acaso no han jugado contigo? Dos veces... – Enfatizó la última oración, y fue como una puñalada en el pecho.

Desvié la mirada instintivamente, como un cobarde.

– Renesmee es como mi hermana. – Continuó. – Pero eso fue lo que hizo contigo, no de un modo consciente, no lo hizo a sabiendas, ni con intenciones de lastimarte, pero lo hizo. ¿Tú no tienes derecho a hacerlo? No, claro que no lo tienes. – Dijo al ver que estaba por contestarle. – Pero si tienes derecho a intentar ser feliz.

– No te entiendo, Mallie. – Hablé, confundido. – Creí que Michelle no estaba entre tus preferidas, y ahora, de repente, quieres que intente solucionar mi vida con ella. Usándola. No puedo hacerlo, porque todos merecemos a alguien que nos ame, ¿No lo crees?

– No estaba entre mis favoritas, claro que no. – Respondió con calma. – pero eso cambió cuando me di cuenta de que te ama. No es la chiquilla tonta que creí que era. La he conocido mejor gracias a que te has empecinado en dejarnos solas para correr a los bosques a llorar como una niña.

– ¡Detente! – Musité con enojo. – ¿Por qué me haces esto?

– Porque es la única forma en la que te darás cuenta de todo... – Contestó.

– No quiero seguir esta conversación... – Me levanté del lugar donde estábamos sentados, y caminé en la dirección opuesta a su ubicación.

Quería pensar que había sido cruel, pero no. Sólo había dicho la verdad. El cuerpo me temblaba por sus palabras, que se arremolinaban en mi mente como si me las estuviera susurrando al oído una y otra vez, una y otra vez...

¿No has aprendido nada?”

“...te has empecinado en dejarnos solas para correr a los bosques a llorar como una niña...”

¿Me ves arrastrándome como un gusano?”

“¿Y que fue lo que te hicieron a ti? ¿Acaso no han jugado contigo? Dos veces...”

Abandoné ese sitio, lleno de gente, yéndome a otro lugar. La ira había vuelto a mí ser, pero no estaba dirigida a mi hermana, sino a mi mismo. A mi cobardía, a mis pocas ganas de sanar, a mis recuerdos.

Tal vez ella no me entendía porque era mucho más fuerte que yo. Había pasado por tantas cosas a lo largo de su vida, que esto no significaba nada para ella, pero mi destino había estado marcado por el desamor, y eso sólo me daba una pauta.

No merecía el amor. Ni de Julia, ni de Renesmee, ni de nadie. No lo merecía porque era un monstruo. Porque había destruido a mi familia, había asesinado a mi padre, y había transformado la vida de Malenne en un calvario eterno. La había condenado a acompañarme para siempre.

Terminé sentado en la azotea de un gran edificio en esa bella cuidad. Dejé que anocheciera, y que la oscuridad me tragara, me engullera.

Si hubiese sido humano, tal vez el frío me habría matado, pero no lo era, y a pesar de eso, también a veces me sentía sin un abrigo. Pensé en ella, en la única mujer que amaba. En mi pequeño ángel, Renesmee.

A pesar de dolor, me era imposible no sonreír cuando la tenía en mente, cuando pensaba en su rostro, en todo lo que ella representaba para mí...

Había dejado de entrar en su mente, porque cada vez que lo hacía, me daba cuenta de que estaba repleta del amor que sentía por él... y aunque podía aceptar que lo amara, no podía soportar percibir ese sentamiento, cuando en realidad, sólo me hubiese gustado que su corazón me perteneciera, como el mío a ella.

– Aquí estas... – Dijo Michelle en la oscuridad.

Giré el cuello en todas las direcciones, pero no podía verla.

– No deberías usar tu don conmigo. Es de mala educación. Recuerda que somos familia ahora. – Respondí, algo malhumorado.

Escuché sus pasos acercarse, pero era estresante no verla. Ese talento suyo era asombroso.

– Lo siento mucho. – Sonó su voz a mi lado, para luego aparecerse sentada a mi costado.

– ¿Qué haces aquí? – Pregunté, girándome para ver la luna, que había aparecido luego de un día cubierto de nubes.

– Estaba preocupada. – Respondió con apremio.

– Sé cuidarme, Michelle, pero gracias. Estoy bien.

