Antes que nada quiero darles la bienvenida, muchas gracias por visitarme y leer esta historia, la que tanto disfruté escribiendo.

Nada podría hacer para agradecérselo,

Pablo Sanz.


Disclaimer

Los Personajes de esta historia no me pertenecen. Son propiedad de la señora Stephenie Meyer, autora de la Saga Crepúsculo, y por lo tanto, esta novela es solamente un Fan Fiction de mi autoría, que no guarda relación alguna con ella o cualquier otra cosa referente a su persona.
Aclaro esto, para evitar malos entendidos.

Seguidores

viernes, 7 de enero de 2011

Capítulo Veinticinco: Confundida


Ya pasaron las fiestas, y espero que en ellas hayan podido disfrutar, descansar, y relajarse...!

Les dejo otro capítulo, de ahora en adelante las cosas van a ir tomando un poco de forma...!

Saben que los quiero muchísimo, por seguirme, por alentarme...!

Gracias por todo!

Este capítulo va dedicado a Rocío, que es una gran amiga, con la que puedo hablar de miles

de cosas. Una gran persona, una gran escritora...!

Pabli




Confundida

Lo peor ya había pasado.

O mejor dicho, la peor de las agonías ya había pasado. Ahora teníamos a nuestra hija con nosotros, y si algo o alguien nos atacaba, nos encontraríamos juntos. Eso debía ser un consuelo en todo ese desastre. Incluso a pesar de que Nessie no quería alejarse de nosotros, en caso de que algo malo pasara. Ya encontraríamos la forma de hacerlo, no importaba lo obstinada que sea, ella estaría a salvo.

No pude evitar pensar que era muy parecida a mí en esa forma. Tiempo atrás, cuando era humana, había odiado que me dejaran atrás de esa manera... ahora recién entendía por qué lo hacían. Pero eso también me permitía comprender la frustración de mi hija, y sus deseos de interferir en caso de que algo malo pasara...

La necesidad que tenía de proteger a aquellos que amaba.

Es extraño el impulso de protección que te invade, consumiendo el miedo y todas esas emociones afines, y reemplazándolos por una determinación indestructible, cuando a pesar de todo, eres un ser débil en comparación con aquellos que te rodean. No tienes ninguna arma para salir en defensa de ellos, nada tangible con lo que podrías ayudarlos, pero igual así, quieres formar parte de ello. No por ansias de nada, sino por amor.

Amor por ellos.

Me había sentido igual a ella en el momento en el que Victoria me había dado caza. Yo había sido su objetivo, y todos los demás, eran los que plantaban la cara, para salvarme a mí.

Comprendía su desesperación, su necesidad de hacer algo, por mínimo que sea. Yo me había sentido exactamente igual.

Aunque jamás permitiría que cumpliera con su deseo.

Renesmee estaría bien, y a salvo.

No guardaba esperanzas de que todo este embrollo pudiera terminar bien. Ya habíamos tenido suerte en el pasado, con los Vulturis. Hubiera sido ilusa si pensaba que esta vez se repetiría.

No, eso no pasaría, porque si bien ya no era una humana patosa y débil, era demasiado creer que con mi mortalidad, se hubiera ido mi vasta mala suerte.

Había querido creer que sí, que la inmortalidad me aguardaba expectante, dispuesta a crear una realidad de ensueño para mí, para mi esposo y mi hija, que ingenua que había sido.

Las dificultades nunca se pueden erradicar de la vida, y menos cuando vives para siempre.

Renesmee estaba segura de sus amigos, y esa era otra cosa que, de todos modos, podía comprender. Al fin de cuentas, yo también había confiado en vampiros cuando era una humana, y todo había resultado bien.

Aunque desde luego, no podía evitar sentir cierta desconfianza, en especial porque estos dos personajes eran muy reservados, y Edward no había podido ver demasiado en sus mentes a lo largo del día que estuvimos con ellos. Nada más que ocultamientos. Algo que los tres se empecinaban en que no supiéramos.

Un secreto rondaba sus mentes, algo que no debería de ser bueno si era trascendental que no nos enteremos.

¿Pero que sería? ¿Por qué Nessie no nos lo contaba?

Debía confiar en el criterio de Edward. Él no haría nada que nos perjudicara, desde luego, y mucho menos actuaría provocándole algún mal a los hermanos Blancquarts.

Ahora estaba con él, con él y con Renesmee. Todo estaría bien, éramos una familia, y saldríamos juntos de esto. Quise creer con todas mis fuerzas ese discurso esperanzador, pero no tenía la fortaleza para encontrar lógica en él.

Si lo que Edward decía era cierto, y todo era una maniobra montada para que las cosas se sucedieran siguiendo un plan, ¿Entonces que posibilidades teníamos de salir airosos?

Era inútil, animarme a mi misma tampoco servía.

Para colmo, el comportamiento de mi esposo denotaba que él mismo no tenía muchas esperanzas. Porque si habíamos vuelvo a mentir, eso significaba que Edward creía que algo andaba muy mal, y que no era necesario involucrar a nuestra familia...

Al fin de cuantas ¿Para que involucrarnos en una matanza?

Pero ahora, a diferencia de antes, el engaño alcazaba también a Carlisle, y por extensión a Rosalie, que seguramente, conociéndola, ya había enfrentado a mi suegro diciéndole que conocía la verdad.

El animo, que se había elevado luego de encontrar a nuestra hija, comenzó a bajar nuevamente. En parte porque era difícil hallar una solución en toda esa incertidumbre.

Estaba terminando de ordenar las pocas cosas que habíamos traído de Forks. Rogaba a los cielos que nos sean suficientes, lo cual significaría que no estaríamos en Juneau y en esa casa, mucho más que unos días.

Edward acababa de bajar las escaleras, y en cuanto terminara, también haría lo mismo, para reunirme nuevamente con él, no quería estar mucho tiempo sola en aquella casa, que a pesar de que era bonita y cómoda, era desconocida para mí.

En ese momento, oí como Alice bajaba hacía la estancia. No tardaría mucho tiempo en estar también con ella.

Saque de la maleta las últimas ropas y las puse en el closet que había en esa habitación. Luego sustraje los documentos y las tarjetas de crédito, y las guardé en el bolsillo de atrás de mi pantalón. Si debíamos huir rápido, mejor sería estar preparados.

A pesar de que deseaba relajarme, e intentar encontrar algo bueno en toda esa situación, no podía hacerlo.

Mis sentidos estaban completamente alerta, e incluso me sentía levemente agazapada. El instinto de supervivencia clamaba silenciosamente el dominio de mi cuerpo. Sentía las piernas agarrotadas, conteniendo las ganas de huir que sentía, y mis oídos estaban expectantes ante cualquier sonido extraño que pudiera percibir.

No me gustaba sentirme así, era una sensación incomoda, que consumía cualquier buena emoción con la que pudiera toparse.

Por eso mismo, por el estado alerta, fui capaz de oír la conversación que estaba teniendo lugar en el segundo piso.

Edward saludaba a Alice, con un tono que conocía muy bien en él. No era el tipo de voz que utilizaba para saludar a su hermana, ni tampoco a nadie.

Su voz era suave como el terciopelo, como la de un ángel de un coro celestial. Había algo detrás de ese tono. Tal vez se debía a que lo conocía demasiado bien. Edward era mi todo, lo que necesitaba para ser yo misma.

Sin él, nada tenía sentido.

Alice preguntó a mi esposo si yo me encontraba más calmada, a lo que Edward no tuvo tiempo de responder, porque se escuchó como una puerta se abría y a la voz de Raphael dando los buenos días.

Presté atención antes de intentar involucrarme. Edward había estado escuchando algo. Por eso su voz sonó tan cerca de donde provenía la del amigo de mi hija. Decía que no nos quedaríamos más de dos días, a lo que no hubo respuesta por parte de Raphael. Luego, mi esposo respondió a algo que seguramente vio en la mente del vampiro.

– Puedes venir a visitarla las veces que quieras... – Dijo.

