Antes que nada quiero darles la bienvenida, muchas gracias por visitarme y leer esta historia, la que tanto disfruté escribiendo.

Nada podría hacer para agradecérselo,

Pablo Sanz.


Disclaimer

Los Personajes de esta historia no me pertenecen. Son propiedad de la señora Stephenie Meyer, autora de la Saga Crepúsculo, y por lo tanto, esta novela es solamente un Fan Fiction de mi autoría, que no guarda relación alguna con ella o cualquier otra cosa referente a su persona.
Aclaro esto, para evitar malos entendidos.

Seguidores

viernes, 1 de abril de 2011

Capítulo Treinta y Siete: Planes.


Bueno Chicos, este camino se acaba, parecía ayer que todo empezaba, y creo que ni yo me imaginé que todo pasaría tan rápido, es decir, pensaba en el momento en el que subiría el último capítulo, pero lo veía como algo tan lejano, ¡y ahora resulta que faltan dos semanas!

Espero que les guste esta nueva etapa de la historia, se les quiere mucho,

Pabli

Planes.

Estaba segura de que no era algo que hubiera esperado, estaba segura de que habría imaginado muchas cosas, millones. Todas, menos eso.

Su rostro se transformó en algo irreconocible, algo indescifrable. No podía leerlo, como siempre había hecho. Jacob era una persona transparente, empezando por su semblante, que siempre había reflejado hasta las última de las emociones que merodeaban por su cabeza y también por su corazón, y terminando por el resto de su cuerpo, que reflejaba por completo sus incomodidades, como además las cosas que lo ponían contento y de buen humor.

Ahora, no tenía una sola pista por la cual guiarme, estaba tieso como una escoba, y me contemplaba con sus ojos oscuros surcados por una emoción, que dentro de mi complejo de culpa, me pareció despecho. No esperaba compresión desde el primer segundo, aunque creo que había tenido la vaga esperaza de que, en cualquier caso, me perdonaría indiscriminadamente, pero en ese momento, sus perfectos rasgos morenos no evidenciaban eso ni por casualidad. Había hecho algo que justificaba por completo que no me perdonara, o que se tomara su tiempo para hacerlo, al final de cuentas, había cometido una falta grave, y merecía una buena reprimenda por ello, tal vez días sin verlo. Ahora que estábamos juntos de nuevo, estaba por completo segura que una nueva separación, en la que él se alejaba de mí, me dolería mucho.

Sí, tal vez eso.

O que me pagara con la misma moneda, no podría decir nada, pero si sabía algo, era que él jamás lo haría, no era como yo, una tonta sin límites. De cualquier modo, conociéndome, sabía que cualquiera que tocara esos labios, la pagaría muy caro, porque me encargaría de arrancarle hasta el último miembro de su cuerpo.

Quería que dijera algo, que me insultara siquiera, porque esa indiferencia me estaba matando, hundiéndome en muchas posibles teorías. Ninguna favorecedora para mí, desde luego.

– Di algo, por favor. – Supliqué. El silencio siempre me había gustado, y me había refugiado en él mucho tiempo, pero ese mutismo me ponía los nervios de punta.

Pestaño dos veces y desvió la mirada, cortando el contacto visual conmigo. Me asusté mucho por ese gesto, tanto que mi estomago comenzó a retorcerse con una fuerza que jamás había sentido.

Contempló el paisaje del bosque unos segundos, segundos que se me hicieron eternos, malditamente eternos, porque ni una sola palabra salía de sus labios.

– ¿Qué es exactamente lo que quieres que diga? – Preguntó entonces, para mi sorpresa.

– No lo sé… – Contesté con la voz teñida de desesperación. – Insúltame, dime que soy una cualquiera, denígrame como quieras, pero luego júrame que me perdonas…

– No puedo hacer eso… – Murmuró.

El corazón se me congeló en ese segundo, y deseé haber muerto. ¿Había dicho que no podía perdonarme? De seguro mi rostro se tornó lívido, porque luego agregó:

– No puedo insultarte, ni denigrarte. – Musitó. Pude respirar con tranquilidad en cuanto comprendí sus palabras. El alivio llegó tan rápido como había ingresado a mi pecho la desesperación, un segundo antes.

– No sabes cuanto lo siento… – Me justifiqué. – Nunca hubiese querido lastimarte de esta forma…

– ¿Por qué lo hiciste? – Preguntó mirándome de nuevo. – ¿Por qué lo besaste? Aunque tengo la fuerte corazonada que la palabra chico, en realidad quiere decir, vampiro

Era obvio que lo adivinaría, al final de cuentas, creo que me conocía lo suficiente como para saber que no andaría por la vida besando a cualquiera, como bien sabía él, mis únicos amigos en Juneau habían sido Raphael y Malenne, y eso reducía las posibilidades, ¿A quien otro a parte de mi mejor amigo podría haber besado?

– ¿Me dejarás contarte toda la historia? – Pregunté. – Esa es la mejor forma en la que lo entiendas.

– ¿Qué otra cosa puedo hacer, aparte de oír todo lo que tengas para decir, Renesmee? – Inquirió escogiéndose de hombros. Estaba dolido, eso era algo obvio, algo que me carcomía el pecho mucho más de lo que hubiera podido imaginar. ¿Que hubiera dado por seguir besándolo y decirle que lo amaba, convencerlo por ese medio de que realmente no había significado algo realmente importante para mí…? Sin embargo, esos no eran los medios para hacerlo, porque habría sido utilizar su necesidad de mí y todo lo que había tenido que soportar en los últimos meses, a mi favor. Si me iba a perdonar, debía hacerlo pura y sinceramente, sin que medie otra actitud.

Decidí que lo mejor era continuar con mi historia, esa que él debía saber. No estaba al corriente de si, igualmente, me exoneraría, al final de cuentas, nadie me había obligado a hacerlo, y no era tan cínica como para echarle la culpa de las cosas a Raphael, diciendo que él me había besado y que yo había sido la victima en esa situación… Algo me decía que, tarde o temprano, y a pesar de que los hermanos Blancquarts me habían dicho que me dejaban para siempre, el encuentro entre Raphael y Jacob, se materializaría en algún momento.

– Yo no sé por que decidí ocultarlo todo, las cosas pasaron tan rápido… – Comencé a decir. Y allí continué, haciéndole saber todas y cada una de las situaciones que había vivido. El primer encuentro, las charlas, las historias de mis amigos, en las cuales me detuve especialmente, incluso Jake con su intolerancia a los vampiros que no sean de mi familia, debía conocer bien sus inicios. Comenté nuestra única salida nocturna, lo bien que la había pasado. Le conté acerca de Michelle, de Steven, de la tarde en la que me sorprendió con esa actitud con tan poco de hombre, de la discusión con mi amiga, del apoyo de Raphael y Malenne, del fin de semana mágico que pasé con ellos, de la fiesta a la que había asistido, de cuando me di cuenta de que el vampiro de cabello rojizo sentía algo por mí, de la desaparición de Mich, de lo que terminó pasando con Steven, del suceso en el cuarto de Raphael, en el cual casi nos besamos, pero él no lo hizo porque sabía que yo no lo amaba, y que respetaba mi relación con Jacob, de la sorpresiva llegada de mis padres, del poder de Malenne, de la discusión de Raphael y mi padre, de cómo había terminado ésta, de la huída de mi mejor amigo, de la aparición de Michelle como vampiresa, de los destrozos del aeropuerto, de mi huída, de cómo había creído que Raphael estaba muerto…

Y tuve que detenerme en ese momento en particular, porque ahí estaba el punto, por eso había sido... infiel.

– Yo pensé que estaba muerto, y en cuanto lo vi, me dio tanta felicidad, tanta alegría, y sólo pasó... lo besé, él no me obligó ni forzó la situación... – Confesé. – Realmente me sentí mal luego, por ti, por él. No quise en ningún momento darle falsas esperanzas, siempre supe que mi elección eras tú... – Me hubiera gustado tomarle la mano, y a través de ese gesto reforzar el significado de mis palabras, pero su postura seguía tan tensa que opté por no hacerlo, no quería que tuviera justamente en el efecto adverso.