– No, no lo estas. Estabas pensando en ella... – Dijo con rapidez.

¿Para que mentir? Al final de cuentas, ellas se daban cuenta de todo.

– Me gustaría ayudarte a que la olvidaras. – Dijo luego de unos minutos en silencio.

– No veo como. – Contesté.

– Tú piensas que soy una tonta... – Comenzó, pero no pude evitar interrumpirla.

– Eso no es cierto. No lo creo. – Aunque luego agregué. – Antes, cuando estábamos en Alaska, y nada de todo lo que pasó había sucedido aún, bueno, en ese momento lo creía, pero desde que te conozco mejor, me he dado cuenta que no.

– Gracias, me alegra escuchar eso. – Musitó.

– Pero igualmente, no cambia las cosas. – Susurré luego.

Se giró y me observó con sus enormes ojos dorados.

– Yo te amo, Raphael. – Dijo muy convencida, con total naturalidad. – Y sé que cometí muchos errores, y fui una tonta en muchos sentidos. Pero a pesar de eso, he hecho todo lo que pude para cambiarlo, para ser digna de ti...

No esperaba que fuera tan clara con sus sentimientos. Me había dejado sorprendido por completo.

– No quiero lastimarte. Sé lo que se siente un amor no correspondido, no se lo deseo a nadie. – Contesté.

– No se lo deseas a nadie, pero tampoco quieres superarlo. – Dijo con dureza, desviando la mirada. – ¿Qué harás? Esperas otros doscientos años, o ¿Tendré que hacerlo yo? Soy capaz de hacerlo. No tengo idea de la dimensión de ese tiempo, todo esto sigue siendo nuevo para mí, a pesar de que ya han pasado tres años desde que me convertí... pero si debo aguardarte doscientos, trescientos años, ten la seguridad de que aquí voy a estar, a tu lado.

– Eso sólo te lastimará, y no quiero verte mal. – Le dije.

– Yo tampoco quiero verte mal a ti, por eso te estoy diciendo esto. – Murmuró. – Yo siento esto desde que te vi por primera vez. Desde que mis ojos se posaron en ti en Alaska.

– Pero yo no puedo retribuirte todos tus sentimientos. – Quise hacerla entrar en razón. – Eres una gran persona, y mereces un amor verdadero. Alguien que te pueda amar de verdad.

– ¿Y que si no quiero eso? – Inquirió – Si tan sólo te quiero a ti, sólo amarte a ti.

No respondí, no sabía como.

– No paras de pensar en ella. – Continuó, mirándome, acercándose más. – Ella no te ama, ama a otro. Ama a Jacob. Y eso no puedes cambiarlo, no importa cuanto lo desees.

Sus palabras dolieron, claro que lo hicieron.

– Eso lo sé. – Contesté con un hilo de voz.

– ¿Te conformarás toda la eternidad con sus palabras? – Atacó de nuevo. – “Eres demasiado para mí” – Murmuró imitando con desgarradora precisión su voz. – Esa es sólo una forma menos cruel de decir que no eres suficiente.

Fue como un puñal, toda la frase fue como un puñal.

– ¡Por favor! – Supliqué. – ¡No hagas esto!

– ¿Qué no haga que? – Preguntó con tristeza.

– ¡No me lastimes más! – Mi cuerpo se estremecía de dolor, de miedo, de tristeza.

– Yo estoy aquí, y te amo, y entrego todo lo que tengo por ti. Dame una oportunidad... – Suplicó.

Sentía como las fuerzas me abandonaban. Como mi cuerpo, mi mente, mi corazón gritaban. Decían que ella tenía razón, que era tiempo de dejar de sufrir, de hacer algo porque todo lo malo se fuera.

Tal vez vio ese momento de debilidad, tal vez fue consciente de mi confusión. Se acercó lo más que pudo, y tomó mi rostro en sus manos.

No podía hacer nada para detenerla, porque todo daba vueltas, estaba perdido en esa asquerosa agonía.

– Te amo, Raphael Blancquarts. – Susurró. – Y sí, tal vez seas demasiado para mí, y por eso nunca te dejaré, nunca te lastimaré.

Comenzó a acercar su rostro al mío, decidida, y no podía hacer nada, porque sus palabras me habían desarmado.

