Antes que nada quiero darles la bienvenida, muchas gracias por visitarme y leer esta historia, la que tanto disfruté escribiendo.

Nada podría hacer para agradecérselo,

Pablo Sanz.


Disclaimer

Los Personajes de esta historia no me pertenecen. Son propiedad de la señora Stephenie Meyer, autora de la Saga Crepúsculo, y por lo tanto, esta novela es solamente un Fan Fiction de mi autoría, que no guarda relación alguna con ella o cualquier otra cosa referente a su persona.
Aclaro esto, para evitar malos entendidos.

Seguidores

viernes, 24 de diciembre de 2010

Capítulo Veinticuatro: Atracciones.


Antes de nada, solo quisiera desearles para esta noche buena todo la felicidad y toda la buena suerte posible.
Espero que disfruten de ésta navidad al máximo, y que reciban todo aquello que desearon.
Gracias por acompañarme hasta aquí, no saben cuando lo valoro.

De más esta decir que los quiero mucho, y que les estoy eternamente agradecido.

Muchas Gracias,

Pabli.


Atracciones.

Estábamos decididos en confiar en Renesmee.

Nuestra hija era lo único que importaba en todo ese embrollo macabro que alguien estaba creando. Moviendo hilos para arrastrarnos dentro de ese tablero indescifrable. Generaba tensión no saber quien era el o los que estaban detrás de todo. Estresaba en desmedida la falta de conocimiento, asustaba. Cada paso dado por nosotros podía convertirse en el último si no tomábamos las precauciones necesarias, y eso, desde luego, atemorizaba de un modo que antes no había sentido.

Siempre, a lo largo de toda mi inmortalidad, había evitado sentir miedo, éste no se había materializado del todo concreto en mi cuerpo, pues en realidad creo que nunca valoré la vida, o mejor dicho, esta vida... No temía perderla, porque en cierta forma, hasta la menospreciaba, siempre en conflicto con ella, jamás viendo el lado positivo, si es que tiene alguno, cosa que pongo en duda, por lo menos cuando no tienes con quien compartirla.

El cambio se produjo cuando Bella apareció, de repente todo adquiría un sentido que hasta entonces jamás le había encontrado. Por eso, ahora el miedo atacaba con fiereza, porque en esos momentos sí tenía algo que temer, temía por mi Bella, temía por mi Renesmee...

Los regalos más hermosos que los cielos me habían entregado, los más sublimes.

Mi esposa y mi hija.

Culpar a los Vulturis era lo más lógico, claro. Eran los únicos que podrían plantarnos cara, porque los Cullen éramos una especie de leyenda urbana entre los vampiros. Iba a ser difícil encontrar a otro culpable, igual de temible o avasallador como ellos. Eran las sombras que podrían oscurecer nuestros días, donde la felicidad brillaba como el sol tropical un día de verano. Ellos sabían eso.

Y nosotros sabíamos que éramos el único aquelarre que podía desestabilizar sus tres mil años de poderío soberbio y dictatorial. Contábamos con los amigos, con los aliados, y con los dones. Tal vez, si fuéramos otra clase de vampiros, unos a los que el poder les atraiga, ese supuesto se podría dar con más facilidad, pero no nos interesaba. Formar parte de ello no nos llamaba la atención, a ninguno de nosotros...

¿Cómo pueden personas que no desean ser vampiros ser la casta gobernante?

Era ilógico, desde luego.

Aunque tal vez el mundo de los inmortales estaba listo para que nadie lo gobernara.

No. Eso también era ilógico. Problemas como las guerras del sur y la creación de niños inmortales aparecerían de nuevo en un abrir y cerrar de ojos. Se necesitaba una familia que predominara entre las otras, una realeza, por decirlo de alguna forma. Pero los Vulturis estaban abusando de su poder, hacía años que venían haciéndolo, y nadie parecía dispuesto a frenarlos.

Nosotros no lo haríamos, esa no era nuestra tarea, a menos que nos amenazaran. De ser así, nos defenderíamos. Pero llegado el caso de que pierdan su poder, tampoco estábamos dispuestos a reemplazarlos.

El anonimato de nuestro atacante era una cuestión que no debía pasar inadvertida, porque no importaba lo mucho que estuviéramos preparados, sino sabíamos a que nos enfrentábamos. Era lo mismo que no supiéramos nada, porque el factor sorpresa siempre es fundamental.

Jacob tenía razón, era el mismo patrón que Victoria había utilizado, solo que ahora Renesmee implicaba una complicación más. El punto ciego que generaba en las visiones de Alice, conllevaba a que la sincronización debía ser incluso más exacta...

¿O era todo mera coincidencia? Sólo un descuido de nuestro enemigo. Un error que le había costado que mi hermana viera sus decisiones. No era probable que eso pasara. ¿Por qué había ido a Forks y luego se dirigió hacía Juneau? Eso solo podía ser una maniobra, algo que nos atrajera corriendo hacia nuestra hija. Era obvio que nos sumergiríamos de lleno en ello, que no pensaríamos en nada que no sea ella, Renesmee.

Pero si había algo bueno en todo aquello, era que mi niña estaba bien. Las peores horas de mi vida ya habían pasado, y aunque el miedo que sentí en ellas ya se había ido, su espectro continuaba rondándome, de solo pensar que las cosas podrían haber tenido un desenlace terrible.

La tarde ya había caído serenamente sobre Douglas cuando los hermanos nos presentaron una habitación en la que podíamos instalarnos. Era cómoda, y se encontraba en el tercer piso de su casa.

Estábamos en la habitación. Era grande, bastante impersonal, ya que hasta donde teníamos entendido, nadie la había utilizado jamás.

– Lo siento, – Había dicho Malenne cuando abrió la puerta para mostrárnosla. – pero nadie ha dormido aquí jamás. Esta casa nunca ha sido habitada por más de dos personas. Los cuartos están por precaución, solamente.

Alice ya no se notaba preocupada, no por ellos por lo menos. Su capacidad para ver el futuro le demostraba que podía confiar, aunque sea un poco. Estaba segura de que si algo se complicaba, podría verlo con el tiempo suficiente como para que podamos hacer algo. Por el momento, los hermanos Blancquarts no representaban una amenaza para ella, y su mente estaba ocupada en otras cosas, demasiado tontas para mi parecer. Pero esa siempre había sido parte de su personalidad. Era muy relajada para algunas cosas.

En ese momento, su preocupación era poder ver el cuarto que le tocaría antes que de hecho ellos se lo mostraran. ¡Estaba preocupada por qué no le den un cuarto muy pequeño! E incluso pensaba en donde podría haber un centro comercial para ir de compras.

¿Cómo podía pensar en las compras en un momento así? ¿Cómo podía pensar en ropa, en un momento así? Sabía que mi hermana era un ser increíblemente inteligente, pero en esas ocasiones, era demasiado fácil cuestionar su cordura. Quizás se debía a que no contaba con su talento, a pesar de ver en su mente las visiones que ella percibía del futuro, el don era suyo, yo no veía nada, solo captaba el eco en su memoria.

Ella era la que le daba la interpretación, la que podía comprender todas esas resoluciones detrás de la secuencia que presenciaba.

También estaba encantada por la decoración, y pensaba en implementar algunos de esos nuevos estilos a la nueva casa que tendríamos en Hoquiam. Bueno, lo haría si es que regresábamos.

Quería creer que sí, que volveríamos en unos días a Forks, pero primero teníamos que resolver eso que pendía sobre nuestras cabezas, decidido a atacarnos.