– Si estabas tan segura, ¿Por qué lo hiciste? – Inquirió luego de que terminara de hablar. No tenía respuesta para eso, sólo podía decir que también sentía algo por Raphael, no sabía si podía llamarlo amor, era tan diferente al sentimiento que tenía con Jacob, que incluso una comparación sonaba del todo ilógica.

– Simplemente creo, que también lo quiero de alguna extraña forma… – Contesté por fin. – Pero no de esa forma en la que te quiero a ti. Raphael – Apretó ligeramente los dientes al escuchar su nombre. – es un chico muy especial, Jake.

– ¿Estás arrepentida de haberlo besado? – Preguntó de nuevo.

Esa era exactamente la gran cuestión. No lo estaba, pero tampoco lo haría de nuevo. Como dije desde el primer momento, no lo consideraba un error, sólo un hecho aislado que no se volvería a repetir, si estaba en mis manos o en mi control evitarlo. Decir que sí era mentirme a mi misma y también a él, a Jacob. Diciendo que no, era sincera conmigo, pero lo lastimaba a él, y me arriesgaba, una vez más, a que conseguir su perdón fuera algo mucho más que ilusorio.

– No lo estoy… – Dije por fin, luego de otro momento de silencio. – Pero tampoco volvería a hacerlo.

Era mejor decir la verdad, siempre es mejor.

Él emitió una risita extraña, como resignada. Incluso había un tenue tinte cómico en ese sonido.

– Eres exactamente igual a tu madre, Renesmee… – Musitó luego. Su anterior afirmación le causaba gracia. ¿Había algo de gracioso en todo ello? Creía que no. – Por lo menos yo no estaba allí, ni tampoco soy capaz de leer la mente. – Para mi total, y completa sorpresa sonrió… Sí, sonrió. – Me fue mejor que a tu padre. Es raro vivir la misma situación desde el otro lado… Creo que ahora respeto un poco más a Edward.

Entendía a la perfección a lo que se refería. Él había besado a mi madre… con mi padre a escasos cientos de metros. Al menos él, no había sido testigo de mi indiscreción. Pero eso no cambiaba el hecho, que Jacob haya sido el tercero en discordia, no justificaba que luego a él también le ocurriera lo mismo ¿No?

– ¿Me estás justificando? – Me cercioré entonces. – Porque la verdad no creo que debas hacerlo.

– En cierta forma, sí, estoy haciendo eso. – Respondió. – Supongo que fue más fuerte que tú, al igual que tu madre en su momento, sentiste lástima por el chico, al que no entregabas tu corazón… Es entendible, creo.

– ¿De verdad quiere verlo desde ese punto de vista? –Pregunté.

– ¿Qué es lo que quieres, entonces? – Inquirió él. – ¿Quieres que monte una escena, que te insulte y que te deje? Sabes mejor que yo que no puedo hacerlo. Y al final de cuentas, es mi culpa, jamás debí dejar que te fueras, o tendría que haber ido contigo.

¿Él se estaba echando la culpa? Evité el suspiro que demostraría mi descontento con sus palabras, no serviría de nada.

– Sólo quiero ser sincera contigo, y deseo que tú perdones mi falta, haré lo que sea para que lo hagas. Jamás estuvo en mis planes hacer algo así, las circunstancias se dieron de tal forma para que pasara. – Dije mirándolo a los ojos una vez más. – Quiero, a partir de ahora, ser la novia, la esposa perfecta. Pertenecerte sólo a ti, y si he de alejarme nuevamente de Forks, será contigo, siempre contigo.

– Sabes que siempre querré lo mejor para ti, y que mi amor es incalculable… – Esta vez fue él el que tomó mi mano y la sostuvo entre las suyas con toda la delicadeza y ternura del mundo. – Sólo quiero tu felicidad, y si… – Dudó. – Si es con él con el que crees que serás más feliz, sabes que no me debes nada…

Su rostro se ensombreció tan súbitamente, que el corazón se me contrajo de pura desdicha.

– Jacob, mi amor. – Dije en un susurro, tomando su rostro entre mis manos, y obligándolo a mirarme. – ¿No has escuchado lo que acabo de decir? Es a ti a quien amo, por el que mi corazón palpita cada segundo… ¿Realmente no lo entiendes?

– Quiero que estés segura de tu decisión, Nessie. – Musitó. – Yo no dudo, sabes que no puedo hacerlo, esto que siento es tan profundo, que aunque quisiera dejar de amarte no podría, no sé si es la magia, o el simple hecho de que eres la cosa más perfecta que mis ojos han visto, pero lo importante es que como te amo, quiero y siempre querré tu completa dicha.

– Jake, sólo dime que me perdonas, y seré feliz para siempre… a tu lado. – Dije en el mismo momento en el que una lágrima se escapaba de mis ojos, cayendo por mi rostro.

– Me sería imposible no hacerlo, Nessie, mi amor. – Contestó. – Tengo que admitir que me molesta, porque realmente me gustaría agarrar a ese vampiro y matarlo por atreverse a tocarte, a besarte, pero también sé que eso te causaría dolor, y eso me frenaría a hacerlo.

– Él no tiene la culpa, Jake… – Musité. En ese momento era feliz, había dicho que me perdonaba, o por lo menos, eso me había dado a entender. – Raphael simplemente, vio en mí cosas que no existen, y por eso… se enamoró, no lo sé.

– No estoy en contra de eso, mi niña, tienes todo para que un hombre se enamore de ti, era hermosa y la persona con más belleza interior que conocí en todos estos años… En eso claro que no es culpable, creo que aunque se hubiera negado, no habría podido evitar sentir algo.

Con esas palabras comprendí, lo especial que era Jacob. No es que antes no lo supiera, sino que ahora lo valoraba desde una nueva perspectiva, mucho mayor. Comprendía hasta que punto era afortunada por tenerlo en mi vida, en mi existencia. No era sólo una cuestión mágica y de azar, era algo mucho más profundo que eso, lo necesitaba para ser esa mejor persona que tanto había intentado ser. Ahora recién descubría que no había habido necesidad de partir hacía Juneau para crecer, con tan sólo estar en Forks, cerca de Jake, observándolo como el jefe y la persona noble que era, eso habría sido por completo suficiente.

Me acerqué para abrazarlo, y dejarme envolver por ese calor delicioso que emanaba su cuerpo.

– Te amo, Jacob. – Dije, no sabía el número de veces que ya lo había hecho, pero no me importaba. No me cansaría, podría repetirlo hasta que el mundo sucumbiera. – Realmente me alegro que estés aquí conmigo, y que seas así… tan dulce.

– Yo también te amo, Renesmee, y sabes que no tengo nada que perdonarte, lo único importantes es que volviste a mi lado. – Contestó deshaciendo el abrazo y acariciando mi rostro.

Nos besamos por tercera vez ese día, y en esa oportunidad, experimenté nuevas sensaciones. Cada vez que mis labios tocaban los suyos, era como si estuviera descubriendo un nuevo mundo, algo completamente grandioso e inesperado.

No podía parar de tocar su rostro, como si estuviera cerciorándome que no se esfumaría de un segundo a otro.

La pasión nos venció luego de que los besos no fueran suficientes para calmar nuestra sed del otro.

Nos pusimos de pie, para poder dejar libre nuestros instintos y recorrernos sin pausa, pero tomándonos el tiempo suficiente para hacerlo. Mi boca buscaba la suya con locura, atrayéndose como dos imanes, y con tanta potencia, que les eran imposible separarse una vez que hacían contacto. Acaricié sus hombros, su espalda desnuda, sus enormes brazos, su cabello negro como la tinta y suave como la seda, su perfil intachable, mientras el hacía lo mismo con mi cuerpo, que casi gritaba que se acercara hasta que no existiera su ser y el mío, sino que ambos formaran parte del uno solo. Sus labios suaves recorrían los míos de piedra, buscando un lugar en ellos. Mi cuerpo era cien veces más duro que el de él, y su fuerza no se comparaba con la mía.