Tal vez era tiempo de tomar una medida drástica. Quizás ella podría reconstruir mi corazón, que estaba partido en miles de fragmentos pequeños, quizás ella tuviera la paciencia, las ganas de soportar mi melancolía, mi forma de ser, todo.

– Dame la oportunidad de hacerte feliz. – Continuaba avanzando, sin apresurarse, pero sin detenerse.

– No quiero lastimar a nadie... – Logré articular. – No quiero jugar contigo.

– Si esto es un juego, sólo haz de cuenta que conozco las reglas, y las consecuencias.

Y finalizó el trayecto, apoyando sus labios en los míos, mientras ambos nos rendíamos con un gemido lastimero.

Ella porque sabía que, a pesar de todo, no le pertenecía, y yo porque deseaba que sus labios, calidos a mi tacto, fueran en realidad los de ella, esos que recordaba tan deliciosos y sofocantes, los de Renesmee...

37 comentarios:

Anónimo dijo...

Ohhh..! Pabli..! Y Me Vas A Dejar..! Esto Hasta Aqui...!!!? .! necesito saber q paso?? despues de ese beso..! xq nos haces las cosas tan dificiles.. no vamos a saber mas nada de raph?? y q paso la cosa llego mas alla o q ..!? porque el proximo capi es de malenne..!!!!!! solamente de ella.. y no voy a saber q paso..! no es justoo en serio =( o no..! casi se me sale el corazon yme pong a llorar por mi raph esta sufriendo demasiado..! pero q bueno ojala y si de una oporunidad con michie..! pero no te voy a negar q hubiera preferido q se quedara con nessie..!! o nessie se quedara con el ..! ;)..
plasmastes muy bien todo el dolor de raph por un momento fue mio..!
ahora espero el final alternativo y el otro capi de malenne..!!!!
ahh y cuando sale la continuacion de Ocaso Borel.. Xq Me Imagino Q Hay Continuacio..!?
y Me encanto q micvhie fuera clara consisa..! al grano..! y q no andara con rodeos..
ahh y malenne me impresiono cuando le dijo q siel la veia arrastrandose como un gusano ..!!!
pero en fin..!!!!!!
gracias por este y x todo
desde: Venezuela..!
Att: Osbe ♥

anamart05 dijo...

FELICIDADES, este capitulo te quedo genial, pero ¿que pasa luego?
Nos has dejado con la incognita, de que le pasa a Reneesme en la luna de miel, y ahora con lo que pasa despues del beso.........
Jo, quiero más..... ¿Hay una nueva historia con todo eso?..... Di que si, di que si.....
Al final dejas a Raphael con Michiel, ..... me gustaba tanto Rap y Nessi......pero, bueno todo no se puede tener....

Y el dolor de Raph,... de verdad, muy bueno el capitulo y gracias por compartir con todos.
Besos desde España

Anónimo dijo...

mmm..!!!muy bonito..de verdad que tienes un don para escribir....pero como dicen los comentarios que pasa despues???es la gran pregunta..................espero tener pronto una respuesta.........

C!@r@ dijo...

Dioxxx.... que Capitulo Pabli.. de verdad esta bueno, pero xq eres tan malo y nos dejas a las expectativas... Has mejorado muchisimo desde ese primer capitulo de Ocaso... Gracias x compartir tu talento con nosotros...

LISY dijo...

Amor, simplemente ,amor del mas puro y sensual eso es este epilogo PABLI

Mi comentario viene despues.

Besos y abrazos, Querido amigo.

LISY

TZIPANI dijo...

super pabli me encanto el capi pero hubiera preferido a renesmee y el juntos, espero el FINAL ALTERNATIVO!!! y el epilogo de melenne tkm nos vemos

Anónimo dijo...

este capitulo es espectacular,por algo lo mejpr de tu novela es el personaje de Raphael Blanquarts(además de Edward ,que es de S.M.)
Un personaje maravilloso que debería tener una mejor recompensa en su vida inmortal que el amor no correspondido.Al menos eso pensó S.M. y le regaló al magnifico Edward no sólo el amor inmortal de Bella sino también una perfecta familia incluyendo una hija.
Yolanda .España.

