Antes que nada quiero darles la bienvenida, muchas gracias por visitarme y leer esta historia, la que tanto disfruté escribiendo.

Nada podría hacer para agradecérselo,

Pablo Sanz.


Disclaimer

Los Personajes de esta historia no me pertenecen. Son propiedad de la señora Stephenie Meyer, autora de la Saga Crepúsculo, y por lo tanto, esta novela es solamente un Fan Fiction de mi autoría, que no guarda relación alguna con ella o cualquier otra cosa referente a su persona.
Aclaro esto, para evitar malos entendidos.

Seguidores

viernes, 15 de octubre de 2010

Capítulo Catorce: La Fiesta


Muchas Gracias a todos, de nuevo!
¡Mil veces Gracias!

La Fiesta

La piscina era pequeña, comparándola con las dimisiones de todo lo que había en esa casa. Sin embargo era lo suficientemente espaciosa como para que los tres estuviéramos en ella. Malenne lucía la bikini negra como una diosa, y Raphael parecía sumamente perfecto con aquel pantalón tan breve.

Por mi parte, la bikini azul no me quedaba tan mal como había supuesto. Nos sumergimos en las aguas de la pequeña piscina y la temperatura me resultó más que agradable.

– El agua está perfecta, chicos – Dije, sumergiéndome totalmente, y emergiendo luego. Mis espesos rizos cedieron un poco a su habitual estado tan tenso, y mi cabello se alisó levemente por el peso del agua.

– Sí, tratamos de mantenerla siempre a esta temperatura. – Dijo Raphael – Además que sea pequeña ayuda a eso. No es más grande porque Malenne no quiso, quedó un poco afectada con respecto al agua desde lo que pasó cuando se ahogó. – concluyó con una falsa mueca de maldad en su rostro de ángel.

– Eso no es verdad, niño tonto – Dijo la aludida dándole un codazo debido a lo próximo que se encontraban, el vampiro compuso un gesto de dolor. Al parecer, su hermana tenía buen brazo – No quise que sea más grande porque si era por ti tendríamos que comprar la mitad del estado para construir una simple casa.

Raphael puso los ojos en blanco, y la salpicó con un torrente importante de agua. Ella sonrió, pero no hizo nada más. Desató la cola de caballo que se había hecho, y dejó que su melena dorada entrara en contacto con el agua, que debido a su baja estatura la cubría hasta los hombros.

– Vaya que son terribles ustedes dos... – Dije – A veces son tan niños, Raph... Mallie.

– Esa es la parte más grandiosa de la vida, Nessie – Comenzó Malenne – Tener la capacidad de tomar con seriedad las cosas importantes, y a broma las que son irrelevantes.

– Sí, y tu amiga Malenne es especialista en tomarse cualquier cosa a broma – dijo Raphael sonriendo.

– De verdad quieres que te golpee fuerte ¿No? – Dijo la aludida girándose a su imponente hermano.

– Tranquila, Mallie. No es necesaria la violencia – Dijo calmado, aunque resultaba obvio que intentaba con todas sus fuerzas no reírsele en la cara.

Intenté relajarme mientras ellos seguían con su graciosa discusión. Era bueno cerrar los ojos, allí, sumergida en el agua. Me relajó de una forma que no esperaba. En especial porque nunca me había llamado la atención nadar, ni ningún otro tipo de actividad recreativa relacionada con el agua o el mar.

– ¿En que piensas, Nessie? ¿Te estas aburriendo? – Preguntó Malenne, al cabo de un rato en el que estuve sin decir una palabra.

– Para nada – Respondí, abriendo los ojos y mirándola. – Solo que es realmente relajante estar aquí, en su casa y con ustedes. Es bueno dejar de actuar, aunque solo sea unos días.

– Sí, lo mismo pienso yo, en este lugar podemos ser nosotros mismo. – Dijo mi amiga.

– Es agradable dejar de convivir con humanos. Ya sabes, no es que tenga algo contra ellos. Ni mucho menos, solo que a veces, es difícil retener todas esas cosas que nos hacen diferentes a ellos. – Convine.

– Si fuéramos nosotros mismos, chicas, deberíamos estar cazándolos en vez de convivir con ellos. – Dijo Raphael, en un tono bastante menos alegre al que estaba acostumbrada a oír en él.

Su inesperada respuesta me dejó un tanto perturbada.

¿Por qué dices eso, Raphael? Preguntó su hermana, que parecía igual de asombrada que yo ante tan inhabitual contestación.

No sé, solo que el hecho de que dijeran “ser uno mismo” me hizo pensar en lo mucho que luchamos contra lo que somos. – Su mirada estaba como perdida, buscando en la escasa profundidad de la piscina.

– ¿Acaso dudas de tu estilo de vida, amigo? – Le pregunté. Esperando que la respuesta no sea otra sorpresa.

– No, en realidad no. Solo es que a veces me cuesta trabajo creer que nuestro esfuerzo tenga algún merito en algún momento. – Sonrió, pero era completamente diferente a como solía hacerlo. Era una sonrisa fría, forzada y estática. Que no denotaba bajo ningún concepto felicidad alguna.

– Sí, de algo servirá, ya lo veras hermano, incluso aunque vivamos para siempre, sé fervientemente que alguien mira nuestro sacrificio y ve algo bueno en ello. – Dijo Malenne, acercándose y acariciando su mejilla.

– No importa lo que eres, Raphael. Importa lo que haces. Así fueras humano, vampiro, hombre lobo, brujo o duende. – Le dije – Lo importante es lo que está en el interior, y como te guías por la vida... o la existencia, como prefieras. Y si de algo estoy segura, es que ustedes son buenas personas. Y nadie será capaz de hacerme cambiar eso. No solo porque no matan humanos. No me refiero a eso. Sino en todo lo demás. – Me acerqué, esta vez tomé su mano sumergida en el agua y la apreté con fuerza. – Conozco a varios vampiros, amigo, que se alimentan con sangre humana e igualmente son grandes personas. ¿Como no lo vas a ser tú, que has renunciado a lo más macabro de tu naturaleza?

Me miró a los ojos. Su mirada resultaba triste, pero me hizo estremecer. Por un momento, solo nos dedicamos a mirarnos.

Entonces vi algo en su semblante que a había visto antes...

Algo que no esperaba encontrar en la mirada de mi amigo.

¿Por qué estaba ahí ese brillo en particular?

Era una mirada que me resultaba demasiado familiar. Una mirada que estaba acostumbrada a ver reflejada en otro tipo de ojos. Una mirada que debería haberme detenido el corazón, y que hubiera causado que empezara a jadear de forma entrecortada, de estar plasmada en los ojos negros en la que estaba acostumbrada que estuviera.

Pero Raphael no era la persona que me hacía suspirar...

Aunque en ese momento, sus ojos eran idénticos a los de Jacob cuando me observaba...

Con ese aura de paz y amor infinito, con esa gracia tan grande que te desarmaba.

¿Por qué mi amigo me miraba así?

Y caí en la cuenta de muchas cosas en ese momento...

Seguramente era algo que no había querido ver. Las pruebas estaban a la vista de todos. Yo fui la ingenua, la que estaba demasiado emocionada con la perspectiva de estar con ellos como para no darme cuenta de que ese vampiro tan hermoso había fijado algo más que su amistad en mí...

Quise creer que estaba equivocada, que lo que estaba viendo en ese momento era solo una ilusión, pero Raphael seguía observándome así.

Su mirada seguía tierna, y ese le confería una hermosura fantástica.

Lo malo en todo aquello era que no podía hacer nada para evitar que me viera así...

Y lo peor de todo, no me disgustaba.

Cuando Steven había intentado un acercamiento, esto me sacaba de quicios, pero con Raphael no pasaba. No tenía intenciones de alejarme de él, incluso ahora que me daba cuenta de que mi compañía tal vez representaba algo muy diferente para el vampiro.

¿Por qué esas cosas tenían que pasarme solo a mí? ¿Por qué tenía que ser justo Raphael?

Él y Malenne eran las últimas personas a las que quería lastimar, pero si las cosas eran como las estaba contemplando, tal vez eso era inevitable, porque jamás iba a recibir nada más que una negativa de mí.