No podía ser tan brusca con él, por lo que cuando lo apreté más a mí, intenté no lastimarlo. No escuché ningún tipo de quejido, por lo que continué liberando toda la fogosidad que se encontraba encerrada. Mis ansias eran casi incontenibles, mi cuerpo temblaba de placer, y lo recorría una sensación muy parecida a un escalofrío, que a su paso dejaba una necesidad mayor de tenerlo conmigo para toda la eternidad.

Así estuvimos un tiempo largo, degustándonos el uno al otro. Me sentía culpable todavía, me había perdonado con demasiada facilidad, pero la otra parte de mi mente, me decía que dejara de hacerme problemas por ello, al final de cuentas, era algo que sabía que iba a suceder. Jacob era mucho para mí en todos los sentidos que pudiera imaginar.

Besaba su rostro, su cuello, cada centímetro de ese semblante moreno, que lograba que afloraran todas esas sensaciones que no sentía hacía tanto tiempo.

Distraída en ello, no fue consciente de que el sol comenzó a deslizarse camino al oeste de un modo vertiginoso. Casi al momento del crepúsculo, pudimos volver a conversar.

– ¿Y qué ha pasado aquí en todo este tiempo? – Pregunté una vez que me encontraba resguardada por sus brazos, encontrándonos ambos recostados en el suelo que utilizábamos de lecho.

– Te has perdido de muchas cosas, eso es algo seguro. – Comentó sonriendo. – Mi viejo ya está bien, Carlisle le dijo que ya podía hacer vida normal hace un par de semanas. Y también hay otra cosa, Seth se imprimó.

– ¿En serio? – Pregunté sin salir de mi asombro. – ¿Pero de quien? Creí que casi no quedaban mujeres queluites de quien imprimarse.

– Bueno, es que en realidad, Anne Marie no es exactamente una de nosotros. Es una makah, pero según tengo entendido, sus abuelos pertenecieron a nuestra tribu. Vino con algunos hermanos más a Forks hace unas tres semanas, – Relató. – Querían dejarle un mensaje a Sam, que como sabes, es el líder de la tribu ahora, y así pasó. Se encontraron por el camino que llevaba a First Beach y ¡Saca! Seth imprimado...

– Me siento muy feliz por él... – Contesté. Seth era un muchacho muy cariñoso y bueno, merecía lo mejor. – Me gustaría conocer a la nueva chica lobo.

Sonreí, y Jake lo hizo conmigo, mientras nos mirábamos a los ojos.

– La conocerás pronto, esta viviendo en la casa de los Clearwarter. – Musitó. – Recuerda que el cuarto de Leah esta desocupado.

– Eso me parece genial. – Convine. – ¿Cuántos años tiene?

– Diecisiete años... – Contestó. – Es una chica muy inteligente, quiere terminar la escuela y empezar a estudiar en la universidad. Creo que tiene mucho futuro para eso.

Nos mantuvimos unos segundos más uno en contacto con el otro.

Cuando la noche ya dominaba por completo la escena del cielo, decidimos que era hora de volver a mi casa. Estar de nuevo rodeada de los pastizales húmedos y de la lluvia cristalina era algo extraño. No era malo, pero si me causaba nostalgia.

Me había acostumbrado a la nieve de Juneau, a que lloviera y que las gotas fueran heladas, y no más bien templadas, como o eran en Forks. Había tomado como hábito despertar e ir a la universidad, o estar con Raphael y Malenne.

Ahora que eso había quedado atrás, debía, no tenía otra opción, re acostumbrarme a mi antigua vida. No lo veía como algo malo, pero sí, de cierta forma, difícil. Tomé la mano de mi prometido, al momento en el que comenzamos a deslizarnos por el prado oscuro que nos envolvía.

Como humano, Jacob no tenía posibilidad alguna corriendo a mi lado. Sin ni siquiera usar la mitad de mi velocidad, podía superarlo sin problema. Como lobo, se ponía un poco más difícil, pero de todos modos, seguía siendo demasiado lento para mí.

Llegamos a la casa, donde parecía que la conversación jamás se había detenido. Todos estaban en el mismo lugar donde creía haberlos dejado, no es que estuviera muy atenta cuando salí al encuentro de Jake.

– ¿Continúan hablando de Juneau? – Pregunté a mi madre, que era la que parecía menos interesada en la charla.

– Sí, tu padre y tu abuelo están hablando de la teoría de él y Raphael y todas esas cosas acerca de la ponzoña. Carlisle dice que es fascinante el razonamiento al que llegaron. – Se encogió de hombros. Luego miró a la persona que estaba a mi lado, Jacob. – Jake... – Musitó con el tono de voz poblado por la culpa.

– Bella. – Saludó el secamente. Bueno, con ella sí parecía estar muy enojado. Sentí en ese momento que era injusto, ellos lo habían hecho por una buena razón. Al final de cuentas, cuando me enteré que Jacob había permanecido sano y salvo en la reserva, había suspirado aliviada.

Iba a interferir, cuando mi madre me observó con su mejor cara de “ni se te ocurra decir una sola palabra”

– Realmente lo siento mucho, Jacob, el que hayamos tenido que irnos así... – Se disculpó. – Se suponía que no iba a ser algo peligroso.

– Se su suponía... – Repitió mi prometido. Su mano entrelazada a la mía se apretó con un poco más de fuerza.

– Realmente nunca fue nuestra intención mentirte... – Dijo mi madre.

– No digas eso, Bella. – La interrumpió el hombre lobo con un tomo mucho menos amigable que el anterior. – Porque fue justamente lo que hicieron. Mentir, no sólo a mí, sino a todos.

Mi padre se acercó hacía su esposa, enredando sus brazos alrededor de su cintura. Miró a Jacob con evidente mal humor. No podía evitar que lo irritara, eso era algo que sabía muy bien.

– Tranquilízate, perro. – Le dijo, no de buena manera. – Será tu prometida y el objeto de tu imprimación, pero recuerda muy bien que primero es nuestra hija, y no hay forma con la que puedas discutir contra eso, ¿Está entendido?

Jacob lo observó a los ojos, al mismo tiempo que lo mismo hacía mi padre. Lo que me faltaba, pensé, una pelea entre mi novio y mi progenitor.

– No creo que sea momento para ponernos a discutir entre nosotros. – Musité, poniéndome en el medio de ellos. No creía que se fueran a ir a las manos, pero por las dudas, siempre es mejor poner un alto antes, que luego estar lamentándose por cosas que podrían haberse evitado con suma facilidad.

– Nadie esta discutiendo. – Dijo mi padre. – Sólo estoy diciendo como son las cosas.

Podrías ahorrarte el tono pedante, ¿No lo crees?, Pensé dirigiéndome claramente a él.

No contestó de ningún modo, ni verbalmente, ni a través de un gesto. Jacob tampoco dijo nada, por lo que pude suspirar tranquila. Los humos no estaban para una discusión, menos en un momento como aquel, cuando habíamos vuelto a casa y todo debería ser perfecto.

– Subiré a mi cuarto. – Anuncié entonces. Jacob hizo ademán de seguirme, por lo que lo tomé de la mano, antes de que mi padre pudiera comenzar a hostigarlo de nuevo.

En ese momento, un cuestionamiento azotó mi mente. No sabía exactamente por qué. Mi madre había dejado de una forma muy evidente a cual quería, pero supongo que no podía ser para nada parcial con ello. Había toda una historia detrás que por más que conociera muy bien, jamás podría terminar de comprender, y era por el simple hecho de que nunca había vivido algo como lo que Jake y mi madre habían pasado. Sin embargo, algo me decía que mi padre podría llegar a ser un poco más equilibrado con respecto a ello, y ver las cosas como realmente lo eran entonces, la pregunta existencial era…

¿A cual prefería para mí? ¿A Jacob o a Raphael?