Sandra Zulieth dijo...

wow....estupendo....todos asas emociones q nos haces sentir cuando leemos...sencillamente espectacular...super....ahora espero el de Mallie...y tal vez...xq no haces el de MItch??.....bueno simplemente...sin palabras....fantastico...aahh piensa en mis consejos...tal vez t ayuden...cuidat...besos ;)
Att: Sandra Zuly Velandia Lizarazo :D

Janeth dijo...

que bello...........!!!!!!!!!!!!!pero malenne tambien debera encontrar un amor porque ella tambien perdio toda su vida cuidando de raphael...no se merece un final feliz..???

Anónimo dijo...

Wow q lindo, pobre Raph, sufre por el amor, bueno quien no lo a echo felizidades!! y a esperar el de malene!!
Atte. Zyanya desde Mexico

Mickytaa dijo...

Llore de una manera que vos no te das una idea.
Entiendo a Raphael. Es horrible amar a alguien y que a la vez otro alguien te ame. Pero a la vez entiendo a Michelle y me encantaria por haber tenido esa seguridad, esa fuerza, ese todo para decir lo que ella dijo cuando tube la oportunidad. Este capitulo fue el que mas me llego de todo lo que escribiste. Y gracias a este capitulo, talvez, pueda aceptar el desagradable final que le diste a tu fan fict. Aceptar y hasta me puede agradar.

Con respecto a lo que pusiste antes del capitulo, sí, Rpahael me llegó tal cual lo imaginaba. Quiza algo mas absurdo, pero no existe la persona perfecta. Pero es tu personaje, vos podias escribir lo que vos quisieras que iba a estar perfecto, ya que una cosa es lo que muestra y otra es lo que piensa. No todos son el espejo de su alma, algunos lo saben empañar bastante bien.


Como siempre. Excelente (Y)

Estefanía Molina dijo...

:O!!!!!!!!!!!! ME ENCANTÓ! >.<
en serio sisi me encantó... escribes genial, en serio, me gustó mucho como describiste todo, como fue narrada la historia desde el dolor de Raphael *-* seguiré visitando siempre ^^
Felicitaciones :D
Atte... Estefanía Molina :]

Rocío dijo...

Aaaaaah... qué dificil, tu sabes que Raph es mi debilidad, pero ¿Conformarse? ¡No quiero eso para él.
Sé demasiado del tema, conozco ese sentimiento y lo terrible que es darse cuenta con el tiempo que no es suficiente, que por más que trates de convencerte, nunca esa persona con la que te conformaste llenará todas tus expectativas.
Pero... es tu libro, tu mandas, ñaka, como yo mando en el mio... y quien sabe si, en la secuela por ejemplo, vemos que las cosas mejoran, siempre existen los amores a segunda vista o nuevos amores, tengo fe en lo que viene.

Ajummmm... quería tanto leer este epílogo, saber si el modo en como yo percibía a Raphael coincidía con el tuyo ¡Y lo es! me llenaste de sentimientos, de tristezas, puedo asegurar que nunca, en todos los capítulos que te he leído me he sentido tan apenada.

Y es que este pobre hombre, tiene tanto de qué lamentarse y, quizás algunos dirán que exagera, como de hecho piensa Mallene, por el modo en que le habló. Pero hay que estar en su piel para comprender realmente la culpa que carga en su espalda, además, también ayuda a comprender la intensidad con la que ama.
No puedo negar que me gustó el modo en que Mishelle llegó a él, escudándose en su poder, sin ponerlo sobreaviso, no permitiéndole pensar, ni siquiera cuando lo besó, porque ese hombre, cuando piensa se espanta y ella lo conoce, ha tenido bastante tiempo para observarlo y darse cuenta de cómo es y lo que necesitaba para conseguirlo.

Espero el epílogo Mallene, estoy segura de que ella traerá sorpresas, siempre tan malvada, ñaka, ñaka.

Pero lo que más ansío, es el final alternativo, ¡Quememos al chucho en la pira!! jajajaja

Sabes cuánto te quiero, nos vemos en un rato!!

Rocío.

Arielle Fernanda Andino Castro dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Arielle Fernanda Andino Castro dijo...

Awww.. Me Encanto el Capitulo ..Pero En Serio Me Matas!! Qe Pasa Despuees! (?) T_T... Estoy Ansiosa Por Leer El Epilogo de Mallie :)
Saludos :D

Anónimo dijo...

estuvo espectacular como siempre..... malenne debe encontrar el amor verdadero y eterno.me encanto cuando michi le dijo q isiera de cuentas q era un juego y q ella sabia las reglas y consecuencias...me imagino que hay continuacion...¡¡¡no me puedes dejar asi......
desde:venezuela¡¡¡¡
att:loa

stefy dijo...