Silencio.

Una leve discusión siguió a ese raro intercambio de palabras, en el cual Raphael insistía en que Renesmee no quería irse de ciudad, y que ellos, él y su hermana, la apreciaban mucho y era importante para los dos.

Pero eso no era lo importante, si nuestra hija no quería irse, tendríamos que obligarla.

Luego, al final, mi cuñada habló, con ese tono de voz que solo utilizaba cuando conocía una verdad del porvenir.

– Creo que lo que debes entender, Raphael, es que no estamos aquí por sobre protectores. Algo acecha a mi sobrina... y si nos quedamos, ustedes pueden salir perjudicados de esto... Tú y tu hermana, podría perder sus vidas... – Dijo Alice, antes de que todos se quedaran callados, e incluso olvidaran continuar respirando.

En ese momento, también yo olvidé como respirar.

¿Alice había tenido otra visión? ¿De qué se trataba? ¿Los hermanos Blancquarts muertos? No podía creer lo que estaba escuchando.

Dejé mi ocupación sin terminar y bajé rápidamente.

Llegué al pasillo, demasiado concurrido, donde ahora también se encontraba Renesmee, que se hallaba casi al fondo, cerca de la puerta que, supuse, era su habitación en aquella casa. Observaba con mucha atención la significativa mirada que su padre estaba sosteniendo con su amigo, que se encontraba visiblemente alterado.

– ¿Qué demonios ha sido eso? – Preguntó Raphael entonces. Pude suponer que él también había visto algo en la mente de Alice, y que por eso, no estaba desinformado con respecto a la visión que ella acababa de tener. – ¿Qué quieres decir? – Preguntó mirándola.

– No estoy queriendo decir nada concreto... – Conjeturó la médium. – Sólo se que todo está demasiado nebuloso... No puedo hacer ninguna predicción certera, porque estamos con Renesmee... – Miró a mi hija. – Si te fueras, cariño, si volvieras a Forks, nosotros podríamos quedarnos aquí, para ver de que se trata todo esto.

– No me iré de Douglas, tía. – Respondió rápidamente, mirándola a los ojos.

– Al hacerlo nos ayudarías... – Musitó Edward, que seguramente estaba deseoso de tener algún pretexto para que saquemos a nuestra hija del medio de ese escenario.

– Al hacerlo los estaría abandonando... – Susurró.

Éramos cinco personas, de pie en ese pasillo, observándonos los rostros unos a otros, desconociendo hacia donde nos llevaría todo aquello.

– Como ya les dije ayer, – Comenzó a hablar nuevamente Raphael. – pueden quedarse todo el tiempo que deseen. Sea una semana, o hasta el final del semestre. – Luego dirigió una tierna mirada hacia Renesmee. – Sabes Ness que esta es tanto nuestra cosa como tuya ahora, y que todo cuanto podamos darte, será tuyo. – Cambió de dirección su mirada, y la detuvo sobre Edward. – Si algo intenta lastimarla, Malenne y yo también interferiremos. No nos asusta la muerte.

Renesmee se acercó a él, con cara preocupada. Y lo miró a los ojos, compungida ante la declaración que el vampiro acaba de hacer.

– No, Raph. No digas eso. – Susurró. – Lo mejor será que me vaya... esa es la única forma en la que todos estaremos a salvo. No podría soportar que algo les pasara por mi culpa.

El semblante de mi hija estaba impregnado de otro sentimiento, diferente al miedo y a la preocupación por las palabras de su amigo.

En ese momento caí en algo que antes no había notado, fruto del estrés y la preocupación que antes me embargaban, pero que ahora, un poco más tranquilla, podía analizar.

Los ojos de Raphael eran los de alguien enamorado. Alguien que contempla a la persona que ama. La miraba del mismo modo en la que Edward me miraba a mí. Del mismo modo en el que Jacob la miraba.

Ella sostenía esa conexión, y estaba segura que era consciente de ella.

Sabía que Raphael estaba enamorado de ella. Sea porque el ya se lo había confirmado, o porque lo había adivinado.

Percibía eso porque era mi hija. Podía saber que era consciente de ello, porque yo había sabido todo el tiempo que Jake estaba enamorado de mí, pero era algo que no había querido ver. Había comprendido que él deseaba mucho más que una amistad, y ahora, esa historia se repetía nuevamente.

En mi hija, y en ese muchacho.

– Las cosas pasarán como tengan que pasar, Renesmee. – Simplemente dijo Raphael. – Y no hay fuerza lo suficientemente grande para cambiar el destino.

– Sí se puede cambiar el destino, amigo... – Lo contradijo ella suavemente. – Nosotros vivimos haciéndolo, luchando contra lo que somos... – Entonces levantó una de sus manos, y acarició su rostro.

En ese momento, en el que no necesité mas confirmación que ese gesto, Edward se aclaró ruidosamente la garganta.

Renesmee rápidamente se dio cuenta que se había puesto en evidencia, por lo que intentó disimular a como de lugar, mirando para el suelo despistadamente.

Ya era tarde para cualquier tipo de simulación. Había visto todo lo que necesitaba ver, y por ende, ahora también sabía a que atenerme.

La reunión en el pasillo se disolvió avivadamente, mientras ninguno de los presentes hacía comentario alguno sobre la situación que acaba de pasar.

Necesitaba hablar con mi hija, preguntarle acerca de las cosas que pasaban por su mente. Acerca de que era lo que estaba pasando entre ella y su amigo.

Era mi niña, y podía hacerle esa clase de preguntas, además no solo la involucraba a ella, sino también a Jacob.

A su prometido.

A mi mejor amigo.

Renesmee huyó de mi contacto visual. Intentó con todas sus fuerzas que nuestras miradas no se cruzaran, porque sabía tanto como yo, que si la miraba a los ojos no necesitaría nada más. Descubriría absolutamente toda la verdad del asunto.

Alice fue la primera en bajar, poniendo como excusa que quería hablar con Malenne acerca de unas cosas de la casa.

– Se encuentra en el garaje. – Le anunció Raphael. – Estaba viendo como podemos reorganizar los autos... Quiere más espacio para guardar toda la ropa que no le entra en el armario.

Alice dio como respuesta una a esa afirmación una gran sonrisa.

Al parecer, la hermana Blancquarts era otra obsesionada con las compras. Caminó con toda su gracia hacia las escaleras que la llevarían al primer piso, incluso antes de que Raphael le dijera donde se encontraba en garaje, y desapareció de nuestra vista.

¿Qué otra cosa podía hacer? La tensión del ambiente era palpable, todas esas cosas que estaban pasando, y las que estaban por pasar, nos estaban trastornando a todos. Volví sobre mis pasos, y Edward conmigo, de modo que entramos de nuevo a la habitación del tercer piso, que minutos antes habíamos abandonados.

No tenía paciencia para esperar a que él decidiera decirme de que iba todo, así que una vez que cruzamos el umbral, di media vuelta y le pregunté.

– ¿Qué esta pasando entre esos dos?

Mi esposo dudó un segundo, no muy convencido de que era lo que tenía que decir. Antes de contestar, suspiró.

– Creo que estamos en problemas. – Murmuró. – Ellos... tienen una especie de atracción. Él está enamorado de ella.

Se me escapó el aire. Era algo que sabía, algo que había percibido desde el mismo momento en los que los había visto en el campus de la universidad. El modo en el que él la miraba cuando nos acercábamos. La forma en la que le había hablando hacía unos minutos. No es que necesitara la confirmación de Edward, sino que resultaba como algo tangible.

Mientras no pones los problemas en palabras, estos son más difíciles de conllevar... mientras sean una nebulosa estática en el aire, incluso puedes ignorarlos.

Ahora, era demasiado tarde.

– ¿Qué es lo que se supone que haremos? – Pregunté alarmada. – ¿Qué siente Renesmee por él?

– Nessie... lo quiere. Y sabe que él está enamorado de ella. – Continuó suavemente, en un susurro casi inexistente. – Hasta hace unos momentos creí que era algo que podía controlar, pero ese gesto que tuvo... No sé, Bella. ¿Crees que deberíamos hablar con ella?