– A ninguno de los dos… – Lo escuché murmurar muy bajo, con un cierto tono de comicidad en su voz. – Ninguno es digno de ti.

Todos escucharon, eso era obvio. Quizás sólo nosotros dos entendimos, me daba igual. Era gracioso que dijera que no eran dignos para mí, cuando lo cierto era que en realidad era todo lo contrario.

La visión de un padre con respecto a sus hijos puede ser tan alejada de la realidad. Ellos me idealizaban, y aunque siempre había sido consciente de ello, ahora me daba cuenta de lo mucho que eso había condicionado mi forma de ser. No era su culpa, en todo caso, sino parte de la vida. Había tomado una decisión apresurada al irme de casa. No vi que había terminado de madurar sólo físicamente y que ese no era el momento para las aventuras, sino para comenzar el verdadero proceso de crecimiento, todavía faltaban muchos años para que comprendiera a la perfección lo que era ser un adulto responsable.

Subimos las escaleras de caracol, y cruzamos el corredor que nos llevó directamente a la puerta de mi cuarto. El lugar estaba tal como lo recodaba, decorado con mi color favorito, con su pared de cristal, con su enorme cama.

Nos recostamos los dos en ella, y nos dedicamos a mirarnos por unos segundos. No nos besamos, porque sabíamos que todos estaban abajo, y no queríamos que se armara otro escándalo.

Mi padre era muy propenso a las reacciones exageradas, y no deseaba que entrara a mi cuarto.

Esa sensación que me embargó al encontrarme de nuevo en aquel sitio fue muy extraña, era como si estuviera en un nuevo lugar, pero al mismo tiempo percibía la familiaridad de las cosas. En mi mente ya se había convertido en un recuerdo de una vida anterior. Sin embargo, allí estaba yo, otra vez en la vida de siempre.

Me abracé fuerte a mi novio, que también hizo lo mismo conmigo.

– ¿En que piensas? – Preguntó luego de unos cuantos minutos de silencio.

Tenía tantas cosas en la cabeza. ¿Por cual empezar?

– Pienso en… mis amigos. – Musité por fin. – Realmente los extraño…

Él intentó ser compresivo. Sabía que no estaba muy a gusto con ello, pero como me amaba, lo aceptaba.

– Los quieres mucho, ¿Cierto?

– Sí, no puedo creer como es que se metieron tan rápido en mi corazón. – Contesté, en voz muy baja. – Y también me cuesta aceptar el hecho de que no los veré más. Su fueron para siempre.

– ¿En verdad crees eso? – Se cercioró. – Renesmee… eres inmortal, y ellos también lo son. ¿No crees que en algún momento, podrán volver a cruzarse?

– Quiero creerlo. – Dije. – Pero ellos no serán encontrados si eso es lo que quieren.

– No te entiendo. – Confesó.

La oscuridad gobernaba en el exterior. La luna brillaba detrás de las nubes que se percibía de un tono gris violáceo. Nos acariciábamos los rostros, los brazos, el cabello. Era tan hermoso estar con él así.

– Raphael y Malenne son vampiros muy poderosos, Jake. – Dije por fin. – ¿Te lo han dicho ya mis abuelos y tíos?

– Algo, no todo. – Contestó.

– Ella tiene el don de gobernar sobre los demás… – Conté, a lo que el rostro de mi prometido respondió con una mueca de asombro. – Puede hacer que hagas lo que desee… Obligó a Alec para que matara a Jane, imagínate lo poderosa que es. Raphael es un rastreador, por lo que puedo localizar a quien desee en cualquier parte del mundo, pero no es sólo eso lo que puede hacer, sino que también puede meterse en la cabeza de esa persona desde cualquier distancia. Y ahora esta con ellos Michelle… – Seguí. – Si Mallie la entrena como la adiestraron a ella, no dudo en que pronto sabrá proyectar su don, y no habrá nadie que pueda encontrarlos, aunque lo intente.

– Ella parece ser muy importante para ti. – Comentó.

– Es una chica muy especial. – Confirmé. – Ha pasado por tantas cosas, pero aún así es capaz de mantener una sonrisa en el rostro. Su vida ha estado plagada de tragedias, y aún así, se mantuvo fuerte.

– Por lo que me cuentas, también parece ser un poco… malvada. – Opinó.

Lo medité un segundo.

– Puede ser… – Convine. – Pero no sé si esa es la palabra. Ella es así, cuando ama, lo hace con todo su corazón, y cuando odia, también. Creo que me gustaría ser un poco como ella. Siempre esta tan segura de si misma, de lo que tiene que hacer. – Me enderecé un poco en la cama, y me apoyé sobre mis codos, para poder ver el rostro de Jake con mayor facilidad. – Estos últimos meses, no paré de cometer errores. Aquí, en Juneau, en Douglas. Todo lo que he hecho, ha perjudicado no sólo a mí, sino también a mis padres, a mi familia, a ti, a ellos, a Michelle. Realmente me gustaría retroceder el tiempo, y evitarlo, pero no puedo, y creo que de todos modos, tampoco lo haría, por más que diga lo que diga. Doy gracias por haberlos conocido, jamás me arrepentiría de ello. Quisiera ser una persona digna de confianza, segura, como ella.

– ¿Y él? – Preguntó entonces. – ¿Por qué lo quieres tanto?

No sabía si tenía que responder a esa pregunta. Me di cuenta de que no sólo lo hacía por curiosidad. Tal vez realmente intentaba comprender que era lo que había causado que besara otros labios que no fueran los suyos. Iba a ser una tarea difícil, porque en realidad, no es que yo tampoco tuviera mucha idea.

– ¿Nunca has sentido que el mundo es un lugar muy hostil? – Pregunté, para ver si de ese modo podría contestar a su cuestionamiento. – ¿Y que a pesar de que eres una persona que no es muy fuerte, aún así, hay siempre alguien que tiene menos fortaleza que tú?

– Sí, lo he hecho. – Contestó simplemente, pero no agregó nada más, ambos sabíamos que era lo que estaba pensando.

– ¿Y has sentido que debes protegerlo, o por lo menos intentarlo? – Seguí preguntando. ¿Estaba lastimando a Jake al ser tan sincera? – Eso es lo que me provocaba. Él es tan… tonto. – Quise reír, pero sabía que no era el momento. – Vive pensando en el pasado. En sus errores, en que destruyó a su familia, esta convencido de eso, y la verdad, creo que me causaba mucha compasión. Es como un niño, y es un alma muy atormentada, pero a pesar de eso, es un hombre muy bueno, Jacob. – Lo había dicho, por fin. Había terminado de confesar todo, absolutamente todo.

– Suena como si en verdad fuera un buen chico. – Intentó reír. No sonó nada bien.

– No tenemos que hablar de esto si no quieres. – Le dije, era verdad, no era para nada necesario.

– Creo que siempre es mejor conocer toda la verdad. ¿No te parece? – Murmuró. – Además, estás aquí, conmigo.

– Siempre estaré aquí, eso ya lo sabes... – Convine. Te amo, Jacob. Nunca me permitas volver a dejarte.

Me acerqué un poco, no pudiéndome resistir a la atracción adictiva que eran sus labios morenos.

Lo besé, a pesar de que tal vez me traería problemas, aunque lo dudaba. Agudizando el oído, pude darme cuenta de que todos ya habían abandonado la planta baja, y de seguro, se habían perdido en la intimidad de sus cuartos.