A pesar de que se mostraban gentiles, no era de mi agrado molestarlos, y menos hacerlo cuando no terminaba de fiarme de ellos, pero Nessie había insistido en ello, y a ella no podíamos decirle que no.

Si algo estaba mal desde hacía un tiempo, al menos ellos habían estado para resguardarla. Alejando a nuestros enemigos el tiempo suficiente como para que llegáramos, y sí podía comprobar que había sido así, realmente estaría en deuda con ellos para siempre. Porque habían sido capaces de protegerla, cuando su madre y yo no lo habíamos echo.

Qué estúpido que me había sentido al ver la visión de Alice, que inservible, incapaz de ayudar a mi niña, a nuestra Renesmee. No lo dudamos, la única salida era salir corriendo hacía aquí, porque no podíamos arriesgarnos a perderla, a ella no. Podíamos morir, sucumbir los dos, pero ella tenía que permanecer en este mundo.

Esos chicos eran dos misterios.

Dos incógnitas, casi indescifrables. Él tenía un don muy parecido al mío... no leía la mente, pero hacía algo similar. Ella tenía demasiado poder. Es algo que sabía, su mente era una poderosa presencia entre todas las que había visto a lo largo de todos esos años que tenía caminando entre los hombres y los inmortales. Había algo en ella que simplemente no podía identificar, algo que sabía que era importante, pero que de todos modos, se me estaba pasando de largo.

Raphael sentía algo por Renesmee. No había pensado abiertamente en eso, no lo había visto plasmado en palabras, pero lo sabía. Reconocía esos sentimientos, porque los conocía demasiado bien. No estaban del todo definidos, pero si se encontraban rondando por su mente, y por su corazón.

– ¿Qué es lo que se supone que haremos ahora? – susurró Bella lo suficientemente bajo para que solo yo pudiera escucharla.

– No lo sé. – Contesté en un tono igual de inaudible. – Creo que solo podemos esperar a que pase el tiempo, si en dos días no pasa nada, nos marcharemos.

– No me gustaría molestar a estos dos... chicos. – Comentó mi esposa.

– ¿Crees que podemos confiar en ellos? – Dije entonces, para ver si ella pensaba lo mismo que yo.

– Tú eres el que más capacitado para saber si podemos hacerlo o no. – Se escogió de hombros. – Aunque no estoy completamente segura de ello, creo que por el momento, podemos fiarnos, aunque sea un poco. – Luego me observó con sus hermosos ojos dorados. – ¿Qué es lo que crees tú?

– Se están esforzando porque no nos enteremos de algo... – Bella contuvo el aire, con cierto miedo en sus pupilas. – No solo ellos dos, sino también Renesmee. Hay algo que los tres no quieren que sepamos.

– ¿Podría tener algo que ver con esa desaparición? – Me consultó.

– Puede ser... – Conjeturé. – Pude ver que la ausencia de esa chica la ha afectado Mucho. Discutieron poco antes de que pasara todo. La tal Michelle, la insultó.

Mi esposa analizó lo que acaba de decir.

– No recuerdo haberla escuchado mal en todo este tiempo. – Dijo al fin.

– Creo que nuestra hija no es tan mala mentirosa como tú. – Contesté.

Arrugó su hermoso ceño color marfil.

– Sí, al parecer ha heredado todo el potencial que tienes tú para los embustes... – Murmuró, pero luego sonrió.

– Siempre supe que tenía más de los Cullen que de los Swan... – Opiné antes de descender a los labios de mi esposa y besarlos.

Tras horas de tensión, nos relajamos un poco, y solo me dediqué a besarla como me gustaba. Saboreando sus labios, recorriéndolos con delicadeza al principio, deleitándome con el aroma de su aliento, descendiendo por el largo de su cuello, retornando a su rostro. Besarla como si no existiera otra cosa que no fuera ella, besarla como si el mundo dependiera pura y exclusivamente de ello, que no nos detuviéramos, porque si lo hacíamos, todo se acabaría. Si despegaba mis labios de los suyos, de mi Bella, el planeta entero se detendría, y nada más tendría sentido.

La acerqué a mi cuerpo, con la misma desesperación que me sofocaba día a día, desde que la conocía. Siempre había querido hacerla mía, desde el mismo momento en que supe que era la razón de mí existir, deseé poder amarla de las miles de formas en las que se puede plasma el amor.

Olvidé por unos minutos donde nos encontrábamos. Olvidé que estábamos en la casa de unos vampiros extraños, amigos de mi hija. Olvidé que una amenaza estaba cerca, y solo me concentré en la proximidad del cuerpo de mi esposa al mío. Solo podía registrar el hecho de que Bella estaba conmigo en esa habitación, y que nuestros cuerpos deseaban entrelazarse de todas las formas posibles.

A pesar de que ambos éramos fríos al tacto humano, podía sentir en el ambiente una calidez que irradiaba su cuerpo, como una corriente eléctrica, que se deslizaba también por el mío, queriendo que nos fundiéramos en una sola persona por toda la eternidad, hacer el amor por toda la eternidad.

La tensión se convirtió en pasión demasiado rápido, en un giro limpio y conciso, donde expulsamos ese sentimiento ruin y le dimos la bienvenida al deseo.

Por un momento, solo nos dedicamos a explorarnos mutuamente.

Luego la consciencia volvió a nosotros, y pudimos pensar con claridad nuevamente.

– ¿Qué crees que es lo primero que debemos hacer? – Preguntó mi esposa, una vez que habíamos recuperado la candencia regular de nuestras respiraciones.

– Investigar un poco. En estos momentos no me fío de ninguno de los tres. – Respondí, analizando bien la situación. Renesmee estaba mintiendo con algunas cosas, y ya no nos había contado varias otras. ¿Por qué?

Jacob tampoco lo sabía, porque era tan proclive a los pensamientos involuntarios que hubiera sido muy fácil saber sí le había contado algo.

No, tampoco había sido completamente sincera con su prometido.

Todavía me daban ganas de despedazarlos a los dos cuando pensaba en ello, pero Bella me había detenido a que interfiera entre ellos.

¿Cómo él va a pretender casarse con mi bebé? Era una niña, no una mujer... Pero mi esposa pensaba todo lo contrario, para ella, nuestra hija ya era toda una muchacha, incluso más madura que nosotros mismos.

Aunque yo no pensaba que mi hija fuera inmadura o una chiquilla, sino que no estaba preparada para esas cosas. Era suficiente que intentara vivir sola unos meses, pero ¿Casarse? ¿Con Jacob Black? El asunto casi me había sacado de quicios, y hubiera sido muy fácil olvidar la estima que tenía por el perro y descuartizarlo por osar siquiera besar a mi hija.

No pude evitar reír al recordar que Charlie había pensado exactamente lo mismo casi ocho años atrás. Había tenido una rabieta al darse cuenta de que su hija, su niña, mi Bella, se casaba conmigo.

Las cosas cambian cuando te conviertes en padre, eres capaz de ver cosas que antes no podías. Ahora entendía la ira casi asesina de mi suegro cuando aparecimos en la sala de estar de su con un anillo de compromiso y diciendo que nos casábamos ese verano.

Había confiado que Renée se interpondría entre nosotros, pero eso no iba a pasar, lo sabía incluso antes de que Bella me confirmara que se casaría conmigo. Mi suegra era muy intuitiva, quizás no de un modo consciente. Entendía las cosas primordiales de las cosas, no los accesorias, y la visita que le hicimos unos meses antes de la boda, cuando Victoria acechaba Forks, fue lo que la hizo terminar de entender algo que yo había tenido que aprender mediante a una separación insoportable de seis meses...