– Sí, la verdad pienso que debería hablar con ella. Edward... creo que tendrías que dejar esto en mis manos... Ness estará incomoda si tu le dices algo... Ya sabes, puedes leer su mente y comprender las cosas mejor que ella, pero creo que va a preferir mantener en privacidad las cosas que pasan por su cabeza. – Le expliqué.

No discutió. Sabía que tenía razón.

– Entonces creo que deberías hacerlo lo más pronto posible. Está llorando en su habitación. – Murmuró Edward, con la voz tomada por la angustia.

Inmediatamente, también me sentí abatida. El dolor de Renesmee era nuestro dolor, y nos afectaba como si nosotros mismos estuviéramos sufriendo.

– Se suave, Bella. – Dijo antes de que me marche. – Sé que Jacob es tu mejor amigo, pero creo que eso no es lo que tienes que tener más en cuenta para hablar con ella. Ness se siente mal por todo lo que está pasando... Piensa que es la única responsable...

– Sí, Edward. Lo sé. Solo que no me parece justo que Jacob pase por esto... Otra vez.

– Todo estará bien, mi Bella. – Convino. – Pronto estaremos el Forks de nuevo.

¿Por qué no podía confiar en sus palabras? ¿Por qué parecía que ni él mismo podía hacerlo?

– Sí, Edward. Te amo. – No pude resistirme a la idea de besarlo. Me acerqué a él, y lo envolví en un fuerte abrazo, para luego levantar mis manos y tomar sus hermosos cabellos broncíneos. Lo besé con desesperación, no de un modo infantil y pasional, sino como la necesidad que realmente él era para mí. Lo besé con temor, temor a que esa fuera el último beso de nuestras existencias, y que estuvieras destinados a estar separados dentro de muy poco tiempo.

– Yo también, mi Bella. Mi todo... Si tengo alma, seguro estará contigo para toda la eternidad... – Me dijo al separarnos. – No importa lo que pase... – Luego me abrazó suavemente para murmurarme en el oído. – Ahora ve con Renesmee, creo que en estos momentos te necesita más que yo.

Asentí una vez antes de darle la espalda y cruzar la puerta de nuevo. Bajé despacio, intentando que nadie me oyera. Era algo imposible en una casa llena de vampiros, pero al menos tenía que intentarlo.

Dejé a mis espaldas el pasillo, y pronto me encontraba frente a la puerta que suponía era la habitación de Renesmee.

Toqué una vez, suavemente.

– Adelante. – Dijo mi hija con una voz que demostraba que evidentemente estaba llorando.

Abrí la puerta e ingresé a esa bonita habitación, donde predominaba el azul, color favorito de mi hija, y que estaba muy buen amueblada. Sin duda era mucho mejor que la que los hermanos nos habían dado a Edward, Alice y a mí, pero sabía, que el motivo real era el que habían expuesto antes.

– Que hermoso cuarto. – Dije como al pasar, antes de sentarme sobre la cama y tomar con fuerza la mano de mi hija.

Ella intentó sonreír, aunque no lo logró del todo bien. Antes de contestar, deslizó una de sus manos por el rostro, secándose una lagrima que caía sobre su mejilla.

– Me duele verte así, hija. – Dije, acercándome para abrazarla.

Ella respondió rápidamente al gesto, y me envolvió en sus brazos.

– Mamá, ¿Cuántas veces deberé pedirles disculpas por mi egoísmo? – Preguntó entonces.

– Princesa, tú no eres egoísta. – Dije de inmediato, acariciando su espalda.

Bufó, claramente en desacuerdo.

– Sí que lo soy, mamá. – Me contradijo. – Me fui de Forks, a pesar de que sabía que ustedes no lo querían, a pesar de que Jacob me necesitaba...

– Hija, por favor. – Le dije. – Eso ya pasó. ¿Qué sentido tiene que te lamentes por algo que ya no tiene sentido?

– Sí que lo tiene, mamá. – Opinó. – Vine aquí... y el primer mes fue horrible. Todo el mundo me miraba como si fuera un bicho raro. Ni siquiera me hablaban. Y después conocí a ese sujeto... Steven. Él intentó besarme a la fuerza y me puse en evidencia... ¿Sabes? Quise matarlo... quise que muriera en mis manos. Fue tan humillante como me trató. No le dijo nada a nadie, pero igualmente estuve aterrada por semanas. – Su voz se estaba volviendo cada vez más histérica. – Los necesité mucho en esos días, pero no podía contarles nada, porque se asustarían. Me merecía lo que me pasaba, por mi estupidez... Luego llegaron Raphael y Malenne. – Sonrió un poco. – Ellos son tan buenos, mamá. No tienes idea de la clase de amigos que son...

– Todo estará bien, Renesmee. – Contesté, intentando consolarla en su gran desolación. Su llanto me estaba lastimando. – Nunca pensamos que fueras una mala persona, mi amor. – Quería que supiera eso. – Fuimos nosotros lo que te mantuvimos aislada de todo. Haciéndote creer que el mundo es algo fácil de llevar. Nosotros fuimos egoístas al no dejarte vivir la vida como correspondía... por nuestra culpa, tú has tenido que enfrentar cosas que no conocías... si hubiésemos sido buenos padres, habrías sabido que todos los humanos no con como Charlie, Billy y Sue. Podrías haber entendido por qué no deseábamos que estuvieras sola aquí. Recién ahora entiendo los errores que he cometido como madre... Espero puedas perdonarme.

– No, mamá. No te culpes por mi comportamiento y tampoco a papá. Hace tiempo que se que todo esto ha sido mi error. – Me detuvo. – Ahora que están aquí puedo decírselos. Decirles que no hay nada más importante que ustedes.

En ese momento no pude contenerme. Necesitaba hacer la pregunta que me estaba rondando por la cabeza.

– ¿Y que hay acerca de Jacob? – Pregunté. – ¿Él sigue siendo importante para ti?

Renesmee se detuvo en seco. Incluso pude percatarme de que había dejado de respirar por unos segundos. Me miró con sus ojos marrones cargados de varios sentimientos. El que predominaba era la confusión, luego el miedo, la culpa, y finalmente, la aceptación...

– Claro que es importante para mí, mamá... – Dijo convencida. – Él es el hombre de mi vida, y será la persona con la que me voy a casar.

– Que bueno es escucharte decir eso, hija. – Suspiré algo más aliviada.

Mi hija asintió, todavía observándome. Estaba segura de que sabía que mi pregunta había tenido un trasfondo mucho más profundo que el que las palabras expresaban.

– Pero tu padre y yo hemos visto cosas que nos hacen pensar que algo no esta bien entre tú y ese chico, Raphael.

– Raph es mi... mejor amigo, mamá. – Contestó rápidamente.

– ¿Cuánto lo quieres? – Pregunté entonces. – Me refiero como amigo, ¿Cuánto lo valoras?

– Mucho. Es muy importante para mí... – Desvió la mirada. – y Malenne también. Ya te lo dije. Creo que si no hubiera sido por ellos, Juneau hubiera sido el mismo infierno.

– ¿Y él te quiere? – Pregunté. Lo mejor era ir sondeando el tema de a poco.

No contestó enseguida, como la primera pregunta.

– Mamá... creo que sería mucho mejor si no anduvieras con vueltas. – Me miró a los ojos de nuevo. Su mirada denotaba que estaba melancólica.

– Él está enamorado de ti, Renesmee. – Dije en un susurro imperceptible. – ¿Eso lo sabes, no? Tu padre lo ha visto en su mente... piensa en ti todo el tiempo.

– Sí, eso lo sé... – Respondió mirándose las manos. – Me lo confesó todo hace dos semanas.

– ¿Y tú que sientes por él...? – Quise saber... Me estaba acercando a hacerle la pregunta que me confirmaría todo.