Hmmm.... definitivamente bueno.... pro q pasa desps....!!!! De todas maneras el no la kiere pro puede ser de ayuda para disolver su dolor x nessie..... pro me encantaria saber el punto de vista de malenne.... me muero x q la semana pase ... y desps de todo.... comenzar con el otro libro.... estoy ansiosa... ME ENCNATA ... GRAX X TODO!! :D :) :-)

Alhelí dijo...

ola pabli!! no te pases eres un maestrazo escribiendo me envolviste en tu libro y me alegra que lo encontrara hasta que ya tuvieras todo escrito pues yo lo lei todo en tres dias y agonizaba tener que ir a dormir sabiendo que la historia seguia!! y yo ya no podia seguir leyendola!

pfff!! tienes una manera de escribir extraordinaria!! cada capitulo es maravilloso!! y creeme ya ando en pleno delirio esperando la continuacion de ocaso boreal y asi como un libro o varios capitulos mas de raphael.... este personaje lo deberias de explotar pues no es mas que de tu misma autoria!!

Wow la vida de Renesmee fue de lo mejor!!

solo se que pfff eres un gran escritor. me dejaste entradisisisima con las diversas historias hay varias cosas inconclusas asi que espero no nos dejes con la incertidubre please! jaja


y pues no dudo que en un futuro no muy lejano me encontrare en una libreria comprando tus libros....(es bueno tomarse de una historia ya estructurada como inicio pero se que no hay como una historia propia!!! y de seguo con esa nos haras volar = que con estas) TU PUEDES CHICO!

LISY dijo...

Raphael sufre de un continuo estado de depresion por no poder, ni querer, olvidar a Nessie, Al mismo tiempo, el dolor que siente le da vida como para seguir soportando su solitaria eternidad.

En la profundidad de su mente solo habitan sombras y con solo pensar en hermosa nina, se ilumina su densa obscuridad. Raphael se siente culpable de todas las terribles desgracias que sucedieron en su familia cuando el era joven y humano, desde la muerte de su padre, hasta de la conversion de Malenne. Se creia indigno de que alguien lo quiciera, porque creia que todo lo que habia hecho durante su existencia era malo y que alguien como el no merecia ser amado. El primer amor que tuvo ya estaba olvidado, pero su amor por Nessie seguia latente en su corazon como el primer dia. El nesecitaba de sus recuerdos, queria revivir todos sus momentos con ella, sentir otra ves la sensualidad de su sercania, la dulsura de sus besos, sus ardientes caricias, el perfume de su piel y sus abrazos tan exitantes, porque eso le permitia seguir adelante con un poco de ilucion en su vacia eternidad, deseaba sonar con ella, aunque estaba conciente de que no habia esperanzas de que algun dia su dulce angel le perteneciera. Despues que volvia a la realidad, caia otra vez en su desesperante negrura.

Cuando Malenne hablo con su hermano, lo hizo con amor, aunque sabia que lo estaba lastimando al ser exageradamente dura con el. Su intencion era sacarlo de esa maligna profundidad en que se habia sumergido. Michelle amaba a Raphael, eso lo sabia porque lo veia muy claro, y aunque a ella no le caia realmente bien esta chica, penso que si el se fijaba en ella, con su amor tal vez podria ayudarlo a salir de esa existencia miserable en la que se mantenia.

Michelle por su parte , tambien sufria en silencio, y a pesar de que no decia nada con su boca, sus ojos la delataban. Hacia tanto tiempo que amaba a Raphael, que ya no soporto verlo asi. Tomando la decision de hablarle, salio detras de el, usando su invisivilidad. Ella le pregunto que hacia, y el la busco pero no pudo verla asi que la reprendio por usar su don con el. En seguida Michelle le pidio que la dejara ayudarle, Raphael trato de negarse, pero ella insistio y sin mas le declaro que lo amaba desde que lo vio por primera vez, y al igual que Malenne, le hablo duro para que entendiera que nunca podria tener a Nessie, y que ella lo amaria como el se merecia, si le daba la oportunidad. Cuando Raphael empezo a flaquear penso que posiblemente existiera un rayito de esperanza para seguir viviendo y que tal vez esta joven se lo proporcionaria, ella se decidio en ese momento y lo beso entregandole todo su amor. El ya debil se dejo llevar y se entrego al beso, pero pensando en Renesmee.