No se cuanto tiempo duró esa conexión entre nosotros, pero de repente, escuche a mi amiga aclararse la garganta de una manera muy ruidosa e innecesaria.

Raphael fue el primero en reaccionar. – Gracias, Nessie. No se porque me puse en ese plan, tal vez deba dejar de pensar en esas cosas. Al fin y al cabo, viviremos para siempre. – Concluyó.

Su hermana no sacó la vista de encima de él ni un segundo, y no era una mirada amigable, para nada. Su ceño estaba completamente fruncido.

– Sí, hermano, no sería bueno que pensaras así, después de todo, estaremos nosotros dos, solos, quien sabe cuanto tiempo más. – Cada palabra estaba cargada de un significado completamente diferente al que expresaban por sí mismas. – Sería bueno que seas optimista hasta que encuentres a la indicada, porque hasta ahora, nadie a quien conociste es para ti. – Concluyó, esta vez con una nota un tanto afilada en su voz de ángel.

– Sí, tienes razón. Ya aparecerá, ¿no? – Dijo, esta vez, con un tono bastante más desanimado, y mirando a su hermana con tristeza.

Quise con todas mis fuerzas que ese momento un tan embarazoso se disipara.

Y volver de nuevo a nuestra relación habitual.

Daba la sensación que a Malenne no se le escapaba nada, y era consciente de que algo rondaba no solo en mi cabeza, sino también en la de Raphael.

Pero no podía ser mucho, tan solo una atracción tonta. Solo tenía que ser eso. Porque él no estaba enamorado de mí...

¡Dios, no debía estarlo!

– Bueno, me parece que ya he nadado suficiente – Dijo Raphael – Creo que iré a revisar algunas cosas de la reunión de hoy, y si tengo tiempo llamaré a Anchorage para reservar el coche. – Y dicho eso se encaminó a la pequeña escalera y salió de la piscina.

Por un momento, fue realmente incomodo estar sola con mi amiga. En primer lugar, porque evidentemente se estaba dando cuenta de que las cosas habían cambiado entre su hermano y yo. ¿Qué debía hacer si me preguntaba algo directamente? ¿Si Malenne me encaraba y me confirmaba lo que acababa de presentir, que debía hacer?

Sin embargo, quería seguir creyendo que era tan solo algo pasajero, por el momento íntimo que tuvimos hacía unas horas en el patio de la universidad. Tal vez eso había confundido a mi amigo, tal vez no había nada que aclarar, simplemente porque él no sentía nada por mí...

Quizás fue solo el hecho de que me vio vulnerable, algo que nunca antes había presenciado. Por eso me había mirado así.

Tenía demasiadas cosas en la cabeza, y ninguna colaboraba con las demás para que se aclararan rápidamente.

En tan solo uno minutos, Malenne volvió a se la misma de siempre.

– ¿Sabes? En esta fiesta estará un hombre realmente hermoso. Ya he estado con él. Una vez hace meses, en otra de estas tontas fiestas. Desde luego, no me interesa para nada, pero es divertido jugar con él. Tal vez deba presentártelo. Seguro le encantarás. – Me guiño un ojo.

– No te preocupa que pase lo mismo que lo tuyo e Ivonne – Le dije, y sonreí.

Su risa rebotó en las paredes húmedas e hizo un eco, que resaltó el sonido armonioso que era.

– ¡Claro que no! – Rió de nuevo – Yo no me enamoro, Nessie. No sé porque será. Amé una vez en mi vida, hace mucho tiempo, pero no fue posible. Su nombre era Fréderic, pero no me correspondía. Nunca dio la minima señal de que yo le interesara. Ese hubiera sido el único hombre por el que hubiera dejado a mi madre sola. – Suspiró – Era muy hermoso, alto, de unos enormes ojos verdes, como lo eran los míos cuando era humana, la piel levemente morena, pues no era nativo. El cabello negro con unos rizos muy perecidos a los tuyos. Pero era un soldado raso del ejército. No tenía fortuna, y no provenía de buena familia. Aún así, – Observó la nada – habría aceptado toda una vida de miserias por estar a su lado.

– ¡Que injusto, Malenne! Es terrible que no hayas podido ser feliz… no cuando eres una persona tan buena… – Dije, triste por su causa.

– Las cosas se dan así por algo. Aunque siempre fue recia a creer en el destino, hace años que llegué a la conclusión de que todo tiene un porqué. – Respondió rápidamente.

– Yo tampoco era de creer mucho en esas cosas... – Coincidí – ¿Sabes? Podría haber ido a cualquier universidad del país. Cualquiera. En cualquier estado, no solo en los que el sol no asoma prácticamente. Mi piel no brilla al sol, no hay nada de lo que tenga que ocultarme cuando el cielo aparece. Pero elegí venir aquí, y resulta que fue una de las mejores decisiones que he tomado. – Sonreí.

– Me hace sentir bien que pienses así Reneesme. Tu eres una de las pocas cosas buenas que nos han pasado desde que nos convertimos en vampiros. No exagero al decir que estuvimos doscientos años en soledad. Eres la primera persona con la que interactuamos. ¿Por qué será? – Se preguntó componiendo un gesto que resaltaba su belleza imposible.

– Creo que tengo una teoría con respecto a eso – Le dije.

– ¿A si? Cuéntame entonces, por favor – Dijo, notoriamente interesada.

Seguíamos las dos recostadas en la piscina, una enfrentada a la otra, con los brazos extendidos en los bordes.

– Bueno, les conté lo de mi don, eso lo saben, y ustedes lo experimentaron de primera mano. Tu especialmente, cuando engañamos a aquello chicos en “Eternidad”. – Comencé.

Malenne rió ante el recuerdo.

– Claro, ¡Que bien que la pasamos esa noche! ¡Todavía tengo muy presente la cara de esos tontos! – Suspiró.

– Bueno, este don se debe a que puedo hacer exactamente lo opuesto a lo que mi padre puede hacer. Él es capaz de leer la mente de todo aquel que se encuentre lo suficientemente cerca. – Aclaré.

Ella me escuchaba atentamente, y me miraba llena de curiosidad.

– Yo soy capaz de introducir pensamientos en todo aquel que se encuentre cerca – Expliqué.

Pese a que me miraba con total atención, algo en su rostro me decía que no entendía del todo lo que quería decir.

– No te sigo, Ness. – Dijo entonces.

– Bueno, también recuerdas que les dije que mi madre es un escudo. – Continué.

– Sí, recuerdo eso, y también que nos dijiste que anuló todos los poderes de los Vulturis, pero en ese momento olvidé preguntarte, pues no entiendo mucho el concepto de “escudo”. – Dijo ella, ahora más inmersa en la conversación.

– Bueno, al decir “escudo” me refiero a una cualidad, un don, tu sabes. Consiste en una defensa mental, limitada, pero muy poderosa. – Expliqué – Con la cual ella puede, no solo protegerse de los dones de los otros inmortales, sino que también puede proteger a todo aquel que ella quiera.

– Estas diciendo que ella, por ejemplo, es capaz de evadir mi don. – Preguntó Malenne, ahora sí del todo sorprendida.

– No solo el tuyo, también el de Raphael, o el de Jane y Alec. Incluso el poderoso don de Aro. – Susurré.

– Eso es... – Se detuvo un momento para encontrar una forma de describir lo que le acababa de contar – No se que decir, es increíble. – Declaró.

– Sí, lo sé. Hace tiempo que Aro quiere entre sus fuerzas a mis padres y a mi tía Alice. ¿Imaginas el aumento de sus fuerzas que solo ellos tres significan? – Me estremecí. – Pero bueno, a lo que quería llegar es a que si tengo el don de mi padre invertido, es probable que también tenga el de mi madre de la misma forma. Veras, puedo introducir pensamientos en su mente. A pesar de que no hemos conocido a nadie capaz de vencer su guardia. Eso quiere decir que soy una especie de antídoto a su escudo. – Suspiré. – Mi padre dice que no hay escudo en el mundo que me deje a raya, y que si es cierto la teoría de los dos dones... – busqué la mejor forma de concluir con la idea – No hay nadie que se resista a mí una vez que intento perpetrar su guardia. Una vez que intento ganarme su confianza. – Concluí.

Pareció que mi amiga se había quedado perpleja. Estuvo lo que me pareció un siglo, mirando el agua cristalina en la que estábamos sumergidas.