Bella y yo nos pertenecíamos el uno al otro, y no hay fuerza en el mundo lo suficientemente poderosa como separarnos de nuevo.

Pero esto era diferente.

Claro que era diferente, yo no estaba teniendo el berrinche de padre típico, Renesmee era realmente una niña, a pesar de que tenía la apariencia de una mujer hermosa. Ella era muy diferente a su madre, más madura en algunos sentidos, pero también más pequeña en tantos otros.

Pero había decidido tomarlo con calma, tener una rabieta no tenía sentido cuando al fin y al cabo todos los demás apoyaban su decisión. Incluso Rosalie no lo veía como algo tan malo...

¡Rosalie! Que estaba más cerca de odiar a Jacob que cualquier otro miembro de nuestra familia.

Entonces Bella habló sacándome de mis conjeturas.

– No sé que podemos hacer con Renesmee. Ella no está igual que antes. Ha cambiado, puedo sentirlo.

Eso era exactamente lo que había visto en su mente. Un cambio grande en su forma de pensar y en su forma de ver la vida.

– Sí. – Contesté, uniéndome a su razonamiento. – No es la misma niña que dejó Forks.

– ¿Has podido ver otra cosa? – Consultó. – ¿Algo de ellos?

– No, son demasiado inteligentes los dos. Han ocultado sus pensamientos bastante bien, aunque han fallado un par de veces, sobre todo él. Creo que están cubriéndose de algo. No quieren que sepamos algo, porque no quieren exponer e Nessie. – Concluí.

– ¿Algo como qué? – Preguntó extrañada.

– Todavía no lo sé, pero creo que no tardaré en averiguarlo... – Conjeturé. – No pueden ocultar sus pensamientos todo el tiempo. Tarde o temprano algo se le escapará a alguno de los tres.

Los dos estábamos de pie, parados en medio de la habitación. En ese momento, alguien tocó a la puerta.

Renesmee apareció en el umbral un segundo después.

– ¿Podemos hablar? – Dijo mirándonos.

– Por supuesto, hija. – Contestó Bella, avanzando hacia ella y tomándola de la mano para que se aproximara a nosotros.

Nuestra hija estaba nerviosa y asustada, como si en realidad fuera una niña pequeña que acudía al dormitorio de sus padres a disculparse por alguna travesura que hizo.

“Los siento papá... lo siento mamá.” Pensó, y dirigió también el pensamiento a su madre, que era capaz de recibirlo.

– Ya pasó. – Contesté. Era cierto, el enojo y todos lo demás ya se habían ido. – Solo por favor, no vuelvas a hacernos algo así. No tienes idea de lo que fue tomar el primer avión disponible desde Seattle hasta aquí con el corazón en un puño, temiendo que lo peor podría pasar en cualquier momento.

– No entiendo esa visión que mi tía Alice ha tenido. – Declaró. – Eso no debería haber pasado.

– Como ya te dijo, Nessie. – Dijo Bella. – Ni ella lo entiende. No sabemos que es lo que pasó, solo que la visión apareció y no nos quedaba otra opción.

– ¿Pero por qué vinieron solo ustedes tres? – Preguntó. – ¿Por qué no están todos aquí?

– Estábamos convencidos de que no nos encontraríamos con algo muy bueno, hija. – Contesté. – No podíamos arriesgar a toda nuestra familia.

– No podíamos obligarlos a acompañarnos. – Continuó Bella. – Los hemos engañado, ellos no saben que algo anda mal. Por lo menos no todos.

– ¿Y Jacob? – Su semblante se tornó lleno de preocupación. Había hablado con él, y de seguro se había dado cuenta de que no estaba enterado de lo delicado de la situación. – Él tampoco sabe nada

– No podía venir con nosotros. – Le expliqué. – Él hubiera complicado las cosas, Alice no hubiera visto nada de nada si nos acompañaba.

Ella se quedó meditando un segundo en su novio.

Lo extrañaba, la necesidad de estar cerca de él comenzó a crecer en su pecho. Desde luego no era algo que un padre quisiera ver en la mente de su hija. Siempre había deseado poder leer la mente de Bella, pero tratándose de Renesmee, creía que cuanto menos sabía, mejor iba a ser para mí y para mi tranquilidad.

Intenté darle un poco de intimidad, ignorando su voz mental todo lo que pude.

– ¿De donde salieron estos vampiros, Renesmee? – Preguntó Bella entonces, en otro susurro casi inexistente.

– No es necesario que bajes la voz, mamá. – Comenzó Nessie entonces. – Malenne puede escucharnos, y al fin de cuentas, no es nada del otro mundo.

– ¿Cómo los conociste? – Insistí entonces, a pesar de que ya lo sabía. Quería su versión de los hechos.

– Ya lo sabes, papá. – Dijo, como si ella también fuera capaz de ver a través de mí. – Fue hace dos meses, más o menos. Estaba en mi clase de Arte Contemporáneo, y de repente los vi, caminando hacía mí. Vi lo que eran, y los seguí...

Pude contemplar en su mente como miraba hacía todos lados en el patio grande de la universidad. Luego reconociendo el rastro, y siguiéndolo.

– ¿Cómo se te ocurrió hacer eso? – Pregunté entonces, enfadado ante lo ligero de su comportamiento. ¿Cómo fue capaz de seguir a dos desconocidos?

– Tranquilo, papá. – Intentó contenerme. – Ves que todo ha salido bien. – Concluyó.

– ¿Cuéntanos que sabes de ellos? Renesmee ¿Sabes con que clase de personas estas viviendo? – Inquirió mi esposa. – ¿Sabes todo sobre ellos?

– Sé muchas cosas, mamá. – Contestó muy segura de lo que estaba diciendo. – No soy tonta, no iba a venir a vivir a la casa de dos personas que prácticamente no conozco. No teman, Raphael y Malenne son inofensivos. Son especiales para mí. Por favor, no desconfíen de ellos.

– Renesmee, solo estamos preocupados. – Comencé. – No era lo que esperábamos cuando vinimos para aquí. ¿Te das cuenta de que esto es raro, no? Alguien quiere hacerte daño y no pareces preocupada.

Mi paciencia se estaba yendo demasiado rápido en esas horas. Estaba teniendo uno de esos ataques de padre que tanto solían darle a Charlie. Aunque claro, comparar madre e hija no era complicado. Ahora podía sentir exactamente lo mismo que mi suegro sintió en esos días. ¿Cual de las dos había sido más extralimitada? ¿Bella saliendo con un vampiro, saltando por los acantilados y andando con hombres lobos jóvenes e inestables? ¿O Renesmee, permitiendo que dos vampiros completamente desconocidos se acerquen a ella y se ganen su confianza, para luego irse a vivir con ellos?

Era una lucha muy pareja, pero creía que incluso Renesmee no había superado el record imbatible de su madre.

Saltar por un acantilado, solo por diversión.

– No es que no me preocupa, papá. – Se defendió, algo ofendida por mi acusación. – Solo es que ahora que están aquí, no veo posibilidad de que algo malo pueda pasar.

– No te confíes, Renesmee. – Le advertí. Era necesario que entendiera que las cosas no estaban bien, de que había grandes posibilidades que esto fuera un juego mortal. Ella tenía que saber cuales eran las cosas que debía hacer si no veía posibilidades para nosotros. – No somos garantía de nada. Sí alguien demasiado poderoso nos acecha, debes huir antes de que te pase algo, ¿Entiendes?

– No huiré a ningún lado, papá. – Dijo completamente seria. – Ya no soy una niña a la cual pueden mandar a esconderse del peligro. No me iré corriendo. Si algo malo nos acecha, también me alcanzará a mí, porque no los abandonaré.