Me perdí en la profundidad de ese beso, al mismo tiempo en que mi cuerpo se movía por si mismo, ignorando a mi mente, que pedía que me controlara. Mis manos buscaban su rostro, su cuello delgado, sus hombros perfectos, sus brazos enormes. Al tocarlo se producía una electricidad que recorría todo mi ser y generaba un nuevo calor dentro de mí. Me hacía desear con una necesidad inmensa que llegara el momento en el que estuviéramos juntos.

Juntos...

Sí, formando un solo ser, siendo dos partes de un todo. Pero la parte racional que todavía quedaba en mi cuerpo, escondida detrás de toda la pasión liberada por el resto, me reclamaba que si no era capaz de ser madura para tantos aspectos importantes de la vida, tampoco lo era para eso. Antes de implicarme en esas cosas, había muchas otras que resolver, y no hacerlo de esa forma, sólo era sumar un concepto más a mi lista de estupideces.

Me detuve.

Jake se extrañó de mi repentina retirada.

– ¿Qué pasó? – Preguntó mirando hacía la puerta, sin duda esperando a que mi padre entrara de un momento a otro. Aunque particularmente, no creía que fuera así de impulsivo e inoportuno.

– Nada, sólo es que no quiero volver a jugar con fuego. – Contesté.

Vi, a través de la expresión que se formaba en su rostro que entendía a que se refería.

Un sentimiento extraño inundó la profundidad de esos ojos oscuros, un sentimiento que me era fácil de reconocer, lo había visto tanto tiempo plasmado en su mirada, y lo peor era que no sólo en la de él, sino también en unos hermosos ojos dorados, que ya estaban muy lejos de mí.

La adoración. Ellos me adoraban, y yo los lastimaba.

Genial.

– Renesmee… – Murmuró en la oscuridad. Parecía indeciso, toda la seguridad que siempre solía emanar de él no estaba presente en esa habitación en lo absoluto. – ¿Aún quieres casarte conmigo?

La pregunta me tomó por sorpresa, por lo que tardé bastante más de lo que debería en contestar. Interpretó mi silencio como una negativa, porque pude ver como ese brillo tan particular se iba debilitando lentamente.

– Claro que quiero eso, mi amor. – Respondí. – Pero ahora que me he dado cuenta de que soy tan infantil en tantas cosas, creo que no sé si debería tomarlo tan a la ligera. Es decir, las niñas no se casan, no en esta parte del mundo, por lo menos. Yo soy una niña, aunque me pese decirlo.

– Podemos esperar unos meses, no tiene por qué ser ahora exactamente. – Dijo suavemente.

Lo medité.

– Van a tener que se varios, Jake. – Musité. – Creo que lo mejor es tomarnos todo con calma.

– Lo haremos, pero quiero que seas mi esposa en algún momento. Yo puedo hablar con Edward, estoy seguro que entenderá…

Reí ante esa exclamación.

– Sabes muy bien que no… – Dije, con la sonrisa todavía en los labios. – Si intentas hacerlo, te arrancará la cabeza.

– Sólo deseo que ese momento se concrete, Renesmee. – Dudó. – Una de las facetas de madurar es comenzar a saber que es lo que quieres, y hacerlo, sin pedir permiso.

– Eso ya lo he hecho, Jake. – Susurré. – Y has visto que no me ha ido nada bien. – Lo besé una vez. – Pero lo más importante, creo yo, no es hacer las cosas que quieres, sino saber cuando es el momento indicado para hacerlas. Todo pasará, ya lo verás. Y seremos marido y mujer para siempre…

– ¿Qué te parecen seis meses? – Negoció.

– Poco tiempo… – Contesté. – Recién he vuelto a casa, ¿Ya quieres que me vaya otra vez? Porque no creerás que no iré de luna de miel, ¿Cierto?

– ¿A dónde te gustaría que vayamos? – Preguntó, fantaseando conmigo.

Pensé en la posibilidad, creando un escenario de ensueño donde podríamos pasar nuestros primeros días como un matrimonio feliz. Mi cabeza vislumbró un lugar cálido, lleno de un paisaje verde jade y un sol deslumbrante. Un lugar donde sólo estaríamos él y yo, sin tener la necesidad de separarnos a cada segundo, porque mi padre se encontraría demasiado lejos como para escucharnos. Un lugar donde podríamos amarnos de esa forma en la que los dos sabíamos que necesitábamos.

No podía asegurar que estuviera lista para hacerlo. En realidad, no estaba segura de muchas cosas en esos momentos. Todo lo que había aprendido en ese lapsus, era que siempre es mejor dominar lo más que podemos los impulsos, porque a veces esta bien dejarse llevar, pero la mayor parte del tiempo, las consecuencias pueden no ser muy fáciles de afrontar.

– Quiero ir a un lugar muy diferente a Forks… – Respondí por fin a su anterior cuestionamiento. – Me gustaría un lugar que sea exactamente lo contrario… con calor, con un cielo azul profundo, donde brille el sol constantemente. – Sonreí. – Nosotros no necesitamos escondernos de él…

– Podemos ir a cualquier lugar que se te ocurra, no me importa en realidad que lloviera todo el día, siempre y cuanto este contigo.

– Verás que eso pasará pronto. – Contesté. La idea se me hacía cada vez más deliciosa, tenerlo a él, sólo para mí, sin que nadie más interfiriera en nuestra relación. Era una idea demasiado tentadora, pero igualmente, debía darme el tiempo suficiente para que se materializara…

– Te amaré por siempre, Renesmee. – Declaró, al mismo tiempo en el que mi corazón se hinchaba de pura felicidad. – Por cada segundo que dure mi vida, y más allá, también.

– Eres tan dulce... – Me acerqué una vez más para besarlo.

– En serio, Renesmee... – Musitó luego, poniéndose serio. – Realmente me gustaría que fueras mi esposa. No es sólo un capricho... Es que veo tanto amor a mí alrededor, con los muchachos, con tu familia, quiero formar parte de eso, también. – Dudó un segundo. – Quiero que estés a mi lado como mi igual, y que formes parte de mi familia...

– Ya formo parte de tu familia... – Dije. – O por lo menos eso es lo que creía.

– Sabes muy bien que es así. – Convino. – Pero mi mayor deseo es verte avanzar hacía mi, vestida de blanco. Quiero que ese momento sea pronto.

Tomó mi mano en la oscuridad, y acarició mi dedo corazón, en el que estaba colocado el anillo que me había dado unos meses atrás.

– No quiero presionarte. – Susurró entonces. – Perdóname si parezco muy insistente.

– No te preocupes. – Le contesté. – Soy consciente de lo que quieres, y también es algo que yo deseo. No pasará mucho tiempo, lo prometo.

– ¿Qué sería de mi vida sin ti, Renesmee? – Preguntó retóricamente.

– Lo mismo que la mía sin ti, Jake. – Contesté a pesar de todo. – Algo vacío.

– Deberías dormir algo. – Dijo luego de un tiempo que no podría definir. Nos habíamos dedicado de lleno a besarnos y acariciarnos. – Ya es muy tarde, y no quiero que te desveles por mi culpa.

Reí por lo bajo.

– No soy una humana, mi amor. – Respondí. – He dormido últimamente, no necesito hacerlo todas las noches. ¿Tú tienes sueño? – Consulté luego.

– En realidad, no. – Contestó. – Sólo quiero estar contigo toda la noche.

Era un ser tan perfecto. Decir que lo amaba era insultar lo que sentía por él. El sentimiento era demasiado profundo. No podía creer como había llegado al punto de irme, sabiendo que todo estaba allí, en mi corazón.