– Eso es alucinante, Rennesme – Dijo al fin – pero no creo que sea eso lo que en nuestro caso nos hizo ceder ante ti. Eres la personita más hermosa, en todos los sentidos, que hemos conocido jamás. – Y sonrió con todos los dientes, haciendo que su brillo se reflejara en las paredes oscuras que nos rodeaban.

Suspiré. Por un momento, había temido abrir la boca innecesariamente, y que Malenne se haya enojado.

– Gracias, Malenne. Eso es lo más tierno que cualquiera me haya dicho jamás.

Luego, me acerqué hacia donde estaba, caminado entre el agua, para abrazarla. Su pequeña cabeza, apenas si llegaba a mi hombro. Todos los impulsos que me hacían sentir que la adoraba como la mejor amiga que era, fueron transmitidos a través de mis manos hacia su mente. Me miró maravillada. Luego recordé que nunca había usado mi don con ella.

– Eso ha sido magnifico. Demasiado sensorial. Muy vivo. Rennesme, es un don inigualable. – Dijo, todavía un tanto sorprendida por el intercambio de imágenes.

Luego se escucharon unos pasos, seguidos por la voz de Raphael.

– Vaya, vaya, pero que escena mas “sucia”. – Dijo, al ver que todavía estábamos abrazadas. – Y yo sin cámara. ¿Se imaginan la fortuna que pagarían todos los alumnos de la universidad de Alaska para tener esta una fotografía de ustedes así? – Sonrió.

– No creo que más de lo que pagarían las alumnas por una tuya en traje de baño. – Dije rápidamente, pero me arrepentí en el acto, pues su sonrisa se ensancho aún más. A veces Raphael resultaba ser muy vanidoso, y lo que menos necesitaba ahora era halagarlo.

– ¿Por qué no hacemos la prueba? – Y desapareció tan rápidamente que ni siquiera lo vi irse. Al instante, volvió con mi cámara en mano. Ni Malenne ni yo habíamos deshecho el abrazo, por lo que Raphael sacó la foto apenas entro el la habitación nuevamente.

– La verdad, hermano, para decir que eres él más maduro de los dos, a veces resultas ser un verdadero idiota. – Dijo la vampira. Desenlazando sus pétreos brazos de mí, y dirigiéndose hacia la escalera. Pero no parecía enojada en lo más mínimo.

– Vamos, Mallie. ¿Acaso no eres tú la que me dice que tengo que relajarme? – Sonrió descaradamente, y le lanzó la cámara – anda, sácame la foto, y luego veremos quien junta más dinero vendiendo la foto del otro. Ese es el que ganará. – Y dicho eso, se enderezó completamente para que su hermana sacara la foto.

– Vale, ya está – Dijo Malenne al devolverle la maquina a su hermano. – Ahora devuelve ese objeto a su lugar y preparémonos para la fiesta. El tiempo ha pasado volando. Son más de las ocho y tenemos que estar allí a las nueve en punto.

– Claro, llevas razón. – Dijo entonces el vampiro en cuestión. – Nessie, en ese armario de allá – Señalo a la punta – hay varias toallas. Sécate y ve con Malenne a su habitación. Ahí está tu vestido. – Y desapareció a toda velocidad. Seguramente estaba yendo a cambiarse.

Malenne se dirigió hacia el armario en cuestión, y saco dos toallas. Me arrojó una, y comencé a secarme.

– Parece que Raphael está teniendo regresiones. – Se quejó, aunque estaba sonriendo – Espero que no le muestre esas fotos a nadie, porque sino me encargaré de arrancarle miembro por miembro.

– ¿Pero no eras tú la que quería popularidad en el campus, Mallie? – Le dije, en defensa de su tonto hermano.

– Claro, ¡Pero salir en una fotografía medio desnuda abrazándote no es el camino, Ness! – Rió.

– Sí, claro, tienes razón. ¡Lo ultimo que necesitamos es eso! Luego le diremos que no haga esa estupidez. – Le contesté.

– No es que me preocupen los rumores que puedan originarse por esa tonta fotografía – Me acarició una mejilla y me guiño un ojo, aun sonriendo – Pero tú sabes, no es necesario.

Me uní a sus risas, imaginando lo cómico de la situación.

A continuación, dejó de lado la toalla húmeda, y me hizo una seña para que la siguiera. Subimos de vuelta a su cuarto y nos adentramos en el titánico closet.

Buscó entre los muchos percheros, y sacó un vestido.

Decir que era hermoso era quedarse corto. Era verde oscuro, largo, con un escote muy pronunciado y la espalda descubierta. La tela parecía seda. Increíblemente suave. El diseño era simple, caía levemente acampanado hacía el suelo, aunque sí tenía un largo tajo en un costado, que seguramente dejaría al descubierto mis piernas.

– Es... simplemente perfecto... Malenne. – Dije, todavía sorprendida por tan perfecto vestuario.

– Me alegra que te guste. – Dijo ella. – Sé que tu color favorito es el azul, pero me pareció que este matiz de verde sería perfecto para la ocasión. Combina impecablemente bien con el tono castaño broncíneo de tu cabello y con el color chocolate de tus ojos. – Sonrió.

– No podría gustarme más... – Dije. Me paso la percha en la que estaba colgado y lo observe detenidamente, sin más, corrí al tocador y me lo puse. En frente de la colosal bañadera, había un espejo que ocupaba toda la pared sur del baño. Mi cabello, ahora un tanto húmedo por haber salido recién de la piscina, hacía juego perfecto con el tono verde del vestido. Tal cual Malenne había anunciado. Al instante, mi amiga apareció con un gigante secador de pelo y un cepillo, lista para terminar de secar mis rizos. Una vez que todo estuviera listo con mi cabello, lucía más bonito, si era posible. El color del vestido no solo hacía destacar el color de mis ojos, sino también el tono marfil de mi piel.

Inigualable.

– Anda, dímelo, ¡Soy genial! – Dijo riendo Malenne.

– ¡Más que genial, magnifica! – Sonreí.

– Ahora, niña, espérame un segundo mientras me preparo. Mi vestido tiene que estar por aquí en algún lado. –Y se hundió de nuevo entre el mar de prendas.

Salió a la superficie unos segundos después, con un vestido corto. Seguramente le llegaría hasta varios centímetros antes de las rodillas. Como era de esperar con Malenne, también tenía un escote demasiado pronunciado. El color me gustó mucho, un azul muy oscuro, casi marino. Que contrastaba de un modo impecable con el dorado de su cabello. De atrás el vestido tenía solo la parte de arriba descubierta, ya que se cerraba completamente justo debajo de las axilas. Sin embargo, era atrevido, pues se ajustaba fervientemente a cada una de sus curvas.

– Te gusta, ¿No? – Dijo, al ver que lo veía con aprobación. – Hoy es mi turno de vestir de azul. He dejado de usarlo desde que vi que era tu color predilecto. – Y en un comportamiento completamente infantil, me sacó la lengua.

Me carcajeé ante el gesto tan espontáneo.

– No debiste hacer eso, además tienes razón, tal vez debería expandir mi paleta de colores un poco más.

Ella se vistió en un segundo. Revolvió su melena para que pareciera casualmente despeinada, lo cual le daba un aspecto que mediaba entre lo increíblemente sexy y lo encantadoramente salvaje.

Luego de ponernos nuestros zapatos, nos paramos ambas frente al espejo. Éramos polos opuestos. Lo único que teníamos en común era la piel pálida, aunque mis mejillas estaban siempre con ese tono sonrojado. En todo lo demás, contrastábamos. Aunque esa noche, teníamos algo más en común, ambas estábamos impactantemente hermosas.

– Dime si no somos perfectas, Nessie – Dijo mi amiga, poniendo en palabras lo que estaba pensando.

– Creo que está mal que lo diga, – Eso era cierto, siempre me había disgustado que la gente me halagara todo el tiempo, pero esos meses que había compartido con mi amiga, me había enseñado a valorar ese aspecto de mi persona – pero tienes razón. Dudo que veamos esta noche alguien más hermoso que nosotras. – Contesté.

