Antes que nada quiero darles la bienvenida, muchas gracias por visitarme y leer esta historia, la que tanto disfruté escribiendo.

Nada podría hacer para agradecérselo,

Pablo Sanz.


Disclaimer

Los Personajes de esta historia no me pertenecen. Son propiedad de la señora Stephenie Meyer, autora de la Saga Crepúsculo, y por lo tanto, esta novela es solamente un Fan Fiction de mi autoría, que no guarda relación alguna con ella o cualquier otra cosa referente a su persona.
Aclaro esto, para evitar malos entendidos.

Seguidores

viernes, 26 de noviembre de 2010

Capítulo Veinte: Predicción Inconclusa.


Saben que Todo esto es Gracias a ustedes, por eso, nunca voy a olvidar agradecerlos!

De vedad!

No saben cuanto me alegra que disfruten de ésto conmigo...

Los quiero!


Pabli


Predicción Inconclusa

Me detuve, incapaz de dar un paso más hacía adelante. Bella, que tomaba firmemente mi mano con la suya, fue consciente al instante de mi repentino estado de shock.

– Edward, ¿Qué sucede? – Preguntó, ciertamente alarmada, y girando la cabeza en todas direcciones, para ver si nos veíamos amenazados por algo a nuestro alrededor.

– Lo sabe... – Susurré, tan bajo que ella tuvo que hacer un esfuerzo para escucharlo.

– ¿Quién sabe? ¿Qué sabe? – Bella compuso una cara de perplejidad, todavía nerviosa, pero giró la cabeza hacía la puerta cerrada de la casa de su padre.

Supe, al mirar en sus ojos, que sabía a lo que me estaba refiriendo, pero lo dije, como si escuchar las palabras en voz alta, le otorgaría un nuevo significado, o una importancia diferente a la que tenía en nuestro fuero interno.

– Charlie lo sabe... sabe que somos vampiros... – Todavía estábamos parados en frente de la fachada de la casa. Por lo que corrimos al interior del auto, quizás demasiado rápido como para tratarse de dos humanos. Pero era tarde, la oscuridad envolvía todo el pueblo, y la reciente lluvia nos ayudaba a que todo se vea con menor claridad.

Ya adentro, Bella continuó con su interrogatorio.

– ¿Qué es lo que has visto, Edward? No olvides ningún detalle. – Parecía asustada, y la entendía. Charlie jamás tendría que haber averiguado nuestro secreto.

– Solo ha pasado lo que tarde o temprano tendríamos que enfrentar, Bella. – Le dije, ya más calmado. – Subestimamos a Charlie, y mira lo que pasó. Él solo ha descubierto la verdad.

– Eso no puede ser, Edward. ¿Cómo diablos ha llegado a esa conclusión? ¿Acaso tenemos aspecto de vampiros? – Aunque hablaba en susurros, el timbre de su voz fue adquiriendo una nota histérica cada vez mayor. – Tal vez Sue se lo ha terminado confesando.

– No lo creo, ella misma me ha advertido que tú padre ha estado inquieto, con ganas de descubrir algo. – Le contesté descartando esa posibilidad.

– ¿Y que hacemos? ¿Debemos enfrentarlo? Negarlo todo... – Dijo mi esposa.

– Lo mejor será no hacer nada, si actuamos, solo confirmaremos sus sospechas. Escúchame, ha estado toda la tarde pensando en que nuestros ojos no paran de cambiar de color, y en que no hemos envejecido absolutamente lo más mínimo. Y cuando nos íbamos pensó “No seas tonto, Charlie, los vampiros no existen” – Bella hizo una mueca de terror – Lo mejor es esperar, si las cosas se salen de control, lo mejor será marcharnos, cielo. Para siempre, y no podrás ver nunca más a tu padre.

Ella se entristeció. Me dolía tener que ver esa desdicha en sus ojos, pero era lo correcto. Si nos quedábamos, solo nos arriesgábamos a la interferencia de los Vulturis. Y en esta ocasión, estaba seguro de que no iba a haber quórum para la transformación de Charlie. Sería eliminado, sin posibilidad de ser convertido en vampiro. A diferencia de mi esposa, él no era ningún diamante en bruto.

Antes de que pudiera emitir palabras para consolar su desdicha, ella respondió.

– Sabía que en algún momento esto tendría que pasar, y lo cierto es, que aunque llevo varios años aplazándolo, ya debería haberme hecho a la idea. Porque si no es esto lo que me separará de Charlie, en algún momento lo hará la muerte... – Se le quebró la voz.

Estiré los brazos, listos para envolverla en un abrazo. Sin embargo, ella los rechazó, cortésmente, y sonriéndome, para no lastimar mis sentimientos.

– No, Edward. Estoy bien, es el orden natural, los hijos sobreviven a sus padres... – su rostro todavía tenía atisbos de tristeza, pero era cierto, estaba bien. – Solo Renesmee estará con nosotros para siempre. – Y pese al momento en el que estábamos, sonrió.

Bella siempre había sido la clase de persona que intenta superar las adversidades. Prefería hacerlo sola, sufrir en soledad. Ese era su estilo, no necesitaba público que contemplara su dolor. Pero ahora me tenía a mí, y no solo yo, sino también a toda mi familia, y sobre todo a nuestra hija.

Tomé su mano, y la apreté con fuerza, para que entendiera que no la dejaría sola con ese pesar. Abandonar a Charlie no sería una tarea fácil.

Aunque no todo estuviera seguro, lo cierto es que esa idea ya estaba rondando nuestras cabezas. Llevábamos en Forks cerca de diez años. Bastante más de lo que generalmente nos demorábamos en cualquier localidad.

Era fácil hacer de este pueblecillo un hogar, con su casi eterno cielo encapotado, con sus bosques colindantes, rodeados de paz, de quietud.

Poner en marcha en motor no nos demoró demasiado. Recorrimos el trayecto hacia nuestra morada en un silencio estático, que pronto se acabaría.

Al llegar a la puerta de la casa, nos bajamos a toda velocidad, e ingresamos en la estancia, ahora prácticamente vacía, a excepción de Esme, que iba y venía por todo el lugar arreglando las flores de los colosales jarrones que adornaban el espacio.

– Carlisle... Rosalie... Emmett... – Susurré.

– Alice... Jasper... Esme... – Concluyó Bella. – Tenemos que hablar.

Todos los presentes se encontraban frente a nosotros en tan solo un segundo.