PABLI, esto es mas bien un resumen de tu epilogo, pero lo hice para senalar todos los sacrificios, y los sufrimientos por los que el amor no correspondido les hizo pasar. Tu narracion de los sentimientos de "tus personajes", contienen partes de tu vida, Es interesante la forma en que te internas no solo en Raphael con el cual estuviste fabuloso, sino en cada uno de tus protagonistas.
Todas las ideas y pensamientos de ellos dejan una estela de pasion, y deseo. Hay desesperacion pero tambien esperanza, aunque la vislumbren a largo plazo. y una muestra de ello es que se estan entregando a lo poco que tienen por ahora para lograr sobrevivir.

PABLI, este es uno de tus mejores escritos y la explicacion de todos los sentimientos es magnifica, Querido amigo.

Sigue adelante que ya heres un buen escritor, Pablo Raphael Sanchez.

Besos y abrazos,

LISY

Cibele dijo...

Congratulaciones!

euri dijo...

wow! Pude Sentir la Tristeza de Raphael! ¡Increible! Me encanta!

Anónimo dijo...

perfectooo! ....Awww ...Me encantan raph y mich seria tan tierno!

Anónimo dijo...

wooo me encanto quiero saber k paso despues del beso...
me encanta como escribes pabli

Sary Madera dijo...

Wouu!! Definitivamente espectacular... Me gusta mucho como muestras a Raphael...
Me da pena q sufra tanto, porque el tambien es una buena persona aunque no lo crea, ojala y le de una oportunidad a Mich, no se merece sufrir por Nessy porque ella es feliz, y ps Mich lo ama y podria ayudarlos a olvidar...

Bueno espero que nos sigas dando capitulos de estos para saber como sigue...
Excelente como siempre!!

Besitos te quidas...!!!

María Alejandra Aguilera dijo...

No lo puedo creeeeeerrrrrr! Como lo vas a dejar hasta ahí?? INJUSTOOOOOOO! AMO A RAPH!!!! Y si me permites la opinión creo que esa niña michelle no le queda naaada bien. Ese vampiro maravilloso se merece algo muuuuuuchoooooo mejor. Aún no logro superar lo que hizo esa idiota caprichosa e infantil. Pero bue, tu sabrás y además todos merecen segundas oportunidades no? Una cosa si te digo :_ PORRRR FAVORRRRR CONTINUA OCASO BOREAL!!!!! Todos merecemos saber que pasa con nessie y si se creará la criatura perfecta con la union del lobo y el vampiro. Besos pabli desde Venezuela <3

Anónimo dijo...

cryss cullen
Mas qwe un epilogo me parece un prologo de aqwi puedes sacar un libro extraordinario tienes mucho material y con tu genialidaz escribiendo..... no hagas desaparecer a Rapha mall y mich!!!!!Este capit ha sido muy triste y no se ve salida si se qweda asi besos Pabli

Melina Duré dijo...

No puedo entender xq todavia anhelan tanto ver a Raphael y Reneesme juntos. No lo entiendo.
Me hace muy feliz haber leido Ocaso, xq lo q más me gusto, llego, lleno,lo más lindo fue conocer a RAPHAEL!!!. Pero si llegue a Ocaso fue la relación directa con la saga y debo mi amor a Jake tmb y no podria hacerle ese desplante, d q Nessie lo abandone. Es un sentimiento espantoso q no comparto.
Raphael se merece ser feliz y bueno ahora esta dolido y se aferra a su amor por Nessie, pero con ganas de a poquito podria permitirse ver a Michelle como alguien probable d amar.
Si él lo intenta, xq es él quién debiera darse la oportunidad d amar a Mich podria funcionar.
En cuanto Michelle lo q hizo, lo hizo obligada, por miedo y por amor. Porque la condenan.

Nicole dijo...

Holaaa, me gustooo demasiado, en serio. Recien empiezo a leerte y Wow!