– Eso es discutible... – Escuché a Raphael detrás de nosotras. – Podría ser verdad si no voy yo a esa fiesta. – Se carcajeó. – Es solo una broma. – Dijo al ver que su hermana ponía los ojos en blanco.

Sin embargo, que cerca que estaba de la realidad. Vestía un traje negro azabache que contrastaba exquisitamente con su piel albina. La camisa, de una seda casi plateada, combinaba muy bien con el dorado de sus grandes ojos.

– El auto ya está listo para que partamos. – Anunció.

– Solo cinco minutos más, hermano. – Dijo Malenne y se apresuró hacia el armario. De él volvió dos segundos después, con dos bolsos, cada uno combinando perfectamente con nuestros vestidos. – Perfecto, podemos irnos.

Entre busqué en el bolso que me había dado, y en efecto, en el estaba todo lo necesario para salir. Documentos, tarjetas de crédito, mi móvil y creo que unos cuantos miles de dólares en efectivo.

Bajamos la escalera una vez más, y nos dirigimos hacia en garaje. Tomamos un auto diferente al de siempre, un Ashton Martín hermoso, claro, de color rojo sangre. Como había anunciado Raphael esa tarde, salimos por un camino interno de la propiedad, que comunicaba directamente a la autovía más cercana.

Como era de esperar, no tardamos casi nada en llegar, aunque esta vez conducía Raphael, y lo hacía con mayor rapidez que su hermana. El centro de la ciudad era un lugar bonito, tranquilo y de aspecto señorial. Estaba limpio, ni la más mínima basura en las calles. Raphael detuvo el auto justo en frente de lo que parecía ser un muy importante hotel, debido a lo esmerado de su fachada. Había gente en la puerta, un señor alto y extremadamente delgado con un esmoquin, sostenía un cuaderno que parecía contener el nombre de los invitados.

Las personas entraban solo cuando él lo autorizaba, entonces nos pusimos en la improvisada fila. Por lo que se podía ver, era una verdadera fiesta de etiqueta. Las mujeres vestían bonitos vestidos de diseñador. Y los hombres sobrios trajes de sastrerías importantes.

El recepcionista se dirigió a nosotros.

– ¡Señor y Señorita Blancquarts! Pero que gusto es verlos de nuevo. ¿Donde se encuentra su padre? Hace mucho que no lo veo en las juntas del directorio. – Saludó efusivamente en un tono que denotaba un acento francés.

– Oh, nuestro padre presenta sus disculpas cordiales, pero no ha podido asistir. Lo delicado de su estado lo tiene permanentemente internado en diversas clínicas europeas. – Dijo Raphael, con un fingido estado de pena.

– Disculpe por mi indiscreción. Lamento mucho oír eso de su buen padre. – Respondió el hombre, ahora también lamentado.

– No se disculpe Señor Thompson, confiamos enormemente en que nuestro padre recupere la salud lo más pronto posible. – Intervino Malenne, también actuando una mueca de consternación. – Le presento a nuestra prima, Nessie Swan. – Continuó mi amiga, esta vez señalándome.

Habíamos acordado que así era como me presentarían ante todos, pues no quería que el apellido Cullen se vea implicado en este lugar, ya que mis padres y abuelos lo usaban para varios negocios, y no era necesario que se enteraran que había una relación entre los Blancquarts y los miembros de mi familia.

– Mucho gusto, Señorita. – Inclinó la cabeza al fijar su mirada en mí – Veo que la belleza es hereditaria en esta encantadora familia. – concluyó.

– Es usted muy amable por ese cumplido, Caballero. El gusto es mío. – Saludé.

– Pero por favor, dejen de pasar frío, chicos. Entren y acomódense en la mesa numero dos. – Abrió la puerta y nos cedió el paso.

Cuando estuve segura de que no nos oiría, pregunté a mis amigos:

– ¿Y en que clínica europea esta internado el señor Blancquarts? Me gustaría visitarlo para llevarle flores.

Los tres reímos, y el sonido fue algo hermoso. Un coro de querubines.

– El señor Blancquarts no es más que un actor al que le pagamos un par de ocasiones para que sea una de las caras visibles de esta empresa. Cuando no es necesario que venga decimos que está enfermo. – Explicó Raphael.

– Es solo un señor mayor que conocimos de modo completamente casual en un viaje a Francia. El pobre hombre es un actor frustrado, y cuando le propusimos la idea, aceptó sin detenerse a pensar en por qué se lo estábamos pidiendo. – Continuó su hermana.

– Vale, vale. – Dije – He de admitir que es una buena idea, ustedes no parecen dejar nada al azar.

– Para nada. – Dijo el vampiro.

El lugar era gigante. Un salón de techo alto y grandes arañas de luz colgando desde lo alto. Las paredes estaban pintadas de un blanco muy relajante, pero también cubiertas en algunas zonas por anchas franjas de tela dorada y en otras por tela escarlata. La combinación quedaba muy bien, y le daba al lugar una gran elegancia. Había gente por todos lados, hablando tranquilamente acerca de diversos temas. Todos parecía relajados, y los mozos, que vestían camisas negras y pantalones negros, caminaban sin cesar entre el gentío llevando bandejas repletas de bocadillos y copas de champagne burbujeante.

– Ahí viene el Señor Bauer, es el Presidente designado por el directorio. – Me explicó mi amiga en un susurro. – y también un oportunista, no te fíes de nada de lo que diga.

– ¡Pero que grata sorpresa! jóvenes Blancquarts, esperaba la presencia de Charles. – Saludó cuando estuvo lo suficientemente cerca. Era un hombre solo unos pocos centímetros más alto que Malenne. Tal vez de unos cuarenta años. De piel ligeramente morena y cabello ralo y negro. Aunque su vestimenta era sumamente elegante, no me pareció un hombre de negocios.

– Ha pasado lo de siempre, Paul, nuestro padre esta enfermo. – explicó de vuelta Raphael.

– Oh, sí... – Dudo el hombre. – Bueno, será mejor que me sigas un momento por favor, la junta ya está por empezar, no durará mucho y luego podremos disfrutar de la fiesta.

– Me parece bien. – Miró a su hermana y luego dijo: – Malenne, encárgate de saludar a las personas, sabes como se ponen si no lo haces. Y también presenta a nuestra prima, por favor. – Sonrió. – Por cierto, Señor Bauer. Permítame presentarle a Nessie Swan, un miembro de nuestra familia.

– Pero que gran placer conocer a tan hermosa beldad – Dijo Bauer, tomando mi mano, y apenas inclinándose para besarla.

– Es usted encantador, señor. El placer ha sido todo mío. – Al escuchar mi voz, se sorprendió un poco.

Ambos se alejaron, camino hacia la parte de atrás de la enorme sala.

– Bueno, Rennesme, aquí no hay nadie que me agrade mucho, así que será mejor que saludemos antes de que empiecen a decir que los Blancquarts somos descorteses.

– Vaya, que mal concepto tienen aquí de ustedes. – Reí.

– En realidad tienen un mal concepto de mí. A Raphael solo le tienen envidia porque con sus supuestos veinte años – hizo una mueca – maneja mejor los negocios familiares que muchos de ellos, que ya casi tienen un pie en la tumba.

– ¿Y por qué piensan mal de ti? – Pregunté, esta vez interesada de verdad.

Ella me miró con ese aire divertido tan propio de ella.

– Lo que ocurre es que en una de las reuniones pasadas conocí a un camarero sumamente hermoso, y no me pude resistir y nos encerramos en uno de los baños. Pero la esposa del imbecil de Bauer me vio y se encargó de que todo el directorio se enterara. – Puso lo ojos en blanco. – No es que me preocupe, pero debería ocuparse de sus asuntos. Ves, allí va, la mujer gorda de vestido negro. – La señaló con disimulo – ¡Pero sí que ha estado comiendo! – Se carcajeó. – No me extraña que su esposo la engañe con la perdida de su secretaria.

– ¿Como sabes todas esas cosas? – Pregunté extrañada.

– Rennesme, cuando tienes un hermano que puede ingresar a la mente de los demás, pocas cosas dejan de ser secretos. Además, créeme, en esta empresa nadie guarda las apariencias.

Entonces la tal mujer de Bauer se acercó a nosotras.