– Lo quiero mucho... Raphael es... un chico muy especial. Es un gran amigo, un buen hermano, y aunque veas que parece duro, o distante, necesita que lo cuiden. Él es más débil de lo que muestra a los demás. Y a veces tengo la necesidad de abrazarlo y decirle que lo quiero, pero sé que eso no ayudará en nada a nuestra relación. Él es dulce conmigo, y dice que soy prefecta y que nunca ha visto a nadie como yo... Pero se equivoca, soy una basura, por permitir que se haya enamorado de mí...

En ese momento entendí que ese chico la quería. No era un capricho, o algo más superficial, porque si Renesmee sufría al verlo mal, era porque sus sentimientos eran genuinos. Sopesé un segundo lo poco que sabía de ese desconocido. Casi nada, solo que era un vampiro vegetariano, como nosotros, y que al simple viste parecía bueno... ¿Pero que otra cosa tenía? Nada...

Nessie estaba agobiada, y parecía que tenía tiempo queriendo decir eso que acababa de expresar. Era como si esas palabras hubieran estado quemando su mente, desesperadas por salir.

– ¿Ha pasado algo entre él y tú? – Pregunté entonces. Eso era lo que quería saber. Lo que me diría lo que necesitaba. – ¿Lo besaste?

Renesmee no contestó, se quedó callada, observándome.

En ese momento, sentí como un flujo de piedad se arremolinaba en mi cuerpo. Sentía también culpa. Por Jacob, por mi mejor amigo. Sentía que estaba destinado a sufrir. ¿Tenía que lastimarlo Ness, también? No bastaba que hubiera sufrido ya suficiente en el pasado, conmigo. ¿Estaba Jacob Black a luchar constantemente por conseguir el amor? Yo había abierto heridas tan profundas en él, que solo la imprimación lo había ayudado a sanar, porque si no fuera por ella, Jake hubiera sufrido mucho tiempo, y todo por mi causa.

Y aunque en mi mente, demasiado compleja no todo encajaba perfectamente bien, no pude evitar pensar en esa unión que compartían mi hija y mi amigo..

.

La imprimación.

¿No era acaso algo demasiado fuerte? ¿Algo irreversible e irrevocable? ¿Algo contra lo que no se puede luchar?

¿Por qué esa pena y confusión invadían la mente de mi hija?

Mi mente voló hacia al pasado, buscando un recuerdo envuelto en las nebulosas telarañas de mi memoria humana, donde los bordes estaban desdibujados, las voces no eran nítidas, y la luz prácticamente no existía...

Caminaba por la playa, con Jacob, en esos momentos en los que era duro para ambos ser amigos. Cuando él me amaba y yo le hacía daño...

Hablábamos de la imprimación, esa fuerza tan especial que ató a mi mejor amigo a mi hija de una forma en la que jamás podría comprender...

“– Quil será el mejor y más tierno de los hermanos mayores que haya tenido un niño. No habrá criatura más protegida en este mundo más que esa niñita. Luego, cuando crezca, ella necesitará un amigo. Él será el camarada más compresivo, digno de confianza y responsable que cualquier otro que ella pueda conocer. Después, cuando sea adulta, serán tan felices como Emily y Sam...”

“– ¿Y Claire no tiene alternativa? – Pregunte.”

“– Por supuesto, pero, al fin de cuentas ¿Por qué no iba a elegirle a él? Quil va a ser su compañero perfecto, y va a ser como si lo hubieran creado para ella...”

Alternativas.

Los lobos no tenían alternativas, ellos estaban atados a la magia y al amor. Pero las mujeres imprimadas si la tienen... Jacob lo había dicho.

Al principio Emily se resistía a la devoción de Sam... Pero luego, tras el accidente que le costó su belleza, la queliute comenzó a aceptar esa conexión, y esa fue la solución.

Pero se había resistido... eso quería decir que el amor que ella tenía hacía él no era vinculante, no era exactamente el mismo.

¿Eso era lo que estaba pasando con Renesmee? ¿Mi hija había tomado una alternativa a la imprimación? ¿Ella amaba ahora a ese vampiro? No podía pasar eso... Ness se había ido de Forks estando completamente segura de su amor por Jacob. Las cosas no podían pasar así, tan de repente.

¿La historia estaba destinada a repetirse?

¿Las Swan elegíamos siempre al vampiro sobre el hombre lobo?

– No, mamá... – Contestó por fin. – Pero no nos besamos porque él es un caballero, no porque yo no hubiera querido. Me rendí al final, y si no fuera porque Raphael sabía que después me arrepentiría, seguramente nos hubiéramos besado.

– ¿Qué pasó entonces entre tú y él? ¿Nada? – Quise corroborar, me resultaba poco creíble... no es que no confiara en mi hija, sino que me resultaba extraño después de ver la escena del pasillo.

– No mamá... – Confirmó. – Raphael y yo no nos hemos besado... aunque... – Dudó de nuevo. – En ese momento mi mente estaba demasiado dividida. Una parte pequeña quería que lo besara. Soy un monstruo... ¿Cómo pude siquiera pensar en ello? Soy mala, mamá... en ese momento, Jake estaba completamente presente en mi mente... no es que me dejé llevar por el instinto, ni nada de eso... pensaba en Jacob, pero igualmente algo en mí quería besar a Raphael.

– No se trata de eso, Renesmee... – Comencé a confortarla, luego dudé... ¿Quería hablar con mi hija del dolor que me había producido la ausencia de su padre? Eso había pasado hacía tanto tiempo atrás. – Es solo que tu no sabes lo que es vivir sin el amor de tu vida... saber o pensar que se ha ido para siempre... tú amas a Jacob, pero nunca lo has perdido... y perder a un amor, es lo que te hace valorarlo mucho más, porque sabes que si no está el, te desmoronas... un agujero se abre en tu pecho y se empecina en destruirte. – El aire comenzó a faltarme mientras recordaba con demasiada claridad esas escenas nefastas. – Estás confundida... te crees un monstruo porque simplemente te alejaste de él, y porque ahora está Raphael que te que quiere. Quizás no tienes la suficiente experiencia para entender completamente de lo que te estoy hablando...

– Creo que tengo una noción de lo que me dices... – Dijo. – Pero tienes razón, ¿Qué se yo de la vida? Solo soy una tonta...

– Claro que no. – Negué rápidamente. – Lo que te quiero decir, hija, es que yo viví sin tu padre, y se que es el mismo infierno. Cuando volvió, cuando dijo que en verdad me amaba, y por qué se había ido, nunca más dudé de su amor, en ningún momento... siempre supe que mi camino y el suyo terminarían convirtiéndose en uno solo. A pesar de que también quería a Jacob... – Ese era un tema delicado. Jacob había sufrido por mí, el prometido de mi hija me había amado a mí, y aunque todos esos problemas habían sido suprimidos y erradicados de nuestras vidas, no por eso se tornaban menos incómodos para hablarlos con ella. – Lo que te quiero decir es... que a pesar de que sabía que quería a Jacob... incluso de que lo amaba... siempre supe que el camino de mi destino era Edward, tu padre, y todo lo que ello conllevara. Todo lo demás, a pesar de confundirme, no importaba, porque el amor de mi existencia era Edward, y no había nada que pudiera hacer cambiar eso, ni las distancias que tuvimos durante seis meses, ni el dolor, ni el llanto... porque en cuanto volví a verlo, el agujero de mi pecho desapareció, y fue como si nunca hubiera existido...

– Eso es hermoso, mamá. – Susurró. – Saber que tú y papá se aman tanto, es importante para mí. Es un ejemplo a seguir.

– ¿Tu también lo sientes igual? ¿Sabes que al volver a ver a Jacob, tu amor estará intacto? Yo lo sabía... el dolor no disminuía con cada día que pasaba... eso solo significaba que tampoco el amor se había ido... – Me costaba hablar de ello. No quería que Edward escuchara, porque seguramente después el también estaría mal... había pasado tanto tiempo desde esa época, pero aún así, el se seguía sintiendo mal por ello. Solo quería explicarle a nuestra hija lo que necesitaba saber sobre el amor. – Entiendo si nunca lo has sentido, al fin de cuentas, nunca perdiste a Jacob... El nunca te dejará... la imprimación, o el amor no le permite alejarse de ti. Pero yo se que lo amas, Renesmee...