– Tomen asiento, por favor. – Les ofrecí. Obedecieron, aunque la confusión se adueñó de sus rostros, y en especial de sus mentes. Me percaté, de lo poco que esperaban una situación así. La aventura no había formado, gracias a Dios, parte de nuestras vidas en una cantidad considerable de tiempo.

Antes de que pudiéramos explicar algo, varias conclusiones se formaron en la mente de todos.

– ¿Qué ha pasado con Renesmee? – Preguntó Rosalie, cuya voz luchaba por esconder el miedo.

– Nada ha pasado con Nessie, Rose. – Contestó Bella. Aunque ese apodo seguía irritándola, se había acostumbrado a utilizarlo. – Esto es otra cosa, y perdonen esta súbita reunión, en realidad no es tan urgente como parece.

Mi hermana se relajó, esta vez, pudo sentarse cómoda en el sofá blanco, lista para escuchar cualquier cosa que tuviéramos para decir.

– Se trata de Charlie. – Comencé. Al ver la completa perplejidad de sus rostros, continué. – Ha descubierto la verdad. Aún no ha confirmado fehacientemente sus sospechas, pero en su mente, ya utiliza la palabra vampiro. Eso es lo que cree que somos. No tengo idea del motivo que lo haya hecho llegar a esa conclusión, – Todos parecía absortos en mi discurso. – Pero creo que sería mejor tomar una decisión unánime de cual va a ser nuestra mejor forma de actuar.

– Sé que debería ser yo la que se encargue de esto, que se trata de mi padre y que la responsabilidad de exponernos se ha debido a mi debilidad de apartarme de él. – Continuó Bella. – Por eso, les pido disculpas. Nunca fue mi intención tener que meterlos en este aprieto.

A pesar de que mi esposa estaba exponiendo sus más sinceras disculpas, tanto Emmett como Alice, se echaron a reír.

Pude ver en sus mentes el claro motivo. Y por un momento, me costó trabajo disimular una mueca de diversión.

– Vaya, claro, Bella, tienes razón. Este problema nos supera. Preferiríamos enfrentar de nuevo a James dándote caza por todo el país... o a Victoria y sus neófitos de Seattle. – Alice rió de nuevo.

– Por supuesto, creo que me gustaría enfrentar de nuevo a los Vulturis antes que a Charlie. – Emmett puso los ojos en blanco.

Bella, que estaba de pie, en la misma posición que cuando hablo para ellos, sonrió.

– Claro, si esto no ha sido nada comparado con todo aquello. – Se relajó instantáneamente. Y al igual que mis hermanos favoritos, se sonrió.

– Aún así, existe un percance, Edward. – Me dijo Carlisle.

“No podemos irnos sin tener la certeza de lo que sabe”

– No creo que por ahora debamos evacuar Forks. –Dije. Él me observó un momento. – Piénsalo de este modo, Carlisle. Charlie sabe que hay algo raro con nosotros, además también le dijimos que cuanto menos estuviera informado, más tiempo podríamos estar cerca de él. Honestamente, no creo que vaya a compartir esto con nadie, salvo con Sue, que ya lo sabe. Si nos vamos ahora, solo confirmaremos sus sospechas. No creo que esa sea la mejor alternativa. – Mi padre asistió, de acuerdo con mis palabras. – Sin embargo, creo que lo más conveniente va a ser marcharnos si, llegado el momento, Charlie nos enfrenta.

Todos nos quedamos en silencio, observándonos unos a otros, tal vez a la espera de que alguien ingenie un plan mejor.

– Recuerdas, Edward. Renesmee nos dijo que estuviéramos atentos... – Comenzó mi esposa. – ¿Por qué demonios no le hicimos caso? – Se lamentó.

Tomé su manó y la apreté fuertemente.

– No te culpes, mi amor. Ya encontraremos la mejor solución a todo este embrollo.

– Yo creo que no es necesario hacer nada. – Dijo Alice, sus ojos, estaban por momentos presentes en la realidad de la sala, y por otros en la espesura del porvenir. – Nunca he visto a Charlie contando nada acerca de nosotros. Eso quiere decir que en ningún momento decidió difundir lo que cree que sabe.

– Creo que por ahora hay que escuchar a Alice – Reflexionó Carlisle. – Tiene sentido, el sabe que si la situación se escapa de las manos nos iremos, se lo dijo Jacob hace años... y estoy seguro de que no quiere que Bella salga de su vida, y tampoco Renesmee.

Dimos por finalizado en consenso. Tal vez fuera razón lo que decía mi hermana, quizás era poco probable que tuviéramos que tomar cartas en el asunto en algún momento.

Igualmente, era necesario mantener a Charlie muy bien vigilado. Alice comenzó a velar por su futuro tan pronto terminó la reunión.

Como era de esperar, no veía nada relevante.

Con el correr de los días, la situación fue adquiriendo una importancia menor. Nuestra vida continuó tal cual como siempre. Los días no eran muy emocionantes, aunque sí los disfrutaba con total deleite.

En efecto, y tal como había escuchado días atrás, Peter y Charlotte se hicieron presentes en la morada Cullen cerca de dos semanas después de que Alice tuviera la visión que la puso en aviso de su visita.

Su estancia no fue muy larga, al ser nómadas, no se sentían cómodos con la idea de pasar más de unos días en un mismo lugar.

Nunca podría entender como lograban ese estilo de vida. El hecho de no tener un lugar propio, un lugar a donde volver, siempre me había resultado desalentador.

Aunque los amigos de Jasper tenían tan poco respeto por la vida humana como cualquiera de los Vulturis, tenía que admitir que me caían bien. Quizás se debía al apoyo que habíamos recibido por su parte, años atrás.

Esa noche, discutía con mi esposa el tiempo de su visita.

– ¿Cuánto tiempo se quedarán Peter y Charlotte? – Preguntó.

– No lo sé, quizás dos días, ellos todavía no lo saben. – Le respondí, dándome cuenta de su notoria preocupación. – ¿Qué es lo que va mal?

Bella no contestó inmediatamente, era difícil hablar en ese lugar. Todos teníamos oídos demasiado agudos como para conversar sin que los otros escucharan.

Sin embargo, bajó la voz hasta que se convirtió en un susurro prácticamente imperceptible, incluso para mí, que estaba recostado a su lado.

– Solo estoy preocupada por la gente del pueblo. – Suspiró. – Todos están allí abajo. No quiero decir que lo harán a propósito, porque saben que no deben cazar por aquí. ¿Pero si alguien les resulta demasiado apetecible? No creo que hayan practicado autocontrol alguna vez en toda su existencia.