Me abracé a Jake con una nueva necesidad. Deseaba que su cuerpo me envolviera, sólo eso. Sentir su presencia y su dulce aroma a madera, que era como un embriagador perfume para mí…

La noche continuó avanzado, mientras mi mente divagaba en la oscuridad. El algún momento, Jacob sucumbió al sueño, era tan hermoso viéndolo dormir, cuando su rostro se relajaba por completo, y toda la tensión desaparecía, transformando su semblante en el de un niño. Acaricié su frente y sus mejillas por un largo rato, imaginando lo hermoso que sería tener en mis manos un bebé perfecto como él…

Que ilógico que parecía la idea. Nunca había deseado ser madre, y no es que ahora se hubiese transformado en una necesidad, pero el supuesto me causaba ternura. Sin embargo, no me imaginaba para nada en ese papel, sobre todo teniendo en cuenta que, hasta donde sabía, no podía tener hijos. Tal vez, luego de todo lo que había pasado con la ponzoña y las demás cosas, no sonaba como algo tan inverosímil.

La noche terminó, y el día me encontró risueña, expectante. Jacob no despertó cuando la luz del sol, atenuada por el manto de nubes que coronaban el cielo, se proyectó de lleno por la pared de cristal de mi cuarto. Delicadamente, me levanté de la cama, teniendo cuidado para no despertarlo.

Era bastante temprano, pero como siempre, la actividad nunca cesaba en esa casa. Antes de bajar hacía la estancia, me tomé el tiempo de arreglar mi presencia. Tomé asiento en el tocador, recordando la última vez que me había reflejado en ese espejo. Nada había cambiado, por lo menos aparentemente. Mi rostro seguía exactamente igual que el septiembre pasado. Hice cuentas mentales, t me di cuenta de que faltaba una semana exacta para navidad. Era extraño el poco tiempo que había estado en Juneau, comparado con todo lo que había vivido. La ecuación me daba un resultado por completo insólito y desproporcionado. Me centré de nuevo en la Renesmee que me observaba desde el espejo, preguntándome si toda la experiencia le había servido de algo…

¿Madurarías por fin, Renesmee? Eso era lo que deseaba, lo que anhelaba con todas mis fuerzas. Tal vez, luego de todo esto, de vivir esas emociones tan fuertes, de pasar por ese peligro, de perder a mis mejores y únicos amigos, podría llegar a hacerlo.

Darme cuenta del precio que tenía que pagar para hacerlo me hizo sentir un cansancio existencial, demasiado poderoso, por completo diferente a uno común y corriente.

Lo cierto es que percibía el cambio en mis actitudes, desde luego, dejar a la niña atrás no iba a ser tan fácil como se me había ocurrido en el pasado. Era un proceso lento, que desencadenaría en la transformación de pequeña a mujer.

Tenía planes para la eternidad, uno era vivir feliz con mi Jacob, otro era también serlo en compañía de mis padres, de mis tíos, y de todas esas personas a las que tanto amaba.

Y tenía otro, uno mucho más ambicioso. No lo llevaría a cabo en un corto plazo, iba a tener la paciencia que no había podido tener hasta ahora. Me mostraría por completo resuelta en ese menester, no me importaba que pasaran años, siglos, o todo el tiempo que tendría que correr. Viviría mi vida, y esperaría todo lo que tuviera que esperar, pero estaba segura de que el destino me daría las de ganar, porque llegado el momento, volvería a toparme en sus caminos…

Malenne y Raphael Blancquarts, volverían a formar parte de mi vida…

38 comentarios:

Magus Cullen dijo...

PABLI!!!

QUE LINDO REENCUENTRO CON JAKE!! LA AMA MUCHISIMO!!! ME ENCANTA!!!

ESPERO QUE REALMENTE VUELVA A VERSE CON SUS AMIGOS Y PRONTO!!

OBVIO ED TIENE QUE ENTENDER COMO LA QUIERE JAKE A NESSIE, DESPUES DE TODO EL TIENE A BELLA!!

LASTIMA QUE ESTAMOS LLEGANDO AL FINAL, PERO BUENO TIENE QUE LLEGAR EN ALGUN MOMENTO!!!

IGUAL NO DUDES QUE SI HAY OTRA HISTORIA TENGA QUE VER O NO CON ESTOS PERSONAJES QUE AMAMOS VOY A SEGUIR LEYENDO!!

yessi dijo...

me ha encantado el capitulo.
será posible un encuentro de cama de jacob y reneesme?.
jo me da rabia que se acabe la historia sin ver la boda.

El capitulo estupendo muy pero k muy bien un beso

LISY dijo...

PABLI, Bellisimo capitulo!
Mi comentario te lo doy mas farde,querido amigo.

Besos y abrazos,

LISY

osbelys_estrella dijo...

ya todo se esta terminando pero me gustaria que nessie vuelva a ver a raph y a mallie ..
pabli nunca dejes de escribir escribes maravilloso te quiero muchisimo y gracias x habernos dado esta fac fition de la saga deberian de hacer un libro como dios manda!!! se te quiere desde venezuela

Anónimo dijo...

Te pasaste esta genial!!!! por fín esta con jake!!!!! ojala sigamos leyendo tus escritos una vez que termines estos libros, muchos cariños y nuevamente te felicito eres genial!!!!!!

Anónimo dijo...

bellacoooo te quedo el capitulooo perooo ya rhap y nesie no podran tener contacto o si? ojala vuelvan a verse y ojala queden junto no es por nada pero nesie siente un amor material pok jake pero lo que siente por rahp es como mas fuerte no se pero exelente me encantooooo sigue asi y espero que haiga otra historia besoos pabli desde venezuelaa

Anónimo dijo...

esta lindo el capitulo. me hubiera gustado que jeke y nessi estuvieran juntos. Para ver cuel era la reaccion de edward.JEJE =D

y quiero que vuelva rapha y malli =(

Anónimo dijo...

muy lindo el capitulo!!!! me aprecio muy bueno de jake q hay entendido x lo mismo q el conto de ed!!!! es tan tierno ojala habrian hombre asi jajjaja

la verdad ya espero con ansias el prox cap y me preg el libro termiana con nesie casada??? y si es posible con hijo... xq cm es mitad humana y se pudo enfermar o algo asi.. tambien puede terner hjos o no????

belu!!! la verdad admiradora de tu historia

Anónimo dijo...

que ese encuentrooo sea lo mas prontoooo por favorrrr extraño mucho a raphael y a melanie muy buen capitulo :D

Anónimo dijo...

hermoso este capitulo !!! .. es re lindo .. ese reencuentro esperado !! ..
fue muy lindo y ademas estaba ansiosa de saber la reaccion de Jacob aunque era de esperar que la perdonara ya que la ama demasiado ..
Gracias por continuar con la historia que a tantas personas nos gusta .. te agradezco mucho ..
No puedo esperar hasta la semana que viene !!
Belü <3

fer de patinsonn dijo...

aaaaaaaaa kkkkkkk lindoo me encantoo¡¡¡

Mickytaa dijo...

Siento como que le falto contenidos al capitulo.. No digo que este mal, yo no logro hacer un BUEN capitulo hace bastante tiempo, pero vos nos tenias acostumbrados a un capitulo EXCELENTE tras otro...

Con respecto a Nessi, es algo irreal. Las personas normales no pensamos en un momento determinado de nuestra vida 'eso que hice es muy infantil' Hacemos las cosas sin pensar el porque, las hacemos pensando que estan bien. No importa tener mas o menos edad, simplemente hacemos lo que consideramos mejor. Y si, tal vez luego nos arrepentimos de haberlo hecho de esa manera, pero no a los dos dias, ni tampoco nos creemos inmaduras.. nose es dificil explicarlo.
EL echo es que no pensamos constantemente que somos niñas y que queremos madurar, eso simplemente pasa y nos toma por sorpresa, pero sin sorprendernos realmente.
Tambien puede ser que al yo carecer de memoria no recuerde haber pasado por eso, lo unico que recuerdo era que queria ser grande para poder estudiar lo que yo queria y no lo que me hacian estudiar, nunca pense en, mi razonamiento es de niña, quiero ser mayor en madurez para poder tener un novio mas grande... si queria un novio mas grande, pero me creia a la altura, y de ultima, si no me queria como era, que se cague.