La observé de nuevo, con mayor atención. Con toda la intención de ver a través de ella. No ocultó sus pensamientos, y mucho menos la fiera determinación que se apoderó de ella.

“No me obligarán a irme” Pensó casi con violencia. “Ya no soy un bebé, no puedo hacerme esto”

– Pensamos en tu seguridad, hija. – Susurró Bella, acercándose a ella, y acariciándole la mejilla. Renesmee no había solo pensado esas palabras, sino que también las había enviado directamente a la cabeza de su madre. – Tú tampoco puedes pedirnos que dejemos que te quedes. Esto es algo grave, no un juego.

– Sé lo que es, mamá. – Tomó la mano de su madre y la apretó a su rostro, al cual ladeó para sentir la caricia que Bella le estaba dando. – Pero somos una familia, y no puedo dejarlos, no de nuevo. Ya fui egoísta una vez al irme de Forks, al lastimarlos de esa forma, a ustedes, a Jake, a mis tíos y abuelos.

– Renesmee, solo queremos que estés bien. No nos importa nuestra seguridad. Lo único importante aquí es que tú estés segura. – Le expliqué con toda la determinación de la que era capaz.

– No hablemos más de eso, papá. – Concluyó entonces. – No llegaremos a ningún acuerdo. Llegado el momento, cada uno de nosotros sabe cual es su lugar.

Eso era exactamente lo que no quería oír, pero ya no guardaba deseo de discutir, no con Renesmee. Ahora solo quería disfrutar de tener a nuestra hija cerca, poder abrazarla y sentirla próxima, algo que hacía meses que no sentía.

Bella y yo nos acercamos a ella, que terminó de dar los últimos pasos que nos separaban. Nos abrazamos los tres en un abrazo profundo, sintiendo por primera vez el peso de la separación. Había creído que estar lejos de ella no era tan doloroso, que mi hija había venido hasta aquí por un motivo concreto, y eso debería de haberme resultado suficiente para aceptarlo.

Siempre había sido la clase de hombre que aceptaba las decisiones, por más dolorosas que fueran. El tiempo me había demostrado que había veces en las que no importa la resolución que tengas al llevar a cabo una decisión, siempre te dolerá si no estas listo para hacerla, o si no quieres hacerlo.

Lo había aprendido al apartar a Bella de mi vida.

Ahora también me daba cuenta de que había sido un error dejar que Renesmee nos dejara atrás de esa forma. Habría sido mejor si nosotros, sus padres, su familia, hubiéramos venido con ella. Estar con nuestra hija, a su lado, para que descubriera muchas cosas que durante esos años en los que la resguardamos del mundo, había desconocido. Ahora había aprendido esas cosas, me daba cuenta de que su estancia en Juneau había sido dura, por lo menos al principio. Ella había estado mal, nos había extrañado, podía verlo en sus recuerdos, que no dejaba que se escondan. También en el deje amargo que invadía su mente. Como lo había percibido al mediodía, me di cuenta de que mi hija era ahora una mujer diferente. Había sufrido muchas cosas, que no eran causadas el desarraigo de su hogar y de la distancia con su familia. Alguien le había echo daño, y lo único que podía asegurar era que no habían sido esos chicos, sus nuevos amigos.

– No saben lo mucho que los he extrañado. – Susurró Nessie. – Me han hecho mucha falta, de verdad. Sé que estuve mal al no haberles dicho nada de Raphael y Malenne, pero gracias por haberme dejado venir aquí, ha sido una de las mejores decisiones que he tomado.

– Es bueno escuchar eso. – Dijo Bella, apretándola más hacia ella. – Me alegro que hayas conocido a personas a las que puedas considerar amigos. – Murmuró.

¿Mi esposa debía ser tan comprensiva? Había algo extraño en esos dos, no podía dejar de pensar en ello. Ella era un misterio, Malenne. Descubriría el secreto que la envolvía, una persona no puede estar todo el tiempo absteniéndose de no pensar, y menos un vampiro. Podemos pensar en muchas cosas a la vez, en algún momento, que esperaba que se pronto, ella me daría la clave para descubrir quienes eran. Ella o él. Daba igual de cualquier manera.

La tarde terminó mientras Renesmee nos contó a su madre y a mí todo lo que no había habido tiempo para contar.

Hermanos... sí, ellos eran hermanos.

Sin embargo, había cosas que Renesmee evitó contar, cosas que se mantuvieron en lo más profundo de su mente.

Solo pensó un nombre...

Steven.

¿Quién era Steven? ¿Porque había un deje amargo en su memoria siempre que pensaba en él? solo podía visualizar a un chico, un muchacho de pelo castaño oscuro y ojos grises. Esa era toda la imagen que mi hija había permitido que viera.

Al final, Alice tenía razón, no solo se podía mentir con el pensamiento. Se podía omitir.

Una vez que la noche se instaló por completo en la mansión, llamé a Carlisle.

– Edward. – Contestó al segundo llamado. – He estado muy preocupado, ¿Qué es lo que ha pasado? – Preguntó, sin la calma habitual que tanto lo representaba.

– Han pasado muchas cosas, Carlisle. – Contesté, dudando si debía informarlo con respecto a las nuevas novedades. No pude evitar pensar que me estaba comportando igual que Renesmee al no contarle esas cosas a mi padre. – Casi nos hemos vuelto locos, llegamos y el departamento de Nessie estaba cerrado. Fue un susto muy grande. Pero resulta que ella estaba viviendo con unos amigos por unos días. – Sí, continuar mintiendo era el único camino para salvar al menos una parte de nuestra familia. – Todo está bien. Nos hemos presentado como primos de Ness. Ella está un poco sorprendida, todavía no puede asimilar bien la visión que ha tenido Alice, en especial porque no ha sentido ningún movimiento extraño en torno al departamento o en la universidad.

– ¿Cuando creen que estarán en condiciones de regresar? – Consultó entonces, mucho más relajado. Así estaba mejor. Mejor que no sospechara nada.

– No creo que sea bueno irnos dejando cabos sueltos. – Comenté, con un tono muy ligero, como si fuera un hecho trivial y desenfadado. – Pero estimo que no tardaremos más de una semana, como acordamos con Jacob, antes de marcharnos.

– Perfecto, hijo. – Pude sentir como sonreía. – Que bueno que todo esto no ha sido más que un gran susto.

– Claro, solo un susto. – Convine, antes de cortar. – Nos encontraremos en Forks lo más pronto posible. Mándale un gran abrazo a Esme de mi parte, por favor.

Había decidido que esa era la mejor forma de hacer las cosas. Todo recaería sobre nuestros hombros. No involucraríamos a Carlisle, Esme y a ninguno de mis otros hermanos en esto. Porque a pesar de que éramos una familia, Bella y Renesmee eran familia ahora. Era mi responsabilidad tenerlas a salvo, mi obligación más grande, e incluso mi mayor deseo, velar por toda la eternidad por su bienestar no era una carga, sino una bendición. Pero eso no tenía porque incluir a lo demás. No podía involucrarlos en eso. Si las cosas terminaban de una mala manera, ellos no tenían por qué pagar con sus vidas. Porque si alguien quería arrebatarme a mi hija, primero tendría que matarme para intentar tocarle un solo rizo suyo.

Alice estaba con nosotros por decisión propia, e incluso, intentaría que regresara a casa. Ella no querría, bien lo sabía yo, pero al menos mi consciencia estaría tranquila. Mi hermana no debía tampoco inmiscuirse en esto. Los cielos sabían que estaba eternamente agradecido con ella, no solo esta vez, sino a lo largo de los últimos sesenta años. Muchos sucesos que habían convertido mi vida en algo bueno, fueron originados gracias a sus hazañas.