– No tienes nada que preocuparte, amor. Son vampiros maduros y experimentados. Además, han visitado muchas veces a Forks. Nunca ha pasado nada. Créeme, no hay nada de que alarmarse. – La tranquilicé.

Antes de entregarnos a la pasión, agucé mis oídos, solo para escuchar los pensamientos de algunos de los presentes, al parecer estaban todos pendientes de cualquier otra cosa.

No había riesgo, tal y como le había dicho a Bella, Peter y Charlotte no eran peligrosos para nada.

A la mañana siguiente, luego de vestirnos, partimos hacia Seattle. Renesmee volvería en unas cuantas semanas, y aunque Bella era la primera en oponerse a fiestas sorpresas y cualquier otro tipo de celebración, coincidimos en que lo mejor sería realizar una pequeña recepción de bienvenida, que incluiría a Charlie, Sue, Billy, Sam, Emily, sus hijos, y Jacob, claro.

Tomamos el Aston Martin, que tenía recorridos tan pocos kilómetros en estos últimos años, que cualquier conocedor de automóviles nos habría intentado matar, si es que eso fuera posible.

Bella simplemente no sentía interés por él.

Recordé a Renesmee al ver su Porche azul...

El rostro perfecto de mi hija se iluminó como si fuera capaz de brillar a la luz del sol, como nosotros.

Reí para mi interior. Esa era otra cosa en lo que se parecía a mí.

El viaje a la cuidad no fue demasiado largo.

Ahora que Bella era una inmortal, no le preocupaba el exceso de velocidad. Rememoré nuestro primer viaje en automóvil...

La noche en la que me dijo que conocía la verdad de mi naturaleza.

Se había aterrorizado porque iba a ciento ochenta, y no porque tenía un vampiro a escasos centímetros.

Su sentido de supervivencia había sido prácticamente nulo.

Seattle estaba nublado. Llovía levemente, y la gente se arremolinaba en sus calles, transitando indiferente.

“Tengo que pagar esa maldita cuenta antes del viernes... ¿De donde sacaré el dinero?” Pensaba una mujer menuda y morena, que caminaba adelante nuestro.

Un hombre de unos cuarenta años, miraba nervioso a sus costados. Mientras se nos adelantaba por la concurrida acera. “Demonios, tengo que dejar de encontrarme con Lidsey por aquí, esta muy cerca del trabajo de Beth... si alguno de sus compañeros llegara a verme... no lo quiero imaginar...”

Reí por lo bajo ante ese pensamiento.

Bella tomó mi mano con más fuerza.

– ¿Qué te causa tanta gracia? – Preguntó mi esposa.

– Los humanos... son tan previsibles... – Reí de nuevo.

– Puede ser. Aunque claro, si le puedes leer la mente a todo el mundo, desde luego que no te va a quedar mucho por averiguar... – Opinó.

– No a todo el mundo... hay una mente por aquí cerca que me encantaría poder leer a cada momento...

– Sigue soñando con ello... – Me dedicó una sonrisa que por un momento, pudo hacerme olvidar que estaba entre una multitud de personas.

Caminamos hacia las tiendas, intentando llamar lo menos posible la atención. Aunque claro. Éramos vampiros, y eso nos resultaba imposible.

Era de ver lo descarados que eran los hombres humanos. Bella tenía su mano fuertemente agarrada a la mía, pero eso no les hizo evitar mirarla de arriba abajo, como si fuera una más de las mercaderías que estaban todos comprando allí.

Bella también tuvo su momento de molestia cuando tres niñas adolescentes comenzaron a caminar muy cerca de nosotros, y no pararon de hablar de mí.

Era de suponer que esto pasara. Al fin y al cabo, teníamos apariencias demasiado jóvenes como para ser un matrimonio de casi diez años.

Aunque claro, ellas no sabían que yo me estaba acercando a los ciento veinte años.

Por suerte salíamos poco a la cuidad, así podíamos evitarnos esos percances.

Aunque eso no logró evitar que sitiera una ira asesina cuando el maldito vendedor de una casa de regalos, tuvo un serio problema para evitar observar a mi esposa. Fue mas fuerte que yo, la tome con fuerza de la cintura y la apreté contra mi cuerpo, para que entendiera que no estaba disponible bajo ningún concepto.

Sin embargo, su mirada era un flirteo infantil, casi desganado, comparado con la naturaleza de sus viles pensamientos.

Seguramente Bella se dio cuanta, y esa fue la razón por la que me tomó de la mano para abandonar el lugar tan rápidamente.

Nuestras compras no fueron grandes cosas. Simplemente salimos de Forks para tener algo más que hacer.

El camino por la autovía fue tranquilo. Aunque la lluvia no impedía a nadie conducir por esa región de los Estados Unidos, había muy poco tráfico.

– ¿Cuándo crees que estará todo listo en la nueva casa? – Preguntó Bella en un momento de nuestro viaje.

– No lo sé. – Le contesté. – Todo depende del tiempo que le lleve a Esme poner manos a la obra.

– No quiero irme de Forks. No solo por Charlie, es que ya estoy muy acostumbrada a vivir aquí. – Dijo mi esposa, melancólicamente.

– Ya lo sé, mi amor. Pero tú sabes como son las cosas. Esa en la forma en la que tenemos que vivir para no correr peligro. Yo también voy a extrañar este magnifico pueblo, me dio más de lo que cualquier inmortal tendría derecho a recibir. – Sonreí, incapaz de contenerme, y la observé.

– Claro, Forks es muy generoso. – Concluyó con una sonrisa.

Hacía meses que estábamos ocupándonos del traslado a Hoquiam. Antes, teníamos que cerciorarnos de algo.

Que toda la gente que habitaba cuando nosotros estuvimos allí, ya estuviera muerta.

Desde ese tiempo, ya habían pasado muchos años. Lo más probable es que no tuviéramos problema alguno.

Solo quedaban unos detalles menores.

A diferencia de cuando nos instalamos en Forks, esta vez éramos nueve. Diez si Jacob decidía viajar con nosotros.

Cosa que, por el momento, no me molestaba como debería. Era imposible alejar a Jake un minuto más de Nessie. Se había quedado en Forks por Billy, pero de verdad lamentaba no haber acompañado a Renesmee a la universidad.

Bella y yo estábamos pensando en pedirle que no vuelva el año siguiente a Juneau. No justificaba toda la ansiedad que nos daba no tenerla cerca.

Ella tenía que entender, ya había logrado su aventura. Ahora tenía que obedecernos.

Si había sido difícil y sospechosa la matriculación de cinco adolescentes en el instituto de Forks, sería más aun que fuéramos ocho en Hoquiam.