Con todo lo demas, que queres que te diga... hubo bastantes errores en las palabras, en vez de eres, era. en ves de lo, o. Pero no es la gran cosa y el puto word no los arregla.

Ya te fije que es re molesto el cosito de 'No olvides dejar tu mensaje'? bueno, ES RE MOLESTO.

Y por ultimo... FINAL ALTERNATIVO TEAM!

Anónimo dijo...

me gusto...... pero ni kiero q llegue el final....... cuando todo esto acabe sentiré q mi mundo se derrumbara x completo!

Malu dijo...

te quedo perfecto el capitulo...:D gracias pabli eres el mejor :D
PD: a mi si m gusta el "no olvides dejar tu comentario" , siempre me lo recuerda xD

Ro! dijo...

ME ENCANTO EL CAP!!!!!!!!!!
ES HERMOSO,Y JAKE UN AMOR <3
ESO ES AMOR!!!K LINDOOOOOOOOOOOO
ES UNA LASTIMA K YA EN DOS SEMANA TERMINE,PERO TODO TIENE UN FIN
EXCELENTE PABLI COMO SIEMPRE!

HASTA LA PROX SEMAN

Aly Lu! dijo...

:D amigo este capitulo creo que es uno d los mas "melcochudos" Jajaja!
me gusta muucho esta bn romantico me encanta como se dicen que se aman ii lo aran por la eternidad fue todo de lo mas lindo.
Claro tambien todo fue demasiado predecible pero creo que asi debia ser.
Con tanta emosion en los capitulos anteriores nos hibas a matar de un paro con tantos altos y bajos pero simplemente me encanta la historia.
En cuanto a que Nessie a madurado talves un poco pero no creo xke una adolecente o mas bien una niña no piensa asi, claro ella crece mas rapido peo noc...
Nunca me imagine a jake queriendose casar y aun no me entra en la cabeza aunque debo decir que me encanta el jake que tu has creado aunqe a aparecido muy poco me gusta mucho se ve que a madurado y no es aquel chico inmaduro.
Amigo muy bueno todo seguimos en el fb xD un beso!
PD: no puedo creer que ya solo falten 2 semanas =/ peo bueno algo muy bueno vendra despues o eso espero.
PD2: Publicidad:
http://sinposturasrarasyaparienciasenganosas.blogspot.com/
http://encuentroinesperadoperoanhelado.blogspot.com/

mariel nieta dijo...

Me gusto el capitulo estuvo genial, sos un gran escritor Pabli, espero con expectación el final del libro.Saludos

Lupita dijo...

Me encanto el capitulo, estuvo muy interesante; Renesme ha madurado por que el solo hecho de ponerse limites, de afrontar las consecuencias de ñas decisiones que se toman eso ya es Madurez.
me encanto, espero el proximo con ansias, y tambien que es lo que suplira a Ocaso Boreal,.. besos y saludos Pabli

Anónimo dijo...

Pabli.................q puedo decirte , como siempre magnifico capitulo, lastima q solo queden 2,deseo de todo corazon q cumplas tus metas y se q seras exitoso.
Tambien me gustaria q hicieras otro libro sino de este tema q tambien fuera de fantasia, tienes una mente extraordinaria, tanta imaginacion, q seria una pena q nos dejaras con las ganas de leer mas de ti.
Felicidades.

Sary Madera dijo...

Me encanto el capitulo...
Muy lindo, Jake si q ama a esta niña,me gusto mucho su reencuentro y que Nessy fuera capaz de contarle todo...
Me da risa imaginarme la reacción de Edward cuando Jake le pida la mano de Nessy jejeje
Espero que se pueda encontrar con sus amigos, para que sea un final del todo feliz... En fin muchas gracias por esta historia tan linda...!!!
Besitos!!
...

Anónimo dijo...

Pabli.... Me haorprendido una vz mas, x eso m enknta como escribes
La vrdad yo esperaba una reaccion as escandalosa d nuestro jake impulsivo, sinembargo analizandolo es cierto q el no la podia juzgar luego d el haber vivido casi lo mismo,m sorprendio q lo viera desd esa perspectiva.
Bueno q mas puedo decir... Q has cumplido una vz mas con las espectativas q pudieramos tener d esta nuestra historia favorita. Gracias :) tqm. Xoxoxoxoxox
Att. Tirsa. Honduras

laurix dijo...

JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA Y MAS JAJAJAJAJAJAJAJAJAJA me encanta Edward me mori de risa en el momento ke llamo PERRO a ee tonto de jacob, no me lo tomes a mal mepro nunca me a caido bien ese perro jajajajaja se ke es muy lindo pero la verdad o es de mi gusto yo estoy del lado team Ed jejejeje, adoro cuando le dicen perro y mes si sale de la boca de mi amado ya ke me tengo ke confoermar con el porke ya ke me kitaste e Raphael ke otra tengo ke hacer.....
Te voy hacer honesta no pense ke iba hacer tan pero pero tan cursi este capitulo no digo ke no me guste pero creo ke estos ultimos capitulos an estado llenos de accion y ya me estaba acostumbrando a eso y ahora todo se volvio mas lento todo color de rosa y la verdad no me gusta jacob y este capitulo se trato de el, en fin sera ke estoy molesta porke ya se acaba el libro y por eso estoy a la defensiva jejejejeje..... Yo keria ver mas accion ver a Rose peliando se con Ed o nose algo por el estilo ver mas platica en esa mesa mas conversacion de la familia creo ke me entiendes...
Bueno por otro lado....
Espero ke eso no te aga pensar mal de mi Pabli plisss yo te kiero mucho y considero ke eres un gran escritor y ke vas a llegar muy lejos si sigues escribiendo asi, espero ke alguien te aconseje o buskes hacer algo diferente y mostrarlo a alguna editora para ke publiken algo tuyo creene ke te seguiria escribes muy bien y te dejo mis bendiciones y todo mi cariño para ke te sigas inspirando ke apesar de tu corta edad eres muy ingenioso y puedas realizar ese sueño de ser un gran escritor y tengas muchos libros ke publicar, te lo digo ahora y no es por despedirme lo digo porke sino luego se me va a olvidar felicitarte jejejej por el gran trabajo ke haces enamorarnos mas y mas de esta hermosa saga....
p.d. FINAL ALTERNATIVO!!=)
p.d. se me olvidava GRACIAS por darme la posibilidad de ke en algun futuro y espero ke no sea muy lejano nessie pueda saber de mi kerido Raph, gracias gracias...
te kiero saludos y besoss!!
esperare el sig. viernes..

LISY dijo...

Jacob esta convertido en todo un hombre. Al fin a madurado lo suficiente como para dominar su caracter. Ha reaccionado de una forma sorprendente ante las declaraciones de Nessy. Siente celos y coraje pero los controla y antepone su amor para comprenderla.
En ningun momento pierde la cabeza como lo habria hecho antes, y ahora la escucha con paciencia, aunque por dentro este sufriendo, y a pesar de que ella le dijo que tenia sentimientos profundos por Rafael, Jake le demustra nuevamente el carino tan grande que le tiene, perdonandola, y olvidandose de todo, le pide que acepte ser su esposa.
Jake esta listo para el matrimonio.

Renesmee por otro lado, tambien maduro bastante, pues siendo solo una nina en edad, su cuerpo se desarroyo de forma muy rapida y por consiguiente tambien su mente tubo que tener un cambio rapido, y aunque no lo demostrara con su comportamiento y sus acciones, no podemos olvidarnos de su inexperiencia en su corta vida, Todo el tiempo actuaba pensando en lo que ella creia que hera lo mejor ya fuera para demostrar a los demas que podia valerse por si misma o para ayudar a no arriesgar a los demas en los sucesos que se presentaron despues. Pero todo eso sirvio para que refleccionara en cada problema vivido y llegar a ese estado de madures mental propio de la adolecente que es. No se podia esperar mas de ella a causa de su naturaleza fisica, pero ella ya tiene la forma de pensar de las jovenes de la edad que representa. Fue sincera al hablar con Jacob, le dijo lo que sentia por Raphael, y aunque quiere a Jake mas que a nadie, sabe que no lo va a poder olvidar. Desperto al deseo sexual por su novio, pero es conciente de su juventud, su falta de experiencia, y tiene ganas de vivir un poco mas con su familia que tanto la quiere.