– Podemos quedarnos el tiempo que queramos. – Dijo Renesmee una vez que corté con Carlisle. – Raphael y Malenne no tienen problema alguno en que nos quedemos los cuatro aquí.

– No, Renesmee. – La contradijo su madre. – Es demasiado arriesgado, nos iremos el viernes como máximo.

– ¿Están completamente seguros que esa visión era por mí? – Preguntó entonces, pensando en ello.

“Papá, tu sabes muy bien que esto es imposible...” Pensó. “Realmente estoy intentado entenderlo con todas mis fuerzas... pero no encuentro nada que sea lógico en todo esto...”

– No tenemos tiempo para ser lógicos, hija. – Le dije en un susurro. – Todo esto es demasiado arriesgado como para plantearnos pensar mucho tiempo las cosas.

– ¿Pero no te das cuenta, papá, de que quizás eso es lo que quiere nuestro enemigo? – Continuó mi hija.

Sí, lo había pensado, desde luego. Todo podría ser una trampa, un juego de ajedrez perfectamente dominado por un jugador oculto.

– Sí. – Respondí entonces, a pesar de que no quería alarmar a ninguna de las dos. – He considerado que todo pueda ser obra de una persona.

Bella, a mi lado, con tuvo el aire, presa del horror.

– Edward, ¿Por qué no me lo dijiste antes? – Preguntó mirándome a los ojos.

– ¿Para qué? – Murmuré. – Nada es seguro ahora, solo fueron conjeturas.

– Eso quiere decir que vinimos directamente a nuestra perdición. – Afirmó mi esposa, con una voz fantasmal. Meditó un segundo más. – No es un desconocido, desde luego. No es alguien que estuvo merodeando por Juneau y la descubrió de casualidad. – Miró a nuestra hija. – ¿Alguien nos quiere borrar del mapa, otra vez...?

¿Tenía respuesta para esa pregunta? No claro que no.

La noche continuó transcurriendo, y estuvimos los tres juntos hasta que el alba comenzó a asomar por el horizonte. La casa tenía orientación norte, por lo que en cuanto el sol se alzó con mayor fuerza, cerca de las diez de la mañana, toda la habitación estaba iluminada.

Era una construcción muy bien diseñada, tenía que admitir.

Renesmee abandonó el cuarto un rato antes que nosotros, disculpándose, alegando que quería cambiarse de ropa.

También hice lo mismo, antes de salir de la habitación que los hermanos nos habían dado en esa casa.

Bella prefirió quedarse un momento más, para ordenar todo, antes de bajar hacía la estancia de esa mansión.

Mientras tomaba las escaleras que me conducirían al segundo piso, y luego caminaba por ese pasillo de espejos, algo que, la verdad, me parecía una tontería, pude captar la voz mental del chico...

Bueno, chico era un modismo, porque si la historia de Renesmee era correcta, Raphael era mayor que yo en todos los sentidos. Tenía más edad que yo al ser transformado, y eso había pasado en el siglo diecinueve.

“Se la llevaran... ¿Qué haré si ella se va?” Pensaba. “Sabía que ese momento llegaría, pero contaba con unas semanas más... para prepararme... ¿Cuando te volveré a ver, Renesmee...?

Y esa era la completa confirmación que necesitaba.

Intentaba con todas sus fuerzas no pensar en ella, pero le era imposible.

“¿Por qué? ¿Por qué tenía que pasar esto ahora? Renesmee está enojada conmigo... ¡Maldición! ¿Por qué no cerré la boca? ¿Para que le dije todo? Malenne tenía razón... decirle lo que siento no era lo correcto...”

¿Renesmee sabía que este chico estaba enamorado de ella?

¿Cómo había pasado algo así? ¿Era eso lo que la tenía mal? Raphael parecía muy seguro de que era así.

Él estaba presente en los pensamientos de mi hija, lo había visto durante la noche. Había intentado no pensar demasiado, sabedora de que podría verlo, pero no había podido reprimir todo.

Ella también sentía algo por él.

Los sentimientos estaban mucho mas definido en Raphael, pero eso no significaba que no estuvieran presentes en Renesmee.

¿Acaso mi hija... quería a ese nuevo vampiro?

No, eso era imposible. Ella había pensado en Jacob la noche anterior, y lo extrañaba, es más, lo amaba. Había estado cavilando mucho en él, más que en Raphael. Pero ahí estaba el problema.

Su cabeza también estaba pendiente por el bienestar de su amigo.

No sabía que pensar.

Siempre había creído que los impulsos que generaban la imprimación eran demasiado fuertes como para que pudieran sentir otra cosa por otra persona que no sea aquella a la que se ha imprimado. Creía que entendía esa fuerza, esa dependencia que se creaba entre los dos sujetos que la constituían. Había leído la mente de Jacob todos esos años, entendiendo cada una de las etapas de ese amor que se formaba.

Amores que mutaban conforme el tiempo pasaba y Renesmee pasaba de ser un bebé a ser una niña pequeña, luego a ser una muchacha, luego una adolescente, y al final, lo que era ahora, una mujer.

Comprendía lo insoluble de esa unión. Lo fuerte que era esa conexión.

Su profundidad era parecida al amor que sentíamos Bella y yo uno por el otro. La imprimación generaba una necesidad del otro ser. Una dependencia.

Me había llamado mucho la atención lo fuerte que había sido Jacob al dejar que Renesmee viniera sola a Juneau, sin él.

Había visto en su mente el dolor que le provocaba esa decisión, pero lo hacía por ella, porque la amaba. Quería que tuviera esa oportunidad de ser libre de una nueva forma, y por eso lo había hecho.

Se había quedado con Billy por su amor hacía ella.

Entonces entendí en ese momento que siempre había contemplado el amor de él por ella.

Esa había sido mi error.

Cuando Renesmee era una niña, su necesidad de Jacob era muy parecida a la que tenía por nosotros, su amor era semejante al que sentía por otro miembro de nuestra familia. Quizás un poco más posesivo y caprichoso, pero no del todo diferente. Luego, al crecer ella, también ese amor se fue transformando, pero la intensidad era diferente. Había algo que hacía que no fuera un autentico espejo con el de Jacob.

Y ahí notaba una esa mínima discrepancia con el amor que Bella y yo nos sentíamos... ambos nos amábamos profundamente, sin limites. Incalculablemente. El amor que cada uno sentía por el otro, era el reflejo.

No podía precisar que era, pero esa diferencia estaba presente en Jake y en mi hija. Su amor provenía de la adoración que Jacob profesaba por ella, y del vínculo que percibía por parte del hombre lobo. No era algo muy diferente a un enamoramiento común y corriente, por parte de ella por lo menos. Era una vinculación intensa sí, pero no por eso tan fuerte como la que él sentía. En cambio, el amor de Jake provenía de otro lado... vaya uno a saber de donde...

¿Era la magia? Por que si era ella, era de esperar que nunca dudara de ese afecto, tan puro que sentía por Renesmee.

Eso debía concedérselo.

Él estaba cien por ciento seguro de todo el amor que sentía por ella.

Pero el caso de mi hija era diferente.

Los sentimientos de una mujer imprimada eran diferentes a los que emanaba el lobo imprimado. Por eso, estos podían “flaquear”.

¿Renesmee no estaba completamente segura de lo que sentía por Jacob?

Tampoco era eso.

Había una atracción extraña entre ellos dos. Entre Raphael y Renesmee.

Ese era otro secreto que debía desentrañar.

¿Qué es lo que había pasado entre ellos dos?