Tal vez Jacob podía no aparentar un estudiante. Pero tampoco estaba envejeciendo. Así que también resultaría extraño para alguien que no supiera la verdad.

El y Renesmee eran diferentes a nosotros. Ellos estaban cerca de ser humanos. Podían aparentar con mayor facilidad.

Eso era un tema que todavía no habíamos resuelto, y aunque sonaba tonto, y poco importante, eran cuestiones que teníamos que resolver.

Una parte de ser un Cullen implica tener siempre un plan, y sobre todo, una opción B.

Carlisle, a través de varios contactos, había descubierto una vacante en el hospital de la localidad. En tal caso, se podía arreglar la disponibilidad de uno. Las posibilidades son ilimitadas cuando dispones de recursos.

– Edward... me siento rara ante la perspectiva de hacer el instituto otra vez... – Y mi mujer se echo a reír.

– Bueno, Rosalie, Emmett y yo lo hemos hecho cerca de diez veces cada uno... créeme, con el tiempo hasta te acostumbras a que sea tan repetitivo. – Le contesté.

– Esta vez es diferente, no son ustedes cinco... – Sus pensamientos iban en el mismo sentido que los míos. – Ahora somos ocho. Ocho estudiantes nuevos en una localidad tan pequeña como lo es Hoquiam, es más atención de la que necesitamos.

– Sí, lo sé. Justamente estaba pensando en eso. – Contesté. Intenté buscar nuevas opciones. Otros caminos que pudieran guiarnos hacia un resultado satisfactorio.

Llegamos a la casa, donde se encontraban solo Alice y Jasper.

– ¿Qué hay, chicos? – Preguntó mi hermana cuando cruzamos la puerta desde el garaje.

– Nada nuevo, Alice... solo unas tontas compras. – Contestó mi esposa.

– ¿Qué me compraron? – Alice sonrió.

Observar la mente de Alice era diez veces más complicado que la de cualquier otra persona, humana o vampiro.

Su espaciosa mente estaba constantemente dividida en dos. Parte en el presente y otra el futuro. Cuando quería enfocarse solo en el presente, dirigía hacia el interior de su mente las visiones del futuro, pero cuando quería ver el provenir, esa parte de su mente llenaba toda su cabeza. Las visiones tenías diferentes consistencias. Dependían de lo sólidas que fueran las decisiones que las provocasen. A mayor convencimiento, más solida era la visión, y más nítido era el escenario. Si mi hermana intentaba sondear el futuro, las visiones eran solo atisbos que captar en la nada..., mucho más complicados de asimilar, y mucho más de interpretar.

Rosalie se encontraba en su habitación. Podía escuchar sus pensamientos. Todavía estaba deliberando que ponerse.

“El traje rosa... o el azul... Mmm no lo sé. O los jeans negros y el suéter gris...”

En ese momento, mientras pensaba en que podría usar, captó su reflejo en el espejo, y se perdió en su propia vanidad.

Bueno, en eso Rosalie nunca iba a cambiar.

Emmett, Carlisle y Esme estaba de caza. Bella y yo no habíamos salido desde el día que visitamos a Charlie, por lo que nuestros ojos estaban ahora prácticamente negros.

La sed era soportable. Incluso más que de costumbre. Hace mucho tiempo que no teníamos más relación con humanos que la de los queliutes o Charlie.

Bella tenía miedo de volver a visitar a su padre. No quería saber a ciencia cierta que el lo que él sabía, o creía saber.

Estábamos actuando exactamente como Alice había dicho. Ella no preveía problema alguno, por lo que teníamos confianza en que ese pequeño problema pasara sin ninguna gran consecuencia.

– Peter y Charlotte acaban de irse. Les han dejado saludos. – Avisó Jasper, acercándose a nuestra posición.

– Gracias. De verdad lamentamos no haber estado aquí para despedirnos por nosotros mismos. – Dijo Bella.

– No te preocupes, Bella. Además han notado que estabas un poco nerviosa por los habitantes del pueblo. – Añadió Alice.

Mi esposa puso cara de vergüenza.

– No te preocupes, lo entienden. Pero creo que deberías confiar un poco más en ellos, Bella. – Comentó Jasper, para mitigar la culpa de Bella.

– De verdad lo siento. No era mi intención que se fueran así. Solo estaba un poco preocupada. De verdad. Me siento terrible. Ellos nos ayudaron en el pasado y yo no soy capaz de darles un poco de crédito. – Se lamentó.

– No te preocupes, amor. De verdad, no se sintieron molestos. Pero sería bueno que aprendieras a confiar un poco más en los demás. – La alenté.

En ese momento, Carlisle y todos los demás que estaban de casa comenzaron a escucharse llegar.

Terminamos la pequeña discusión justo en el mismo momento en el que Esme y Emmett cruzaban la puerta trasera y se nos unían en la estancia.

Carlisle, el último en entrar, tenía la cara seria, una mala señal.

“Nos hemos encontrado con Sam mientras volvíamos de caza... nos ha confirmado que ambas manadas han encontrado un rastro de menos de dos días... un vampiro, y creen que jamás han sentido el efluvio...”

El intercambio fue silencioso. Aunque Emmett y Esme ya lo sabían, ambos pusieron mala cara al ver mi asimilación de los hechos.

– ¿Qué ha pasado? – Preguntó Bella, exigente.

Jasper hizo una rápida inspección de los alrededores, como si una amenaza se cerniera sobre nosotros dentro de la casa.

Sin embargo, allí no había nadie que no fuera un miembro de la familia. Aunque el sabía eso, involuntariamente su cuerpo se acercó hacia Alice, que también se puso en pleno estado de alerta.

– Los lobos han encontrado un rastro que nunca han sentido antes... – Dije finalmente, y mi esposa termino por perder el control. Siseó, mientras sus hombros se cargaban de tensión. Al igual que Jasper, se acercó hacía mí, se rodeó mi cintura con sus brazos.

– Todavía es demasiado pronto para sacar conclusiones... – La previne. – ¿A donde han encontrado el rastro?

– Dijeron que a tres kilómetros a sudoeste de la línea del tratado... hace una curva durante dos kilómetros en dirección a la costa, donde desaparece. – Precisó Emmett.

– Entonces, vamos. Si el rastro tiene dos días, no pasará mucho más antes de que desaparezca. Me extraña que aún siga sintiéndose.

– Los lobos lo han seguido, pero saben que no tienen posibilidad de seguirlo por agua. – Comentó Esme.

Y agregó mentalmente “Edward, ¿Crees que esto sea algo de que preocuparse?”