Recuerdo cuando se besaron por primera vez, hace solo unos meses. Tú estabas muy feliz, y tu corazón latía con mayor fuerza que antes... Eso solo lo origina el amor. La sensación única que solo un beso con alguien que amas genera.

– Yo se que lo amo, mamá. – Convino conmigo. – Y muchas veces me hubiera gustado que él estuviera aquí conmigo, en vez de en Forks. Pienso en él. Y no veo la hora de volver a verlo. Pero todo lo que ha pasado fue demasiado para mí, y Malenne y Raphael estuvieron para ayudarme. Me siento terrible, me siento malvada, por permitir que las cosas se tornaran tan confusas para él, hasta que llegara al punto de quererme de una forma que yo no pueda retribuir, me siento mal por mi amigo, porque no lo amo... ¿Sabes? Cuando estuvimos a punto de besarnos, deseé poder ser capaz de hacerlo. Quise poder quererle de una forma más profunda que en la que lo quiero ahora, pero no está en mi control. Me siento terrible al ser así...

Tomé fuerte su mano, entre las mías. Su contacto era muy caluroso, pero era la mano de mi hija, y estaba acostumbrada a sentirla.

– No mi niña, no digas eso. – La consolé. – Tú no tienes la culpa de que ese chico se haya enamorado de ti... – Acaricié su rostro perfecto, que a pesar de la pena y el llanto, seguía siendo mucho más hermoso que cualquier que hubiera visto jamás. No había en el mundo criatura más hermosa que Renesmee.

– Por favor, mamá. – Suplicó. – Tu también no. Raphael se hecha la culpa por todo, me dice que él es el responsable de las cosas. Malenne me dice que nadie puede resistirse a mí. Todos quieren desligarme de mis responsabilidades. Yo soy la única culpable de todo lo que está pasado.

– ¿Y que piensas hacer con Raphael? – Pregunté. Era un desconocido para mí, pero si Renesmee sufría al verlo mal, tenía que preocuparme por ello. – ¿No crees que lo mejor sería... alejarlo de tu vida?

Estaba pidiéndole a mi hija que hiciera exactamente lo que yo no había sido capaz de hacer. Sacar a un amigo enamorado de su vida. Eso que me había costado tanto, y que simplemente no había logrado. ¿Por qué se lo estaba pidiendo? ¿Por qué me dolía que ella estuviera confundida? No podía sacar de mi mente la idea de que Jacob sufriría demasiado si se enteraba de esa situación...

– Sí, eso sería lo mejor... – Susurró Ness. – Pero no quiero perderlo...

Era demasiado horroroso que algunas situaciones que habían ocurrido en el pasado se repitieran prácticamente de la misma forma en el presente. No era exactamente igual, sin duda porque yo no había sido nunca como Renesmee y porque las opciones eran diferentes, las situaciones también. Sin embargo, el trasfondo, elegir, era el mismo. Por qué aunque tal vez la opción está bastante clara, eso no implica que la el proceso sea menos difícil y doloroso...

Aunque en ese aspecto, hablaba por mí misma...

¿La opción correcta estaba igual de clara para Nessie? ¿O estaba muy confundida?

– Al final, podrás decidir quien es el dueño de tu corazón, hija. – Susurré, para contenerla. Sea cual sea tu decisión, te apoyaré. – ¿Qué más podía decir? Jacob era mi mejor amigo, pero Renesmee era mi niña, mi sol, la razón por la que vivía... Era su madre, y era mi deber apoyar sus decisiones... por qué si ella era feliz eligiendo a otro, cualquiera, que no sea su prometido, entonces esa era su elección acertada.

– Nadie más es dueña de mi corazón... Solo él. – Eso sí lo había dicho muy segura de sus palabras. – No amo a Raphael... ni siquiera estoy enamorada de él... es difícil de explicar lo que siento... es una especie de ganas que tengo de protegerlo... de resguardarlo.

– Él no es débil, hija. – Susurré.

– No lo conoces, mamá. – Dijo, simplemente. – Hay toda una historia detrás de él, y de Malenne. Demasiado triste, te dolería a ti misma si te la contara... Ellos no tienen a nadie más que yo. Han vagado solos por doscientos años...

– No lo entiendo. – Repetí. – Si vagaron solos por tanto tiempo, ¿Por qué de repente les interesa la vida social? ¿Por qué contigo?

– Las cosas se dieron así, madre. – Contestó a mis preguntas sin inmutarse. – Mírame... tú sabes mejor que yo que soy diferente.

Tomó la mano que estaba entrelazada a la suya y la apoyó sobre su corazón.

– Si no fuera porque soy tu hija, ¿No te resultaría raro encontrarte conmigo? Sí, lo sabes... los Vulturis nos demostraron que me existencia es algo anormal.

– Por eso tengo miedo, Renesmee... ¿Y si tus amigos son enviados de ellos?

Nessie rió suavemente.

– Llevo relacionándome con ellos dos meses. Créeme, que si fueran parte de los Vulturis, hubieran hecho algo mucho antes de que ustedes llegaran. Confía en mí... Se que hay muchas cosas que son confusas, pero todo está bien.

– Explícame, por favor. Quiero entenderte... sabes que estoy aquí para ayudarte. – Insistí. – Por favor... quiero entender tu relación con Malenne, tu relación con... Raphael...

Suspiró, antes de meditar un segundo y contestar.

– Las cosas no son como las estas pensando. – Dijo Renesmee, observándome a los ojos, y recuperando un poco la compostura. – Yo no he dudado de mi amor por Jake ni un solo segundo en estos tres meses que llevo aquí... Tal vez no pensé en él tanto como debería, pero todo lo que siento sigue intacto...

– Te creo, hija... pero sabes... creo que hay algunas cosas de las que tenemos que hablar.

– Solo dime sobre qué. – Respondió ella.

– Tengo miedo de todo lo que se nos viene encima, y me gustaría que me prometieras algo...

– No me iré, si eso es lo que intentas pedirme. – Respondió rápidamente, sin que yo terminara de realizar mi petición. – Ya se los dije... Nada permitirá que los abandone.

– Es por tu bien, hija. – Respondí, intentando hacerla entrar en razón. Era una batalla perdida, porque había heredado la terquedad tan típica de los Swan. – ¿No entiendes que tu padre y yo no podemos permitir que te hagan daño?

– ¿Y tu mamá no puedes entender que mi vida estaría complemente vacía si los pierdo? ¿Crees que sería feliz dejándolos solos luchando contra alguien que me quiere a mí y no a ustedes?

– No quiero que te veas envuelta en algo así... mi amor. – Susurré, y levanté mi mano para acariciarla de nuevo. Sabía que era una mujer, que ya no era un bebé, que era una muchacha madura, y consciente. Aunque nunca dejaría de ver a la hermosa niña de mejillas sonrosadas de mis primero recuerdos como vampiro. Eso es lo que sería para mí por toda la eternidad.

– Las cosas serán muy difíciles de ahora en adelante... – Le advertí. Me estaba quedando sin ideas.

– No te esfuerces, mamá. – Finalizó Renesmee. – Nada de lo que digas hará que cambie de opinión.

– Esto no es un juego. – Rogué a mi hija. – No puedo perderte...

– Sé que no es un juego... – Contestó calmada. – Y yo tampoco puedo perderte a ti o a papá...

La abracé, mi impulso natural de madre solo me decía que hiciera eso, que la abrazara e intentara fusionarla a mi cuerpo, como cuando era niña e intentaba protegerla de los Vulturis.

– Todo saldrá bien, mamá. – Dijo luego de un rato en el que ambas estuvimos en silencio. – La visión de mi tía Alice solo habrá sido un mal entendido... algo que no pasará.

Deseé creerle, pero no podía.

– Te amo, hija. – Nunca olvides eso, le susurré.