– Señorita Malenne, que gran sorpresa y felicidad es verla por aquí. – La mujer sonreía, pero era un gesto forzado y completamente falso. Era cierto, el vestido parecía que estuviera a punto de explotar en cualquier momento.

Mi amiga, también le sonrió y se dieron un beso en la mejilla.

– Deborah, querida, también es un gusto verte por aquí, hace unos instantes tu querido esposo ha secuestrado a mi hermano, y no lo he vuelto a ver. – Malenne sonrió.

La señora Bauer también lo hizo, pero en ningún momento me saludó o dirigió una mirada siquiera.

– Deben estar con esas cosas complicadas de hombres, tú sabes. Será mejor que no nos metamos en lo que no entendemos. – Y rió de nuevo, escandalosamente. Luego continuó hablando – Debo dejarte, encanto, ahí esta la Señora Kapleau, debo hablar con ellas por unas donaciones de caridad. – Aunque agregó con algo de malicia – Esta noche hay muchos camareros buen mozos, querida, te pido por favor que controles tus impulsos.

Y se marchó al paso más rápido que le permitía su voluminoso cuerpo.

Malenne se quedó helada, y su gesto fue del todo indignante, pero se repuso enseguida.

– Ya le daré yo impulsos cuando le rompa el cuello de hipopótamo que tiene. – Susurró.

Me reí de ella, y eso pareció hacerla enojar un poco.

– Vamos Malenne, no irás a dejar de ser tú misma por lo que diga esa mujer.

– Pero claro que no, Ness. Esa ballena me tiene sin cuidado, pero mira que descaro al venir a decirme que me controle.

– Pero, ¿Porque te has comportado como lo hiciste, si en verdad no la soportas? – Le pregunté.

– ¿Qué querías que hiciera? Es la mujer del director, aunque sean dos incompetentes, debo mostrarles respeto. Y si me comporto de mala manera, Raphael me matará, pues yo solo aparezco de vez en cuando. Es él quien tiene que dar la cara después, y escuchar las habladurías.

– Sí, vale, tienes razón. ¿Porqué no hacemos algo mejor que estar aquí paradas como tontas?

– De acuerdo, caminemos un poco. – Coincidió.

Iniciamos nuestra ronda alrededor del salón, Malenne fue saludando a los accionistas, ejecutivos, directores departamentales, y todo aquel que tuviera algún puesto jerárquico en la empresa. También me presentó a todo ellos, y en todos los casos las respuestas fueron similares a las recibidas con el señor Thompson y el Señor Bauer.

Nadie nos sacaba la vista de encima. Muchos de los accionistas nos dedicaron formidables halagos, y uno me pidió bailar una pieza en cuanto la música sonara. Acepté, esperando que luego se olvidara, o que no pasaran algo que se pudiera bailar.

Nos sentamos en la mesa dos, tal cual nos había indicado el señor delgado de la entrada.

En ella solo había una silla más, al parecer para Raphael, a quien no habíamos vuelto a ver desde la entrada.

Pero no tardó mucho más en volver. Al cabo de unos quince minutos, Raphael tomó su asiento entre su hermana y yo. Su rostro denotaba algo de malestar. Al parecer, la reunión no había sido divertida.

– ¿Qué ha pasado allí dentro, hermano? – Preguntó Malenne, algo que agradecí porque tenía mucha curiosidad.

– Lo de siempre. Dibujaron el balance, e intentaron que no me diera cuenta. Se han perdido cerca de siete millones de dólares, pero es posible recuperarlos si se inicia una nueva política de administración. Así que propuse la única cosa que puede salvar la empresa en este momento. – Hizo una mueca – Destituir de su cargo a Bauer y nombrar a una persona idónea. Pero tú sabes, nadie quiere sacarlo por ser primo del socio mayoritario. – Frunció el ceño. – Así que no tuve más remedio que decir que de no ser destituido, venderíamos nuestras acciones y con ellas se iría todo nuestro financiamiento externo.

Su hermana hizo una mueca. Al parecer no le extrañaba que las cosas se desenvolvieran así.

– Cuando hay alguna convergencia económica de la empresa, nosotros prestamos dinero. Los cobramos sin intereses, claro, porque los resultados positivos nos afectan también a nosotros. – Explicó Malenne, para que entendiera la situación. Luego miró a su hermano. – Me parece que no era necesario intimarlos de esa forma Raphael, sabes cuan mal les caes, no es de ninguna ayuda empeorar las cosas.

– Como sea, si no se acatan a mis órdenes, esta vez no cederé. Al diablo con esta empresa que solo da dolores de cabeza... bueno, eso no lo digo de un modo literal – Puso los ojos en blanco. – No presenta ninguna gran ventaja a nuestro patrimonio, hermana. – Concluyó Raphael, esta vez con mayor relajación.

– ¡Así me gusta hermanito! – Sonrió la vampira. – Ahora divirtámonos.

La cena no fue muy larga. El señor Bauer se puso de pie e hizo un brindis por la empresa, por sus directivos y por los accionistas. Hubo también un breve discurso por parte de James McGregor, el famoso accionista mayoritario al que todos parecían temer. El hombre era apuesto, eso debía concedérselo. Alto, de piel clara, cabello negro, ojos verdes brillantes y rasgos muy favorecidos.

– La razón por la cual mantener al inútil ese como director, – Susurró Malenne en un momento – es porque según dicen, el primo de McGregor sabe algo verdaderamente terrible de él. – Ella rió – Raphael no puede averiguarlo, porque solo detecta lo que las personas sienten en un determinado momento, pero al parecer tiene mucho que ver con una estafa a gran escala, por la que iría preso sin dudar.

– ¡Es una novela este lugar! – Me quejé.

Los hermanos rieron. Desde luego tenía razón.

Al poco tiempo, los mozos deslizaron las mesas a los costados, al parecer, la gente quería algo de diversión. Hubo una especie de exhibición de un mago que tenía trucos de poca monta.

En un momento, el hombre convocó a una asistente entre la audiencia, y de entre todas las mujeres entre la multitud, eligió a Malenne. Ella se dirigió al centro de la sala, donde el hombre se encontraba montando su espectáculo. Las luces la iluminaron, dejando al descubierto toda su belleza. Todos se embobaron ante su presencia, por supuesto. El truco era algo tonto, le pidió que sacara una carta del mazo. Luego, la adivinó, sacándola entre el montón revuelto.

La demostración mágica llegó a su fin, por suerte, más rápido de lo inesperado. En tan solo cinco minutos, la pista estaba despejada. Las parejas se paraban para iniciar el baile. Nosotros tres nos quedamos en el medio, riendo y hablando de puras tonterias.

En un momento, teníamos a la señora Deborah a nuestras espaldas. Movía su enorme cuerpo al compás de la música, y hablaba con otras mujeres, que parecían igual de frívolas que ella.

– Ahí esta tu gran amiga, Malenne. –Dijo Raphael en cuanto la vio. Sonrió con malicia.

– Ni me digas, hermano. ¿Puedes creer que en cuanto llegamos se acercó a nosotras y me dijo que me controlara con los mozos? – Esta vez Malenne sonaba indignada, como sí rememorar el suceso, le hiciera ver el verdadero descaro de la mujer.

Raphael rió de forma un tanto escandalosa. Aunque eso no pareció molestar a nadie. El sonido era mágico, y todos los que estaban cerca parecían notarlo.

– Bueno, ya ves la clase de personas con la que tengo que tratar. Por suerte los veo realmente poco, Dios bendiga a los abogados por encargase de casi todos los detalles. – Explicó Raphael cuando se detuvo.

– Creo que lo mejor va a ser vender. Y también sería bueno que dejáramos de invertir en estas empresas me poca monta. – Dijo su hermana.

– No podría estar más de acuerdo contigo. La semana que viene voy a poner manos a la obra con eso. Creo que McGregor quiere ampliar su capital. Ya sabes, si tiene nuestras acciones no habrá quien discuta las decisiones de su director. – Pensó el vampiro.

– Aún sigo con la intriga, ¿Cómo puede permitir que ese sujeto pierda tanto dinero, solo porque lo tiene amenazado con algo? – Pregunté.

– Eso es algo que nosotros también nos seguimos preguntando, pero al parecer a él no le importa. Debe ser algo realmente malo para que lo deje hacer lo que quiere con el mando de la compañía. Seguramente ni siquiera es dinero que se pierde, sino que va directamente a sus cuentas bancarias. – Raphael suspiró.