– No lo sé, mamá. – Dije en un susurro.

En verdad no lo sabía, no quería sacar conclusiones precipitadas.

– Puede que solo sea un nómada. No sería la primera vez que cruzan estas tierra, más si vienen del norte, la península es un lugar perfecto para cruzar el país sin llamar la atención. – Aventuró Carlisle, queriendo creer en su teoría con toda fe.

– Tampoco sería la primera vez que la curiosidad de un nómada nos causa más problemas de los que podemos afrontar. – Agregó Emmett, repentinamente excitado ante la mínima posibilidad de lucha.

– Será mejor que vayamos rápido, si queremos averiguar algo. – Dijo Bella.

Todos asistimos levemente.

– Creo que sería mejor que se quedaran ustedes, solo por las dudas. – Dijo mi padre, mirando a Esme, Emmett y Jasper. Era correcto, Carlisle pensaba en que no podíamos dejar la casa desprotegida. – Edward, Bella y Alice, vengan conmigo. Si esto es una emboscada, con ustedes tres será imposible que nos ataquen.

Claro que era imposible. Con Alice atenta al futuro, Bella cuidando que ninguno de nosotros sea afectado por algún don sobrenatural, y yo mismo, pendiente de si alguien se encuentra en las cercanías, lo que notaría al oír el mínimo pensamiento cerca.

Ese razonamiento se hizo eco en la mente de todos, por lo que corrimos a toda velocidad hacia la puerta trasera.

Conocía el lugar a donde teníamos que ir, pues lo había visto en la mente de Carlisle al contarnos todo.

Nos deslizamos por el bosque en una formación cerrada, atentos a cualquier cambio sutil en el ambiente. Recorrimos el trayecto que nos guiaría hacia la línea del tratado.

Cruzamos un claro enorme, y tras las sombras, nos aguardaba Jacob, transformado en el enorme lobo rojizo que era cuando estaba listo para el ataque. Ya al tanto de todas las novedades.

“¿Han encontrado algo más?”

Negué con la cabeza, y Jake se unió en nuestra carrera hacia el lugar donde nos encontraríamos con las novedades.

Nos mantuvimos a la cabeza, con Jacob cuidando nuestra retaguardia, pendiente de cualquier posibilidad ante un ataque sorpresivo.

Una vez cerca del punto a donde nos dirigimos, empezamos a usar nuestras habilidades.

Bella extendió su escudo por todo nuestro contorno. A lo largo de los años, su escudo se había fortalecido sustanciosamente. Ahora adquiría una presencia certera. Antes, era imposible notar cuando ella te cubría con su manto, pero ahora, su don era bastante más fuerte.

No era un trabajo fácil escudarnos a todos en ese momento.

Si ella estaba en movimiento, el escudo se tornaba un poco inestable, por lo que su concentración debía de ser bastante. Alice, dentro del paraguas mental en el que nos encontrábamos, inició su búsqueda en un futuro inmediato. No podrían sorprendernos si se encontraban cerca. Cualquier decisión que tomasen sería vista por mi hermana.

Agucé el oído, cosa que no era necesaria para escuchar con mayor facilidad la voz mental. Lo hice para tener una mayor percepción de los sonidos reales, que podrían hacerse presente de momento a otro.

– Presten mucha atención, según lo explicado por Sam, el efluvio debería comenzar a sentirse en unos cuantos segundos. – Comentó Carlisle.

Y en efecto, en tan solo un momento, se hizo presente el rastro que estábamos buscando.

Era cierto, tenía ya cerca de dos días. Era muy dulce, como lo eran la mayoría de nuestros efluvios. Pude reconocer una fragancia tenue a jazmín. Busqué en mi memoria, pero no pude reconocer el aroma. No era de nadie que yo haya conocido antes.

– Jamás he sentido este efluvio antes. – Declaré.

– Yo tampoco... la verdad que no tengo idea de a quien podría pertenecer. – Admitió Carlisle, también.

– Debemos seguir el rastro. Si desaparece en la costa, es muy probable que se haya sumergido. – Aventuró Bella.

“Sam piensa que podría ser una emboscada” Me confió Jacob.

– ¿Por qué tendría que serlo? – Susurré, mirándole.

“Porque parte desde la línea del tratado. Es algo muy parecido a lo que hacía esa vampiresa, Victoria... no resulta del todo lógico.”

– Tienes razón, es sospechoso, pero Victoria esta muerta. Yo mismo la maté. – Le dije a Jake.

“Eso lo sé. Pero su estilo es bastante parecido. No creemos que tenga conexión, pero si el mismo estilo.”

– ¿Qué pasa Edward? – Preguntó mi esposa cuando no pudo luchar más con el nerviosismo. Al oír el nombre de Victoria había siseado de forma frenética.

– Las manadas no creen que esto sea el simple paso de un nómada por nuestras tierras. – Dije finalmente.

Todos se pusieron tensos.

– Sigamos buscando. Quizás se les haya pasado un rastro a los lobos. – Propuso Alice.

Y allí seguimos. Rastreamos el efluvio hasta el lugar exacto donde nos habían prevenido que terminaría.

Nos sumergimos en el mar, para ver si cruzando a la otra orilla podríamos encontrar algo que nos ayudara.

Jacob se quedó en la costa, intentado encontrar algo que Sam, Jared y Paul hubieran podido pasar por alto.

Una vez del otro lado, pudimos captar una tenue pista.

– Está despareciendo. Ha llovido por estos lados y casi no se siente el rastro. – Anunció Carlisle.

– Todavía puede sentirse algo. – Agregó Alice

– No sabemos por cuanto tiempo. Seguramente más delante se vuelve imperceptible. – Dijo Bella.

Tal y como dijo mi esposa, al cabo de tan solo un kilómetro, el rastro se perdió. Sopesamos la posibilidad de dividirnos, para poder encontrar una pista nueva, pero se estaba haciendo tarde, y eso solo preocuparía a los que se habían quedado en la casa.

Reemprendimos la vuelta, mucho más desconcertados de lo que habíamos iniciado nuestra travesía. Sin ninguna respuesta certera.

Bella, corriendo a mi lado tomada de mi mano, estaba preocupada.

Y no le faltaban motivos.

Lo único que podía relajarla en este momento era que Renesmee no se encontraba el Forks, por lo que estaba a “salvo” de eso posible peligro que se cernía sobre nosotros.

– No hay nada de que preocuparse... – Le susurré cerca de la costa, antes de sumergirnos de nuevo en el agua.