– Yo también, mamá. – Convino. – Aunque sea una desagradecida y muchas veces no merezca tu amor.

Todavía era de tarde cuando salí de la habitación de mi hija. Ella quería estar un tiempo más sola.

Comprendía su confusión, al fin de cuentas, yo había pasado por lo mismo. Pero ahora estaba un poco más relajada, porque había escuchado de sus labios que ella amaba a Jacob, y no a Raphael.

Renesmee me había contado la historia de los hermanos Blancquarts, y tenía razón, era triste hasta donde no podía imaginar. Y tal vez, hasta podía entender la culpa de Raphael. Y siendo sincera conmigo misma, también me daba lastima, y podía comprender que era lo que Renesmee había visto en él, aparte de la belleza tan típica de lo vampiros, aunque este chico no era un vampiro de belleza común y corriente, él y su hermana eran muy hermosos, incluso para ser inmortales. Como Rosalie, o incluso como Edward. Comprendía lo que había visto mi hija, veía a alguien que llevaba doscientos años sin ningún otro cariño que el de su hermana, que si bien era profundo, también necesitaba de otra cosa. Veía a un chico que despertaba sus impulsos de proteger, alguien a quien ella consideraba débil emocionalmente.

Pero esos no eran sentimientos genuinos, era compasión. Y seguramente un poco de proyección del amor que sentía por Jacob.

No escuchaba a Edward en la habitación que teníamos allí, y tampoco a Alice. Supuse que ambos estaban juntos, porque era raro que estuvieran por su cuenta en un lugar que no conocían.

Decidí bajar hacia la estancia, esperando poder encontrarlos allí.

Esa casa era muy grande, pero aún así, llegué al lugar que deseaba en tan solo unos segundos.

En esos momentos, la morada había dejado de parecerme lúgubre, pero seguía sintiendo la sensación que suele invadirte cuando te encuentras en un lugar que no sientes tu hogar.

Descendí por las escaleras, a tiempo que veía que el lugar no estaba desierto, sino que en él estaba uno de los dueños de la casa...

Raphael.

– Discúlpame. – Dije, mirándolo. – ¿Mi esposo y mi cuñada se encuentran en algún lugar de la casa?

Él me observó un segundo antes de contestar. También me dediqué a mirarlo. ¿Y que pasaba si al final, Renesmee lo elegía a él? ¿Qué pasaría si después de todo, el discurso que ella estaba dando dejaba de tener sentido cuando estuviera lejos de su amigo, y se encontrara con Jake, lo viera a los ojos y se diera cuenta de lo que pensó que era amor, solo había sido costumbre? ¿Correría a los brazos de Raphael?

– Edward y Alice – Dijo los nombres con total naturalidad, a mí me constaba llamarlo por su nombre. – Han ido con mi hermana hacía el departamento de Renesmee, quieren ver si por los alrededores del edificio pueden encontrar algo que tenga alguna conexión con la visión... No quisieron molestarte porque sabían que estabas hablando con... Nessie.

Desvió la mirada. Obviamente había estado escuchado.

En ese momento, tuve que decirle algo, a pesar de que Renesmee estaba mal de ánimo en ese momento, ella decía que todo hubiera sido mucho peor si ellos no hubieran estado acompañándola.

– Gracias por cuidarla. – Dije. – De verdad es algo que no olvidaré nunca. Si ella hubiera sufrido algún daño, yo...

No quise pensar en lo que ese supuesto conllevaría. El dolor hubiera sido demasiado insoportable. Perturbador.

– No fue nada, Bella. – Respondió con una sonrisa encantadora. – Estar con Renesmee estos meses fue lo mejor que podría habernos pasado a mi hermana y a mí...

Sí, eso ya lo había escuchado.

– Aún así, debo agradecérselos.

– Está bien... – Convino. – Pero no te sientas mal, eres una muy buena madre... Esta muy bien la forma en la que guías a tu hija. Edward y tú son excelentes padres, porque Ness no sería tan buena persona de no ser por ustedes.

Su voz, la forma en la que hablaba de ella. Todo era demasiado obvio...

Ese chico amaba a Renesmee.

Me sentí mal por él, aunque eso no hacía que sintiera ninguna otra emoción. Deseaba que Renesmee no dudara de su amor por Jacob nunca, y que al volver a nuestro hogar, todo hubiera sido solo un recuerdo.

– ¿Tienes miedo? – Preguntó de pronto Raphael.

Su pregunta me extrañó, por que sí, sentía pánico, aunque este no estaba dominando mi mente en ese instante. Sentía un miedo generalizado.

Pero una pregunta muda se hizo eco en mi cabeza... ¿Cómo lo sabía?

– ¿Puedes entrar a mi mente? – Inquirí, asombrada.

– No, no puedo hacerlo. – Contestó tranquilamente. – Pero aunque Renesmee se parezca mucho a tu esposo, sus gestos exactamente iguales a los tuyos. Por eso te pregunté, Ness pone esa misma expresión cuando algo la agobia...

¿Qué responder a esa declaración? Él la conocía, y había prestado atención a esos detalles en los que solo un hombre enamorado puede reparar.

– ¿Qué es lo que te preocupa, Bella? – Preguntó con suavidad.

Sopesé un segundo mentir, pero no tenía sentido.

– Todo esto no nos llevará a ningún buen lugar. – Contesté entonces. – Alice tiene razón, si no quieren salir perjudicados, deberían apartarse de nosotros. Sea lo que sea que nos persiga, si de algo estoy segura, es que nos quiere muertos.

No importó la seriedad de mi declaración, el vampiro no se inmutó.

– No podemos dejarlos solos, de esa manera. – Respondió con total serenidad. – Malenne y yo no estamos dispuestos a abandonar a Renesmee de esa forma.

– No estoy segura del tiempo que mi hija se quede en Juneau... creo que lo mejor sería que se fuera, alejarla de nosotros.

En ese momento se me ocurrió algo que podría funcionar.

Si lo que sea que acechara la cuidad, y a nosotros, esperaba encontrar a Renesmee sola, eso ya no tenía sentido.

A menos que la intrusa en Forks haya cambiado de parecer, y no atacara a mi hija, nada era seguro ahora.

¿Sí Renesmee volvía a Forks con Raphael y Malenne? Nosotros podríamos quedarnos para ver como terminaría todo aquello. O no necesariamente tendrían que irse a Forks. En cualquier caso, eso era una mala idea.

No podía imaginar al amigo de mi hija y a su prometido en una misma habitación.

La sola imagen prometía violencia.

Solo tenían que salir de la cuidad el tiempo suficiente como para que nosotros pudiéramos localizar la amenaza, y de ser posible exterminarla.

Ella confiaba en sus amigos, y ni Edward, Alice y yo queríamos que los hermanos interfirieran en esa cuestión, tan delicada.

Sí lograba convencerlos de que eso era lo mejor para ella, seguramente ellos cooperarían con nosotros para que Nessie accediera a marcharse.

Era algo que no tenía muchas posibilidades de florecer, porque Renesmee me había aclarado muy bien que no se marcharía, pero a esas alturas y en esas circunstancias, estaba dispuesta a probar cualquier cosa.

Raphael no se opondría, porque él la quería, y si le garantizaba que tanto mi hija como su hermana estarían bien, seguramente no pondría ningún pero a ese plan que se estaba engendrando en mi mente...

¿Pero como debía hacer mi petición?

El vampiro me observaba con sus ojos dorados, expectante a que continuara diciendo algo.

La necesidad de resguardar a mi hija pudo más y entonces hice una pregunta que no debería haber salido de mis labios.

– Raphael, ¿Cuánto es lo que quieres a Renesmee?

42 comentarios:

Anónimo dijo...

muy buena la historia esta espectacular :)

Cibele dijo...

Excelente!!

Rocío dijo...

Oh, Pabli, me emocionas... gracias porque en realidad el capítulo está genial... jajaja... (suspiro) bueno, también eres un gran amigo y, sobre las cosas que podemos hablar, jajaja mejor ni comento. Demás está decir que también eres un gran escritor... de mis favoritos.