Besos. Por favor lee el mio:

http://continuacionamancer.blogspot.com/

Anónimo dijo...

mmm..muy bonito de verdad, eres incrible escribiendo....pero como dicen todos los comentarios que pasa despues??? Diosss no es justo¬¬ ...pero bueno,,, y despues Malenne,,,puff a mi me va a dar un ataque,, pero sin duda el mejor va a ser el final, el de ness y raph*
a mi si que me parecio bien que se quedase con jake,merecia ser feliz el pobre chico,,ya serria gafada que le deje la madre y la hija...
jejej
un beso, y muchas gracias:P

laurix dijo...

Hola Pabli se que me e tardadoen poner mi comentario pero se me ha complicado mucho pero aki estoy el capitulolo lei desde el viernes y la verdad me fascino te quedo ncreible y solo kiero darte mis felicitaciones porke te llegaste a involucrar tanto con el personaje de Raph y lo describes de tal manera que lo Amo cada dia mas se que el es parte de ti y ke asi es un poco tu personalidad ta has mostrado en este personaje tan maravillosamente ke estoy realmente impactada por tu capacidad de escribir y de relatar todas las cosas ke dices y ke siente y como te lo mencione antes kiero darle las gracias a tu musa o a tu familia que son las personas ke dte dan el apoyo y para que sigan asi apoyandote para que sigas escribiendo asi como lo haces....
Bueno con el capitulo la verdad me quede con la boca abierta me duele que mi Raph este sufriendo de esamanera se ke los vampiros cuando odian es para siempre y asi pasa cuando aman y el esta sufriendo por un amor ke no fue correspondido y creo ke Mallie tienen razon al decirle ke solo jugaron con el porke en realidad asi fue porke talvez nessie no lo kiso asi asi pero le dio muchas allas a Raph y eso me tiene muy enojada y triste porke el se merece la felicidad a sufrido bastante con todo su pasado y su presente... Espero ke michie le de ese final feeliz ke se merece aunke va tener ke esperar mucho tiempo porke un amor como lo sienten los vampiros no se olvida de la noche a la mañana solo el espero 200 años para volverse a enamorar y espero ella no se canse...
me fascino ese final ese beso la verdad aveces te ODIO y aveces te AMO porke me dejas comiendome las uñas y esperar ke va a pasar en el sig. cap. pero este me duele mas porke ya no tendra continuacio ahora viene el de Mallie solo espero ke cuentes un pokito cuando ella estuvo separada de Raph esos diez años ke mas hizo y ke pensaba, bueno me te dejo y no me despido te vere el sig viernes..
com amor LAU besos y mis bendicioness!!

Anónimo dijo...

geniall... me gustó y creo q seria bueno una continuación :) besho

Anónimo dijo...

Liah...


Bueno definitivamente,vdd como es muy claro y evidente, tienes un gran don, un talento q para mi seria un desperdicio no epxlotar hata q ya no puedas mas....
Stoy deseando ver el epilogo 3, xq sinceramente detestaria ver a raph con mich, y bueno stem la vdd q quiero leer el final alternativo con nessy q es como bueno haha ami me hubiera encantado.
Hace tiempo ene l ulitmo cap de la historia pues yo hice saber mi descontento con el embarazo d nessy y demas spero q el comentario no t halla ofendido si no mas bn lo tomes en cuenta en futuros trabajos, pues creo q x ahi como q se te ha ido un poco el hilo me parece q perdiste x un instante la nocion para mi fue decepcinante pues leer q ya quedara embarazada y demas... en fin ademas d ese detallito quiero enviarte desde Costa Rica un gran apoyo y gran admiracion x tu trabajo!!!!!!!!! sigue adelante en ste arte, de artista a artista (aunq el scribir no es MI mayor area ya q canto) no hay nada mas bello q hacer lo q a uno le nace del corazon asi q sigue scribiendo porfavos.

abram cullen dijo...

abli una regunta cuando sacaras el eilogo 2 de melanne porfaor sacalo esta muy buea la historia

vampirita4siempre dijo...

genialiiziimOOO

NO LO PUEDO SUPERAR


= )

Llovisna dijo...

I de II..
"Ay...De que me sirve ay que me quiera esa persona que no quiero que me quiera, si la que quiero ay que me quiera, no me quiere como quiero que me quiera" (El problemon de Bonka, un grupo de músicos Colombianos)...