Aun seguía de pie en ese pasillo lleno de espejos. Y podía escuchar que la voz mental de mi anfitrión provenía de una de las habitaciones que se encontraban allí.

¿Y si lo confrontaba? ¿Y si tomaba cartas en este asunto? ¿O era mejor que hablara con Bella? tal vez ella estaba mucho más capacitada que yo para hablar con nuestra hija, y tratar de solucionar este asunto.

¿O no era correcto entrometerse?

Estaba seguro de que Renesmee carecía de total experiencia en esas cosas.

Era su padre y la conocía.

No tenía ninguna vivencia en la que basarse para establecer una distancia cordial entre Raphael y ella.

Bien podía entenderla.

Habían pasado muchos años desde que Tanya había intentado seducirme, pero aun podía recordar lo incomodo que resultó ponerle en claro que no podría corresponderle jamás.

Me había dado mucho pena por ella, y en esos años, en lo que todavía no tenía a Bella a mi lado, y sentía lo que significaba la soledad y el peso que causaba en el cuerpo, hasta hubiera deseado poder ayudarla a mitigar su dolor de alguna forma.

Pero eso es imposible.

Se ama o no se ama. No hay puntos intermedios o cualquier otra cosa extraña que pueda resolver ese tipo de cuestiones.

Sin embargo también cabía la posibilidad de querer a dos personas al mismo tiempo. Bella, mi esposa, era una prueba de ello.

Pero eso también había sido completamente diferente a esta nueva situación.

Bella había creado de Jacob una necesidad. Una forma de curarse tras recibir las heridas que yo mismo había infligido en ella. Un antídoto al veneno que había inyectado en sus venas, y que la había salvado a tiempo de morir. Un antídoto al que no le importaba que el veneno luego se haya ido, y en su lugar regresara de nuevo yo. Él la había curado, y esa secuela quedaría para siempre entre los dos.

Esa era una huella muy difícil de borrar. E incluso la entendía... claro que la entendía.

Si Jacob Black no hubiera estado para protegerla, no tenía idea de con que me hubiera encontrado una vez que regresara a Forks, suplicando que me perdonara. O si, incluso, la hubiera encontrado con vida.

¿Pero que huella podía haber dejado Raphael Blancquarts en Renesmee como para que ella también se fijara en él?

En ese momento escuché otra voz mental...

“Tengo que descubrir con que han decorado esa habitación, está genial”

¿Qué otra que no sea Alice podría pensar en algo así?

– Edward. – Dijo al acercarse hacía a mi, luego de aparecer por las escaleras. – ¿Cómo estuvo la noche?

– Bien... creo. – Susurré, aunque era inútil, Raphael, tras los muros, ya se había percatado de que había alguien en el pasillo, y había dejado de pensar en lo que estaba pendiente. – ¿Qué tal la tuya? – Inquirí, a tiempo de que se escuchaba como alguien caminaba desde la habitación del medio, hacía la puerta.

Alice se dio cuenta de que estaba leyendo la mente del amigo de mi hija, por lo que continuó con nuestra supuesta conversación matinal.

– ¿Qué tal esta Bella, más tranquila? – Quiso saber, antes de agregar mentalmente “¿Has averiguado algo importante?”

En ese momento, la puerta se abrió, y como esperábamos mi hermana y yo, Raphael salió hacia el pasillo.

– Buenos días. – Saludó con total cordialidad y sonriendo. – Espero que estén cómodos en las habitaciones que les hemos preparado, sepan disculpar lo improvisadas que están, es que como les habrá dicho mi hermana, nunca fueron usadas.

– No hay ningún problema con las habitaciones. – Dije también cortésmente. – Hemos podido acomodar todas nuestras pertenecías. Espero no tengamos que molestarlos por mucho más que dos o tres días.

“¿Solo dos o tres días?” El pánico de su voz mental era demasiado obvio. “¿No la veré más en solo tres días?”

– Puedes venir a visitarla las veces que quieras... – Dije, aunque sabía que no debía meterme.

Alice me observó durante un segundo, para luego hacer lo mismo con el otro vampiro. No le costó mucho entender toda la historia detrás de mi simple comentario.

El rostro de Raphael se tornó aún más pálido si eso era posible.

– Eso me gustaría mucho. – Contestó serenamente, a pesar de su expresión. – Es bueno saber que los Cullen nos abren las puertas de su casa.

– Si Renesmee confía en ustedes, entonces haré lo posible para también hacerlo yo. – Dije con un encogimiento de hombros. – Aunque aún hay cosas que no me cierran del todo.

– Solo has las preguntas que te inquietan, y las responderé con gusto. – Dijo de nuevo con tranquilidad.

– Ya habrá tiempo para las preguntas... – Susurré.

“No me gustan las indirectas, Edward. Me has estado escuchando. Yo también soy capaz de ingresar a tu mente, tal vez no de un modo tan perfecto como tú, pero puedo hacerlo...”

Alice nos observaba, expectante.

– Es bueno saber eso. Simplifica mucho las cosas, Raphael. – Respondí. – Aunque no cambia nada. Te agradezco, a ti y a tu hermana de todo corazón, que hayan cuidado a mi hija, pero a partir de ahora, es nuestra tarea hacerlo.

Me observó un segundo, intentado descifrar algo más que las simples palabras en el mensaje.

– ¿Y qué? ¿Se la llevan así por que sí? ¿Sin más? – Preguntó, con sarcasmo. – ¿No les importa que estamos con ella y que sea importante para nosotros? Renesmee tampoco desea irse...

– No entiende la magnitud del problema, entonces... – Comencé. – No es un juego, Raphael. Tú mismo pensaste ayer en la forma de alejarlas de aquí, a ella y a tu hermana.

– Claro que lo pensé, pero no quiero que se vayan ninguna de las dos. Son muy importantes para mí. – Admitió.

Alice, que se encontraba mirando toda la escena, habló entonces.

– Creo que lo que debes entender, Raphael, es que no estamos aquí por sobre protectores. Algo acecha a mi sobrina... y si nos quedamos, ustedes pueden salir perjudicados de esto... Tú y tu hermana, podría perder sus vidas...

Mi pequeña hermana abrió su mente.

Las visiones eran muy desdibujadas, casi oscuras. Estaba viendo a través del punto ciego que generaba Renesmee.

Una escena corta mostró a Malenne corriendo hacía un bosque. Antes de que desapareciera, pude percatarme de que todos estábamos allí... ¿Por qué no la seguíamos? Oscuridad...

Me agité...

Alice había hablado de salir perjudicados. De perder sus vidas. La imagen que acaba de mostrarme no era precisa, pero ¿Por qué había decidido mostrármela ahora? ¿Con Raphael en frente?

¿Era una predicción? ¿Pero por qué ella corría? ¿De que huía? ¿O hacía donde lo hacía? ¿Por qué su hermano no estaba? ¿O es que ella estaba cazando a alguien? ¿Malenne se estaba alejando de nosotros para atacar a alguien? La visión dejaba un campo demasiado grande para la especulación...

Al parecer nosotros estaríamos bien. Al parecer...

¿Pero pasaría lo mismo con los hermanos Blancquarts?

¿Uno de ellos estaba destinado a morir?

De ser así, ¿Cual sería?

¿Raphael o Malenne?