– Eso no lo sabes, Edward. – Dijo, intentando contenerse lo más que podía.

– Confía en mí. Esto no es nada peligroso. – Bueno, esperaba que no lo fuera.

Entonces algo pasó repentinamente.

Siseé, como si el peligro se encontrara a nuestro alrededor, pero lo cierto, es que no era así.

La pequeña figura de Alice se detuvo, manteniéndose inmóvil en la sutil oscuridad que nos rodeaba a todos.

La imagen que había recibido, no era del presente, sino de un futuro inmediato.

Pero no era una imagen producida por mi mente. Para nada.

La visión tenía un origen claro y definido.

Alice.

Su mente se hundió de lleno en esa realidad, todavía incorpórea, pero con una posibilidad tan grande de volverse cierta, que la escena se materializó tan firmemente en su mente como cualquier recuerdo de un hecho pasado.

No era algo que se pudiera explicar.

La imagen era inconexa. Rodeada de oscuridad, pero a la vez nítida.

Se trataba de un bosque.

Tan diferente al que nos encontrábamos, que por un momento me sentí tonto al creer que eso había estado pasando entre nosotros.

La nieve estaba por todos lados. Las coníferas rodeaban el claro nevado y lograban un paisaje muy bello. Hubiera sido la postal perfecta de navidad, si un reno de nariz roja estuviera corriendo alegremente alrededor de los árboles.

Una figura corría a toda velocidad entre la arboleda y se encontraba de espaldas a la visión.

Entonces la luna gobernó sobre el claro, inundado todo con su tonalidad plateada, haciendo que el bosque tuviera colores nuevos. Pero la figura todavía no se dejaba ver. Solo se podía llegar a suponer que era una mujer. Corría muy rápido, tanto, que ni siquiera era visible la tonalidad de su cabello o el color de sus ropas. Pero la velocidad y la sutileza de su andar la delataba.

Un vampiro, eso es lo que era.

Más adelante, la figura se detuvo, clavándose en la tierra cubierta de nieve, y agazapándose como un felino salvaje, listo para saltar sobre su indefensa presa, pero cuando intenté observar sobre quien quería descargar esa ira asesina...

La escena desapareció. La oscuridad la engulló y no dejó el menor atisbo de compresión.

Pero la luna no había desaparecido. No tenía nada que ver con la luz de ese claro nevado.

La nada se la había tragado, porque esa visión no podía terminar así.

Lentamente, caminé hacía la figura pequeña de mi hermana.

Ella todavía no había dado la mínima señal de haber recuperado el movimiento.

– ¿Qué fue eso, Alice? – Pregunté exigente.

– Todavía no lo sé. – Susurró un momento después.

– Tienes que averiguarlo. – Supliqué esta vez.

– Estoy tratando... pero tú sabes como funcionan mis visiones, quizás esto esté lejos de lo que yo soy capaz de hacer. – Declaró apenada.

La tomé del hombro y la obligué a mirarme.

Sus ojos estaban irritados, y en su mente pude ver el pánico mudo que ya estaba contaminando mi ánima.

Carlisle y Bella estaban a nuestro lado. Quizás esperando que alguno de los dos nos dignáramos a hacer algo. A explicarles siquiera que era lo que estaba pasando.

Pero en ese momento tanto Alice como yo sabíamos que no era lo más importante.

Primero teníamos que cerciorarnos.

– ¿Cuáles son las posibilidades? – Pregunté de nuevo.

“Exactamente las mismas de que sea un ataque a los lobos”

– Busca más allá... debe haber algo que nos guíe hacia el origen – La animé.

“La visión ha venido sola... Ni siquiera debería ser capaz de tenerla. No lo entiendo. Esto me asombra más que a ti.”

– Eso es una buena señal. Si eres capaz de tenerla, significa que has sido capaz de sortear ese obstáculo. Busca Alice, por favor. – Mi voz estaba perdiendo la calma inmutable que generalmente tenía.

La desesperación aumentaba a cada segundo de una manera en la que no podría imaginar. Sentí que estaba comenzando a temblar, y que perdía estabilidad.

– Edward, por favor... no nos tengas en ascuas así. – Suplicó Carlisle.

Bella a su lado, no agregó nada más, pero su rostro estaba palideciendo cada vez más, si eso fuera posible para nosotros, los vampiros.

La mente de Alice sondeaba en la oscuridad que repentinamente se había adueñado de ella.

Intentó concentrarse en el recuerdo de la visión que ya había tenido, a la espera de poder percatarse de nuevo detalles.

La nieve del bosque era compacta.

Los árboles eran todos adultos.

Y la luna había aparecido detrás de un cielo muy nublado...

– Es un lugar del norte... – Susurró Alice.

– Juneau... – Dije, con la voz de una persona que esta por morir.

– ¡Renesmee! – Dijeron Carlisle y Bella al mismo tiempo.

Y en la voz de ambos solo podía leerse una cosa...

Algo que seguramente se podría ver a través del rostro de mi hermana y el mío.

Solo una cosa...

Pánico.


IR A CAPITULO VEINTIUNO

46 comentarios:

Fran Sazo dijo...

Me encantó!! Amigo estvo buenisimo, así que es por eso que llegan Ed y Bels a ver a Reneesme! espero no este en peligro ni pase nada malo. de verdad buenisimo, ahora a esperar para el próximo que seguramente y lo doy firmado, va estar especacular!
Graciias Pabli de verdad por esto.

Pd: EL nuevo cambio del blog esta padrisimo, me encanta que lo vayas cambiando tan seguido.
te quiero amigo, cariños y bendiciones
Eres el mejor :D

Elmi dijo...

OMG!!!!! Dios me encanta... este capitulo me fascino...
Eres super increible en tu forma de redactar, nos inquietas y nos haces sentir tantas cosas!!!!
:o!!!! Espero el siguiente

Anónimo dijo...