Yendo al capi...
Ajum. Bella no es nada justa con Ness, porque como su hija obviamente va a querer llevarle el gusto, es una niña aún y cuando Bella dice que se siente aliviada de escuchar que quiere a Jake, obviamente la predispone a seguir ese camino, aunque tenga otras oportunidades, aunque lo más natural sería quedarse con Raph.
Pero es que ¿Qué clase de madre incentiva a su hija a pagar por sus errores?
Porque en todo momento la preocupacion de Bella es que "Jake no puede volver a sufrir" ¿Quien lo hizo sufrir primero?
No es culpa de Nessie que Jake no sepa elegir y es que ¡Es un Hombre Lobo!
Es como que el perro se enamore de la gata, inevitablemente va a salir arañado, además de que es antinatura...


Sé que no me harás caso, pero me descargo igual, jajaja...

¡¡¡Team Raph hasta morir!!!

Besos y... jajaja solo porque me dedicaste el capitulo no te hice un comentario tan traicionero como el que tu me hiciste a mi. Jua...
Te quiero mucho, (mañana te enmendas en mi blog)

Rocío.

Anónimo dijo...

no me lo puedo creer , despues de escribir casi una pagina no me publico el comentario.
bueno , resumiré..
El capitulo me parece Excelente.
Pabli ,una petición, escribe siempre desde el punto de vista de Renesme, es lo genuino de tu historia,el personaje que más nos creemos porque no lo hemos visto anteriormente y es todo creacción tuya.
Yo amo a Edward Cullen sobre todas las cosas y fuí de las primeras en pedirte los capitulos desde su punto de vista, pero no sé, luego no me llenan pues yo amo al Edward de Bella y sobre todo al de Alexa Cullen.Leí antes Letras de MEdianoche y adoro al Edward de Alexa,es el mejor retratado desde mi punto de vista.( despues de Stephanie Meyer)
De todas maneras, ánimo ,lo estás haciendo muy bien y nos tienes enganchadas a tu historia
Un besote desde España
No tardes tanto en darnos más capitulos

Janeth dijo...

Esta hermoso este capitulo.........!!!!!pero me da mucha tristeza con raphael....sospecho que va a pasarle algo malo.....espero el proximo viernes a ver que nueva intriga nos dejas jejeje besos.....

carolina dijo...

wow!!!!!! Excelenteeeeeeeeeee!!!!!!!

Anónimo dijo...

ATENCIÓN.
Parece que las fanaticas de Miley Cyrus se pusieron en campaña para que pierda Kristen y así no pierda Cyrus.
Así que, voten a Miley Cyrus como peor actriz...
Sino, ganara Kristen como peor actriz.
http://www.razzies.com/forum/topic4729_page1&RN=1.html
http://www.razzies.com/forum/topic4729_page1&RN=1.html
www.razzies.com

Axavenus dijo...

Pabli... llegue a tu blog de mano del de Sofia... La verdad que lei todos los capitulos y quede super enganchada de ellos!!!...

Me emociona como todo volvio a su cause, es como si siguiera leyendo Amanecer de verdad...
En cuanto a este capitulo en particular creo que Bella se comporta como Chalie cuando el preferia a Jacob en ves de Edward... jojo tal como dijo Bella esta sera una decision entre el vampiro y el licantropo...

sigue con la historia que estoy ansiosa de otro capitulo

muchos cariños

Anónimo dijo...

PABLIS....MUCHAS GRACIAS....LA VERDAD TODOS LO DIAS MIRABA SI HABIAS PUESTO UN NUEVO CAPITULO...... A UN NO LO E LEIDO....PERO EM TENIAS DE PUNTA......hOlly

Anónimo dijo...

vas muy bien sigue asi te felicito !!!!!!

paolita dijo...

De verdad que esta historia me emociona cada vez más, espero el siguiente capitulo (Sufrí el 31 de dic por que no encontré una nva publicación, pero espero que hayas disfrutado de las fiestas )

Sera que es necesario averiguar sobre de "la maldición de Jake"? Pobre hombre... cuantas veces más tendrá que pasar por lo mismo. Espero que Renesme escoja a su verdadero amor, por AMOR y no por compasión a Jake (para que no vuelva a sufrir) o Raph (por lo débil que es, emocionalmente)...

XOXO

Jesica dijo...

me gusto mucho el capitulo, extrañaba los puntos de vista de Bella!!!! insisto en que Nessie tiene que estar con Jacob, no solo por que me ENCANTA Jacob sino por todo lo que el la espero mientras ella crecía, aparte los primeros capítulos del primer libro describen del punto de vista de nessie el amor que también ella le tiene a el, !!!! En fin..... Seguí así....me encanta la historia!!!!

Aly Lu! dijo...

Pabli escribes increible, y tu historia lleva el mismo hilo que el de SM, los personajes son tan complejos, cada uno tiene algo que contar, me gusta como narras desde el punto de vista d Ed y Bella, pero con este cap. me a llamado la atencion saber que pasa por la cabeza de Raph seria muy bueno tambien conocer sus pensamientos, muy interesante el capi me encanto pero no se como que Bella aunque dice que quiere lo mejor para Reneesme xqe es su hija su sol ii todo eso ella quiere que se quede con Jacob a toda costa y aunque yo tambien lo quisiera la de la decision es Reneesme y Bella solo la puede aconcejar de una forma imparcial sin interferir. Bueno como siempre genial
un beso.
bye
PD. les dejo el link de mi blog espero lo puedan visitar y dejar sus comentarios
http://encuentroinesperadoperoanhelado.blogspot.com/search/label/Cap.%207%20Misi%C3%B3n%20y%20Algo%20m%C3%A1s

Anónimo dijo...

SE ESTA PARECIENDO DEMASIADO A ECLIPSE

Anónimo dijo...

oh my god!esta genial esta historiaaaaaaaa!segui asi!nay

Anónimo dijo...

Me gusto mucho el cap...
Es interesante, me gustaría que se pudieran llevar a Nessie a Forks, sería lo mejor para ella, para todos. Raphael & Malenne se pdrían ir con ellos.
Insisto en que Renesmee & Jacob son la pareja que todos quieren. Además creo que Meyer quisiera que todos los presonajes de su Saga fueran felices al final. & Si Jacob queda solo, no sería genial.
Además si es lo mismo que le paso a Bella, sé que ella tendría que elejír muy bien. Sé que algunas son Team Raphael, pero es mejor que Ness se quede con Jake.
Aparte de eso, me encanto muchisisismo el capitulo, solo espero ver rápido el otro. Quiero saber la respuesta de Raph a la pregunta de Bella.

Un abrazo

Mαяιjσ♡♬ ♪ dijo...

Bien, el capítulo estuvo F A B U L O S O.
Creo que Bella está un pelín més procupada por el corazon de Jacob, que por el de Nessie...
Pero, bueno, la historia ya se está yendo hacia el drama y la acción.
¡¡¡Justo lo que anhelaba!!!
En fin... bla bla bla... amé este capítulo... bla bla bla... espero con ansias el proximo viernes... bla bla bla
Atte. Marijo :D

NANDA dijo...

ahi nose st weno yop ¡¡¡Team Raph!!! pero s verdad ella puede elegir pero se k a nessi la dejaras con jake..... ash ash para k todos sean felices ojala k malenne s hubiera ekivocado k julia no estubiera muerta y ande x ahi jejejeje asi rap no sufriria ni jake tampoco ash nose me encanto l capi como te dije ¡¡¡Team Raph !!! me gustaria k ella se kedara con el

Anónimo dijo...

hola pabli!!

me encantaaaaaaaaa!! soy adicta a tu nove!!jajaj
estoy muy comenetrada y pendiente de esto!!
tenes un talento increible!
segui asi..porque tenes UN RE FUTURO!!!
te felicito y que tengas un muuuy feliiiz 2011!! ♥

Karen!♥♥

rochy15_17 dijo...

me encantoooooooooooooooooooo

Sary Madera dijo...