52 comentarios:

Anónimo dijo...

hola pabli¡¡¡ soy Mar de Alicante(España)no creo que me recuerdes pero te he dejado comentarios en casi todos los capitulos del libro de Renesmee y no he podido hasta hoy leer ninguno mas porque he estado muy enferma en el hospital y no me dejaban usar el ordenador, quiero desearte unas felices fiestas y los mejores deseos para ti y los tuyos, y darte la enorabuena porque llevo aqui dos horas enganchada y me he leido todos los capitulos que me faltaban¡¡¡son una maravilla la trama cada vez me gusta mas y te vas superando, quiero que sepas que eres un inspirador para mi imaginacion con este maravilloso libro.Gracias.Un beso grande y lo dicho FELICES FIESTAS :D

Anónimo dijo...

porque le pones colores a las letras que nos dificulta la lectura!!

Anónimo dijo...

nooooooooooooooooooo!!!!!que regalo de papa noel!no me muero !que va a pasar?ah dios no puedo esperar!sos un geniooooooooooooooooooooote quiero mucho pabli, tengo muchos problemas personales y disfruto tanto tu historia!gracias de todo corazon!nay

valitaunseen dijo...

Hola Pabli!

Por fin puedo dejar comentario.. hace 2 cap qe no podía u_u
Bueno... el cap estuvo muy bien.. Muchas intriga, eh? jaja queda genial.. Bueno nos dejas a tod@s con la duda de esa visión y las conjeturas de Edward... Espero el próximo para saber más ;)

Cuidate ^_^ Feliz Navidad :D

Anónimo dijo...

m muero d curiosidad q es lo k pasa en verdad? k stas tramando??? kien es y k kieren?, kien morira? y con kien se keda nesie?, ahh muero p el final

Anónimo dijo...

Ohh!!!!!
nunka habiia leidoOO estHOO i kreeme
k es super liindOO
sigue escribienDOO!
no kualqwiera hace esthOO!
FELIZIDADES!
Oh me qwedare kon la kuriosidad!!
iia k!!
att:Diana Alex
http://www.facebook.com/profile.php?id=100001214083962

isabella dijo...

me encanto el capitulo parece q este capitulo no lo leyo mucha gente porque no dejaron comentarios,a mi no me importa q sea 24 en fin me facino el capitulo me encanto la parte cuando edward y raphael se ponen a hablar

Anónimo dijo...

Hola, hace poco que empece a leer este maravilloso libro y la verdad es que me encaanta! te felicito, segui adelante :)
ah! y FELICES FIESTAS

Anónimo dijo...

me encanto este capitulo haaaayyyyyyyy y ya no puedo con la intriga ya quiero saber que es lo que va a pasar con los dos hermanos blancquarts ya quiero leer el otro capitulo lo es pero con ancias, me encanta tu libro eres muy buena escritora un beso te cuidas y felices fiestas ;) ATT:JOHANA

Sofía Godiva dijo...

No podía dejar de pasar este día sin leer éste capítulo.

¿Me dijiste que te gustaba este capítulo?
Pues a mi también, me encanta cómo se expresa Ed, cómo rememora y ese dejo de ironía, qué diferente piensa las cosas después de tanto tiempo.

Tu sabes que soy Team Raphael, jejeje, pero mmmh, primero soy team Edward, jejeje y si él apoya la relación Nessie-Jake, entonces tendré que darle mi venia, jajaja.
Mientras (ñaka-ñaka) tenga la posibilidad de consolar a Raph, jejeje.

Bueno, a estas horas de la tarde y todavía no he podido saludarte como corresponde: Amigo mio, deseo que tengas la mejor de las Navidades, que todos tus deseos se cumplan y que tengas más comentarios (de los buenos) que nunca. Un gran, gran abrazo, un besito en cada mejilla y te quiero mucho.
¡Nos vemos en mi blog! Subo de inmediato... jijiji.

Anónimo dijo...

entretenido el capitulo.. jajaj... eso si, lo ultimo lo encontre muy "sex and the city"... como si la carrie estuviera preguntandose que pasaria.. jajaja...
mis felicitaciones pabli..

Anónimo dijo...

NO ! No quiero que Renesmee se enamore de Raphael :S
Jacob la ama mucho... No sería un final tan feliz.
Pero bueno, aparte de eso, el capitulo me encanto. Es muy bueno, espero que publiques el otro pronto ;)

rochy15_17 dijo...

Mui buen cap!!!!!!!!!!!!!k pasara con los hermanos??
ahh mucha intriga!!

hasta la semana k viene,bess

NANDA dijo...

VA........ STA BAKAN ESTA CAPÌ ME RE ENCANTO NOSE K DECIR SOLO K STA SUPER Y AHORA K PASARA........ME GUSTA LO K PUSISTE ESO DE DE K LA RELACION DEL LOBO Y NESSIE FLAKEARA ME ENCANTA RAPH.......WENO Y AHORA K PASARA CON MALENNE Y L PELIGRO D DOND????? TALVES DE ESE GRUPO K PERTENECIA ELLA ANTES WENO NO CREO ¡¡¡¡¡
SERIO FELICES FIESTAS PABLI.........WENO A TODOS¡¡¡

Anónimo dijo...

hola soy mili!!!!!ne ebcabyo el cap.!!!esta muy buenooo!!!me dejo con intriga!!jjej!!FELIZ NAVIDAD!!

Anónimo dijo...

wow.....geniall!!!

no kiero q renesmee se vaya!!!
me gusta q sean amigos todos!!
jaja

sos muy bueno en esto! t felicito
y feliz navidad para vos tambien! :D

saluds!
karen!♥

mel... dijo...

yo creo.. que queres. que me muera de la intriga.. jeje.. .. no podes escribir tan bien.. ya quiero saber..!! me muero de la intriga! quiero que Edward encare a Ralph! a diferencia de otros comentarios.. a mi me encantaría que Renesme se enamore de ralph.. va ya es algo personal jeje por que no me gusto nunca jake! jeje..
Bueno en verdad cada capitulo supera al otro.. a mi el que mas me gusta es cuando ralph se le declara a ness.. jejeje pero bueno..
ya quiero que llegue el otro capitulo!!!! solo ahi que esperar.. te felicito.. me fascina leer cada capitulo! :) bueno.. que estes o esten! mas que bien! gracias por publicar cosas tan tan lindas! cuidate.. bye♥

Mickytaa dijo...

AAAAH PABLI, NO SABES QUE BRONCA! ,E QEDE SIN INTERNET POR DOS DIAS, Y VOLVIO AYER MEDIA HPRA EN LA QE CARGUE LA PAG Y CUANDO QISE COMENTAR YA SE HABIA IDOOO :(

Me encanto el cap, pero ya se me olvido lo qe qeria comentar :'( Capas despues al emme me acuerde :P

Mαяιjσ♡♬ ♪ dijo...

Ok, me quedo sin palabras...
Ya sabes que el capítulo quedo F A B U L O S O!
Amo como Ed relata las cosas *-*
Y la visión de Alice ahora menos entendible que antes, ahora, aparte de que una vampira-loca quiere atacar a Ness ¡Uno de los hermanos morirá!
Ahora, el problema es, ¿Malenne o Raphael? En realidad, no puedo pensar en quién morira ni quien lo matará...
Pero definitivamente lo más complicado es saber quién quiere atacar a Renesmee


Y feliz navidad! (Tarde pero seguro!)
PEro creo que es mejor "Feliz día después de Navidad"
Ojala que la hayas pasado muy bien. y que el viernes llegue rápido para leer el proximo capitulo!

Att. Marijo :D

Aly Lu! dijo...