¡vaya! ahora si se van hilando las dos historias,¿quien será la vampira que acosa a Renesme? ¿julia? Este capitulo ha ido más rápido que el primero,me encanta la perspectiva de Edward,es tan dulce y protector...
Podrias escribir de más seguido,me puede la incertidumbre,pensar en la espera de otra semana para continuar me pone un poco..¿ansiosa?..
Gracias por cambiar el fondo,ahora es perfecto
España

Anónimo dijo...

demasiado bueno me encanta quiero leer el siguiente cada ves que leo este libro siento cm quee estoy metido en una pelicula

Cullen and Black dijo...

la verdad es que escribes demaciado bien, me encanta!!!!!!!!!
espero ansiosa el proximo cap.

belen vallejo dijo...

es demasiado tiempo una semana, pero es increible como logras meternos en la historia, siento que estoy leyendo un libro de stephanie, me encanta como escribis y tambien tu imaginacion es una muy buena historia no te perdes ningun detalle estas en todas, me encanta!!! lastima q falte una semana para el proximo cap... :-(

creo que deberias proponerte hacer tu propia historia con tus propios personajes te iria muy bien, mira si te haces famoso??? yo creo q llegarias lejos.... bueno creo que levante un poco tu autoestima jajaj pero en serio te lo mereces bueno espero que te guste mi comentario.. besos

Mickytaa dijo...

busco en mi memoria si en algun momento nessi sintio jazmines y al saber que es una mujer, pienso en mallie, pero ella no puede ser, por que en una parte narrada por edward decia que nessi estaba acompañada por dos vampiros, pero que ellos no eran la amenaza, o algo asi...
Nose, nose.. Odio cuando son personajes totalmente nuevos, me gustaria qe nos dejes deducir! jum jaja

PD: AL FIN PUEDO LEER! deja asi la pag, esta mucho mas comoda

Aly Lu! dijo...

Dios tu historia esta increible!! Cada vez me sorprendes mas es increible la forma en la que vas uniendo el libro 1 con este y vas dandole sentido a todo el cap. anterior no lo entendi mucho peo ya con este todas mis dudas qedaron practicamente aclaradas.
Es una vrdadera lastima qe tardes tanto en escribir peo te entiendo xqe esa es tu forma de darnos lo mejor.
Pabli eres el mejor!
besos :)

Anónimo dijo...

Estubo muy bueno el capitulo felicidades!!!
creo, pienso yo que es la amiga de renesme michel la que desaparecio nose yo:)

Anónimo dijo...

Esta genial!!!
aunque al principio lo encontre un poco lento pero es normal si estas iniciando una historia.
QUIERO EL PROXIMO CAPITULO AHORA!!!! jkakjakk bromi te entiendo y ya me estoy acostumbrando a esperar todos los viernes tus fabulosos capitulos
PD:gracias por cambiar el fondo ahora si puedo leer.AAaa Pabli una duda, solo por curiosidad de que pais eres???
XOXOXO de Chile

armi2555 dijo...

Pabliiiiiii!!! Futuro Novel de la Literatura!!! como siempre con cada capitulo te superas! M-E E-N-C-A-N-T-O!!! Me encanta q me dejes con la incógnita y la desesperación de saber q va a pasar... La verdad tenes mano de escritor, asi q yo espero tu propio libro en poco tiempo... un beso y un abrazo

rochy15_17 dijo...

ME FASCINO,LA VERDD SOS UN GENIO!!!!
ESPERO EL PROXIMO CAPITULO!!!

BESOS

Anónimo dijo...

wow simplemente genial m encantoo me gusta mucho este segundo libro iia quiero ke se unan los dos libros eres un geniooo escribes genial enserio!!! wow me encanta la historia como la marras iii bno simplemente todo espero con ansias el siguiente capitulo enserio iia quiero leerlo thu historia m encanta erez genial
con cariño cristi<3

angie89 dijo...

ooo no cada semana me dejas mas y mas picada FElicidades eres estupendo =D

Mariiiana dijo...

Waa!! eztaa zuper iinteresantee!! Q iia zalga el prOximO capiitulO!!!

NANDA dijo...

mmmmmmmmmm me dej45 picada osea como 100pre ...........ya lo venia venir algo asi yo sabia k veria algo alice x lo k anunciaste l capitulo............pero kien es?????????? weno segun yop creo k se debe a la amiga desaparecida de nessi si no????........pero de dond el peligro si weno sisk se tratase de ella....... peligro tal ves del k la convirtio ash nose ...........odio esperar.........weno como sea sta super el capi te felicito .........

Alecsia Cullen dijo...

¿Por qué sera que imagino que es Michelle la de la vision de Alice?

Bueno, bueno, ya espero el proximo viernes... me estoy comiendo las uñas.

Gracias por tu apoyo a mi historia, me has hecho muy feliz...

paolita dijo...

Esperar toda una semana por este capitulo valió la pena, excelente. Espero el siguiente.

Anónimo dijo...

woooooo!!! esthubo000 genializimo0000

Anónimo dijo...

Sinceramente me encanto, pero por favor de lo suplico, te imploro, que intentes subir el proximo capitulo lo mas pronto posible, no sabes la desesperacion que tengo encima, se me hace dificilisimo tener que esperar semana tras semana para los capitulos, mi ansiedad crece cada dia mas con cada capitulo, por favor trata de subirlos un poco mas rapido, yo entiendo que ya es normal tener q esperar una semana completa para un nuevo capitulo, pero es que simplemente, tu escritura lo q ocasiona es mas deseos de seguir leyendo, y tener que esperar tanto para poder enterarme de lo que va a suceder me causa mucho estres, escribes estupendamente bien, me encanta porque sabes como mantenernos al filo del asiento con tanta tension, y es lo que me fascina, pero como ya dije me desespera tener que esperar tanto, me encanta leer tus capitulos y me fascina el hilo de la historia por esa razon es que espero, porque se que nos deleitaras con otro de tus capitulos!!!!!!! De verdad gracias por sacar de tu tiempo para brindarnos esta grandiosa historia!!! Pero toma en consideracion mis palabras porque estoy seguro que muchisimas personas piensan igual que yo, que tus capitulos son fantasticos y la espera desespera, es como los vampiros con ese deseo de sed..... Jajajaja, pues nosotros tenemos deseos de mas capitulos!!!! Gracias nuevamente!!!!!

nela dijo...

X FAVOR NO AGUANTO LOS NERVIOS!!!!QUIERO LEER YA EL PROXIMO CAPITULO!! TE FELICITO X TU TRABAJO ES MUY BUENO Y CREO QUE A TODOS LOS FANS NOS HACE SENTIR CERCA DE LA HISTORIA DE AMOR MAS HERMOSA DE LOS ULTIMOS 1000 AÑOS!DESDE ARGENTINA UN BESO GIGANTE PARA VOS!

Anónimo dijo...

yo creo que Michelle no puede ser pues no han pasado los tres días de la transformación y además ¿que peligro puede ocasionar una neofita contra ocho vampiros adultos(los Cullen y Ralph y Mallie),un lobo yuna semivampira? Y además ¿que tiene que ver eso con Lonnie? ¿Que vampiros la ha transformado? ¿Es posible que al clan de Denali se le pasen por alto tantos vampiros diferentes?Deberían saber algo de los hermanos ya que mantienen una residencia permanente aún no conociendolos,pero ¿que hayan por ahí otros vampiros convirtiendo a niñas y nadie sepa nada en su territorio? Y por último¿es que no vamos a saber nada de los Volturis?Yo esperaba que estuvieran fraguando una venganza, y así la trama se complica...