La fiesta no parecía ser demasiado divertida. Todos los concurrentes eran personas mayores, empresarios y cosas por el estilo. La música no sonaba a gran volumen, más bien se confundía con el fondo. Algunos bailaban, otros simplemente se balanceaban al compás. Todos mantenían conversaciones, de diferentes temas y en diferentes tonos. Unos amigables, otros formales y algún que otro grupo parecía sumergido en una discusión. Los hermanos vampiros no parecían atentos a nada. Más bien estaban allí destilando belleza y encanto.

La señora Bauer, aun estaba cerca de nosotros. Pude escucharla reír tan exageradamente como al principio de la velada. Mi agudo oído, me permitió escuchar su conversación sin ningún problema.

– Y bueno, cielo, espero que este negocio se concrete, en especial por todos esos chiquillos que no tienen un hogar. –Le decía a la que supuse era la señora Kapleau.

– Desde luego, Deborah. Mañana mismo te firmaré el cheque. No dormiría bien sabiendo que hay tantos niños que no cuentan con un techo y un lecho donde descansar. – La mujer hablaba apenada. Al parecer, su pesar era autentico. Era un todo completamente diferente al de su voluminosa acompañante.

Luego bajó la voz, con deliberada intención.

– Pero que hermosas que son esas chicas. Jamás en toda mi vida he visto mujeres más perfectas. Ni hablar de su hermano, por Dios, ese niño es más hermoso que el David de Miguel Ángel. – Con la visión periférica, pude ver que miraba en nuestra dirección. Su tono no era desdeñoso, más bien lo decía como un cumplido. Malenne me dirigió una sonrisa y un guiño. Al parecer, no necesitaba gran concertación para poder captar la conversación. Raphael no parecía prestar gran atención a nada. Conforme la gente iba pasando cerca de nuestra posición, él se dedicaba a estrechar manos.

Pude escuchar, también, la contestación de Deborah, en un todo acido y de maldad innecesaria.

– Sí, son dos chicas muy hermosas. De buena familia, claro. Los Blancquarts tienen el treinta por ciento de las acciones de la compañía. En realidad su padre es quien las posee. – Explicó. – Pero el hombre ya está entrado en años y no puede asistir. Así que ellos vienen en su representación muchas veces, en especial Raphael. La otra chica, la de vestido verde, por lo que pude escuchar es su prima. Encantadora, a diferencia de Malenne. – Y luego entornó los ojos y habló un poco más bajo. – Aunque debe ser igual de perdida que su prima. Imagínate que en una fiesta anterior la muy sinvergüenza casi se acuesta con un mozo aquí mismo. Menos mal que la vi antes de que se armara un terrible escándalo. – Concluyó.

Miré a mi amiga, que sonreía ante lo que acaba de escuchar.

– ¿Quiere escándalo? Yo le daré escándalo. – Y se puso en movimiento tan pronto terminó la frase.

Camino llena de gracia hasta el mismo centro del salón. La música que sonaba en ese momento era una danza de estilo arábigo. Muy sexy. Era de esperar que ninguna de las mujeres del lugar, con sus varios años encima e iguales kilos de más, se pusiera a bailarla como es debido.

Comenzó a mover su cintura minúscula conforme al compás. Primero suavemente, sin incitar a la lujuria de los hombres presentes. Sus manos níveas rozaban su cuerpo esbelto, envuelto con aquel vestido azul tan ceñido a su figura divina. Recorrió las curvas de su arrebatadora silueta, deslizando sus manos por su cuello y cabeza, revolviendo aún más su dorado cabello, que la transformaba en la más perfecta de las mujeres allí reunidas. A cada momento la danza se hacía más audaz y con ello, volvía más sensual su baile.

– Esta Malenne, nunca cambia. Como me disgusta que no repare en las habladurías. Es ella misma. No le importa lo que digan todos. Simplemente actúa por impulso. – Se quejó su hermano.

Todos los hombres del salón observaban el nuevo show, mucho más digno que ver que el del mago. Ninguno parecía creer que fuera un escándalo. Muy por el contrario, parecía que todos habían olvidado como cerrar la boca. En cambio, el cuchicheo entre el publico femenino se hizo cada vez mas fuerte. Ninguna de esas mujeres aprobaba ese comportamiento. No por parte de una señorita de sociedad.

Un mozo muy apuesto caminaba por las cercanías, y le estaba costando un trabajo enorme concentrarse en su tarea en vez de mirar a mi amiga, que no paraba de mover su cuerpo.

Ella se acercó donde él estaba ofreciendo bebidas a los invitados.

– ¿Qué te parece si tu y yo no vemos un rato después de la fiesta? – Le propuso, en un tono intencionalmente alto.

Él pobre chico se quedó helado. Incapaz de pronunciar una sola palabra. Desde luego, jamás se hubiera imaginado que semejante belleza le propusiera una oferta tan tentadora.

– No te preocupes, se que estás trabajando. Este es mi número de móvil. – Y buscó en su bolso y sacó una tarjeta blanca.

Él la tomó, todavía en shock, y la guardó en su bolsillo.

– Espero tu llamado – Le dedicó un beso volador. Se dio la vuelta y caminó de nuevo hacía nuestra ubicación, con una sonrisa enorme que a cada paso se ensanchaba más y más. Aunque decir caminar era un error, más bien desfiló, pues tal era su gracia.

Antes de llegar hacia nosotros, se detuvo al lado de la señora Bauer.

– Ves, Deborah, esta noche me he controlado. No he hecho nada más que bailar. Y con respecto a los mozos, bueno, los veré afuera en vez de en el baño. – Y con toda picardía le guiñó un ojo.

Al estar de nuevo a nuestro lado, dijo a su hermano:

– Por favor Raphael, mañana dime todo lo que quieras. Esta noche deja que me divierta – Le suplicó, poniendo un dedo en sus labios, tiesos en una mueca de ira.

Al cabo de un momento, su rostro se relajó, pero su voz sonó de lo más extraña.

– Perfecto, hermana, mañana cada uno de nosotros se hará responsable de sus actos. Pero hoy, debemos cerrar la boca y no hacer nada. – su forma de hablar era diferente a como siempre, esta vez, arrastraba las palabras, como si estuviera pensando con extremo cuidado cada cosa que decía. Luego se dirigió hacía mí, con todo el poder abrasador de sus ojos dorados y preguntó. – Rennesme, ¿Quieres bailar?

– Por supuesto. –Dije, un poco confundida por su propuesta.

Y tomándome de la mano con total suavidad, nos dirigimos hacia la multitud danzante, mientras su hermana lo miraba con el semblante lleno de malestar y hostilidad.


IR A CAPITULO QUINCE

52 comentarios:

Anónimo dijo...

zuper...malenne es una picara y alocada...se lucio en la fiesta ..puedo imaginar el rostro de todos observandola..jajajaja.....y me pregunto¿que va a pasar entre rapha y nessie????.....

Anónimo dijo...

zuper...malenne es una picara y alocada...se lucio en la fiesta...puedo imaginar el rostro de todos observandola..jajajaja....y me pregunto¿ que va a pasar entre rapha y nessie????...
nohemi alvarez....

paola dijo...

UHHHHHHHHHHHH!!!!, noooo no nos puedes dejar asi, justojusto justo......me muero de la intriga por leer el siguiente capitulo

Anónimo dijo...

Esta super, eserio. Pero ojala Renesmee siga con Jacob, y raphael no la conquiste xD

Me encanta Malenne.

Anónimo dijo...

super!! ya quiero leer el proximo capitulo! pobre Jacob ojala que nesie no se confunda tanto con raph... ;)

Anónimo dijo...

LO MAXIMOOOOO
AUNQUE NO SE... ESPERO QUE LO DE RAPH Y NESS NO LLEGUE MUY LEJOS...
ME DOLERIA QUE HAGA ALGO DE LO CUAL LUEGO SE ARREPIENTA...
Y.R.C.

Anónimo dijo...

A mi si me gustaria q pasara algo entre ellos; creo que la historia tomaría un camino bien interesante... aunq quien sabe... Me cuesta mucho (como decirlo) darle tantas vueltas a las cosas... no se que espero de la lectura pero me gustaria que pasara algo en concreto... De igual forma te falicito, soy una fan tuya y tienes mucho talento...