Encontré esa canción que me sale (en la primera parte) jajaja y en general al personaje de Raph le sale toda...Se encuentra en una situación difícil, entre permitirse amar a otra persona o seguir aferrado al pasado, al recuerdo de un amor que no le puede corresponder...mmmm, vaya, vaya!! Además, no se si concluí mal, pero entonces Raph decide estar con Michelle porque es una manera de recordar a través de su presencia, a través de cada roce, caricia, beso a Renesmée???? Pero por su parte, ella es consciente de que esta jugando con fuego o candela y es posible que se pueda quemar en el intento... Es que amar es muy bonito y todo el cuento, pero el problema esta dado en que cuando esa persona entrega amor, y uno solo puede brindar un querer que no se aproxima o asemeja a ese amor que se nos esta dando, se puede generar una brecha demasiado grande...en fin, los dos saben a ciencia cuasi cierta a lo que se están arriesgando!!!

De otra parte, como lo había mencionado en otro comment, me fue necesario leer nuevamente el epilogo de Raph porque cuando lo había leído, no me sentí compenetrada con lo que estaba leyendo (una cuestión netamente mía), creo que tal vez por el hecho de que en ese momento Mich aún no me parecía la persona idónea para Raph, pero luego de haber leído el epilogo de Malenne, pude comprender más a fondo la situación de Mich y todo lo que esta dispuesta a hacer para demostrar a Raph cuanto lo ama...

Me gusto mucho viajar a través de las letras al pasado de Raph, conocer más a fondo la situación en la que se encontraba, al tener un padre que pese a que desea lo mejor para su hijo, por la cultura en la que se desenvuelven debe obligarlo a estudiar, ser y actuar como él diga y no como su hijo desea, y pues también es comprensible la situación de la mamá de Raph, ella se encuentra en medido de un conflicto entre su pareja y su hijo!! En si estaba atada de manos para tomar un partido...(continua)

Llovisna dijo...

II de II...
Con lo que Malenne le dijo a Raph, sobre a que huye hacia la soledad a llorar como una niñita, mmmm pues si estoy de acuerdo con ella, porque él se ha empeñado en vivir atrapado en el pasado, en los recuerdos que tanto lo atormentan y le afectan, a él le gusta recordar el dolor, porque siente que es la manera de retribuir o recordarse siempre que (supuestamente) por culpa de su mala decisión, toda su familia y futuro se vino abajo, que por su causa Malenne esta atada a él por la eternidad....mmmm ¿Cuándo comprenderá que existen situaciones que nos superan, que ni por más que intentemos luchar contra el destino, éste ya esta escrito y aunque lo tomemos del pelo, demos mil y una vueltas, éste encontrará la manera de que todo este en el lugar que corresponde (las cosas pasan porque tienen que pasar y no por simple suerte o azar)?

En fin Pablo, este epilogo me encanto muchisisimo, de igual forma superaste mis expectativas y he quedado fascinada. Es una lastima que hayan tan solo treinta y pico comentarios porque se que pese a que escribir es una pasión para ti, de igual forma debes sacrificar tiempo mientras pasar a word cada capítulo y escrito, y además de cumplir con que cada viernes este lo que prometes en el blog, y lo menos que se espera es que la gente lo reciba con agrado y den sus opiniones abiertamente como lo han venido haciendo hasta el capítulo final de OB, y si es hiriente para mi como lectora que desde el comienzo he seguido la historia y en cada cap he visto que como mínimo comentan 45-50 personas, y me tomo la molestia de leer la mayoría (en especial los larguitos), ver que hoy 25-05-2011 a las 3.18 am solo hay 35 comments incluyendo el mio, me parece el colmo (lo siento si suena duro o feo) pero no comprendo que pasa con las lectoras ¿A caso solo están entrando, leyendo y hasta luego? ¿Qué es lo que está pasando? mmmm, en fin.

Como siempre gracias por esta gran entrega, por permitirnos conocer tu trabajo. No te puedo decir que no te desanimes por lo que ha pasado porque sería ilógico, lo que si te puedo decir es que pese a que sea una situación difícil y desmotive, levántate!!! alza la frente y sigue hacia adelante. De nuevo, Recuerda que "eres lo que haces. No pidas perdón y que el viento sople a tu favor"...

Besos, qué estés muy bien y ánimos!!!

Angélica Villarreal

Anónimo dijo...

muy bueno.. pero siempre nos dejas con ganas de mas jejejeje---- kt