Taty dijo...

mmmm solo puedo decir que me encanto... esta genial esta capitulo.. obvio como todos los demas... ya voy entendiendo un poco el cuento pero de todos modos ahy muchas cosas inconclusas que me tienen mal... como la desaparicion de michelle, de la cual no has vuelto a decir nada y lo de charlie... creo que todo esta relacionado pero sinceramente no se de que manera lo vas a lograr... en fin es tu historia y se que va ser genial... espero con ansias el prximo capitulo...
un beso enorme y cuidate por fis..
con cariño
Taty

pd: gracias por cambiar el fondo!!!

Anónimo dijo...

Woww me encanta komo escriibes de veras.!!1 Siigue asi... El kap estuvoo demaziiadO Buenoooo...Esperoo El proxiimoo kon ansiias xD
ii el Fondoo del Blog estaa chiidO =)

Sary Madera dijo...

Ps que mas se puede decir buenisimo este capitulo...
Ya estoy trankila xq ya me puse al dia...
Ahh el nuevo diseño del blog me gusta muchoo...!!
Cuidate, Besos...!!

Aruca the Star dijo...

Me encanto el capitulo, pero no recuerdo quien usaba perfume de jasmin, nose si era Malenne o Michel, alguna de las dos, que bueno que hayas cambiado el fondo, ahora se lee de ¡¡¡10!!!...
goodbye.

tanya dijo...

waaaaaaaaa demasiadoooo super mega buenooooo me encantooo pabliiii..♥ ♥
espero cn ansias el proximooo..=D
t reee kierooo

Anónimo dijo...

jamas me voy cansar de decirtelo... SOS GENIAL!!!! sabelo! ;D
jaja
me encaaantaaa!!
osea, es por eso q van a alaska!!! q loco!!

segui asi...no pueco esperar al proximo viernes!!
te banco!
besos!!

Anónimo dijo...

Increible capitulo, cada vez c vuelve mas interesante!!!!!

Anónimo dijo...

mmm sin palabras m dejaste...sabes q tngo q volver a leer el cap. pa poder estar tranquila...es vdd q edward sabe q nessie esta con vampiros en alaska...o es mentira....contesta please...
att nathaly avellaneda

Anónimo dijo...

hola soy mili y la verdad he leido todos tus capitulos y me encantaronnn!!!publica el otro capitulo!!!!o termina en el capitulo 2 del libro 2???espero tu respuesta!!besos!!

Jesica dijo...

ves este cap. me encanto!!!! jazmines..........mmmmm pienso y pienso y no recuerdo a nadie que oliera así, julia no puede ser por que esta muerta, tampoco malli por que hablaba de descargar ira asesina y ella no lo haría o no en contra de nessie .....mmmm personaje nuevo tal vez???? oggggg espero ansiosa en próximo viernes!!!!

Jesica dijo...

ah Gracias por cambiar el fondo.....se lee mucho mejor!!!!

valitaunseen dijo...

Pabli!!! Hola :D Por fin puedo comentar.. desde el sábado qe intento... pero nada hasta hoy...
Bueno como he dicho en ocasiones anteriores: ¡Me Encanta Como Escribes! de verdad... El capítulo estuvo genial.. Sin con lo de Charlie ya me habías dejado algo shockeada.. Con la visión!! Ni te imaginas xD!
Me dejas intrigada con saber quién es la persona de la visión.. Mmm.. siempre lo dejas en el punto perfecto.. Qe te deja enganchadísima para el siguiente..
Cuidate ^_^ Sigue igual, saludos desde Chile :P

Anónimo dijo...

me encanto pero q paso con michelle?

Meel dijo...

D: no te comente -.- lo lei *--* me encanta no puedo esperar a mañana para leer el proximo ♥ jaja parece qe pasarian meses de qe lo lei ._. pasa qe lo lei ese viernes i no comente u_u pero bueno, igual me encanto :3 qiero leer masss! espero anciosa qe subas el proximo :D

Anónimo dijo...

hOla PablI m encantO..........
pro qIsIeras aPurarte estOy emOcIOnadIsIma para esperar hasta ma?ana....... att Jaquelin

vivi denali dijo...

mundial pabli me encanto es fascinate

Anónimo dijo...

Por que eres tan malo por favor termina ya estamos desesperados queremos que avances ya nos tienes dando vueltas, espero que el capitulo 23 este resuelto este tema y no estes dando vueltas en circulo. Escribe pronto por favor antes de que me de un paro cardiaco. jaaaaaaa
PDT: Eres un increible escritor y narrador, Te juro que si no acabas con esta historia me voy a volver loca.ñ

Isabel Ng Wu dijo...

JUNEAU???
por k?
tal vez melanne y raphel estuvieron por FOKS!!!!
:O
k peliigro corre reneesme!!!
y esa era lo unico k les preocupaba a edward y a bella!!!
:O
no puede ser!!!
este fue un capiitulo k ni yo m lo imagine k pasaria!!!
:D
estoy entusiasmadaaa!!!

Anónimo dijo...

hey ben q alice si puede tener ese alcanze...y quien sera ese vampiro...lyon

lisy dijo...

El suspenso mantiene al pubico atento en la historia y tu sabes como mantener ese suspenso.
No solo conservas a tus lectores de siempre, pero cada dia aumenta el numero,lo cual significa que tu trabajo es super genial.
Sigue por ese camino PABLI, llegaras lejos!

Besos con cariño,

LISY

georgina dijo...

OMG no puede ser lo dejaste todo en suspenso ke padre
plabi te admiro le diste continuacion a la historia por la que estoy loca nose como agradecerte

marisa dijo...

excelente capitulo es como estar adentro del mismo imaginando todo lo que vas leyendo...te felicito

Anónimo dijo...

Wow! la verdad es que me entere de tu novela hasta hace poco y desde el primer capitulo que leí me atrapo enseguida esta genial! trato de leerlo los capítulos que me faltan en el poco tiempo libre que tengo, y solo quería felicitarte por este excelente trabajo eres el mejor! ツ
sinceramente una mas de las fans de tu novela
-Karlitha ツ

Anónimo dijo...

Cada capitulo mas emocion.. mas tension jejeje aki sigo y sigo pegada a tu historia...kt