Bueno estuvo como se dice amm.. INCREIBLE! me encanto la parte d Ed y Raphael con esos pensamientos umm.. qe estas tramando? qe pasara con Malene ella me cae bn aun con todos los secretos y todo ella a cuidado d nessie buee me encato y espero con ansias el siguiente talves podmos ablar luego y aunqe un poco tarde pero FELIZ NAVIDAD DIOS TE BENDIGA Y TE SIGA DANDO ESA MENTE PRODIGIOSA PARA DELEITARNOS CON TU HISTORIA. un beso bye!
PD. pasa por mi blog y dja tu comen http://encuentroinesperadoperoanhelado.blogspot.com/2010_11_01_archive.html

Anónimo dijo...

pablii no aguanto mas porfavor subii el proximo capitulooooo porfavorr te lo suplico me mata la intrigaaa

Anónimo dijo...

woooow cuantos comentarios Dios!
principe t toy llamando al cel...para q vengas a casa!
te amo y quiero los capitulos q siguen!
muuuuuuuuak
male

Jesica dijo...

me gusto mucho pero bajo ningún punto de vista quiero que Nessie se quede con Raphael!!!!!!!!!!! por dios lo que amo de esta historia es ese amor que se tienen con Jack, todo lo que el la espero, sin importarle!!!!! por favor no me hagas esto!!!!!!!!!!!!!

ilda dijo...

o por favor ten piedad de jake y no lo dejes de lado!!! :(

Anónimo dijo...

de verdad me encantooo el capituloo a mi me encanta rahp su forma de ser me mataa me encantaria que quedara con nessi y melii con jake para que no kede con ese vacio esa es la pieza para term,inar el rompecabezaa en fiiin me encanta como escribees siguee asii y si no quieres quedarte sin una lectora sube rapido el otro capituloo que me muerooo de curiosidad

tanya dijo...

OMG....supeer mega buenoooo sorry x la tardanza pablii pero mi internet no andaba bien XD estuvo demasiadoo bueno el cap me dejaste O_O ... kieroo sabeer q pasaaaaa esta superr intriganteee...feliiz navidaad t kieroo un besotee

yorge

armi2555 dijo...

Pabli Pabli sabes que te odio cada vez que estoy bien metida en la historia y SAZ próximo renglón: "publicado por pabli sanz..."??!! y me doy cuenta que me tengo q tragar otra semana para poder leer el siguiente cap!!! Por demás muy bueno el cap, escribís tan bien!! vos sabes q estoy enamorada de tu historia y espero como regalo de fin de año (no solo para mi, sino para tod@s tus fans)2capitulos... SIIII??!! jeje..

darlyn dijo...

olaah!! pabli , termine de leer los capitulos q has subido( no los he podido leer antes xk no pude xD)y t qedaron geniiales cmo te he dicho antes eres un gran escritor!

Anónimo dijo...

la verdad.....nO me parese que reneesme se vaya a quedar con raphael... es ingusto con jacob... creria que es demaciado para el...OTRO RECHAZO...ademas ese vampiro me cae mal....jijijiji... prefiero al hombre lobo....

Cullen and Black dijo...

Hola:
Me encanto el capitulo creo que es mi favorito de los capitulos del segundo libro.
Siempre me dejas con la intriga y quiero mas,pero me encanta.
Cuidate
FELIZ NAVIDAD Y PROSPERO AÑO NUEVO!!!!!!

Ana_axs dijo...

Pablii!!
Esta Bueniiisiiimaa :D
Muchas gracias por agregar romance entre Bella y Edward ;) Adoro Su Historia :L

Ojalá pronto subas nuevos capitulos!
Esperoo que pases un genial y maravilloso año nuevo :D
Kathe!

Anónimo dijo...

y el otro capitulo siguiente?????????????????????????? no lo pensas poner `pabliiiiiiii

Anónimo dijo...

feliz año nuevo pabli
y gracias por darnos una alegria en esste año
con tu proyecto, me facina como escribes
y feliz año nuevooooooooo
para los fans de ocaso boreal

Meel dijo...

INCREIBLE!! como siempre Pabli me dejas cn ganas de mass!! no veo la hora de leer el proximoo ! me extraña qe aun no hayas subido, pero supongo qe las fiestas te atraso. pero bueno, ojala hayas tenido re lindas navidades y año nuevo!! un besote! :D

Anónimo dijo...

que pasa??? porque todavia no publicas el capitulo pabli???...
Vanessa..

amelia dijo...

Hola Pabli,te fuiste de vacaciones y nos abandonaste????????????????????.Amelia

Sary Madera dijo...

Hola Pabli estaba algo perdida, pero ya me puse al dia..
Y esto esta buenisimo me encanta esta llegada de Bella, Edward y Alice...
Ya kiero saber si se la llevan y q pasara kien es el q esta asechando...!
En fin como siempre muy bueno sigue asi..!!
Y ps te deseo un muy feliz año q todos tus metas se cunplan...
BEsitos

Anónimo dijo...

hola pabli...
esta increible la historia....
cuando publicas el siguiente capitulo???
me muero x saber que va a pasar y quien estas amenazando a Nessie y los Cullen!!!!

Anilu

Anónimo dijo...

y el capitulo 25 pabli aun no aparece !!! por favor
catta chile

Anónimo dijo...

pablis....estoy esperando con ansias el capt. 25... hOlly

Anónimo dijo...

qiero el cap. 25 pabli!!!!!

Carmen dijo...

me encantan cada vez mas las leo 1 y otra vez... cuando sale el prox capitulo..

Anónimo dijo...

hola mi nombre es yumi..me encanta tu historia.. es la mejor que eh leido.. me encanta como expresas cada sententimiento que intentas reflegar en el personaje.. estoy ansiosa por leer el proximo capitulo y ahogarme una vez mas en esta historia.. felicidades por esta gran historia!! =)

lisy dijo...

Que dificil para Edward tener que darle a Nessie la libertad de actuar como una mujer cuando solo tiene 7 años.
Nessie esta segura de que ama a Jacob pero no puede dejar a Raphael ya que tambien siente algo por el. pero ella cree que necesita cuidarlo porque el ha sufrido mucho y si ella lo deja va a sufrir como cuando la mujer que lo transformo lo dejo.
Nessie estaba acostumbrada a que la protegieran y ahora ella quiere ser la que proteja a Raphael.

Pabli, tu capitulo es increiblemente bueno siges sorprendiendome con tanta imaginacion.
Te felicito de verdad!!!

Besos y abrazos con cariño,

LISY

Isabel Ng Wu dijo...

Muy buuueno!!
M encanta muuucho!!
M encanta como escriibes
Espero k sigas asi!!
Felicidades!!

Anónimo dijo...

muii bien ame el capitulo me encantoo sigue asi pablii!:DD

vivi denali dijo...

fascinante como siempre deslumbrante

Anónimo dijo...

que gran capitulo... kt

libros fantasia dijo...

Hola pabli empece a leer tu fic (que esta muy buena) hace poco, pero tengo un serio problema con los capitulos, no puedo pasar de uno a otro como los anteriores sin salir de la pagina, pero recientemente algunos no pasaban y empece a buscarlos por google pero lamentablemente el capitulo que estoy buscando no aparece (25) y queria pedite tu ayuda. Realmente nos diste a los lectores de amanecer algo que habiamos esperado de sol de media noche y es que sea la continuacion de amanecer, y no solo una vista diferente de crepusculo te deseo lo mejor.

Anónimo dijo...

holaaa pabliii ... 2016 y hasta ahora nos dejaste con la incognita :( .... por favoooor vuelve a publicar capitulos... :(

Anónimo dijo...

no hay mas? enserio? es todo? no puede ser

Maria Gabriela Bueno dijo...

Muchas felicidades tienes mucho talento pero ya vamos en Agosto 2017 y nada q ha salido el capítulo 25, ya no vas a seguir pues escribiendolo.