Ps que te digo...
Que me encanta q mas se puede decir de esta historia q lleva un rumbo tan incierto q siempre nos tiene enganchados...
Y por Dios ya kiero saber q es lo q los asecha, xq ps debe haber algo no se si sere la unica pero espero algo de accion aqui...!!
Buen Capitulo... Sigue asi, Besos...!

miranda dijo...

hay por dios bella esta demente!!!!!!!!!!!!! como se ocurre preguntar eso????????? era decirle q se fuera con ella o rayos amo tu nove!!!!!!!!!!!

Ana_axs dijo...

Esta Muy Buenaa pablii!
Pero Creo Que Concuerdo Con Uno de los comentarios mas arriba! creo que se esta pareciendo a eclipsee xD
Has pasado por crepusculo, eclipse y creo que por lo que vamos leyendo creo que cuando neessie se aleje sera como luna nueva, por que jake sufrira por ella! :S
Aun asii me gustoo mucho el capituloo! lograste realizar las mismas frases que hacia S.Meyer (cuando bella habla con nessie y le explica sobre el amor!)
Realmente me gusto mucho esa parte por que expresaste muy biien el sentimiento de dolor al perder a un ser amado, de como uno no consigue querer comer, dormir, ni vivir si no esta el...

En Fin, Esperoo que sigas con este libroo por quee esta buenisiimoo!
SALUDOS PABLY!, Kathee! :)

mel... dijo...

hola! .. la verdad! que cada semana, te vas superando.. me encanta leer.. lo que escribís!=D
y me encanta Raphael.. me encantaría que Ness , se quedara con el,y no con Jacob va solo por que a mi nunca me gusto él.. siempre lo vi como el que se interpone.. pero bueno.. jeje
ya enserio! quiero saber la respuesta de raphael! es muy lindo! la forma en que lo describís hace que lo quiera! jejje =P
mm.. bueno estaré esperando mas que ansiosa! a el otro capitulo.
aa! te iva a decir que me pereció raro que la historia fuera contada por Bella, por que venia contándola Edward,.. je! pero de todas formas esta muy buena desde los tres puntos de vista! ..
ahora creo que si. ya me voy despidiendo! espero que estés mas que bien! sos un genio escribiendo! no me voy a cansar de repetírtelo! je =P..
cuidate! bye♥

Anónimo dijo...

Sandra Zuly...: esta super pabli...espere hasta leerlo para poner el comentario....como me dijist se me fueron unas dudas pero otras aumentaron.....esperare a ver q pasa en el otro capitulo cuidat...estan super....... <3

Aruca the star dijo...

Adoro todos los capitulos, realmente son muy buenos, me parece que Bella, tendria que dejar que Nessi decidiera a quien quiere y no preocuparse porque Jake no sea correspondido por Nessi, igual ella le hiso lo mismo a Jake años atras, pero como es la madre hay que entender su preocupacion.
Sobre la pregunta que le hiso Bella a Rahp, creo que el le va a daclar cuanto ama a Nessi, si es que escucho la conversacion de Bella y Nessi en la habitacion, no le va a negar lo que siente por Nessi, pero¿ aceptara Rahp la propuesta de Bella y llevarse a Nessi y Malenne a otro lado?
para mi si va a aceptar, el tambien quisiera proteger a Nessi de cualquier peligro y ademas no alejarse de ella tan pronto.

La historia esta inquietantente interesante, me encanta, lo digo y lo dire siempre.

Posadata:deverias pensar en hacer tu propia historia serias un exito como escritor, relatas muy bien los sentimientops y emociones de los personajes.

Anónimo dijo...

ay Pos yO sUfrO maS Q eLLOs uI POrFA nO AgAn sUfrIR mAS a joCob aY nO C lo MerECe DAlE xFA uN fINaL feLIz... jOJoJO bESoS mE eNknTA

Mickytaa dijo...

Todo lo que voy a decir es que QUIERO RALPHESME!
(se entiende no? raphael + renesmme)

maria dijo...

desde el principio que leo esta historia y estoy super enganchada me encanta leerla pero en los desde que empezó el 2º libro me canso ya no me lo leo todo en poco tiempo y estoy ansiosa a que venga mas nose que es lo que pasa ya no me atrae hay mucho pensamiento de esto y lo otro que y los sentimientos y no es que este mal pero nose me pierdo no quiero ser mala yo digo nada mas tampoco como una sugerencia si fuera profesional o algo de eso tómalo como sugerencia solo soy una aficionada nada mas tenia ganas de decirlo nada mas es que me gustaba mas con reenesme y cuando hacían cosas juntos y todo eso mucho drama y la mayoria del capitulo se la pasan dando vueltas un poco de descubrimiento y eso pero no van al grano me explico? bueno nada igual siempre me gusto la novela y tampoco te me vallas a enojar eee es solo un comentario de una tonta que le gusta hablar jajaja bueno besos

AGUSSS dijo...

AMO TU NOVELAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA

armi2555 dijo...

aun no te perdono por dejarnos un viernes sin tu novela!! pero porq te quiero te dejo este comentario... jeje... no enserio, me impresiona como con cada capitulo te superas, nos das un poco y nos dejas con suspenso al mismo tiempo y al mismo tiempo desarrollas una historia q la verdad como ya te habia dicho, escribis como SM, es como q lo escribiera ella... de todo corazon deseo q puedas publicar muy pronto porq tenes madera para esto... y mas vale q Ralph le va a decir q si a Bella... o no?? siempre me sorprendes... segui asi pabli!! un abrazo

lisy dijo...

Pabli, cuanto amor pusiste en este capitulo.
La platica entre madre e hija es muy tierna, y la platica entre Bella y Raphael es conmovedora. En todo lo que escribes trasmites una gran diversidad de sentimientos.

Amo tu historia Pabli!

Besos y abrazos con cariño,

LISY

Johana.06 dijo...

soy nueva lectora y debo decirte que me enganche totalmente....
Adore el cap y en especial lo ultimo que dijo bella :DD
siguela pronto porfavor!
besos *-*

Mariel Barquero dijo...

woau, ke te puedo decir??? esta genial la forma en como llevas la historia...cada cuanto publicas los capitulos??? me muero x leer el siguiente...te felicito y graxx x darnos esta maravilloso libro...

Anónimo dijo...

sigue asi tienes mucho futuro...esta buenisimo,eres un muy buen escritor
te felicito.....
ojala se pudiera hacer la pelicula de lo que tu estas escribiendo seria maravilloso

Anónimo dijo...

esta genial pero quiero que reneesme se quede con jacob!

Isabel Ng Wu dijo...

:oooo!!
Me encanto!!
De verdd!!
Fue asombroso el capiitulo!!
Hay!!
Ya estoy anciosa de leer el proxiimo!

tanya dijo...

waaaaaaaa al fin comentoo bueno dsd otra compu pero lo hago ...
lo ameee el cap
I LOVE OCASOO BOREAL ♥
ti adoroo pabliii
sorry x la tardanza

vivi denali dijo...

me sentí muy identificada a mi me paso parecido con dos personas pabli fascinante amo tu historia

Anónimo dijo...

ahhh rapha es tann lindoooooo... kt

catalina marinela dijo...

Me encantaaaa ! Escribes muy bien pero queria preguntarte algo , para ver cuantas personas hay en linea con eso que te dice tambien de que paises son y eso...Como lo pones? Esque tengo un blog y quiero ponerlo


Ayudame porfiiii

Anónimo dijo...

Realmente es fabuluso cada capitulo. Debo admitir que estos nuevos personajes Marlenee y Raphel me tienen enamorada. Yo espero y de queden juntos Raphel y Reneesme. Nunca me ah justado la pareja con Jake. Primero esta enamorado de su madre y ahora de ella. No por que Jacob de haya imprimido de Reneesme es necesario que Nessi le corresponda de la misma manera.
Sería una desepción para mi,si al final de todo esto no se queda con Rhapel.