Anónimo dijo...

esta muy wena la istoria
escribi bkn de verdad
m muero de ganas de leer
lo k va a pasar en el cap 15

Mickytaa dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Mickytaa dijo...

a ver pabli.. ¿que nos enseña todos los días Tinelli? (yo no lo veo, pero bue) EL QUILOMBO GARPA. Ya van dos capítulos llenos de nada y encima bastante cortos.
Lo único importante en todo el cpitulo, ness se dio cuenta de que su amigo tiene otra intencion con ella... UNA HORA LEYENDO COSAS IRRELEVANTES. Me siento mal sindo la unica que te critica pero encima que tardas una semana no me das nada que me emosione, que me haga pensar "QUIERO YA EL PROXIMO" osea, si. pero no de buena manera. quiero el próximo para que me cuente algo mas de lo que me contó este, no tanto por la emoción de CÓMO SIGUE. Ponele pila JUMM

pd: lo que pusiste antes del capitulo 13 lo pusiste por mi ¬¬ me di cuenta. no soy tonta (lo de subir cosas bien escritas) Alto palazo. igual todo bien, tranqui.

OJALA QUE MI COMENTARIO TE HAGA REFLECCIONAR Y EL PROXIMO CAPITULO DIGA ALGO MAS QUE LO QUE DICEN LAS PALABRAS ^^

Alecsia Cullen dijo...

Uichipirichi... lo unico que quiero es que Nessie caiga en la maiga de Raph jajajaja...
No a Jake ...sorry.

http://desolydelluvia.blogspot.com/2010/09/infinito-introduccion.html

Anónimo dijo...

SUPER....osea no se como expresarlo....segui escribiendo

Anónimo dijo...

Hola Pabli me encanta tu trabajo todos los capitulos son estupendos si en unos pasa muy poco pero eso no significa que no sean buenos pero si todos fueran emocionantes el lecctor quedaria agotado como digo yo "mismas cantitades de bien estan aquilibradas la misma cantidad de mal" eso significa que estas haciendo un estupendo trabajo.Y yo e leido muchas historias de distintos autores, y puedo decirte que lo que hace sus obras tan buenas es que saben combinar la calma con la accion y lo que dijo Mickyta es porque NO TIENE NI IDEA de que esta hablando porque tu historia tiene altos y bajos y es eso lo que emociona el lector.Yo no le haria ningun cambio a tu historia sigue con tus ideales y no los de otras personas que quizas para ellas estara bien pero cada uno sabe lo que quiere y no te desanimes por los comentarios pesimistas porque tienes estupendas y estupendos fans que te apollaran hasta el final.
Cinthya S.
Chile

Anónimo dijo...

Simplemente espectacular... cada vez mas locos y atrevidos nuestros vampiro... pero geniales al fin y al cabo....
De todo corazon pabli no puedes dejar de escribir , lo haces estupendo..

Anónimo dijo...

yooo quiero saber que pasa con nessi y raph me gustaria que algo pasara entre ellos nose algo muy emocionante

Anónimo dijo...

Guauu Malenne si que sabe defenderse de viejas habladoras jajaja... Felicidades Pabli, estoy deseando leer los proximos capitulos y espero que Jake tenga un poco de competencia fuerte...
Pao Sánchez

Anónimo dijo...

:O simpelemte perfecto el capitulo esta super amm pero por favor k nessi no se enamore de raph amm es mjor dejar la historia como es con jake jejeje pliss no la cambien m encanta esta historia sigue asi todos los viernes los espero con alegria por k se k leere un capitulo mas de esta fascinate historia. felicidades :D

valitaunseen dijo...

Hola! Wow, gran capítulo :)
Es definitivo, adoro a Malenne! Es tan... no sé, tan ella. Su actitud me mata jeje...
Qe pasará con Raphael y Nessie, yo digo qe se viene competencia para Jake, y muy dura xD
Bueno te dejo, nos leemos en el próximo cap, qe espero con ansias por sierto :P
Eres genial Pabli ;)

Cuidate ^_^

Anónimo dijo...

Me encanta pero no nos dejes tan en ascuuas tuvoo muyy cortiico el capiitulo, pero bueno sigue escribiendoo que esta super xDD

jane vulturi dijo...

me gusto quiero seguir leyendo porfabor pablii pone el siguiente capitulo

Anónimo dijo...

estuvo bueno, pero la verdad siento q leimos mucho y no diste nada a cambio pues el unico hecho relevant es q nessie descubre q raphael la ama (un hecho q se veia venir). . . pero en general tu trabajo es muy bueno sigue asi mejorando cada dia mas, definitivament es unico el valor q tienes para seguir adelant felicidades!!!!

Anónimo dijo...

hay!!! q buen capitulo!
escribes muy bien....xfa ya quiero leer el siguiente! :)
aguante Raphael! :) jeje
bye!xoxo

Fran Sazo dijo...

Ay PAbli, este Raphael se esta metiendo en problemas! jajajaj. Muy buen capitulo, espero qe llegue luego el proximo, mira qe ya las ansias me matan =).
Tu sabes lo qe te digo siempre, eres buenisimo Amigo, sigue así, muchooooo exito Pabli.
Cariños y Bendiciones!

Fran

Sary Madera dijo...

Pabli ps que te digo....
Espectacular el capitulo, me encanta las travesuras de Malenne, pero ps no se lo de Raphel con Ness no se... Bueno esperare a ver como lo vas a terminar...
Felicitaciones!!

vivi denali dijo...

magnifico espero ver como continua la fiesta de verdad se esta poniendo muy buena la interacción que se esta formando entre ness y raphael de verdad espero que algo pase en la continuación y con lo tierno que es el. te felicito pabli la espera vale la pena porque la historia esta tomando una vuelta fascinante :D

Anónimo dijo...

mmm.!! pOrfavOr!! escribe ya el OtrO

Anónimo dijo...

me gusto mucho de verdad estoy muy entusiaamada por ver como termina todo pero para ser sincera quisiera que nessi quedara con jake hacen la parej perfecta..... bueno esa es mi opinion sigue escribien espero con mucho entusiasmo el siguiente capitulo...

Anónimo dijo...

wow!!.. me encanto el capitulo!!... de 10!!.. jeje..
que ansias por leer el proximo capitulo.. QUE PASARA ENTRE RAPHAEL Y NESSIE???!!! =O
aun que espero que nessie se quede con jake!!, pobre jake seria injusto para el perder otro amor.. =(..
gracias por escribir estos capitulos tan intrigantes y geniales.. sigue asi..
bss
xoxo
Gime

Anónimo dijo...

me gusta q nessi tenga amigos--y q la hayan llevado a pasiar..pero no me gusta lo q ralhp esta sintiendo por ella por q no es posible el si se enamora tiene q sentir el aroma d su sangre como su droga com edward y bella,,y nessi ya esta comprometida no puedde engañar a jake no seria justo..por favor has q aparesca luego jake pa q vea ralhp q nessy tiene a su hombre lobo.. ellos solo pueden hacer amigos nessi y ralph..y pues nessi debe confiar un poco mas en sus padres y edward y alice como q no tienen poderes por eso se ve q tu no les has tomado mucha importancia a la demas fam.cullen por q entonces edward ya hubiera notado algo en nessi o alice hubierA visto a los hermanitos vampiricos ....lyon

Pabli.sanz dijo...

Hola lyon, en realidad Edward no puede notar nada, no lee la mente a traves de tanta distancia, y Alice no podría ver a los hermanos Blancquarts porque ellos mezclaron su futuro con el de Nessie, lo cual los convierte en puntos ciegos como ella.
La familia Cullen va a tomar protagonismo pronto, tal vez no todos, pero por lo menos si Edward y Bella.

Gracias por el comentario,

Pabli

jane vulturi dijo...

cuando vas a poner el capitulo 15 o por lo menos decime como se va a llamar el capitulo porfis pabli

Eliana Jurado dijo...

mi opinion seria que cada vez los cap. estaqn mas buenos mas divertidos pero no m llenan como los anteriores me gustaria que raphel no tenga nada con nessi talvez un bso pero eso arruinaria su amistad . y al respecto con los cometarios de que no son muy buenos eso es lo que ellos piensan a vos te tiene q importar lo que avos verdaderamente esos comntarios buenos, amigables, constructivos que t vas a guiar a armar el siguiente capitulo que se lo espera con ansias !!!!