La nueva faceta de Jacob es extraordinaria. Le diste una personalidad que aunque perdona y aparentemente cede, se ve que ya no sera sumiso sino firme.

PABLI SANZ, este capitulo desborda amor y ternura. Esta bellisimo! Querido amigo.

Besos y abrazos,

LISY

Cullen and Black dijo...

que bueno que es jacob, como siempre me gusto el capitula pero que lastima que se valla a acabar

Rocío dijo...

Grrrrr.... qué terrible tener que leer sobre este negro, aunque el hecho de que estén juntos sea lo que corresponde y que, en el fondo, quizás él está hecho para ella, ja porque la soporta, jejeje.
¡No soporto a Jacob Black! Ya, lo dije ¿Y qué?

Cuando lo leí por primera vez y ahora, vuelvo a sentir lo mismo, que él es un arrastrado y baboso... tan comprensivo ¡Por favor! ¿Ni un pequeño berrinche al estilo Jake? y después diciéndole que se casen luego, claro, quizás tenga miedo de que vuelva a aparecer Raphita y se la quite, Ñaka Ñaka ¡qué genial sería eso!

Bueno, me dio risa la situación, de cuando Edward le dice que ninguno es para ella, jaja, porque es la primera vez en que estoy de acuerdo con Nessie... ella debiese agradecer que un tremendo hombre como Raph se enamoró, a pesar de todo lo inmadura que puede llegar a ser yyyyy agradecer que Jake la perdonó y sin condiciones.
Me encantó la escena final, en el espejo, cuando lo leí la primera vez sobre todo, me hizo trasladarme al principio de la historia, a cómo fue en esa ocasión, cómo has evolucionado su personaje y, debo aceptarlo, Nessie no solo ha cambiado, también ha madurado, sin cambiar su esencia de ternura y, bueno, no es que sea también la reina de la madurez, jajaja, no es para tanto, pero lo está intentando de verdad, por primera vez puedo decir que de verdad es así.
Besos, mi único, sabes que te quiero demasiado, abrazos enormes y apretados, nos vemos en el msn.

Rocío.

Anónimo dijo...

ahhhhhh!! no puedo creeer q haya terminado!! jaja aunq todavia no entendi xq Renesme no puede tener hijos....en fin muy bueno pabli! me encanto como siempre...espero q sigas escribiendo xq se te da muy bien. Te felicito y gracias x compartir tu talento con todos :) saludos!

**Juliana**

anyelina dijo...

AWWWW tnía q ser así.. la parte q ás me gusto porq fue completamente inesperada es cuando Edward le dice q ninguno de ella ( Renesmee). ¿Vas a seguir haciendo la historia en otros libros? porq no nos puedes dejar sin todas las etapas lindas q les faltan por vivir.. =) espero el siguiente capitulo con ansias y tu respuesta.. GRACIAS!

anyelina dijo...

con respecto al comentario de Mychitaa discrepo mucho de su opinión, en mi caso yo si queria madurar aunq no por novio o cosas por el estilo y renesmee tampoco .. simplemente queriamos estar a la altura de las personas q nos acompañaban, poder tomar decisiones sin consultar todo el tiempo opiniones ajenas .. en mi caso era la menor de mi salon siempre y única niña en mi familia .. quería madurar para estar a la altura de las conversaciones. Pienso q si hay niñas que quieren madurar, y acciones q a los minutos de cometerlas nos arrepentimos y nos hacemos una autocritica por estas; el hecho de que seamos humanos no nos justifica .. y nosotros no nos excusamos en eso cuando somos exigentes con nosotros..

En mi opinión tu capitulo estuvo genial!! no es mi favorito pero tiene un gran merito =)

Anónimo dijo...

me encanto este capitulo, ya me parecia que jake podia reaccionar asi... me encanta la perspectiva de nessie, el reconocer que le falta madurar, es un igno que empezo su camino para una madures.

jake y nessie escondiendose de edw? me parece realmente comiquisimo, me da la re ternura eso sobreprotector que tiene edw primero con bells ahora nessie. definitivamente las ama.


me encanta el amor, y todo lo que le pones a cada capitulo, por favor segui escribiendo, en serio tendria que ser peli, esta realmente apta..


seguro que los hermanos y michi van a volver a sus vidas, y va a ser genial... los cullen mandan!!! besitos pabizzzzzzz se te re quiereeeee....

yo re nostalgica te mando besotes, no veo las hras de que sea viernes!!!!!!:-)romilusion@

armi2555 dijo...

ahhhhhhh!! que lindo capitulo!! ojala se reecuentren... quisiera saber la reaccion de jake!!! jeje muy buen capitulo Pabli!! como siempre mis felicitaciones!!! un abrazo!!

milenitha rios dijo...

estubo super el capitulo me encanto...como siempre.
ke lindo jake la ama demasiado...
el final del capitulo estubo super y ojala algun dia se buelvan a juntar sus caminos...
ke lastima ke estemos llegamdo al final de esta apacionante historia pero bueno...

maixa dijo...

haha yo soy TEAM RAPHAL xD =)
buuu no qiero que se acabe esta buenisimo! =)

Anónimo dijo...

sta supr supr xbr el capitulo al fin lo pude leer me encanto fue muy hermoso ...
ojala k recgresen sus amigos¡¡¡

Anónimo dijo...

Que te puedo decir... me encanta tu libro, te has ganado una nueva lectora, Ocaso Boreal es de lo mejor, lo comencé a leer desde hace poco y ya te llevo el ritmo. menos mal que lo descubrí, y comencé a leerlo ya con los 2 primeros libros y la mitad del tercero publicado porque no soportaría esta agonía que soportan las fans de tu historia jajajaja el estar anciosas por mas te sirve de mucho para conservar tu público, lo entiendo y te admiro Pabli tenes muchisisisisismo Talento. te deseo lo mejor. Te Felicito de Corazón. Por cierto soy del "Team Raphael" me enamoré por completo de ese hermoso vampiro, es obvio que es guapisimo, pero tambn es una gran persona en su interior y eso lo valoro. Please que vuelva.
Besos Y Abrazos Pabli Cuidate
Att: Gabhy

maixa dijo...

Porfis!!!! final alternativo!!! team raphael! =) si?? =)

Argen dijo...

awww :') Amee este cap! n.n
Ness & Jake son tan aww :3 jaja xD y que bieen que se amen demasiado!

jaja yo sabia que la iba a perdonaar! puff le dolio, obvioo;) peroo se TENIAN que perdonar! jajajaj

Amo la idea de que ella piense que pronto se reunira con sus amigos... porque la verdad es que asi tiene quee ser! ellos formaron gran parte de su vida como para ahora no verloos!

bueno... este cap fue mas que todo Jake&Ness... y no se, me gustoo mucho esoo :3 jaja! y pues en parte ness hizo bien contandolee toda la verdad! ;D

hay un pensamiento... ness madura? (: jajja OJALA QUE PRONTOO!! ya era horaa jajaja xD

bueno, como siempre... tsss buen caap! ;)

Argen

MARIBRI dijo...

muy lindo ese reecuentro con jake!!! el ha d amarla demasiado como para dejar pasar esa falta!! ojala y eso fuera asi en la realidad....xq en verdad si algo asi le pasara a alguno d nosotros d seguro q nuestra actitud seria distinta....hay q tomar ejemplo!! t qremos pabli...esta muy lindo est capitulo

Anónimo dijo...

jacob jacob, es tan divino, tan dulce es alguen super especial, que de buenas es nessi... kt