MariiJoo'*~* dijo...

Wooow Pabli d verdad AMO COMO ESCRIBES! Dberias ser escritor :D Si no supiera qe es algo tuyo creeria qe es de Meyer! Wooow, en serio, woow! Acaso no eres el hijo perdido de Meyer? xd

Ehmm... No estoi segura d lo d Nessi&Ralph... Creo qe Nessi&Jake son mejor pareja! Y de paso ellos imprimados, asi qe se aman mas d lo qe se puede amar, es decir, caso cerrado xdd' Naa' mntira(: Pero en verdad tu novela esta mui interesante!!!

D verdad me enkntaria qe los Cullen&Jake visitaran a Nessi(: O qe x lo menos a Nessi se le ocurra la idea d llevar a sus nuevos bff's a Forks *----*

P.D.: A M O T U N O V E L A *------------*

Anónimo dijo...

wow wow wow simplemente ermozo emocionante perfectoooo!!!!! me en canto =) eres una artista
a mi tambn m gustaria ver a jake junto a los ermanos hahahaha amooo thu zpr novela!!!!!!!! hahahahaha
cristi
bye

Anónimo dijo...

hola Pabli quisiera felicitarte por tan buen capitulo que hiciste y que me dejo con ganas de saber mas :D
quiero hacer otro comentario, vi que una chica myckita o algo asi dice que estos ultimos capitulos estan llenos de paja y cosas asi, pues a lo que voy es que no se si la chica alla leido algun libro de Stephanie Meyer pero la causa por la que tu escribes asi es porque sigues el estilo de ella y lo has hecho muy bien, por lo que nos ha cautivado a todos con sus libors es eso los detalles y situaciones que describe de forma tan especifica y no por eso son paja...
edgar allan poe tambien es muy descriptivo y es por lo mismo por lo que gustan sus historias y sin esa "paja" como ella dice el no seria tan famoso ni sus historias serian tan buenas.
espero que mi comentario te suba el animo, sigue asi que vas muy bien.
atte: Vanessa Romero
p.d espero que si pase algo con raphael pero que al final se quede con jacob :D

Anónimo dijo...

ummm me esta gustando mucho raphael...........excelente me encanta todo los capitulos!!!!!!!espero ansiosa el siguiente capitulo!!!!!!!

Anónimo dijo...

hay demasiado bueno tu libro me encantaaaaaaa por faaaa publica en proximo capitulo pliss ya lo quiero leer... te felicito tienes un talento especial

Anónimo dijo...

Hola Pabli Creo Que eres una persona muy dedicada a tu trabajo que es escribir ;veo que eres muy bueno me lei toda la historia (hasta donde va) en 2 dias,creo que si deberias afanarle un poquito , pero pues igual es tu ritmo, es tu historia, y sobre todo vi unos comentarios un poco feos o bueno exactamente 1 pero lo que pasa es que es tu historia ,tu vas al ritmo que quieres y la haces como quieres, porque sinceramente esas personas que critican son esas personas incapases, que no saben lo duro que es escribir un libro,son personas envidiosas OK! no les pongas cuidado ve a tu ritmo, llenate de ideas, te felicito porque esto que tu estas haciendo es la forma mas maravillosa en la que una persona puede seguir sus sueños y sus gustos porque tu lo haces a tu modo!! pero lo mejor esque tu te inspiras y lo disfrutas alfin y al cabo tu siempre vas a disfrutar de leer y escribir esto que tanto te gusta pero nosotros los que leemos del otro lado del computador lo disfrutamos mas!! mucho mas!
GRACIAS enverdad por tu trabajo!

Anónimo dijo...

pabli esta genialllllll este capituloo, m gustaria q jacob fuera a visitar a nessie haber como se ponen las cosas sigue asiiiiiiii

Anónimo dijo...

ya quiero que sea mañanaaaaaa!!!!! Me encanto el capitulo!!!! quiero mas!! MUY BUEN TRABAJO!! sigue asi! un consejo: si vas a ser tan descriptivo a nadie le importa (es mas emocionante y mucho mejor), pero porfis que pasen varios acontecimientos decisivos en tus proximos capitulos en los que invites a que las personas quieran leer mas y mas y mas y mas tu trabajo, que sé que lo haces con mucho cariño y amor para todas las personas, no solo las de de tu pais si no del mundo entero! Quiero felicitarte por tu don que es muy poderoso que es el de escribir, ya que nos tienes a todos tu seguidores actuales y a los que van a venir muy atentos y "embobados" con tu espectacular historia de esos vampiros y hombres lobos magnificos...
Desde Venezuela ALE.

Anónimo dijo...

a ver si cambiais el fondo de la pagina, porque no se soy la unica pero me dejo la vista cada vez que quiero leer. un fondo negro seria perfecto o simplemente sacando el rayo... porque letra blanca sobre fondo donde a veces es blanco es complicado...
varias amigas que lo leen me lo han comentado.
muy buenos los capitulos, felicidades...

Anónimo dijo...

bueno, pero envolado un poco...

Anónimo dijo...

muchas gracias por hacerle caso al anonimo del dia 25 de octubre que os decia que lo leia mal por le fondo de pantalla. pues muhcas gracias porque yo tenia el mismo problema y me resultaba un incordio leerlo asi.. ahora he visto que habeis cambiado las letas a rojo y se lee de maravilla. gracias por hacernos la lectura mas agradable. seguid asi que sois fantasticos. besos a todos

magaly fraga dijo...

hola me encontré con tu historia hace unos dias y me enamore, esta muy linda ya quiero saber más, espero que puedas leer la mía es de jake y nessie 8 años después de amanecer ^^
http://ocasounamorimposible.blogspot.com/

elizabeth dijo...

me encanto este capitilo es mas ya sospechaba q rapael iba a terminar enamorado de nesse tambien me encanto lo de las fotos, seria encelente q llevaran a cabo la apuesta

Isabel Ng Wu dijo...

Wao!!!
No m puedo imagiinar k a raphel le guste reneesme!!
Ahy!!!
Esto se esta poniendo caliiente!!
Jacob c va a poner celoso!!!

Lisy dijo...

Toda la descripcion que haces y todo lo que vas contando en tu narracion va dandonos a conocer los lugares, los sentimientos y el caracter de "tus" personajes ya que en los ultimos capitulos,desde que llego a Alska, Nessie es el unico que le pertenece a Stephenie, y tu le estas dandole vida a los tuyos en tu propia historia.

PABLI, tienes ese toque magico que solo los verdaderos escritores poseen. Nunca dejes que se acabe tu magia o que alguien trate de arrebatartela.
Sigue adelante por ti mismo. Hay mucha gente que te apoya. Yo soy la primera!

Cariño y amor ,con admiracion ..

LISY

Ayleen dijo...

wooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooo perfect jajajajjajajajajaj nose pk me encantaria k esos dos hicieran pareja es decir adoro a jake pero ese raphael me parece tan nose irresistible x3 x3 x3 ahora a leer el sgte cap

muxias graxias pabli

yamayra dijo...

Bueno amigos quiero decirles que recien acabo de empesar a leer y en verdad no me canso de leer deverdad, quiero decirle que no soy de las que le facina leer pero desde que empece a leer me motive mas y mas y tube que escrivirle algo por que deverdad esta bastante buena la lectura. Por favor no deje de ecrivir siga ya que sus escritos llaman la atencion de muchos por lo que veo. Bueno me farta mucho por leer boy por este capitulo jajaj. Se cuidan todos , hasta luego amigos.

Anónimo dijo...

que incrible, tienes un don para escribir....te FELICITOOOOO¡¡¡¡

Anónimo dijo...

ayyy esa melanie si es tremenda me agrada bastante jeje.. kt

Anónimo dijo...

Yo me yevaria muxa desilusion si acabara con rhap..y jacob?nuestro jacob de sempre bastante tuvo cn bella y no se imprimo.como iva a terminar el amanfola x siempre y eya cn otro...no ed justo.